Lo que este padre ciego y sus hijos trillizos han aprendido sobre la felicidad y la confianza en el Señor

Ollie Cantos y sus hijos, Steven, Nick y Leo, no son ajenos a la atención de los medios de comunicación.

En 2017, Steven, Nick y Leo Cantos hicieron noticia como los primeros trillizos ciegos en convertirse en Eagle Scouts. Ollie Cantos, un abogado de Washington D.C. que también es ciego, apareció en la revista People por adoptar a los tres adolescentes. Steven, Nick y Leo hablaron con StoryCorps de NPR sobre la experiencia de conocer a Ollie. Y ABC News y otros medios informaron sobre la batalla de los trillizos contra el COVID-19 en abril de 2020.

A finales de junio, Ollie y sus hijos hablaron con Church News mientras viajaban a su casa en Arlington, Virginia, a través del metro, después de un almuerzo de celebración por el cumpleaños N°22 de Steven, Nick y Leo.

A pesar del ajetreo y el bullicio del metro y del hecho de que era el cumpleaños de los chicos, la familia Cantos dedicó unos minutos a compartir lo que han hecho este verano, lo que han aprendido de la pandemia y lo que significa para ellos el evangelio de Jesucristo — un tema del que no suelen hablar con los medios de comunicación.

“Conocemos por nuestra propia vida el poder de la felicidad”, dijo Ollie Cantos, un converso de la Iglesia que actualmente sirve como el primer consejero en el obispado del Barrio JAS Potomac Yard, Estaca JAS Washington DC. “La gente a veces piensa que cuando se trata de ser feliz, ser feliz significa ‘algún día seré feliz cuando …’.

Ollie Cantos, y sus hijos, Nick, Steven y Leo, frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington D.C.
Ollie Cantos, y sus hijos, Nick, Steven y Leo, frente al Capitolio de Estados Unidos en Washington D.C. Credit: Facebook de Ollie Cantos

“Pero el Evangelio que conocemos nos enseña que podemos ser felices ahora mismo. El plan de felicidad está en nuestras manos, a nuestra disposición en este mismo segundo, y esa felicidad proviene de amar a nuestro Padre Celestial y al Salvador Jesucristo y de tener el gozo de estar al servicio de los demás”.

Prosperar a su manera

Olegario “Ollie” Cantos VII, filipino-estadounidense que creció asistiendo a escuelas católicas, conoció a los misioneros Santos de los Últimos Días en 1995 y se bautizó en diciembre de 1996.

En 2010, conoció a unos niños trillizos de 10 años que nacieron prematuramente en Colombia y vivían con su madre en South Arlington. A menudo eran acosados ​​por otros niños y no salían mucho de casa. Ollie Cantos comenzó a ser su mentor, reclutado por una agencia de servicios sociales local, y pronto sintió el deseo de adoptarlos y mostrarles un mundo de oportunidades.

Mientras la adopción estaba en proceso, presentó a Steven, Nick y Leo a la Iglesia. Allí se sintieron amados y aceptados. Fueron bautizados en diciembre de 2012.

“Para mí, unirme a la Iglesia fue la mayor y más grande decisión de mi vida hasta ahora”, dijo Leo Cantos. “Poder tener eso en mi vida me ha cambiado de muchas maneras. Y gracias a la Iglesia, me he convertido en una mejor persona y creo que definitivamente he hecho una buena vida para mí”.

Steven, Nick y Leo Cantos aparecen en uniforme como Eagle Scouts obteniendo el rango en 2017.
Steven, Nick y Leo Cantos aparecen en uniforme como Eagle Scouts obteniendo el rango en 2017. Credit: Cortesía de Ollie Cantos

Steven, Nick y Leo pronto se unieron al escultismo y les encantó. Obtuvieron un reconocimiento en 2014 [en inglés], y menos de tres años después, calificaron para el rango de Eagle, convirtiéndose en los primeros trillizos ciegos en la historia de los Boy Scouts de América en hacerlo.

Brandon Carlton, amigo de la familia Cantos y ex obispo, todavía recuerda haber hablado con los chicos después de las actividades de escultismo y preguntarles qué era lo que más les había gustado.

“Uno de ellos decía que el tiro con arco era su parte favorita. Otro, conducir los vehículos de cuatro ruedas todo terreno fue su parte favorita. … No solo lo hicieron, lo disfrutaron”, dijo Carlton.

“Han tenido tantas experiencias que no habrían tenido si no hubiera sido por Ollie. Han crecido socialmente. Ciertamente, han crecido físicamente desde sus 11 años hasta los adultos que son hoy. Han crecido espiritualmente en el Evangelio … y todos tienen sus aspiraciones profesionales y educativas en las que están trabajando”.

Nick Cantos está trabajando para obtener su licencia de bienes raíces y preparándose para su tercer año en la Universidad Southern Virginia como estudiante de administración de empresas. Leo Cantos está estudiando artes en SVU con especialización en pre-derecho. Durante los últimos casi cinco años, ha estado trabajando en una empresa en el procesamiento de recibos de suministros para portaaviones.

Steven Cantos se transferirá de la Universidad George Mason a SVU este otoño para estar con sus hermanos. Ansioso por el campamento de la banda en agosto, tocará el barítono en la banda de música de SVU. Está estudiando inglés con especialización en retórica y trabajando para obtener certificaciones de software.

Ollie Cantos, en el centro a la derecha, es fotografiado con sus hijos Nick, Steven y Leo en el aeropuerto en enero de 2018 cuando los jóvenes parten de Arlington, Virginia, hacia Boston, Massachusetts, para avanzar en sus habilidades independientes con estudiantes y exalumnos de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y otras instituciones de educación superior.
Ollie Cantos, en el centro a la derecha, es fotografiado con sus hijos Nick, Steven y Leo en el aeropuerto en enero de 2018 cuando los jóvenes parten de Arlington, Virginia, hacia Boston, Massachusetts, para avanzar en sus habilidades independientes con estudiantes y exalumnos de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts y otras instituciones de educación superior. Credit: Facebook de Ollie Cantos

“Continúan prosperando y lo hacen a su manera”, dijo Ollie Cantos. “Incluso a pesar de la adversidad en el camino, siguen dando lo mejor de sí mismos”.

A menudo les dice a sus hijos: “Debes ser la mejor versión de ti, sea cual sea”.

“Siempre que hay algún momento de lucha, simplemente me pregunto, ‘Bueno, papá, ¿cuál es mi lugar en el mundo más grande?’, por el que todos pasamos … pero debido a la transparencia que tenemos en esta familia, hablamos de eso juntos”, dijo Ollie Cantos. “A veces lo hablo con ellos individualmente, a veces lo hablan entre ellos. Y debido a la increíble unidad de la familia, podemos ayudarnos a fortalecernos unos a otros”.

Ollie Cantos tiene una amplia trayectoria en el trabajo gubernamental. En la actualidad, se desempeña como asistente especial del subsecretario de derechos civiles en el Departamento de Educación de Estados Unidos, donde su trabajo se ha expandido más allá de las cuestiones relacionadas con la discapacidad.

“Estoy muy agradecido de poder servir en el gobierno. Es una maravilla porque podemos ayudar a marcar la diferencia todos los días y promover la igualdad de oportunidades. … Puedo vivir mi vida todos los días haciendo un trabajo que me encanta, promoviendo causas que me importan, todo perfectamente en línea con lo que defiende nuestro Evangelio”, dijo.  

Luchando contra el COVID-19

En abril de 2020, los tres jóvenes contrajeron COVID-19. Leo y Nick Cantos fueron hospitalizados. Steven tenía síntomas leves y fue puesto en cuarentena en casa.

Aunque Ollie Cantos no pudo estar con ellos en el hospital, mantuvo a sus hijos en una llamada telefónica conjunta. “Estaba con ellos [por teléfono], día y noche”, recordó.

En un momento, los niveles de oxígeno de Leo estaban bajando y Ollie Cantos temía perderlo. “Hubo momentos en los que literalmente lloraba, pero el teléfono estaba en silencio, para no preocuparlos”, dijo. Suplicó al Señor que le ayudara.

Leo, Nick y Steven Cantos aparecen en la foto después de su graduación del bachillerato en junio de 2017. Steven lleva un cordón de honor por su servicio como secretario del cuerpo estudiantil.
Leo, Nick y Steven Cantos aparecen en la foto después de su graduación del bachillerato en junio de 2017. Steven lleva un cordón de honor por su servicio como secretario del cuerpo estudiantil. Credit: Facebook de Ollie Cantos

“Todo el tiempo, sentí el amor de nuestro Salvador. Solo sabía que lo que tuviera que pasar, iba a pasar. Pero estaba dispuesto a hacer cualquier cosa, lo que fuera necesario para que pudieran vivir”, dijo Ollie Cantos.

Cuando se le preguntó qué había aprendido de su batalla contra el COVID-19, Nick Cantos dijo, “Aprendí a luchar”.

Él también enfrentó circunstancias espantosas mientras estaba en el hospital. “Cuando hablan de ventiladores, cuando hablan de cosas como DNR (no resucitar), o cosas así, solo tienes que hacer todo lo que esté a tu alcance para seguir adelante. …

“Estoy completamente curado, lo cual es genial, pero no podría haber sucedido sin el Espíritu. El Señor me salvó la vida”.

Leo Cantos también le dio crédito a los principios del Evangelio y a su fe en Dios el haber salido adelante. “Pude leer las Escrituras y tener una idea de cómo ser una persona más fuerte, de modo que cuando pasé por este espantoso COVID, pude ser mucho más fuerte estando con Dios”, dijo.

Steven Cantos agregó: “El Señor ha estado ahí para nosotros … incluso durante los tiempos más difíciles”.

Ahora que las restricciones por la pandemia se están levantando en su ciudad, Steven Cantos dijo que está emocionado de estar “viviendo la vida” nuevamente. “Salir y experimentar el mundo nuevamente después de haber estado encerrado durante un año es ciertamente otra cosa”, dijo. 

Servir a los demás

Como familia, Ollie Cantos y sus hijos oran a diario para poder servir a los demás de cualquier manera que puedan.

“Estamos dispuestos a ayudar a las personas sin discapacidades. Estamos dispuestos a ayudar a las personas con discapacidad. Lo que sea necesario, porque todos estamos aquí el uno para el otro”, dijo Ollie Cantos.

“Y no importa a dónde vayamos en el mundo, siempre sentimos ese sentimiento de amor de los demás y estamos ansiosos por extenderlo a otros. Entonces, si alguien nos necesita, en lugar de simplemente pedir cualquier tipo de apoyo, solo pedimos la oportunidad de servirle”.

El líder de la tropa, el coronel West, otorga a Ollie Cantos un reconocimiento especial en una Corte de Honor donde sus hijos Nick, Steven y Leo (de izquierda a derecha) obtuvieron un reconocimiento el 17 de septiembre de 2014.
El líder de la tropa, el coronel West, otorga a Ollie Cantos un reconocimiento especial en una Corte de Honor donde sus hijos Nick, Steven y Leo (de izquierda a derecha) obtuvieron un reconocimiento el 17 de septiembre de 2014. Credit: Jared Whitley

Steven, Nick y Leo Cantos también han disfrutado de la variedad de llamamientos de la Iglesia que han tenido. Cada uno tuvo la oportunidad de servir en la presidencia de un cuórum del Sacerdocio Aarónico cuando eran jóvenes, ayudándolos a desarrollar habilidades de liderazgo y confianza.

Uno de los llamamientos favoritos de Steven ha sido el de instructor de Primaria. “Yo no estuve en la Primaria en absoluto (mientras crecía). No tuve la experiencia. Enseñar en la Primaria te brinda la misma experiencia, puedes aprender más, puedes refrescar tu mente en cosas más simples. …

“Probablemente fue una de las experiencias más poderosas para mí enseñar a niños de 6 y 7 años sobre lo que podríamos considerar lo básico, pero en realidad, son ideas fundamentales de nuestra doctrina”.

Mientras Carlton reflexiona sobre la travesía familiar de los Cantos a lo largo de los años, dijo, “Creo que su historia es un ejemplo para todos nosotros de no dejar que los desafíos en la vida nos definan, sino dejar que el Espíritu y las elecciones positivas y nuestras aspiraciones definan quién somos”.