Hoy el presidente Nelson cumple 97 años y líderes de la Iglesia comparten las lecciones que han aprendido de él

El presidente Russell M. Nelson, el 17° presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, hoy cumple 97 años. Para conmemorar este día especial, los líderes principales de la Iglesia comparten algunas de las lecciones que han aprendido del presidente Nelson.

Nacido el 9 de septiembre de 1924, el presidente Nelson trabajó como un cirujano cardíaco de renombre mundial antes de aceptar un llamamiento para servir en el Cuórum de los Doce Apóstoles en abril de 1984. En los tres años y medio que ha servido como presidente de la Iglesia, ha viajado 185.074 kilómetros a 35 naciones en seis continentes — reuniéndose con líderes gubernamentales y religiosos y Santos de los Últimos Días en entornos grandes y pequeños — y ha dirigido a la Iglesia a través de la pandemia de COVID-19. Al pedir a los Santos de los Últimos Días que recojan a Israel en ambos lados del velo, el presidente Nelson también anunció 70 templos, incluyendo 20 en la conferencia general de abril.

Liderazgo 

El presidente Hinckley saluda a los élderes Russell M. Nelson y Dallin H. Oaks al salir de la sesión de la conferencia del sábado por la tarde.
El presidente Hinckley saluda a los élderes Russell M. Nelson y Dallin H. Oaks al salir de la sesión de la conferencia del sábado por la tarde. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia

Ha sido emocionante servir junto a Russell M. Nelson durante más de 37 años en el Cuórum de los Doce y ahora en la Primera Presidencia. Me ha encantado aprender de él. Es un seguidor y siervo ejemplar del Señor Jesucristo. Es un gran modelo para los líderes de la Iglesia. Es infaliblemente amable y compasivo. Siempre es muy abierto y fácil de abordar. Es un líder visionario, que ayuda a todos a ver el final desde el principio y a trabajar por nuestra meta final. También me ha beneficiado su ejemplo de toma de decisiones. Tiene una visión clara de cuándo un tema requiere paciencia y más discusión, pero cuando es el momento adecuado, toma decisiones con prontitud y decisión.

El presidente Russell M. Nelson y el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, se encuentran uno al lado del otro en el devocional en el Amway Center en Orlando, Florida, el domingo, 9 de junio de 2019.
El presidente Russell M. Nelson y el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, se encuentran uno al lado del otro en el devocional en el Amway Center en Orlando, Florida, el domingo, 9 de junio de 2019. Credit: Scott G Winterton, Deseret News

Élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles

En 1984, el élder Russell M. Nelson junto con el apóstol Thomas S. Monson llegaron a Alemania para enseñar a los presidentes de estaca y de misión del área. Yo era un nuevo presidente de estaca y el élder Nelson acababa de ser llamado como apóstol del Señor. Sus instrucciones fueron doctrinas sencillas, claras y puras, y su testimonio fue poderoso. Todavía conservo las notas de esas reuniones. Son un tesoro preciado para mí.

Cada vez que Harriet y yo teníamos tiempo para asistir a la conferencia general en Salt Lake City, él nos invitaba junto con muchos otros líderes de la Iglesia a los que supervisaba a una reunión jovial en la casa de los Nelson. Las hijas nos cantaban en la sala; se ofrecía abundante alimento espiritual y temporal; se creaban y renovaban amistades. Harriet y yo nunca olvidaremos estas joviales horas.

En aquel entonces y hasta el día de hoy, aprendimos de Russell Marion Nelson que una profundidad espiritual y un profundo interés amoroso por la vida de los demás es un sello distintivo de este siervo del Señor, ahora nuestro presidente de la Iglesia y el profeta de Dios.

El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (en el centro) con su esposa, la hermana Wendy Nelson (a la izquierda), el élder David A. Bednar y otros escuchan a los oradores durante el devocional especial que se llevó a cabo el domingo, 18 de noviembre de 2018, en el Alamodome en San Antonio, Texas.
El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (en el centro) con su esposa, la hermana Wendy Nelson (a la izquierda), el élder David A. Bednar y otros escuchan a los oradores durante el devocional especial que se llevó a cabo el domingo, 18 de noviembre de 2018, en el Alamodome en San Antonio, Texas. Credit: Edward A. Ornelas, para el Deseret News

Élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles

He observado al presidente Nelson muchas veces mientras ayuda magistralmente a las personas que dirige a reflejar de manera más completa la mente, la voluntad y el tiempo del Señor en las discusiones del consejo, en las decisiones que toman y en su caminar y hablar diarios.

Creo que el presidente Nelson ha sido bendecido con este don espiritual porque el plan de felicidad del Padre Celestial y la Expiación del Señor Jesucristo son el enfoque y el fundamento de todo lo que hace: los pensamientos que tiene, las instrucciones que da, las bendiciones que promete, las prioridades que enfatiza y la perspectiva con la que aborda todas las situaciones y desafíos. 

Para mí, el presidente Nelson es el mejor ejemplo de la verdad de que debemos “Mirar [al Salvador] en todo pensamiento; no dudéis; no temáis” (Doctrina y Convenios 6:36).

El presidente Russell M. Nelson le da un apretón de manos a la hermana Jean Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro, luego de la sesión general de mujeres de la Conferencia General Semestral N.o 188 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, llevada a cabo en el Centro de Conferencias en el centro de Salt Lake City el sábado, 6 de octubre de 2018.
El presidente Russell M. Nelson le da un apretón de manos a la hermana Jean Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro, luego de la sesión general de mujeres de la Conferencia General Semestral N.o 188 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, llevada a cabo en el Centro de Conferencias en el centro de Salt Lake City el sábado, 6 de octubre de 2018. Credit: Laura Seitz, Deseret News

Hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro

Se me ha preguntado: ¿qué le dice su profeta moderno en el siglo XXI? De alguna manera, lo que escuchamos del presidente Nelson es muy básico, pero de otras maneras es el mensaje más profundo de la época. La era en la que vivimos se está preparando para la venida de Jesucristo y el presidente Nelson nos ha dado los fundamentos que más necesitamos.

  • Amar a Dios y amarnos unos a otros
  • El poder curativo de la gratitud
  • Reunir a Israel a ambos lados del velo
  • Escucharlo
  • Arrepiéntanse y guardar los mandamientos con gozo
  • Reverenciar el nombre de Jesucristo

Estas no son consignas o frases sin contenido para el presidente Nelson. Ha pasado 97 años trabajando en ellos él mismo y trayendo consigo a tanta gente con su ejemplo y amor.

El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy Nelson, a la derecha, junto con el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles y su esposa, la hermana Mary G. Cook, durante su gira ministerial latinoamericana en São Paulo, Brasil, Ecuador, 31 de agosto de 2019.
El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy Nelson, a la derecha, junto con el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles y su esposa, la hermana Mary G. Cook, durante su gira ministerial latinoamericana en São Paulo, Brasil, Ecuador, 31 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles

Admiraba a Russell M. Nelson mucho antes de conocerlo personalmente. Su llamamiento a ser apóstol en 1984 fue recibido con aprobación universal. El principal cirujano cardíaco de San Francisco, que no es miembro de nuestra fe, compartió su profunda admiración y respeto por el élder Nelson.

Mi primera asignación personal con él fue reorganizar una estaca en junio de 1995. Esperaba que fuera inusualmente capaz y un excelente maestro, y lo era. Me impresionó su notable amabilidad, sensibilidad y humildad y me maravilló lo decidido que era.

En nuestros días, he observado al presidente Russell M. Nelson utilizar esta combinación única de capacidad, decisión y humildad para bendecir a toda la Iglesia. Cuando recibe la guía del Cielo, actúa con decisión. Estoy agradecido por su liderazgo y compromiso de seguir a nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

El presidente Russell M. Nelson y el élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, hablan durante una conferencia de prensa después de la dedicación del Templo de Concepción, Chile, en Concepción, Chile, el domingo, 28 de octubre del 2018.
El presidente Russell M. Nelson y el élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, hablan durante una conferencia de prensa después de la dedicación del Templo de Concepción, Chile, en Concepción, Chile, el domingo, 28 de octubre del 2018. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Élder Gary E. Stevenson, del Cuórum de los Doce Apóstoles

“Somos testigos del proceso de restauración. Si creen que la Iglesia ha sido completamente restaurada, solo están viendo el principio. Queda mucho por venir. Esperen hasta el próximo año y luego el año que viene. Tomen sus vitaminas, descansen bien. ¡Va a ser emocionante!”

Los Santos de los Últimos Días de todo el mundo se han inspirado en la grabación en video de estas palabras inspiradas del presidente Nelson; sin embargo, pocas personas conocen las circunstancias que condujeron al momento. Yo estaba a su lado.

La dedicación del Templo de Concepción Chile fue la culminación de una agotadora gira por cinco países en seis días. Cuando el presidente y la hermana Nelson salieron por la puerta del templo para ser transportados al aeropuerto, alguien dijo, “presidente, lo siento, la prensa está reunida esperando una conferencia de prensa final”. Sin dudarlo, dijo, “Está bien, vamos”. Nos sentamos y con la visión y la energía que le caracterizan, nos enseñó, nos señaló el futuro y nos avisó que tomáramos nuestras vitaminas y descansáramos, y como prometió, ha sido realmente emocionante.

Ministración

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ríen durante una entrevista de los medios de comunicación en Hanói, Vietnam, el domingo 17 de noviembre de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ríen durante una entrevista de los medios de comunicación en Hanói, Vietnam, el domingo 17 de noviembre de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles

Entre las muchas cosas que he aprendido del presidente Russell M. Nelson está la importancia de estar presente en el momento. He observado que en su trabajo e interacciones, el presidente Nelson centra toda su atención en el asunto o en la persona que tiene enfrente. Es cuidadoso, no se apresura y está completamente presente. Incluso en un simple apretón de manos, mira atentamente a los ojos de la persona a la que está saludando, y durante los dos o tres segundos de ese contacto, es lo único que ocurre en su mundo.

El enfoque exclusivo del presidente Nelson en cada persona o cosa, a su vez, estimula una comprensión más profunda y, al final, mejores decisiones y dirección. Al seguir el ejemplo del presidente Nelson, estando plenamente presente en cada momento como él, me siento más tranquilo y menos distraído, y descubro que escucho más fácilmente los susurros del Espíritu.

La presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad del Socorro, y el presidente Russell M. Nelson hablan sobre el papel de mujeres en la restauración de la autoridad del sacerdocio en un video que so mostró durante la sesión del sábado por la noche de la Conferencia General Anual N.o 190 el 4 de abril de 2020.
La presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad del Socorro, y el presidente Russell M. Nelson hablan sobre el papel de mujeres en la restauración de la autoridad del sacerdocio en un video que so mostró durante la sesión del sábado por la noche de la Conferencia General Anual N.o 190 el 4 de abril de 2020. Credit: Captura de pantalla, ChurchofJesusChrist.org

Presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro

Estar con el presidente Russell M. Nelson es infaliblemente inspirador. Su amor absolutamente irradia; su cálida sonrisa de bienvenida atrae inmediatamente a uno a su círculo. Cuando he tenido el privilegio de estar en consejo individualmente con él, se inclina hacia adelante y sus ojos claros se enfocan intensamente, su mente está completamente involucrada en nuestra conversación. Nunca me alejo de su presencia sin sentirme tranquila sobre el resultado de nuestro trabajo en nombre del Señor, además de sentirme mejor conmigo misma. Está tan interesado en ministrar a uno como en fortalecer a muchos.

Aprecio profundamente la instrucción profética y la inspiración que brinda el presidente Nelson. Al seguir el consejo perspicaz e incisivo del profeta, estoy absolutamente segura de una mayor felicidad, salud y paz en mi vida, y he visto que eso sucede en la vida de muchos otros. ¡Qué bendición es para mí, para la Iglesia y para el mundo!

El élder Neil L. Andersen, a la izquierda, y el presidente Russell M. Nelson, ambos del Cuórum de los Doce, se saludan antes del comienzo de la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N°187 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City, el sábado, 30 de septiembre de 2017.
El élder Neil L. Andersen, a la izquierda, y el presidente Russell M. Nelson, ambos del Cuórum de los Doce, se saludan antes del comienzo de la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N°187 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City, el sábado, 30 de septiembre de 2017. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Élder Neil L. Andersen, del Cuórum de los Doce Apóstoles

En la primavera de 1993, solo unas semanas después de ser sostenido como miembro del Primer Cuórum de los Setenta, viajé con el élder Russell M. Nelson a Pocatello, Idaho, donde nuestra asignación era llamar a un nuevo presidente de estaca. Entrevistamos a aproximadamente 30 hermanos el sábado por la mañana y recibimos una maravillosa respuesta a nuestras oraciones sobre quién debería servir como el nuevo presidente de estaca.

El sábado por la noche, mientras socializamos con los miembros de la estaca, me asombró que tuviera en su memoria los nombres de cada uno de los que habíamos entrevistado. Y cuando nos reunimos con ellos y sus familias, se refirió a ellos por su nombre. Yo solo podía recordar uno o dos de sus nombres. Más tarde, cuando regresábamos a Salt Lake City, le pregunté cómo podía recordar los nombres de los 30 que entrevistamos y conectarlos a todos con sus rostros después de las entrevistas. Él sonrió ante mi pregunta y respondió, “Neil, recuerdo sus nombres porque quiero conocerlos. No existe una técnica especial. Cuando los amas, los recuerdas”. Se preocupa por las personas individualmente. Me ha ayudado a estar mucho más atento a los maravillosos Santos de los Últimos Días que conozco cada semana.

34. El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla con Ella Bautista después de la Conferencia del Distrito de Jerusalén en el Centro de BYU en Jerusalén, el sábado, 14 de abril de 2018.
34. El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla con Ella Bautista después de la Conferencia del Distrito de Jerusalén en el Centro de BYU en Jerusalén, el sábado, 14 de abril de 2018. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro

El presidente Nelson tiene una habilidad extraordinaria para ministrar, tal como lo hace el Salvador. Al participar en consejos presididos por el presidente Nelson, me encanta ver con qué intensidad escucha a cada participante y lo mucho que valora las contribuciones de cada persona. Hace lo que imagino que haría nuestro Señor Jesucristo: escuchar con amor y con el deseo de recibir revelación divina en cada reunión del consejo.

Nuestra presidencia general de la Sociedad de Socorro ha tenido el privilegio de reunirse con la Primera Presidencia para tratar temas relacionados con el reino de Dios en la tierra, en particular con las mujeres de la Iglesia y del mundo. Al reunirnos con ellos, hemos visto de manera tangible el amor y la preocupación que nuestro querido profeta tiene por todos los hijos de Dios y de manera especial por las hijas de “nuestra gloriosa madre Eva”.

El presidente Russell M. Nelson, en el extremo derecho, y el élder Dale G. Renlund saludan a los visitantes de la comunidad que asistieron al devocional para miembros del 1 de septiembre de 2018 en Santo Domingo, República Dominicana.
El presidente Russell M. Nelson, en el extremo derecho, y el élder Dale G. Renlund saludan a los visitantes de la comunidad que asistieron al devocional para miembros del 1 de septiembre de 2018 en Santo Domingo, República Dominicana. Credit: Cortesía Área Caribe.

Élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles

Cuando fui llamado a los Doce y era el miembro más joven de los Doce, el presidente Nelson era el presidente del Cuórum de los Doce. Estaba sentado en el círculo con todos estos increíbles hermanos y me sentía muy intimidado todo el tiempo. En nuestras reuniones, cuando tenía el valor de decir “algo”, el presidente Nelson se me acercaba después de la reunión y me decía, “Dale, dijiste ‘eso’ muy bien. Sigue haciéndolo”. Me invitó, me dio la bienvenida y me animó en un momento en el que me sentía muy abrumado. Me doy cuenta de que al pensar en el pasado cuando dije “algo”, no fue tan útil, pero él hizo todo lo posible para enseñarme y animarme. Me ayudó a tener confianza en mi llamamiento apostólico y por él siempre estaré agradecido.

El presidente Russell M. Nelson y su esposa, la hermana Wendy Nelson, saludan a los asistentes luego de un devocional en Lima, Perú, el 20 de octubre de 2018.
El presidente Russell M. Nelson y su esposa, la hermana Wendy Nelson, saludan a los asistentes luego de un devocional en Lima, Perú, el 20 de octubre de 2018. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Presidenta Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes

Hace un tiempo, después de una reunión con la Primera Presidencia, me puse de pie para irme y, sin darme cuenta, el bolígrafo se cayó de mi regazo al suelo. Cuando volví a mi oficina me di cuenta de que había perdido mi bolígrafo.

No más de diez minutos después, una de las asistentes del presidente Nelson entró con mi bolígrafo. Ni siquiera era una pluma importante; era el tipo de bolígrafo económico que viene en paquetes donde el 25 por ciento de ellos no funciona. Pero, aun así, me lo devolvieron entero. Ella dijo, “El presidente Nelson se dio cuenta de que se le había caído el bolígrafo y no quería que se quedara sin él”.

El presidente Nelson es amable, pero lo que lo hace más que amable es que se da cuenta de los pequeños detalles que bendicen la vida de los demás.

El presidente Russell M. Nelson abraza al élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, mientras que el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, abraza al élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, al concluir la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias en Salt Lake City, el 31 de marzo de 2018. El élder Soares y el élder Gong fueron llamados como apóstoles durante la sesión del sábado por la mañana.
El presidente Russell M. Nelson abraza al élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, mientras que el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, abraza al élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, al concluir la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias en Salt Lake City, el 31 de marzo de 2018. El élder Soares y el élder Gong fueron llamados como apóstoles durante la sesión del sábado por la mañana. Credit: Spenser Heaps, Deseret News

Élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles

Nunca había conocido a alguien tan amable y con sentimientos tan tiernos como el presidente Nelson. Es una de las personas más pacientes y positivas que he conocido en mi vida. Mi esposa y yo siempre nos sentimos amados y acogidos por nuestro Salvador Jesucristo cuando estamos cerca de él. Su rostro siempre refleja gratitud, felicidad y amor y nos sentimos cerca de Dios y Jesucristo a través de nuestra relación con él. Su actitud amorosa se refleja en sus decisiones y consejos inspirados.

El presidente Russell M. Nelson y la hermana Wendy Nelson saludan a la familia Vargas en el Centro de Visitantes de Hyde Park en Londres, el jueves, 12 de abril de 2018. Los niños son Juan David Vargas Saavedra, a la derecha, y Joseph Daniel Vargas Saavedra.
El presidente Russell M. Nelson y la hermana Wendy Nelson saludan a la familia Vargas en el Centro de Visitantes de Hyde Park en Londres, el jueves, 12 de abril de 2018. Los niños son Juan David Vargas Saavedra, a la derecha, y Joseph Daniel Vargas Saavedra. Credit: Ravell Call, Deseret News

Hermana Michelle D. Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes

En una de mis primeras reuniones con el presidente Nelson, se paró en la puerta de la sala, me estrechó la mano cuando entré y dijo, “Hola, Michelle”. Me sentí humilde y sorprendida de que supiera mi nombre. Cuando comenzó la reunión, preguntó a cada miembro de nuestra presidencia acerca de nuestros esposos, por su nombre. Esta interacción aparentemente pequeña ha dejado una impresión duradera en mi corazón. Las personas son una prioridad para nuestro profeta. Sus ojos están llenos de luz y amor y el esfuerzo por recordar y usar los nombres de pila es una de las formas en que he visto cómo se manifiesta su amor.

Presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, abraza a Tate Chan, de 3 años, durante una reunión con una familia miembro de tercera generación, en Singapur, el 20 de noviembre de 2019.
Presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, abraza a Tate Chan, de 3 años, durante una reunión con una familia miembro de tercera generación, en Singapur, el 20 de noviembre de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Presidenta Camille N. Johnson, presidenta general de la Primaria

Aprendí del presidente Nelson que se puede ministrar a “uno” — no solo en un entorno personal pequeño, sino entre un grupo grande e incluso a través de la tecnología. El presidente Nelson tiene una sinceridad de propósito que refleja al Salvador. Siento el amor del Salvador en la conducta amable del presidente Nelson, en su interés sincero, en el tono dulce de su voz y en su mirada bondadosa. Su dirección profética siempre se entrega con amor. El propósito singular del presidente Nelson — amar a Dios y amar a todos los hijos de Dios — se refleja en su semblante y en todo lo que dice y hace. Siento el amor ministrador del Salvador de nuestro querido profeta cada vez que lo veo, lo escucho y leo sus palabras.

El presidente Russell M. Nelson y la hermana Wendy Nelson saludan a los niños después del devocional del 17 de agosto de 2018 en el centro de estaca Winnipeg Manitoba.
El presidente Russell M. Nelson y la hermana Wendy Nelson saludan a los niños después del devocional del 17 de agosto de 2018 en el centro de estaca Winnipeg Manitoba. Credit: Scott Taylor, Deseret News

Hermana Amy A. Wright, segunda consejera de la presidencia general de la Primaria

Un atributo definitorio que creo que representa maravillosamente no solo el carácter de Russell M. Nelson sino también su ministerio, es la forma en que personifica a través de la palabra y los hechos los dos primeros mandamientos: amar a Dios y amar a las personas.

Su amor a Dios se manifiesta en la virtud de su vida consagrada y llena de fe. Y, por lo tanto, como consecuencia natural de su devoto discipulado, busca a los marginados, los afligidos, los solitarios, los oprimidos, los incomprendidos, los espiritualmente débiles y los perseguidos.

Cuando el presidente Nelson ve una necesidad, no duda en actuar. Es mi oración que me pueda esforzar continuamente por seguir sus pasos, porque sé que él sigue los pasos de nuestro amado Salvador, y “Ve y haz tú lo mismo” (Lucas 10:37).

Ejemplo 

El presidente Russell M. Nelson, el 17º presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se sienta junto a sus consejeros, el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero (a la izquierda) y el presidente Henry B. Eyring, segundo consejero (a la derecha), se ríen durante una conferencia de prensa en Salt Lake City, Utah, el martes, 16 de enero de 2018.
El presidente Russell M. Nelson, el 17º presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se sienta junto a sus consejeros, el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero (a la izquierda) y el presidente Henry B. Eyring, segundo consejero (a la derecha), se ríen durante una conferencia de prensa en Salt Lake City, Utah, el martes, 16 de enero de 2018. Credit: Scott G. Winterton, Deseret News

Presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia

El presidente Russell M. Nelson me ha enseñado con su ejemplo tres lecciones que me cambiaron la vida. La primera es que siempre está listo para recibir revelación e involucrar a todos con quienes se relaciona para compartir en el proceso. La segunda es que su amor por las personas lo lleva a aprender y a recordar sus nombres. ¡Recuerda cuando los conoció e incluso los nombres de sus cónyuges e hijos! Cuando pronuncia sus nombres, el sonido de su voz parece transmitir su amor. La tercera es que ve a Jesucristo en el centro de todo lo que importa en la Iglesia y en nuestras vidas. Ese ejemplo ha cambiado para bien mi servicio en el reino del Señor. También ha tenido una influencia positiva en cómo sirvo en mi vida y en mi familia.

Presidente Russell M. Nelson y el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, hablan a los medios después de la dedicación del Templo de Roma, Italia, el domingo 10 de marzo de 2019.
Presidente Russell M. Nelson y el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, hablan a los medios después de la dedicación del Templo de Roma, Italia, el domingo 10 de marzo de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles

El presidente Russell M. Nelson es cuatro años mayor que yo. Lo he admirado desde que era estudiante de bachillerato en East High School en Salt Lake City — a pesar de que se había graduado cuando yo asistí. Era conocido por su buen ejemplo y metas elevadas que guiaron constantemente su vida.

Me maravilló que el presidente Nelson, como estudiante de la Universidad de Utah, terminara un curso de la facultad de medicina de cuatro años en solo tres años y recibiera el título de doctor en medicina a la edad de 22 años. Se fijó metas, y me pareció que las alcanzó fácilmente.

Hace años, cuando Barbara y yo estábamos sirviendo en nuestra misión, él asistió a una reunión de medicina en Toronto. Se tomó el tiempo para visitarnos a Bárbara y a mí en la casa de la Misión Canadá Toronto. Hizo ese esfuerzo extra para viajar a Brampton, que está a cierta distancia de Toronto, para saludarnos, animarnos, desearnos lo mejor y expresar su amor y apoyo. Barbara y yo atesoramos el recuerdo de su interés en el bienestar de nuestra familia.

Sus logros en la medicina son bien conocidos, pero su papel como padre de nueve hijas y un hijo es su mayor logro. Ama y apoya a sus muchos nietos y bisnietos.

El presidente Nelson sabe escuchar. Es un maestro claro y directo, y siempre lidera con espíritu de bondad y amor.

Mi admiración y amor por el presidente Nelson no tiene límites. Es un honor para mí servir en la Iglesia junto a él durante más de 36 años como miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles.

El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, consuela a Mateo Lauta y a su hija Sipinga en Nuku'alofa, Tonga, el 23 de mayo de 2019, después del fallecimiento de su esposa.
El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, consuela a Mateo Lauta y a su hija Sipinga en Nuku’alofa, Tonga, el 23 de mayo de 2019, después del fallecimiento de su esposa. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Hermana Susan H. Porter, primera consejera de la presidencia general de la Primaria

Una de las muchas cualidades que el presidente Russell M. Nelson tiene en abundancia es la profunda compasión. Siempre que he tenido la bendición de hablar con él, siento su amor y su completa atención. Es como si estuviera tratando no solo de escuchar lo que tengo que decir, sino de comprenderme en un sentido completo. En su presencia me siento valorada. Su corazón de profeta, formado como médico, percibe las necesidades y ofrece ayuda en silencio. Mi difunto esposo, el élder Bruce D. Porter, y yo siempre estaremos agradecidos por la compasión del presidente Nelson durante los problemas de salud de Bruce. Nunca olvidaré cuando el presidente, entonces élder, Nelson caminó silenciosamente al podio en la conferencia general y se puso detrás de un compañero apóstol que estaba luchando por mantenerse de pie mientras hablaba. Siento que la compasión del presidente Nelson se extiende a todos los hijos de Dios.

El presidente Russell M. Nelson (izquierda) y el élder Jeffrey R. Holland observan la vista en el Centro de Jerusalén de BYU, en Jerusalén, el 14 de abril de 2018. El élder Jeffrey R. Holland habló sobre los milagros que hicieron posible la construcción del Centro de Jerusalén de BYU, durante el aniversario N° 30 de la dedicación del centro, el 11 de octubre, en el campus de BYU en Provo, Utah.
El presidente Russell M. Nelson (izquierda) y el élder Jeffrey R. Holland observan la vista en el Centro de Jerusalén de BYU, en Jerusalén, el 14 de abril de 2018. El élder Jeffrey R. Holland habló sobre los milagros que hicieron posible la construcción del Centro de Jerusalén de BYU, durante el aniversario N° 30 de la dedicación del centro, el 11 de octubre, en el campus de BYU en Provo, Utah. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles

Una de las virtudes que he visto representar indefectiblemente al presidente Nelson es su bondad genuina y sincera. Creo que debe ser el hombre más amable con el que he estado relacionado — ¡y he trabajado con mucha gente buena!

En mi llamamiento actual, lo veo prácticamente todos los días por una razón u otra. En los más de 40 años que lo conozco, no puedo pensar en un momento en el que haya sido poco amable, brusco, grosero o insensible. Simplemente no está en su naturaleza. Honestamente, nunca lo he visto frustrado, explosivo o poco amable. Parece que nunca “pierde la calma” ni se siente abrumado por una situación. Nunca levanta la voz ni habla mal de nadie, independientemente del problema con el que esté trabajando.

Como he dicho antes en forma impresa: Russell M. Nelson puede ser el hombre para quien se creó la palabra “caballero”.

21. Con su brazo sobre el hombro del élder Ronald A. Rasband, el presidente Russell M. Nelson señala a un grupo de jóvenes en uno de los devocionales para miembros durante un viaje de junio de 2018 a Alberta, Canadá.
21. Con su brazo sobre el hombro del élder Ronald A. Rasband, el presidente Russell M. Nelson señala a un grupo de jóvenes en uno de los devocionales para miembros durante un viaje de junio de 2018 a Alberta, Canadá.

Élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles

A través de mis asignaciones en Comunicación y Asuntos Gubernamentales de la Iglesia, he observado el acercamiento del presidente Russell M. Nelson a reyes y reinas, presidentes y primeros ministros, embajadores y ministros, líderes empresariales y educadores, y líderes de muchas religiones.

Un ejemplar en relieve del Libro de Mormón como los que el Presidente Russell M. Nelson regala.
Un ejemplar en relieve del Libro de Mormón como los que el Presidente Russell M. Nelson regala. Credit: Heather Morgan

El presidente Nelson les presenta a estos dignatarios un ejemplar en relieve del Libro de Mormón; comparte escrituras específicas que ha marcado y su poderoso testimonio.

Al ver que el presidente Nelson alienta a los miembros de la Iglesia a leer el Libro de Mormón y a recoger a Israel en ambos lados del velo, mi testimonio es que nuestro profeta de 97 años está haciendo su parte para cumplir las promesas que se encuentran en Doctrina y Convenios 1:30: “Y también, para que aquellos a quienes se dieron estos mandamientos tuviesen el poder para establecer los cimientos de esta iglesia y de hacerla salir de la obscuridad y de las tinieblas, la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra”.

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saluda al jeque Mohammad Amir, y el élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saluda al Dr. Mustafa Farouk en Auckland, Nueva Zelanda, el 21 de mayo de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saluda al jeque Mohammad Amir, y el élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, saluda al Dr. Mustafa Farouk en Auckland, Nueva Zelanda, el 21 de mayo de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles

El gentil humor y el gozo genuino del presidente Nelson en los momentos cotidianos son parte de su calidez y testimonio. Cuando el presidente Nelson revisa las minutas del consejo, a veces bromea con una sonrisa, “gracias a mi ‘minutero’”. Cuando baja del ascensor en el Edificio de Administración de la Iglesia, el presidente Nelson a veces silba — solo porque está feliz. En el comedor, el presidente Nelson se tomará un minuto para saludar a cada persona con una sonrisa y un saludo personal — simplemente por ser quién es y a quién representa cada día.

El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días rodea al reverendo Amos C.Brown con el brazo mientras la Iglesia y la NAACP anuncian una asociación en una conferencia de prensa en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes,14 de junio de 2021. La asociación proporcionará US$6 millones en ayuda humanitaria durante tres años a las ciudades de los barrios más pobres de Estados Unidos, US$3 millones en total de donaciones de becas en tres años al United Negro College Fund y una beca para enviar hasta 50 estudiantes a Ghana para aprender sobre la historia afroamericana y africana.
El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días rodea al reverendo Amos C.Brown con el brazo mientras la Iglesia y la NAACP anuncian una asociación en una conferencia de prensa en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes,14 de junio de 2021. La asociación proporcionará US$6 millones en ayuda humanitaria durante tres años a las ciudades de los barrios más pobres de Estados Unidos, US$3 millones en total de donaciones de becas en tres años al United Negro College Fund y una beca para enviar hasta 50 estudiantes a Ghana para aprender sobre la historia afroamericana y africana. Credit: Scott G Winterton, Deseret News

Hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes

El presidente Nelson me enseñó que las únicas etiquetas o títulos que importan son los relacionados con la familia — hija, hijo, hermano, hermana, madre, padre, etc. Cuando nos ponemos otras etiquetas, ponemos nuestra identidad en una caja que limita nuestro potencial divino. Independientemente de nuestros intereses o pasiones, nuestra etiqueta más importante es la de hija o hijo de Dios.