Presidente Kauwe de BYU-Hawái, explica qué tienen que ver los ríos y las olas del océano con la paz y la rectitud

¿Qué tienen que ver los poderosos ríos y las peligrosas olas del océano con la paz y la rectitud?

En el primer devocional del campus del semestre de otoño de 2021 en BYU-Hawái — y el primer devocional con un auditorio lleno de estudiantes desde que comenzó la pandemia de COVID-19 — el presidente John S.K. Kauwe III, compartió lo que ha aprendido del agua en las Escrituras, el martes, 7 de septiembre. El presidente Kauwe habló junto con su esposa, la hermana Mónica Kauwe.

“Probablemente hayan notado que aquí en BYU-Hawái, el agua está en todas partes”, dijo el presidente Kauwe. “Desde disfrutar del océano hasta luchar contra las inundaciones, nos trae alegría y pruebas”.

Al presidente Kauwe le encanta el agua, ya sea en forma de ríos, lagos u océanos. El trabajo de campo para su maestría consistió en recolectar un cierto tipo de pequeño insecto acuático de cada drenaje de río importante en el oeste de los Estados Unidos, y ha continuado investigando la genómica de los peces marinos en todos los océanos del mundo. La mayoría de las mañanas, toma el tiempo para estar en el océano. “Todavía no me parece suficiente”, dijo.

Entonces tiene sentido que los pasajes de las Escrituras sobre el agua se destaquen para él. En sus comentarios, se centró en 1 Nephi 20:18, que también se encuentra en Isaiah 48:18: “¡Oh, si hubieras escuchado mis mandamientos! Entonces tu paz habría sido como un río, y tu justicia como las olas del mar”.

Paz como un río

“El poder de un río puede ser impactante”, dijo el presidente Kauwe. Muchos ríos que ha encontrado han sido sorprendentemente fuertes y su poder se puede ver a través de los caminos que forjan. “A través de la arena o la piedra, los ríos tienen una firmeza, persistencia y poder que los llevará por encima, por debajo, alrededor o a través de cualquier obstáculo”.

Cuando Isaías enseña que la obediencia a los mandamientos de Dios traerá paz como un río, “Creo que él está hablando de una paz que de manera constante e inevitable continúa a través de cada desafío de nuestras vidas, lo que nos permite avanzar por encima, por debajo, alrededor y a través de todo lo que enfrentamos”, dijo el presidente Kauwe.

La conexión con la obediencia a los mandamientos también es significativa, explicó. Los ríos comienzan en las altas cumbres de las montañas donde las precipitaciones del cielo se acumulan y fluyen, creciendo desde goteos de arroyos hasta ríos rugientes.

“Así sucede con la paz”, dijo el presidente Kauwe. Jesucristo es el Príncipe de Paz. El plan de salvación es posible gracias a Su Expiación, que da paz y le permite a uno superar cualquier obstáculo. “Su paz está ahí para nosotros, todo el tiempo”, dijo. “Podemos acceder a él aprendiendo de Él, amándolo y siguiendo Sus mandamientos.

“Cuando hagamos eso, nuestra paz será como un río”.

El presidente de BYU-Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Mónica Kauwe, ofrecen el devocional de apertura del semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021.
El presidente de BYU-Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Mónica Kauwe, ofrecen el devocional de apertura del semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021. Credit: Mark Gatus, BYU-Hawái

Rectitud como las olas del mar

El presidente Kauwe ha pasado muchas horas experimentando las olas del mar, ya sea pescando desde la costa o en botes, haciendo submarinismo o buceo libre, surfear con solo el cuerpo, o subido solo en la tabla. “He experimentado olas en el océano abierto que eran tan grandes que ni siquiera podía ver sobre ellas”, dijo. “A medida que experimente el océano y sus olas, aprenderá que dentro de esa hermosa forma hay un gran poder”.

Aquí hizo una pausa para agregar algunos consejos prácticos a los estudiantes de BYU-Hawái. “Siempre tengan mucho cuidado alrededor del océano”, dijo. Si bien las olas de verano en la zona son generalmente suaves, las olas de invierno son poderosas y peligrosas para quienes carecen de experiencia. “Por favor tengan cuidado. Queremos que se mantengan sanos y a salvo”.

En una explicación aproximada, enseñó que las ondas son el resultado del agua que transmite energía del viento y la atracción de la luna — ambas fuentes que se encuentran en los cielos. El agua reacciona y la energía se transfiere a través del agua hasta que forma una ola que se rompe en la costa.

“La enseñanza de Isaías de obtener ‘justicia como las olas del mar’ mediante la obediencia a los mandamientos describe a una persona cuyas acciones están completamente moldeadas por la energía de los cielos y en consonancia con ella”, dijo el presidente Kauwe. “Una persona así entendería y traduciría la voluntad de Dios en acciones que son hermosas y poderosas como las olas del mar”.

La rectitud o las acciones de cada persona deben estar completamente dictadas por el poder del cielo. “Esta justicia que obtuvimos mediante la obediencia nos dará acceso al poder divino, similar a una ola”, dijo el presidente Kauwe. Este poder transformará la vida de cada persona y la vida de quienes los rodean de maneras eternamente significativas, puede superar cualquier desafío u obstáculo y permitir que los estudiantes de BYU-Hawái cambien sus comunidades y construyan la paz internacionalmente, dijo.

Para terminar, el presidente Kauwe dijo que la paz y la rectitud nos preparan para confiar con paciencia y confianza en nuestro Salvador, Jesucristo, en cada desafío”.

“Como río, nuestra paz nos sostendrá alrededor, sobre y a través de cada obstáculo que enfrentemos. Como las olas del mar, traduciremos los poderes del cielo en justicia que es sobrecogedora por su belleza y poder”.

Albedrío moral

La hermana Kauwe relató una pregunta que había escuchado en una discusión recientemente: “Si se supone que debemos conformarnos a la voluntad de Dios, ¿qué significa eso para nuestro libre albedrío? … Tenemos albedrío, lo que significa que somos libres de hacer lo que queramos. Pero si tenemos que hacer lo que Dios quiere que hagamos, ¿cómo es eso realmente libre albedrío?”

El albedrío, explicó, es la capacidad y el privilegio que Dios les da a sus hijos para que elijan y actúen por sí mismos. Además, el término “libre albedrío” no se usa en las Escrituras. “Doctrina y Convenios 101:78 en cambio, enseña ‘que todo hombre obre en doctrina y principio … de acuerdo con el albedrío moral que yo le he dado, para que todo hombre responda por sus propios pecados’”.

“Así que realmente lo que estamos viendo es el albedrío moral”, dijo.

La primera dama de BYU-Hawái, la hermana Mónica Kauwe, ofrece el devocional de apertura del semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021.
La primera dama de BYU-Hawái, la hermana Mónica Kauwe, ofrece el devocional de apertura del semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021. Credit: Mark Gatus, BYU-Hawái

El albedrío ha sido una parte central del plan de Dios desde antes de que alguien viniera a la tierra. Mediante el plan de nuestro Padre Celestial, cada persona es responsable de sus propias acciones, deseos y actitudes; a través del ejemplo de Cristo, cada persona aprende cómo someter su voluntad a la voluntad del Padre Celestial.

La hermana Kauwe luego leyó 2 Nefi 2:27-28: “Así pues, los hombres son libres según la carne; y le son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres de escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él. Y, ahora bien, hijos míos, quisiera que confiaseis en el gran Mediador y que escuchaseis sus grandes mandamientos; y sed fieles a sus palabras, y escoged la vida eterna, según la voluntad de su Santo Espíritu”.

“Entonces, en respuesta a esa pregunta que describí anteriormente sobre lo que le sucede a nuestro ‘albedrío’, cuando hacemos lo que Dios quiere que hagamos, no estamos renunciando a nuestro albedrío; estamos haciendo lo que nos traerá libertad y vida eterna, en lugar de cautiverio y muerte”, dijo la hermana Kauwe.

Ella usó el ejemplo de miembros de la familia que recientemente aprendieron a surfear, para ilustrar este principio. Surfear no es fácil, especialmente con las condiciones cambiantes de un día a otro. Si bien es posible aprender a surfear por uno mismo, “realmente la mejor manera de disfrutar la experiencia completa y la emoción de surfear las olas es elegir aprender y practicar las técnicas básicas del surfeo”.

Para disfrutar del surfeo y tener éxito, uno debe seguir ciertas reglas y practicar las habilidades básicas, dijo la hermana Kauwe. “De manera similar, las decisiones que tomamos todos los días para guardar los mandamientos, seguir al profeta, orar todos los días, leer las Escrituras y vivir nuestra vida de tal manera que mantengamos el Espíritu con nosotros son parte de nuestra decisión más amplia de ejercer nuestro albedrío y seguir a Cristo y su plan para nosotros”.

El presidente de BYU-Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Mónica Kauwe, saludan a los estudiantes antes de dar el devocional de apertura del campus para el semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021.
El presidente de BYU-Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Mónica Kauwe, saludan a los estudiantes antes de dar el devocional de apertura del campus para el semestre de otoño en Laie, Hawái, el martes, 7 de septiembre de 2021. Credit: Mark Gatus, BYU-Hawái