Sydney Walker: Lo que sé ahora sobre reuniones de consejo en la sede de la Iglesia

Recuerdo mirar por la ventana de un vagón del tren TRAX cuando salía del centro de Salt Lake City un día después del trabajo y pensar: “Después de todo lo que he visto y sentido hoy, ¿cómo podría no ser verdad?”

Llevaba unos meses en mi trabajo en el Edificio de las Oficinas de la Iglesia. Ese día asistí a una reunión ejecutiva. Como asistente de personal en el Departamento del Sacerdocio y la Familia de la Iglesia, ayudé a preparar esta reunión, administrar la agenda, coordinar presentaciones y tomar las minutas.

Un pequeño grupo de Setentas Autoridades Generales asistió a esta reunión — uno que se desempeñó como director ejecutivo del departamento y otros que se desempeñaron como directores ejecutivos adjuntos.

El propósito de esta reunión era hablar sobre asuntos relacionados con el Departamento del Sacerdocio y la Familia, algunos de los cuales luego pasarían al Consejo Ejecutivo del Sacerdocio y la Familia. Ejemplos de temas discutidos incluyeron la ministración, el plan de estudios integrado “Ven, sígueme” y el programa de Niños y Jóvenes.

No recuerdo exactamente qué temas se discutieron ese día, pero sí recuerdo lo que sentí cuando observé a los Setenta Autoridades Generales en la sala compartir sus opiniones, ofreciendo información de sus antecedentes y experiencias únicas. No estaban desconectados de lo que estaba sucediendo en el mundo; estaban al tanto de las preocupaciones de los miembros y de los desafíos a los que se enfrentan.

Hacia el final de la reunión, la presidencia general de las Mujeres Jóvenes se unió para discutir un tema. Observé cómo los miembros de la presidencia y otras personas en la reunión aconsejaban con sinceridad y humildad mientras estaban sentados juntos alrededor de la mesa.

A medida que la conversación se centró en fortalecer la fe en Jesucristo y buscar Su voluntad, sentí que el Espíritu me testificaba que el Salvador de hecho dirige Su Iglesia. Ha llamado a un profeta, el presidente Russell M. Nelson, para que nos guíe en este momento de la historia del mundo. También sentí que el Espíritu confirmó que estos hombres y mujeres fueron llamados por Dios para ayudar a dirigir la obra en esta área específica de la viña del Señor.

Durante el año siguiente, mientras trabajaba en las oficinas de la sede de la Iglesia, pude vislumbrar lo que algunos podrían llamar las operaciones “entre bastidores” de la Iglesia. Obtuve un testimonio más profundo de que iniciativas y programas como “Ven, sígueme” y Niños y Jóvenes no se crearon por capricho; se desarrollaron “línea por línea” a lo largo de una serie de muchas reuniones de consejo mientras los líderes de la Iglesia buscaban orientación e inspiración del Espíritu. Fueron desarrollados para ayudarnos a acercarnos al Salvador.

Vi que lo que los líderes de la Iglesia nos alientan a hacer en nuestras estacas, barrios y familias, lo hacen a nivel general. Buscan la voluntad del Señor a través de la revelación. Ellos deliberan juntos. Escuchan para aprender. Luchan por la unidad. 

Y cada voz importa.

Cinco miembros del Consejo Ejecutivo Misional — en el sentido de las manecillas del reloj desde arriba, la hermana Amy A. Wright, segunda consejera de la Presidencia General de la Primaria; la Presidenta General de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon; el élder Marcus B. Nash, Setenta Autoridad General; y el élder Dieter F.Uchtdorf y el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles — levantaron la mano en apoyo de un tema durante una reunión del Consejo Ejecutivo Misional en el Edificio de Oficinas de la Iglesia en Salt Lake City el miércoles, 26 de mayo 2021. Jordan Kesler, arriba a la izquierda, secretario del consejo, y David N. Weidman, cuarto desde arriba a la izquierda, director del Departamento Misional, también están presentes.
Cinco miembros del Consejo Ejecutivo Misional — en el sentido de las manecillas del reloj desde arriba, la hermana Amy A. Wright, segunda consejera de la Presidencia General de la Primaria; la Presidenta General de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon; el élder Marcus B. Nash, Setenta Autoridad General; y el élder Dieter F.Uchtdorf y el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles — levantaron la mano en apoyo de un tema durante una reunión del Consejo Ejecutivo Misional en el Edificio de Oficinas de la Iglesia en Salt Lake City el miércoles, 26 de mayo 2021. Jordan Kesler, arriba a la izquierda, secretario del consejo, y David N. Weidman, cuarto desde arriba a la izquierda, director del Departamento Misional, también están presentes. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Estas lecciones de mi experiencia en el Departamento del Sacerdocio y la Familia han estado en mi mente desde que comencé a trabajar como reportera de Church News y fueron mi motivación para escribir la serie Church News “Desde la sede de la Iglesia”.

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, fue uno de varios líderes de la Iglesia que testificaron sobre los principios de la consejería durante las entrevistas para la serie. Estos principios se pueden aplicar a cualquier consejo de la Iglesia, así como a las personas y a las familias.

El presidente Ballard dijo que los padres deben concentrarse individualmente en cada niño. Cuando un padre se sienta con su hijo adolescente, por ejemplo, no se trata simplemente de una reunión entre padre e hijo. “Está en una reunión de consejo con el miembro más valioso con el que podría estar asesorando”.

La presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon, dijo que a veces, en las reuniones del consejo asesor general de las Mujeres Jóvenes, se da cuenta de que una hermana ha estado callada. “La invitaré, “¿Tienes alguna idea?” Y a veces ella es exactamente la pieza que faltaba que esperábamos tener”.

En marzo, la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, publicó una foto en Instagram del Consejo Ejecutivo del Sacerdocio y la Familia. Escribió que forma parte de ese consejo con miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles, la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y otras autoridades generales.

Explicó que otras mujeres líderes generales participan en otros consejos y comités ejecutivos. “También me maravilla cómo los líderes de la Iglesia están tan en sintonía con lo que está sucediendo en todo el mundo”, escribió. “Puedo testificar que las voces de las mujeres son buscadas y valoradas en los principales consejos de la Iglesia”.

Como alguien que participó y ayudó a coordinar algunas de estas reuniones, he visto por mí misma que esto es cierto. He visto la revelación en acción. Y debido a lo que he sentido y visto, me esforzaré por mejorar los consejos de estaca, barrio y familia cuando se me dé la oportunidad de participar.