¿Dónde estabas el 11 de septiembre? El personal de Church News comparte lo que recuerdan

En honor al 20° aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el personal de Church News comparte recuerdos personales de ese día y sus secuelas.

Sarah Jane Weaver: Una carta a mis hijas

Sarah Jane Weaver.
Sarah Jane Weaver. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

No pude dormir la noche del 11 de septiembre de 2001, así que les escribí una carta a mis hijas pequeñas — de 2 años y 8 semanas. “Les escribo para contarles de este día, un día que no recordarán pero que ha cambiado el mundo en el que viven para siempre”.

Escribí sobre ver televisión en vivo en el momento en que terroristas estrellaron dos aviones comerciales contra el World Trade Center en la ciudad de Nueva York y un tercero contra el Pentágono en Washington D.C. y alrededor de un cuarto avión que se estrelló en la zona rural de Pensilvania.

“El día trajo consigo sentimientos de dolor y miedo, dolor por los que murieron y temor de que, como resultado de este día, otros murieran. … Mirando desde nuestra terraza trasera parecía como si el mundo se hubiera detenido; incluso las calles de Utah estaban tranquilas”.

Para mis hijas fue un día cualquiera; mi hija mayor jugaba con juguetes y en el columpio de sus abuelos. Para mi esposo y para mí el día estuvo marcado por la desesperación por hacer algo y la realidad de que podíamos hacer muy poco. A mi esposo, un empleado de Delta Airlines, le dijeron que no se presentara a trabajar. Yo era una reportera de Church News que tenía licencia por maternidad. Pensamos en donar sangre, pero las colas en la Cruz Roja eran de tres a cuatro horas.

Así que escuchamos. 

“Escuchamos al presidente George W. Bush hablar con el pueblo estadounidense y asegurarnos que los terroristas serían capturados y castigados. Escuchamos al presidente Gordon B. Hinckley hablar en un servicio conmemorativo especial en el Tabernáculo durante el cual el Coro del Tabernáculo interpretó himnos patrióticos y cánticos de paz. Escuchamos declaraciones del gobernador de Utah e innumerables líderes del congreso nacional. Hablamos con amigos y familiares por teléfono. Escuchamos informes de prensa continuos. Vimos videos en la televisión que mostraban los desastres una y otra vez”.

Al final, encontramos paz en un lugar seguro: acudir al Señor en oración. Esa mirada hacia arriba se refleja en el último párrafo de la carta de mis hijas. “Esta noche no sabemos por qué o cómo ha sucedido esto o si volverá a suceder. Todo lo que sabemos es que nos amamos, a ustedes dos y a este país. Esta noche oramos por las víctimas. Esta noche oramos por esta nación y su gente. Esta noche oramos por ustedes y su futuro”.

Valerie Walton: Un escenario catastrófico imaginado que de repente se volvió real

Valerie Walton.
Valerie Walton. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

El 10 de septiembre de 2001, algunos de nosotros, los estudiantes de la clase de sexto grado de la Sra. McCarthy, llevamos algunas cajas llenas del proyecto de descomposición de la clase al sótano del colegio Mill Creek Elementary. Íbamos a ver qué haría en unas pocas semanas, el calor del sistema HVAC y la falta de luz en los frascos de tierra y basura.

El lugar, por lo general fuera de los límites, se sentía impenetrable con sus gruesos muros de cemento en las profundidades del subsuelo — como un refugio antiaéreo. Le preguntaba en voz alta a mis amigos, “¿Qué pasaría si estallara una bomba?” El sótano no parecía lo suficientemente grande para todo el colegio si necesitábamos escondernos allí para protegernos.

A la mañana siguiente, mi papá vio las noticias mientras se preparaba para el trabajo. Vislumbré las Torres Gemelas en llamas. Cuando llegué a clase, la Sra. McCarthy también nos hizo ver las noticias. Dijo que tenía que tener cuidado al dejarnos ver la cobertura ininterrumpida para que no nos volviéramos insensibles a los ataques, pero no apagó la televisión.

No pude evitar recordar mi comentario despreocupado del día anterior, imaginando un escenario catastrófico que de repente se volvió mucho más real.

Portada de Deseret News 11 de septiembre de 2001, el día de los ataques terroristas al World Trade Center y al Pentágono.
Portada de Deseret News 11 de septiembre de 2001, el día de los ataques terroristas al World Trade Center y al Pentágono.

David Schneider: Las preocupaciones inmediatas a veces dificultan la visión de eventos más grandes

David Schneider.
David Schneider. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

A veces, las preocupaciones más inmediatas obstaculizan nuestra visión de eventos más importantes. Así estaba yo el 11 de septiembre de 2001.

Con tres niños en la primaria y dos en edad preescolar en la casa, lo más importante era preparar a tres de ellos para el colegio. Al escuchar las noticias de la radio y al enterarme de que un avión se había estrellado contra una torre del World Trade Center, pensé en tres cosas: “Fue un accidente horrible”, “Eso será una parte importante de las noticias de hoy” y “Tengo que empezar a hacer que los niños se levanten”.  Incluso después del impacto del segundo avión, estaba consumido por los asuntos de mi hogar.

No fue sino hasta que estaba conduciendo hacia la oficina y un avión se estrelló contra el Pentágono que la enormidad comenzó a pesar sobre mí. Los editores de Deseret News hicieron planes para publicar una edición “extra”, para que se colocara en los estantes de periódicos durante la hora del almuerzo para las personas que quisieran leer sobre los eventos del día. En los 19 años que había trabajado en el periódico, era la primera vez que lo hacíamos.

Justo el mes pasado visité la ciudad de Nueva York por primera vez desde antes de 2001. En el museo y las piscinas de reflexión, ahora sin niños pequeños, la tristeza de lo que sucedió volvió a pesar sobre mí, dos décadas después.

Rachel Sterzer Gibson: Poniendo las pequeñas ansiedades en perspectiva

Rachel Sterzer Gibson.
Rachel Sterzer Gibson. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

Estaba tarde para el colegio esa mañana. Al igual que cualquier joven de 16 años ensimismada en mí misma, pasaba demasiado tiempo frente al espejo del baño tratando de cubrir una mancha en mi barbilla y agonizando frente a mi armario abierto sobre cuál sería el atuendo del día.

Cuando mi tío Jim, que nos llevaba a mi primo y a mí al colegio todas las mañanas, tocó la bocina de su vieja camioneta Chevy, tuve que apresurarme para ponerme los zapatos y meter la tarea en mi mochila antes de salir corriendo al auto.

Recuerdo vagamente haber escuchado fragmentos de nuevos informes en la radio del auto de mi tío y su comportamiento normalmente afable reemplazado por una mueca. Pero presté poca atención y, en cambio, me estresé por una tarea de inglés a medio completar y un cuestionario de física que se avecinaba.

Sin embargo, en todo el día nunca abrí un libro ni siquiera tomé un lápiz. En cambio, me senté paralizada junto con mi grupo de la secundaria para ver la cobertura de noticias de televisión de lo que estaba sucediendo en el otro lado del país.

Nunca olvidaré estar sentada en la clase de inglés de la Sra. Aalen cuando la primera torre se derrumbó, y todos asombrados y gritamos horrorizados.

Cuando finalmente volví a casa esa tarde, encontré a mi mamá escuchando su CD favorito de Show Tunes, ajena a las noticias que habían estado sonando sin parar en todas las estaciones de radio y televisión. Rápidamente sintonizó la estación de radio local de noticias. Lloró al escuchar los detalles de los horribles eventos del día. Expresó sus miedos a la guerra y el futuro de mis dos hermanos mayores.

Mi vida y mis ansiedades de repente se sintieron muy pequeñas e insignificantes.

Los visitantes del Monumento Nacional 11 de septiembre caminan alrededor de las dos piscinas reflectantes, el domingo, 1 de abril de 2012 en Nueva York. Los nombres de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 están grabados en paneles de bronce alrededor de las piscinas. El Árbol Sobreviviente, a la izquierda, es un peral que sufrió graves daños en los ataques, fue rescatado y replantado en el monumento. (Foto AP / Mark Lennihan).
Los visitantes del Monumento Nacional 11 de septiembre caminan alrededor de las dos piscinas reflectantes, el domingo, 1 de abril de 2012 en Nueva York. Los nombres de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 están grabados en paneles de bronce alrededor de las piscinas. El Árbol Sobreviviente, a la izquierda, es un peral que sufrió graves daños en los ataques, fue rescatado y replantado en el monumento. (Foto AP / Mark Lennihan). Credit: Associated Press

Vanessa Fitzgibbon: Amor por y de el Salvador

Vanessa Fitzgibbon.
Vanessa Fitzgibbon. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

Habían pasado sólo dos semanas desde que nuestra familia se mudó a Madison, Wisconsin, donde comencé a buscar un doctorado. Ese martes, cuando llevé a mi hijo de 2 años a la guardería, vi en la televisión el primer avión chocando contra una de las torres. A medida que supe más sobre lo que había sucedido, sentí que nadie tenía una idea completa de lo que estaba sucediendo.

Al día siguiente, me llamaron para traducir algunos documentos del portugués al inglés relacionados con los ataques. Esta experiencia me acercó mucho a la realidad que rodeaba los hechos y vi de primera mano el odio que tenemos en el mundo. Al mismo tiempo, me preguntaba cómo explicarles a mis hijos pequeños el concepto de un ataque terrorista y el mal que destruyó tantas vidas.

Unos meses después, viajé a Nueva York y tuve la oportunidad de ver los reflectores del 11 de septiembre. A pesar del terror que simbolizaba, inmediatamente sentí un gran amor por y de nuestro Salvador. A pesar de la tragedia, los dos rayos de luz que apuntan al cielo muestran la fe, la esperanza y el valor del pueblo estadounidense. También fue una garantía para mí de que el Señor está y siempre estará al mando.

Rayos gemelos de luz forman el “Tributo de Luz” en el sitio del World Trade Center en el segundo aniversario de los ataques del 11 de septiembre el jueves, 11 de septiembre de 2003 en Nueva York. La fotografía se tomó desde el Empire State Building. (Foto AP / Ed Bailey).
Rayos gemelos de luz forman el “Tributo de Luz” en el sitio del World Trade Center en el segundo aniversario de los ataques del 11 de septiembre el jueves, 11 de septiembre de 2003 en Nueva York. La fotografía se tomó desde el Empire State Building. (Foto AP / Ed Bailey). Credit: Associated Press

Megan McKellar: Esperanza en el plan de Dios para sus hijos

Megan McKellar.
Megan McKellar. Credit: Thane Zeeh

Tenía 6 años el 11 de septiembre de 2001. Mi comprensión de los eventos del día y sus implicaciones se fue configurando gradualmente a medida que crecía a través de discusiones familiares, lecciones escolares y clases universitarias.

Visité el Memorial del 11 de septiembre en múltiples ocasiones como misionera en la ciudad de Nueva York. En el monumento, el agua fluye hacia los dos cráteres de piedra y el sonido bloquea el caos y el ruido de la ciudad. Cada vez que estuve allí, sentí dolor por las vidas perdidas y un mundo en conflicto, pero también esperanza en el mensaje que yo, una misionera de tiempo completo, me esforcé por compartir: Dios es un Padre Celestial amoroso que tiene un plan para cada uno de sus hijos, y que ese plan posibilita el reencuentro con los seres queridos que fallecen; el mensaje de que “todo lo que es injusto en la vida puede corregirse mediante la Expiación de Jesucristo”.

Estoy agradecida por la forma en que las tragedias nos moldean, nos unen y engendran compasión y conexión; y oro para que la solidaridad que sentimos al reflexionar colectivamente sobre los eventos de hace 20 años permee todos los demás aspectos de nuestras vidas hoy.

Sydney Walker: El miedo da paso al recuerdo, el respeto y la humildad

Sydney Walker.
Sydney Walker. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

Estaba sentada en la clase de segundo grado de la Sra. Lunsman en Cincinnati, Ohio, la mañana del 11 de septiembre de 2001. Mis compañeros de clase y yo estábamos haciendo una actividad cuando la Sra. Lunsman encendió la televisión. Vi dos edificios muy altos con espesas nubes de humo gris. Las lágrimas rodaron por el rostro de mi maestra.

Me sentí asustada. No sabía qué o dónde estaban esos edificios o por qué había humo a su alrededor. Pero me di cuenta por la reacción de mi maestra que algo malo había sucedido.

Llegué a casa del colegio esa tarde y encontré a mi mamá frente al televisor sosteniendo a mi hermano de 6 meses. Ella estaba viendo la misma escena que vi esa mañana, su cara enrojecida, manchada por las lágrimas.

Al año siguiente, en el primer aniversario del 11 de septiembre, fui con mi madre a un monumento en una iglesia local. El césped estaba bordeado por casi 3.000 pequeñas banderas estadounidenses, que representaban a los muertos.

A medida que crecí y aprendí más sobre esa escena que vi en la televisión, el miedo que una vez sentí dio paso a profundos sentimientos de remembranza, respeto y humildad. La bandera estadounidense se convirtió para mí en un símbolo de esperanza y unidad y lo sigue siendo hasta el día de hoy.

Más de 3.000 banderas estadounidenses en honor a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 se muestran en Utah’s Healing Field frente al consejo Municipal de Sandy el lunes, 10 de septiembre de 2018.
Más de 3.000 banderas estadounidenses en honor a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 se muestran en Utah’s Healing Field frente al consejo Municipal de Sandy el lunes, 10 de septiembre de 2018. Credit: Scott G Winterton, Deseret News

Christine Rappleye: Apreciar las experiencias de los demás

Christine Rappleye.
Christine Rappleye. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

En la mañana del 11 de septiembre de 2001, escuché fragmentos sobre aviones y las torres del World Trade Center cayendo mientras pasaba de una clase de religión matutina en el campus a una clase de informes en línea que esperaba agregar. El instructor nos puso a trabajar revisando sitios web de una variedad de organizaciones de noticias para ver qué tan rápido respondían a las noticias de última hora.

Posteriormente, las clases abrieron tiempo para compartir o hablar sobre lo sucedido. Aprecié escuchar las perspectivas de los demás, incluyendo un estudiante que compartió cómo había estado en Nueva York a principios de ese verano y había estado en transmisiones en calles caóticas.

Cuando llegué a mi apartamento, encontré a dos de mis compañeras de habitación —eran hermanas originarias de la India. Eran hindúes y conocían a muchos de los estudiantes que no eran miembros de la Iglesia. Mientras hablábamos, compartieron sus preocupaciones y las de amigos musulmanes — quienes trataban de pasar desapercibidos. Estas preocupaciones se sintieron más inmediatas y diferentes a las mías — una perspectiva que de otra manera no me habría dado cuenta.

Desde entonces he cubierto una variedad de memorias del 11 de septiembre. Como he escuchado y apreciado las experiencias de otros, sigo aprendiendo cosas que no obtendría por mi cuenta.

Scott Taylor: Un momento espiritual personal mientras enviaba a un misionero

Scott Taylor.
Scott Taylor. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

Un martes soleado por la mañana. Me llamó un amigo y me preguntó si estaba viendo el extraño accidente de avión en la ciudad de Nueva York — no lo estaba. Saludando a mi esposa en el camino de entrada después de su carrera matutina, le compartí los escasos detalles iniciales de lo que se conocería como el 11 de septiembre.

Esos son mis primeros recuerdos del 11 de septiembre de 2001, luego de estar pegado a los informes de la televisión y los periódicos ese día y durante las próximas semanas, con la esperanza de que los relatos de honor y heroísmo ayudarían a equilibrar los horrores.

Meses después, el 11 de septiembre todavía tenía sus garras en nuestra psique colectivo. El mismo día de junio de 2002 que dejamos a nuestro hijo mayor en el Centro de Capacitación Misional de Provo, recuerdo que me consumió la ansiedad.

“Estará sirviendo en Ucrania, al otro lado del mundo”, pensé. “¿Qué pasa si hay otro incidente internacional que afecta el transporte y la comunicación? ¿Quién se preocupará por él y lo cuidará? Soy su padre, ese es mi papel — ¿y si no puedo comunicarme con él?”

Un momento espiritual personal me impidió volver a regresar a esas preocupaciones alimentadas por el pánico por el resto de su misión.

Años más tarde, esos recuerdos magnificaron mi admiración por los misioneros y sus familias afectadas por la pandemia de COVID-19, con todos los relevos, devoluciones y reasignaciones anticipadas en todo el mundo.

El presidente Gordon B. Hinckley se dirige al servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.
El presidente Gordon B. Hinckley se dirige al servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Credit: Tom Smart, Deseret News

Ryan Jensen: “Disfruta más plenamente de la luz del sol”

Ryan Jensen.
Ryan Jensen. Credit: Spencer Heaps, Deseret News

Habiendo regresado recientemente a Utah después de servir en una misión en Colombia, estaba emocionado de asistir a un devocional en vivo para jóvenes adultos en el Centro de Conferencias.

El presidente Gordon B. Hinkley era el presidente de la Iglesia y tenía previsto hablar. El devocional se llevaría a cabo el domingo, 9 de septiembre de 2001.

¿El título de su mensaje esa noche? “No tengas miedo; solo cree”.

Si bien aún faltaban dos días para los terribles acontecimientos del 11 de septiembre, algunas de las palabras del presidente Hinckley sonaron tan verdaderas inmediatamente después de lo que pasó como suenan hoy.

“Dejen de buscar las tormentas y disfruten más plenamente de la luz del sol”, dijo.

La tormenta que vino en los días, meses y años que siguieron hizo que a veces fuera difícil ver la luz del sol. Eso hace que sus palabras — dichas como profeta — sean mucho más impactantes e importantes para mí.

En 2011, visité el sitio donde se encontraban las dos torres del World Trade Center. Las nubes envolvieron la parte superior del casi terminado edificio del One World Trade Center. Un rayo iluminó el interior de las fuentes conmemorativas. La lluvia bañó los nombres de los que murieron allí. Todo eso me recordó que debía “disfrutar más plenamente de la luz del sol”.