Presidente Worthen enseña sobre inclusión, revelación y cómo evitar la contención durante Conferencia anual de BYU

Durante el centenario de la fundación de la Universidad Brigham Young en 1975, el presidente de la Iglesia, Spencer W. Kimball, compartió una visión profética de que la universidad se convertiría en un “Everest educativo” en su segundo siglo.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, dijo a los profesores y al personal reunidos en la Conferencia anual de BYU, el lunes, 23 de agosto, que el presidente Kimball imaginó que BYU se convertiría en “un lugar donde las cosas se harían de una manera y a un nivel diferente a cualquier otro lugar del mundo”.

El presidente Kimball enfatizó que una visión más elevada requeriría que BYU se desviara de las normas o patrones establecidos en algunos aspectos. “Esto no fue un llamado a huir del mundo, sino a participar en él en nuestros propios términos, con el objetivo de mejorar el mundo”, dijo el presidente Worthen.

El presidente Kimball declaró: “La metodología, los conceptos y las percepciones del Evangelio pueden ayudarnos a hacer lo que el mundo no puede hacer en su propio marco de referencia. De alguna manera, el Sistema Educativo de la Iglesia, para ser único en los años venideros, puede que tenga que romper con ciertos patrones del establecimiento educativo. Cuando el mundo ha perdido el rumbo en cuestiones de principios, tenemos la obligación de señalar el camino”.

Este consejo tiene especial relevancia para los desafíos que enfrenta la universidad hoy en día, dijo el presidente Worthen. Un ejemplo es el racismo y otras formas de intolerancia.

En junio de 2020, BYU creó el Comité de Raza, Equidad y Pertenencia para responder al llamado conjunto del presidente Russell M. Nelson y los líderes de la NAACP para que “los líderes educativos … revisen los procesos … y las actitudes organizativas con respecto al racismo y erradicarlos de una vez por todas”.

En febrero, la universidad publicó los hallazgos de su encuesta nacional sobre el ambiente del campus en materia de diversidad y equidad, que incluyó datos de casi 20.000 encuestados. El comité presentó recomendaciones para mejorar la inclusión en BYU.

Mientras el consejo del presidente consideraba cuidadosamente el informe y las recomendaciones del comité, “determinamos que un primer paso necesario era establecer un marco dentro del cual — y mediante el cual — evaluaríamos las diversas recomendaciones”, dijo el presidente Worthen.

La declaración resultante sobre la inclusión proporcionará “la constitución, por así decirlo, de nuestros esfuerzos” y también será “la guía para abordar las necesidades de todas las personas marginadas en el campus”.

La declaración de inclusión dice:

“Estamos unidos por nuestra identidad primaria común como hijos de Dios (Hechos 17:29; Salmos 82:6) y nuestro compromiso con las verdades del Evangelio restaurado de Jesucristo (Declaración de la misión de BYU). Nos esforzamos por crear una comunidad de inclusión compuesta por estudiantes, profesores y personal cuyos corazones están entrelazados con amor (Mosíah 18:21) donde:

  • “Todas las relaciones reflejan un amor devoto a Dios y una preocupación amorosa y genuina por el bienestar de nuestro prójimo (Declaración de la misión de BYU);
  • “Valoramos y aceptamos la variedad de características individuales, experiencias y circunstancias de vida, perspectivas, talentos y dones de cada miembro de la comunidad y la riqueza y fortaleza que aportan a nuestra comunidad (1 Corintios 12:12–27);
  • “Nuestras interacciones crean y apoyan un ambiente de inclusión (Efesios 2:19); y
  • “La plena realización del potencial divino de cada estudiante es nuestro enfoque central (Declaración de la misión de BYU)”.

El presidente Worthen anunció la formación de una nueva Oficina de Inclusión en BYU, dirigida por un funcionario de nivel vicepresidente que será miembro del consejo del presidente.

“La oficina no solo será el núcleo de nuestros esfuerzos para erradicar el racismo, sino que también nos ayudará a combatir los prejuicios de cualquier tipo, incluyendo los basados ​​en la raza, etnia, nacionalidad, tribu, género, edad, discapacidad, nivel socioeconómico, creencias religiosas y orientación sexual”, dijo.

La declaración de inclusión “es producto de la deliberación en consejos”, dijo el presidente Worthen, y luego citó las enseñanzas del presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia; el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles; y la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon, en una serie reciente de Church News sobre consejos.

“Permítanme testificar que he sentido ese espíritu de revelación al participar en consejos relativos a nuestros esfuerzos para aumentar la inclusión en este campus”, dijo.

El presidente Worthen advirtió que la contención socavará cualquier esfuerzo por crear inclusión. “Como el élder Dieter F. Uchtdorf nos enseñó tan poderosamente la semana pasada, ‘el conflicto es inevitable; la contención es una elección”. … Si realmente queremos ser una comunidad inclusiva similar a Sion en la que los consejos faciliten la revelación, debemos evitar la contención”.

Concluyó sus comentarios compartiendo un video del discurso del presidente Kimball, pidiendo a la audiencia que notara las expectativas compartidas: “’Seguir siendo una universidad única en todo el mundo’. Entonces, con el paso del tiempo, está realmente se convertirá en la universidad del Señor plenamente reconocida de la que tanto se ha hablado en el pasado”.