Sarah Jane Weaver: Lo que una profecía de 1926 enseña sobre los profetas de hoy

En 1925, tres líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días — el élder Melvin J. Ballard, el élder Rey L. Pratt y el élder Rulon S. Wells — se embarcaron en un viaje de 34 días, por tierra y mar, desde Salt Lake City hasta Buenos Aires, Argentina.

Encontraron un apartamento para alquilar y se pusieron a trabajar — predicando en las calles de Argentina.

El día de Navidad de 1925, en el parque Tres de Febrero en Buenos Aires, Argentina, el élder Melvin J. Ballard dedicó Sudamérica para la predicación del evangelio.

“Bendice a los presidentes, gobernadores y los principales funcionarios de estos países sudamericanos, para que nos reciban amablemente y nos den permiso para abrir las puertas de la salvación a las personas de estas tierras”, oró.

Al principio de la misión, el élder Wells se enfermó y tuvo que regresar a Salt Lake City. El élder Ballard y el élder Pratt se quedaron recorriendo las calles de Buenos Aires repartiendo volantes sobre la Restauración del evangelio; sus esfuerzos dieron como resultado una sola conversión.

Luego, el 4 de julio de 1926, cuando el élder Ballard se preparaba para regresar a Utah, habló sobre el futuro de la Iglesia en Sudamérica: “La obra del Señor crecerá lentamente por un tiempo aquí, así como un roble crece lentamente de una bellota. No brotará en un día como lo hace el girasol que crece rápidamente y luego muere. Pero miles de personas se unirán a la Iglesia aquí. Se dividirá en más de una misión y será una de las más fuertes de la Iglesia. … La Misión América del Sur será una potencia en la Iglesia”.

Cabe preguntarse si el élder Ballard, que había trabajado tan duro durante tantos meses con poco éxito, se detuvo antes de pronunciar una profecía tan audaz.

Sin embargo, nueve décadas después, Sudamérica es una potencia en la Iglesia. La membresía Santos de los Últimos Días en esa parte del continente asciende a 4.178.375, con 692 estacas, 5.570 barrios y ramas, 95 misiones y 21 templos en funcionamiento, según las estadísticas de la Iglesia (en inglés). Desde 1970, más de 187.000 misioneros han servido en Sudamérica.

El presidente Russell M. Nelson estrecha la mano del presidente de Perú, Martín Vizcarra, mientras el élder Gary E. Stevenson, a la izquierda, observa después de su reunión en el palacio presidencial en Lima, Perú, el sábado, 20 de octubre de 2018.
El presidente Russell M. Nelson estrecha la mano del presidente de Perú, Martín Vizcarra, mientras el élder Gary E. Stevenson, a la izquierda, observa después de su reunión en el palacio presidencial en Lima, Perú, el sábado, 20 de octubre de 2018. Credit: Cortesía del presidente de Perú

He visto ese crecimiento de primera mano mientras escribía sobre dos de las visitas ministeriales del presidente Russell M. Nelson a esa parte del continente.

En una de esas visitas, a las afueras del majestuoso Palacio de Gobierno en la capital peruana de Lima, el presidente Nelson hizo una pausa antes de reunirse con el presidente de Perú, Martín Vizcarra.

En ese momento llamó la atención de una guía turística local que no estaba familiarizada con la Iglesia ni con su líder. “¿Quién es ese hombre?” ella preguntó. Un Santo de los Últimos Días de la multitud respondió simplemente: “Él es un profeta”.

La guía turística debió haber sentido algo poderoso, porque se volvió en el acto y le gritó al presidente Nelson: “¿Bendecirá a Perú?”.

El presidente Nelson se dirigiría a los misioneros en el Área Sudamérica Noroeste y hablaría a casi 6.000 personas en un devocional para miembros transmitido a todo el país desde el Coliseo Mariscal Cáceres de Lima.

Luego, al finalizar el día, ofreció una bendición sobre la tierra y las personas de Perú.

Prometió, en español, que los peruanos se deleitarían en las palabras de Jesucristo aplicando sus enseñanzas todos los días. “Al hacer esto, tendrán gozo”, dijo el presidente Nelson.

Desde entonces, el presidente Nelson ha hecho una promesa similar en todo el mundo. Encontrarán gozo al seguir al Salvador y a los que dirigen Su Iglesia, ha dicho repetidamente a los Santos de los Últimos Días.

El presidente Russell M. Nelson y su esposa, la hermana Wendy Nelson, saludan a los asistentes después de un devocional en Lima, Perú, el 20 de octubre de 2018.
El presidente Russell M. Nelson y su esposa, la hermana Wendy Nelson, saludan a los asistentes después de un devocional en Lima, Perú, el 20 de octubre de 2018. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Este mes, hace dos años, el presidente Nelson compartió cinco verdades durante un devocional de BYU. Ellas resumen sus enseñanzas.

• Dios ama a sus hijos.

• Las leyes eternas dirigen nuestra vida y son simplemente verdaderas.

• Aquellos que aprendan y vivan según las leyes de Dios recibirán grandes bendiciones y felicidad.

• Los profetas y apóstoles hablan por el Señor y siempre enseñarán esas leyes.

• Podemos saber todas estas cosas por nosotros mismos.

En las horas posteriores a la interacción del presidente Nelson con la guía turística en Perú, en una sala debajo del estadio antes del devocional de Perú, un pequeño grupo de adolescentes se reunió en una sala improvisada para conversar con el presidente Nelson. Pocos en la sala olvidarán la pregunta sincera y emotiva de una joven: “¿Qué hago si mis padres ya no están activos en la Iglesia?”

La respuesta del presidente Nelson a ella es la respuesta para todos los que vivimos en estos tiempos difíciles. Es otro ejemplo de un profeta que pide a los hijos de Dios que ejemplifiquen la vida del Salvador, que vivan Sus mandamientos y encuentren gozo.

Al mirar a la joven a los ojos, el presidente Nelson le prometió que su familia notaría la luz del Salvador reflejada en su vida y se sentiría atraída por eso.

Es la misma luz que una guía turística notó afuera del palacio de gobierno en Perú y que otro líder profetizó hace nueve décadas que llenaría toda Sudamérica — donde una bellota se ha convertido en un poderoso roble.

— Sarah Jane Weaver es editora de Church News.