El dúo de madre e hija finaliza la mundialmente famosa carrera de caballos de 161 kilómetros

A las 5:15 a.m. Natalie Law y su hija de 13 años, Kyla Law, parten de Robie Park al este de Squaw Valley, California, montadas en sus caballos, Brave y Flash. En las próximas 24 horas, intentarán completar un viaje de 161 kilómetros hasta Auburn.

El terreno rocoso que atraviesa las escarpadas montañas de la Sierra Nevada es difícil, con drásticas ganancias y pérdidas de elevación. Brave y Flash subirán un total de 4.511 metros y bajarán 7.000 metros. Las temperaturas superarán los 37 grados centígrados (100 Fahrenheit).

Únicamente alrededor del 50% de los aproximadamente 130 competidores en la carrera de este año terminaron la prueba de los 161 kilómetros de la Copa Tevis de la fundación Western States Trail, reconocida como una de las mejores pruebas de resistencia y equitación del mundo.

Después de conquistar High Camp, Devil’s Thumb, Chicken Hawk y más, el dúo de madre e hija llega al Auburn Fairgrounds a las 4:33 a.m. del día siguiente — con 42 minutos a su favor dentro del límite de tiempo de 24 horas.

“Después de cada revisión veterinaria, después de cada escalada, le agradecimos a nuestro Padre Celestial y le pedimos que nos ayudara a llegar al siguiente lugar. … Siento que pudimos lograr esto gracias a Él”, dijo Natalie Law, miembro del Barrio 2 de Leeds, Estaca Este de Washington, Utah.

Kyla Law, de 13 años, aparece con Flash, su pony Hackney. Ha estado entrenando con Flash desde que tenía 9 años.
Kyla Law, de 13 años, aparece con Flash, su pony Hackney. Ha estado entrenando con Flash desde que tenía 9 años. Credit: Natalie Ley

Como parte de la participación de Kyla en el Programa de niños y jóvenes, “nos propusimos competir en la Copa Tevis”, dijo Natalie Law a Church News. “Cuando el tiempo comenzó a acercarse, ella comenzó a tener ansiedad, a ponerse nerviosa y a estresarse y no quería hacerlo. … No la dejé renunciar”.

Kyla agregó: “No podría haberlo hecho sin ella”.

Terminar la extenuante carrera fue una lección para ambas en cuanto a confiar la una en la otra y en el Señor.

Kyla dijo que la parte más difícil de la carrera fue cabalgar exhausta en la oscuridad. El miedo se apoderó de ella. Pero hablar con su madre la ayudó a olvidar sus miedos.

“Pasamos mucho tiempo juntas, así que pudimos hablar sobre muchas cosas y acercarnos más”, dijo.

Natalie Law dijo de su hija: “Ella siempre ha sido fuerte”.

El testimonio de Kyla en cuanto a la oración también se profundizó durante la carrera de 161 kilómetros. “Había estado teniendo problemas para orar … y durante el paseo, oré casi cada hora para ayudar a que los caballos lo lograran y que mi mamá y yo lo lográramos también. Y me sentí mejor después del viaje”, dijo Kyla.

Para Natalie, el mayor desafío era obtener suficientes calorías y mantenerse con energía, algo que no es fácil hacer mientras estás a caballo durante horas y horas. Ella y Kyla durmieron un total de ocho minutos durante esas 24 horas.

Natalie Law aparece en la foto con Brave, su Saddlebred americano.
Natalie Law aparece en la foto con Brave, su Saddlebred americano. Credit: Natalie Ley

Brave, un Saddlebred americano, y Flash, un pony Hackney, estaban bien entrenados para el duro viaje y se desempeñaron bien. “[Brave] era el caballo más alto de la carrera y Flash era el caballo más pequeño, por lo que eran una pareja muy desigual”, dijo Natalie Law.

Entrenar a un caballo para una carrera de 161 kilómetros es como entrenar a un corredor para una ultra-maratón, explicó. “Se entrena en las montañas. Se entrena en los senderos”.

La experiencia en “la lista de cosas que hacer antes de morir” de entrenar y terminar Tevis juntas es una que tanto Natalie como Kyla dijeron que recordarán en los próximos años debido a cómo fortalecieron su relación.

“El entrenamiento en sí, ayudó a que pasáramos mucho tiempo juntas”, dijo Natalie Law. “Subimos a las montañas más altas y pudimos mirar y admirar las creaciones de Dios. Pudimos hablar sobre las cosas espirituales de la vida. …

“Creo que la gente se olvida de tomarse ese tiempo a solas con sus hijos y profundizar en ello y descubrir con qué tienen problemas y cómo están emocional y espiritualmente”.

Inspirada por el impacto que Tevis tuvo en Kyla, Natalie Law dijo que espera pasar más tiempo a solas con sus otros tres hijos, haciendo cosas que disfruten. La siguiente es una hija a la que le encanta pescar. “Voy a salir a conseguirle un bote de pesca y vamos a pescar un poco”, dijo.

Kyla Law, de 13 años, y su pony, Flash, recorren el sendero rocoso durante el recorrido de 161 kilómetros en un día de la Copa Tevis de la fundación Western States Trail, el 24 de julio del 2021.
Kyla Law, de 13 años, y su pony, Flash, recorren el sendero rocoso durante el recorrido de 161 kilómetros en un día de la Copa Tevis de la fundación Western States Trail, el 24 de julio del 2021. Credit: Natalie Law