Por qué y cómo evaluar la información, según el director de la Biblioteca de Historia de la Iglesia

Para el director de la Biblioteca de Historia de la Iglesia, Keith A. Erekson, existen muchas razones para estudiar la historia de la Iglesia, tales como el discernimiento en cuanto a la naturaleza de Dios que puede proporcionar un entendimiento preciso de la historia y de la relación de Dios con sus hijos.

Estudiar historia también puede ayudar a comprender las circunstancias actuales. “El presente en el que vivimos se construyó en el pasado”, dijo. “Todas las cosas a las que nos enfrentamos — los desafíos actuales, la infraestructura actual, nuestras sociedades … todas tienen una historia que influye en todo lo que hacemos todos los días”.

Erekson se unió recientemente al podcast de Church News para analizar la importancia de determinar si la información es precisa y verdadera, y las herramientas que usa para hacerlo en la historia de la Iglesia.

Escuche el episodio 43: Keith A. Erekson, director de la Biblioteca de Historia de la Iglesia, sobre cómo disipar los mitos y rumores de los últimos días [en inglés]

Primero, cada vez que alguien se enfrenta a una pregunta sobre la historia o las prácticas de la Iglesia, es importante reconocer esa situación como “realmente importante y realmente significativa”, explicó. “Si algo es inquietante, debemos abordarlo”.

Los Santos de los Últimos Días, dijo, son buenos para ayudarse de herramientas como la oración y el estudio de las Escrituras cuando se enfrentan a preguntas, ambas son cosas importantes que se pueden hacer, pero también es necesario emplear “habilidades o hábitos de pensamiento”.

“Muchas veces la información se distorsiona … porque alguien no hizo su tarea y no utilizó todas las fuentes disponibles. … Entonces, en estos casos, podemos usar habilidades de pensamiento claro para pedir evidencia y asegurarnos de que no haya exageraciones”.

La perpetuación de historias falsas o parcialmente verdaderas puede tener efectos perjudiciales. Cuando las narrativas excluyen por completo a grupos enteros de personas, las personas no se ven a sí mismas en la historia.

“Si estamos tratando de aprender cómo bendice Dios a las personas … pero tu nunca ves a nadie en la historia que se parezca a ti, entonces empiezas a preguntarte: ‘Bueno, ¿Dios me protege? Veo que Dios protege a esas otras personas en la historia. Pero, ¿qué pasa con la gente como yo?”

El dio el ejemplo de las mujeres en la historia de la Iglesia: “Muchas historias de la historia de la Iglesia dejan fuera a las mujeres — quienes son la mitad de la población de la Iglesia o más, por lo que tenemos que ser mejores en contar las historias completas y precisas”, dijo.

La verdad, para Erekson, es un proceso y una forma de pensar y ser. Su método de buscar la verdad involucra cinco pilares.

Exactitud

La prueba para comprobar la exactitud en la historia y otros tipos de información es la “corroboración”, explicó. “¿Podemos encontrar otra fuente que comparta la misma información? Eso aumenta la probabilidad [exactitud]”.

Esta copia del Libro de Mormón fue donada a la Iglesia en 1989 con anotaciones falsificadas supuestamente hechas por Elvis Presley.
Esta copia del Libro de Mormón fue donada a la Iglesia en 1989 con anotaciones falsificadas supuestamente hechas por Elvis Presley. Crédito: Keith A. Erekson

Autenticidad

Hace unos años, Keith Erekson investigó una copia del Libro de Mormón que se creía que pertenecía a Elvis Presley. Al final del análisis, se encontró que la letra del libro era falsa.

Él cree que historias como esta sobreviven porque tienen más significado que el simple artefacto: “La gente contaba la historia y sacaba lecciones de ella — algo sobre Elvis leyendo el libro y pensando que era valioso y, por lo tanto, que legitimaba nuestra fe. … Muchas veces la gente se aferra al artefacto, porque ellos realmente, realmente quieren que la historia que se construye alrededor del artefacto sea verdadera”.

Fiabilidad

Describió los criterios de confiabilidad para determinar si una fuente tiene un historial para proporcionar información precisa. “Puedes decir: ‘Está bien, esta persona o esta fuente me ha dicho 10 cosas. Puedo probar o corroborar nueve de ellas que son confiables. Lo más probable es que la décima también sea sólida”.

Justicia

Hay formas en que las personas pueden tomar información y sacarla de contexto y presentarla de una manera que no es justa con la forma en que se usó originalmente, dijo.

Búsqueda completa

Dio el ejemplo de alguien que en los últimos 40 años ha estudiado cada estudio médico importante sobre un tema, en lugar de alguien que busca en línea sobre un tema de salud y lee un artículo — el primer individuo sería más persuasivo debido a su conocimiento integral.

Erekson ha descubierto que después de estudiar tanta historia, sabe menos y sabe más al mismo tiempo.

“Una de las cosas que sucede cuando estudias historia es que te das cuenta de cuánto no sabemos — cuántas vidas pasaron sin dejar un registro, cuántas cosas se desconocen. Para mí, eso provoca una sensación de humildad, dijo.

Él cree que parte de la división actual en la sociedad moderna se origina en “estar tan seguros de que tenemos toda la razón”.

“Los profetas como Nefi y Alma simplemente dicen sin rodeos: ‘No lo sé. No conozco el significado de todas las cosas. Sé que Dios ama a sus hijos. Sé que Él tiene todo el poder, pero no lo sé todo”.

El estudio de la historia también ha ayudado a Erekson a ver más momentos en los que Dios trata con misericordia y benevolencia a cada uno de Sus hijos.

“En lugar de decir, ‘No creo que sea una coincidencia’, creo que deberíamos decir positivamente: ‘Ese fue Dios. Me estaba guiando a través de Su Espíritu. Me estaba bendiciendo con una tierna misericordia”.