Latter-day Saint Charities ayudan a combatir la diabetes tipo 2 en Kiribati a través de un proyecto de huertos

Merea Aboro, un residente de la isla de Tarawa en la nación insular del Pacífico de Kiribati, disfrutó recientemente del fruto literal de su trabajo — una rodaja de melón cultivada en el jardín de su propia familia.

Con el aumento de la prevalencia de la diabetes tipo 2 en todo el Pacífico, la prevención se ha convertido en un enfoque humanitario clave para la Iglesia. El melón de Aboro representa los esfuerzos de la Iglesia para ayudar a disminuir la incidencia de diabetes al ofrecer opciones de alimentos saludables y económicos a través de pequeños huertos familiares y comunitarios.

De acuerdo a la Sala de Prensa del Pacífico, la organización humanitaria de los Santos de los Últimos Días se asociaron recientemente con las Granjas Técnicas de Taiwán, el Ministerio de Medio Ambiente y Tierras y Desarrollo de Kiribati, para educar a los residentes de la isla sobre cómo cultivar y usar vegetales nutritivos en huertos elevados y de auto-compostaje.

Los misioneros de servicio humanitario, el élder Jeff Brock y la hermana Judy Brock, ayudaron a impartir clases sobre cómo mantener los huertos y ayudaron a construir varios viveros. Ocho viveros satélites ayudan a cultivar plántulas que luego se distribuyen a los granjeros de la comunidad local.

Aunque los proyectos de huertos se vieron interrumpidos por el brote de COVID-19, el pedido de semillas de este año, que llegó en febrero, fue casi el doble del pedido de semillas de 2020. Este año están previstos viveros satélites adicionales en las cinco islas de Abaiang, Marakei, Maiana, Abemama y Butaritari.