Presidente Worthen de BYU, comparte su visión sobre cómo crear una comunidad de inclusión, cuyos ‘corazones estén entrelazados con amor’

En el devocional de apertura del campus de hace dos años, el presidente de BYU, Kevin J. Worthen, habló de la necesidad de reunirse físicamente.

Citando la observación del profeta José Smith de que “la sociedad compacta es absolutamente necesaria” para la empresa educativa, el presidente Worthen declaró en 2019 que, “hay algo acerca de la proximidad física — de reunirse en una sociedad compacta — que es esencial … para la clase de educación que es más importante”.

En su devocional de apertura para el semestre de otoño, el martes, 7 de septiembre, el presidente Worthen reflexionó sobre su discurso anterior y comentó, “Hablando sobre una declaración que el tiempo probó contraria”. 

Apenas seis meses después, la pandemia de COVID-19 hizo que su mensaje de unión fuera reemplazado por una súplica de dispersión y distanciamiento social.

Si bien su discurso del martes podría haber sido una oportunidad para confesar el error, el presidente Worthen decidió “duplicar el concepto de unión y proximidad”.

“Aunque necesitamos ajustar temporalmente algunas características de nuestro esfuerzo educativo hasta que la pandemia disminuya, en mi opinión, es más importante que nunca estar juntos durante este proceso educativo — y ser parte de una comunidad”, dijo el presidente Worthen.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021.
El presidente de BYU, Kevin J Worthen, habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021. Credit: Jaren Wilkey, BYU

Existe un deseo dual profundamente arraigado, explicó el presidente Worthen, de que el hombre se relacione con otros y cree comunidades, así como de ser individualmente único, libre para actuar independientemente de las limitaciones externas.

El politólogo Robert Putnam escribió sobre cómo los humanos parecen vacilar entre querer pertenecer y querer que los dejen solos.

“Esto es, en parte, un reflejo del hecho de que, dependiendo de su definición y composición, las comunidades pueden conducir a fines deseables o deplorables”, dijo el presidente Worthen.

Las definiciones de comunidad demasiado estrechas y distorsionadas pueden tener efectos devastadores, mientras que las comunidades inclusivas pueden convertirse en fuerzas poderosas para mejorar la condición humana.

Con eso en mente, el presidente Worthen compartió entonces su visión del tipo de comunidad que espera que se pueda crear en los próximos años, a medida que los estudiantes y el profesorado se unan “en esta sociedad compacta en BYU”.

Haciendo referencia a la declaración de la misión de la universidad, el presidente Worthen señaló que la misión final de BYU es “ayudar a las personas en su búsqueda de la perfección y la vida eterna”.

Aquellos dentro de la comunidad universitaria tienen un papel educativo distinto que desempeñar en ese proceso. “En la comunidad que esperamos construir, los estudiantes serán puestos a prueba y desafiados intelectualmente de maneras que no siempre serán cómodas — pero siempre deben estar llenas de fe, para ayudarlos a alcanzar todo su potencial como hijos de Dios”, dijo el presidente Worthen.

La declaración de la misión de BYU señala que “Para tener éxito en esta misión, la universidad debe proporcionar un entorno guiado por profetas vivientes y sostenido por las virtudes morales que caracterizan la vida y las enseñanzas del Hijo de Dios”.

Aquellos dentro de su comunidad educativa en BYU son bendecidos por la guía de profetas, videntes y reveladores, dijo el presidente Worthen. “Debemos aprovechar al máximo esa bendición si queremos crear el tipo de comunidad que buscamos”.

Un desafío que enfrenta actualmente la universidad es que el péndulo en la sociedad está oscilando en la dirección del individualismo en lugar de la comunidad, explicó el presidente Worthen.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021
El presidente de BYU, Kevin J Worthen, habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021 Credit: Jaren Wilkey, BYU

“Nuestro sentido de comunidad ha disminuido y nuestro sentido de soledad y aislamiento ha aumentado. A pesar de un aumento en el número de personas con las que tenemos contacto a través de las redes sociales, nuestra necesidad innata de estar profundamente conectados con los demás está cada vez más insatisfecha. Además, esas mismas herramientas de redes sociales nos alejan cada vez más de cualquier contacto personal con aquellos que no están de acuerdo con nosotros o son diferentes. Por lo tanto, nuestra sociedad se vuelve cada vez más polarizada y enojada, y cada vez más personas se sienten marginadas — incluso en este campus”.

Es necesario centrarse más específicamente en crear y mejorar una comunidad de inclusión “en la que todos los miembros se den cuenta de todas las bendiciones que se obtienen al unirse a una comunidad vibrante y decidida de aprendices y edificadores”, dijo el presidente Worthen.

En la Conferencia Anual de la Universidad de hace unas semanas, el presidente Worthen presentó una Declaración de Inclusión basada en el trabajo del Comité de Raza, Equidad y Pertenencia.

Durante su discurso en el devocional, el presidente Worthen señaló que la declaración comienza con dos principios claves que se unen. “En última instancia, cualquier comunidad debe definirse fundamentalmente por lo que sus miembros tienen en común. Si no comparten nada en común, no puede haber comunidad. Y sobre este tema en esta universidad, los dos puntos que más nos unen pueden distinguirnos y diferenciarnos de muchas otras universidades”.

Al citar la declaración, el presidente Worthen dijo, “Estamos unidos por nuestra identidad primaria común como hijos de Dios y nuestro compromiso con las verdades del Evangelio restaurado de Jesucristo”.

“Ese entendimiento común es más poderoso de lo que muchos pueden apreciar…”, dijo el presidente Worthen. “Nuestro entendimiento de nuestra relación con Dios y Su plan para nosotros mejora no solo nuestra confianza y autoestima, sino más importante aún, nuestra habilidad y deseo de amar a todos con quienes entramos en contacto, al reconocer su valor y potencial infinitos”.

Unidos al comprender esas verdades del evangelio, “nos esforzamos por crear una comunidad de inclusión compuesta por estudiantes, profesores y personal cuyos corazones están entrelazados con amor”, dijo, citando nuevamente la declaración.

La frase “corazones entrelazados con amor” es interesante y significativa, señaló el presidente Worthen.

El corazón representa el núcleo de un individuo. En una comunidad de inclusión, “una parte de este yo existencial central debe sacrificarse voluntariamente al grupo de manera que amplíen nuestras capacidades individuales y comunitarias”.

Tejer, explicó el presidente Worthen, es un proceso en el que se usa tela o hilo para hacer un producto que consta de muchas filas consecutivas de presillas conectadas. “Por lo tanto, el tejido implica múltiples conexiones de refuerzo, ya que las diferentes presillas se unen para crear un solo producto”.

Mientras que los productos tejidos normalmente solo pueden estirarse a lo largo del sesgo, las prendas de punto pueden estirarse en todas las direcciones. “Necesitaremos ese tipo de flexibilidad en nuestros esfuerzos por crear una comunidad de inclusión porque el tejido de corazones nos estirará de maneras que desafiará y pondrá a prueba a cada uno de nosotros”, dijo el presidente Worthen.

Así como las presillas de una prenda tejida se deshacen cuando se tira del hilo si no están aseguradas, “si nuestro corazón no está asegurado a Dios y a Sus verdades y mandamientos, todo el proyecto de tejido se puede deshacer rápida y completamente”.

La hermana Peggy Worthen habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021.
La hermana Peggy Worthen habla durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en el campus de BYU, el 7 de septiembre de 2021. Credit: Jaren Wilkey, BYU

El presidente Worthen luego compartió tres cosas que las personas pueden hacer para asegurar el tejido que ya se ha producido y para acelerar el ritmo del tejido que queda por hacer para crear una comunidad de inclusión en la que los corazones estén entrelazados con amor.

Primero, vean a los demás primero como hijos de Dios. “Nuestra inclinación inicial como individuos caídos es ver a quienes están frente a nosotros principalmente por su género, raza, afiliación política, orientación sexual, clase económica u otras características distintivas. Esas identidades pueden ser importantes de vez en cuando, pero todas son secundarias todo el tiempo. Nuestra incapacidad para recordar constantemente eso es la causa de muchas heridas innecesarias — y desgarra el tejido”.

El presidente Worthen dijo que si las personas vieran a aquellos con quienes no están de acuerdo a través de esta lente, “no solo elevaría el tono de la discusión, sino que también mejoraría la calidad de las decisiones que se toman. Y lo que es más importante, cambiaría el entorno general y ablandaría los corazones de manera que los harían más adecuados para tejer”.

Segundo, piensen más en términos de “nosotros” y menos en términos de “yo”. Esto requerirá un esfuerzo consciente, dijo. “Si nos esforzamos por pensar más en términos de ‘nosotros’ y menos en términos de ‘yo’, podríamos tener en cuenta más a menudo cómo nuestras palabras y acciones afectan no solo a nosotros, sino también a quienes nos rodean. Podríamos preguntarnos, ‘¿Esta acción realmente contribuye a la creación de una comunidad de inclusión o simplemente crea más divisiones?’ Las respuestas a esa pregunta no siempre serán fáciles. Pero la consideración de esa pregunta ayudará a crear un entorno de inclusión en el que todos se sientan bienvenidos y amados”.

La tercera sugerencia del presidente Worthen fue “confiar en Dios”.

“Debido a que tejer corazones requiere moldear en uno las voluntades y corazones individuales de cada miembro de una comunidad, requiere habilidades más allá de las del cirujano humano más hábil. Al final, es una tarea que sólo Dios puede realizar”, dijo.

Debido a las experiencias de los seguidores de Alma, cuyos corazones se entrelazaron con amor, en un lugar llamado Mormón, las Escrituras registran que “las aguas de Mormón, en el bosque inmediato a las aguas de Mormón; cuán hermosos son a los ojos de aquellos que allí llegaron al conocimiento de su Redentor” (Mosíah 18:30).

“Espero que, debido a nuestros esfuerzos por crear una comunidad de inclusión, algún día podamos decir, el campus de BYU, las montañas de BYU, los edificios de BYU, cuán hermosos son a los ojos de aquellos que allí llegaron al conocimiento de su Redentor mientras sus corazones estaban entrelazados con amor”, declaró el presidente Worthen.

La hermana Peggy Worthen también se dirigió a los estudiantes y los animó a que nunca tuvieran miedo de pedir ayuda, especialmente al Salvador Jesucristo. “Es mi ruego, durante este tiempo de incertidumbre, que no tengan miedo de los desafíos que son inevitables”, dijo. “Prepárense esforzándose por permanecer en la senda del convenio. Recuerden orar siempre para estar en sintonía con nuestro Padre Celestial, quien está atento a cada uno de nosotros y desea que seamos felices y exitosos. Recuerden también que no están solos en su jornada. Así que prepárense para pedir ayuda — necesitamos al Padre Celestial y nos necesitamos unos a otros”.