El mito y la realidad de los misioneros el 11 de septiembre en la ciudad de Nueva York

El 11 de septiembre de 2001, la vida cambió drásticamente en la ciudad de Nueva York y sus alrededores después de los ataques terroristas del 11/9 — como sucedió con los misioneros de tiempo completo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su trabajo allí.

Los líderes de las dos misiones de la Iglesia en la ciudad de Nueva York en ese momento fueron testigos de los preparativos divinos antes, de las protecciones durante y del consuelo después del 11 de septiembre.

“El Señor sabía lo que estaba sucediendo y se preparó para ello”, dijo el presidente G. Lawrence Spackman, quien, con su esposa, la hermana Flora E. Spackman, presidían la Misión Nueva York Nueva York Sur en 2001.

Y hoy, tal como le dijo a Church News hace 20 años, el presidente Noel G. Stoker dice que los misioneros sintieron que fueron enviados por el Señor para ayudar en tiempos de crisis.  “El Señor sabía que teníamos que estar aquí en este momento”, dijo en 2001, cuando presidía la Misión Nueva York Nueva York Norte con la hermana Carol R. Stoker.

Hoy, ambas parejas son líderes de misiones de servicio — los Stokers en Fresno, California, y los Spackman en Calgary, Alberta.  En retrospectiva de dos décadas, continúan subrayando los milagros y las misericordias en un contexto de muerte y destrucción — y descartando un rumor que se repite con frecuencia desde hace 20 años.

La isla de Manhattan y el World Trade Center estaban dentro de los límites de la misión Norte.  Pero al igual que las enormes nubes de humo, polvo y escombros, el impacto desgarrador se trasladó a las misiones vecinas del Sur y Nueva Jersey Morristown.

“Solo un millón de personas viven en la isla [de Manhattan], pero muchas más van a trabajar todos los días”, dijo el presidente Spackman.

Misioneros el 11 de septiembre

Oficiales de policía y civiles huyen del World Trade Center de Nueva York después de que una explosión adicional sacudiera los edificios el martes, 11 de septiembre de 2001. En una demostración sin precedentes de horror terrorista, las torres del World Trade Center de 110 pisos colapsaron en una lluvia de escombros y polvo después de que dos aviones secuestrados que transportaban a decenas de pasajeros se estrellaran contra los símbolos gemelos del capitalismo estadounidense.
Oficiales de policía y civiles huyen del World Trade Center de Nueva York después de que una explosión adicional sacudiera los edificios el martes, 11 de septiembre de 2001. En una demostración sin precedentes de horror terrorista, las torres del World Trade Center de 110 pisos colapsaron en una lluvia de escombros y polvo después de que dos aviones secuestrados que transportaban a decenas de pasajeros se estrellaran contra los símbolos gemelos del capitalismo estadounidense. Credit: Louis Lanzano, Associated Press

Se suponía que el 11 de septiembre era un día de cambios para la Misión Nueva York Nueva York Norte — los misioneros que partían desayunaban y tenían una reunión de testimonios en la casa de la misión antes de partir hacia el aeropuerto para regresar a casa, y los misioneros nuevos volaban para comenzar su orientación y servicio.

Pero el presidente Stoker había enviado a los 18 misioneros que regresaban a casa una semana antes, pensando que les sería útil al buscar oportunidades educativas.

Después de los ataques, la FAA (Administración de Aviación Federal) suspendió todos los vuelos, y en el que estaban los misioneros entrantes se redirigió a Denver, Colorado.  Los 21 misioneros fueron hospedados temporalmente por una misión de Denver hasta que finalmente llegaron a la misión del Norte el 17 de septiembre.

El primero de los dos aviones de pasajeros que atacaron las Torres Gemelas ocurrió a las 8:46 a.m., hora del Este, mucho antes de que los misioneros dejaran sus residencias para empezar el día.

“Difundimos la voz a través del liderazgo para que todos los misioneros se quedaran en su apartamento y llamaran a sus padres de inmediato”, dijo el presidente Stoker.

La hermana Stoker agregó: “Solo una hora después, y todos habrían salido”.

Eso incluía a la docena de misioneros que residían cerca de la zona cero y tuvieron que permanecer en sus apartamentos durante tres días.

Las tres misiones en la ciudad de Nueva York y sus alrededores el 11 de septiembre de 2001 pudieron localizar y contactar a todos los misioneros temprano ese día — con la excepción de dos.

Bajo las Torres Gemelas

El élder Joseph R. Seymour de Huntington Beach, California, y el élder Seth Fillmore de Murray, Utah, viajaban en metro hacia un proyecto de servicio pre aprobado en Ellis Island.  En la parada debajo del World Trade Center, los pasajeros fueron alertados de la actividad policiaca adelante. Sin que nadie se bajara ni subiera, el metro continuó su ruta.

Los élderes se bajaron en la estación de Battery Park y salieron en el extremo sur de la isla de Manhattan, viendo a multitudes correr hacia ellos antes de notar una nube de humo hacia el norte. Una pareja de Santos de los Últimos Días los vio e hizo que los élderes acompañaran a la pareja a su edificio de apartamentos cercano.

A su llegada, la Torre Norte se derrumbó, enterrando a todos en una enorme y oscura nube de polvo y escombros. Los élderes les dieron sus pañuelos a las madres con niños en cochecitos y regresaron hacia Battery Park, cubriéndose la nariz y la boca con sus corbatas.

Las Torres Gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York. Las dos colapsaron tras los ataques terroristas del 11 de septiembre.
Las Torres Gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York. Las dos colapsaron tras los ataques terroristas del 11 de septiembre. Credit: Cortesía de Carol R. Stoker.

Allí se encontraron a una joven Santo de los Últimos Días que visitaba Nueva York y se había separado de sus padres.  Usaron sus corbatas como lazos para permanecer juntos cuando el colapso de la Torre Sur resultó en una visibilidad casi nula.

A las 2 p.m., los élderes finalmente lograron llamar e informar sobre su estado.

Los tres finalmente fueron evacuados en embarcaciones al lado de Nueva Jersey, donde los misioneros de Morristown pasaron varias horas evitando autopistas congestionadas y usando carreteras secundarias para llegar y recogerlos. Finalmente, los tres llegaron a los Stokers alrededor de la medianoche en el puente Tappan Zee que une Nueva Jersey y Manhattan.

Mito y realidad

Si todo lo que aparentemente se sabe sobre los misioneros en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre es sobre haber supuestamente perdido una conferencia misional en el World Trade Center esa fatídica mañana … bueno, eso es un mito.

Mucho antes de que existieran las redes sociales, una historia inventada comenzó a circular en Internet que detallaba una conferencia misional planeada para llevarse a cabo en el World Trade Center la mañana del 11 de septiembre — pero todos los misioneros milagrosamente fallaron en asistir a la conferencia debido a una variedad de circunstancias.

“La historia es una farsa”, dijo el presidente Stoker a Church News en septiembre de 2001. “Es una especie de malicia destruir historias de fe creíbles”.

La fabricación contiene una fracción de la verdad — la mitad de la Misión Nueva York Nueva York Sur se reunía a las 9 a.m. del 11 de septiembre, no en Manhattan.  El presidente Spackman dijo que había sentido una impresión antes de programar grandes conferencias multizonas en ese entonces — la mitad de los misioneros el 11 de septiembre y la otra mitad al día siguiente.

Con la conferencia comenzando pocos minutos después del ataque inicial, los líderes de la misión sabían que el día presentaría problemas.  Pero los Spackman brindaron una seguridad significativa a las familias de los misioneros — aunque avisarles a los padres en Pakistán, Rusia, Japón y casi todos los países de América Central y del Sur se extendió más allá del primer día.

“Pude decirle a cada familia, a cada padre, ‘He visto a su misionero; yo personalmente he abrazado a su misionero”, dijo el presidente Spackman. “Y eso les reconfortó — no querían oír que yo acababa de oír que su misionero estaba bien”.

Una fatalidad “misional”

En la mente de los Spackman, Stokers y otros, un “misionero” murió ese día en el World Trade Center.

Ivan Carpio era un peruano de 24 años que trabajaba en el restaurante Windows of the World en los pisos 106 y 107 de la Torre Norte.

La gente huye de la caída de la Torre Sur del World Trade Center el martes, 11 de septiembre de 2001.
La gente huye de la caída de la Torre Sur del World Trade Center el martes, 11 de septiembre de 2001. Credit: Amy Sancetta, Associated Press

Miembro de la Iglesia durante un año, esperaba convertirse en misionero. Pero debido a que estaba en los Estados Unidos sólo con un permiso de trabajo, los problemas de documentación excluyeron su servicio de tiempo completo.

En el centro de reuniones donde Carpio se reunía a fines de agosto con el presidente de su distrito sobre las posibilidades de la misión, se le pidió al presidente Spackman que se uniera y ayudara a explicar las restricciones. Después de una breve charla, el presidente de misión dijo: “Hermano Carpio, simplemente permanezca fiel y podrá servir en una misión”.

El presidente Spackman recordó: “Estaba tan aliviado y tan feliz, y se fue gozoso. Salí al auto y le dije a mi esposa: “Acabo de cometer un gran error. Le dije a un joven que iba a poder servir en una misión y no podrá hacerlo. No sé por qué lo dije — y me siento mal”.

Se suponía que Carpio estaría de descanso del trabajo el 11 de septiembre, pero se ofreció como voluntario para cubrir el turno de otro y murió en los ataques del 11 de septiembre, la única muerte de los Santos de los Últimos Días entre los que trabajaban en las Torres Gemelas.

“Dos semanas después [después de la entrevista], descubrimos por qué sucedió eso y por qué fue llevado”.

Pero la obra misional del fallecido joven fue más que simplemente compartir el Evangelio al otro lado del velo.

Los padres de Carpio asistieron a los servicios funerarios en Nueva York un mes después. Su padre se acercó al presidente Spackman y, mientras sostenía una copia del Libro de Mormón contra su pecho, dijo en un inglés entrecortado: “Lo último que me dijo mi hijo es que debería leer este libro y orar al respecto. Y le digo, presidente, que lo haré”.

El padre regresó al Perú poco después, pero la madre de Carpio se quedó, recibió las charlas y fue bautizada.  

Trabajo posterior al 11 de septiembre 

Poco después del 11 de septiembre, los misioneros de la ciudad de Nueva York y sus alrededores ayudaron en los centros de la Cruz Roja como voluntarios, coordinadores e intérpretes. Y continuaron compartiendo su mensaje de paz y esperanza.

Por lo general, encontraban corazones ablandados — aunque algunos habían sido endurecidos por los ataques, el trauma y las muertes.

A la hermana Spackman le gustaba describir a los neoyorquinos como M&M — como los dulces, duros por fuera, pero dulces por dentro. “Y después del 11 de septiembre, todo se desvaneció y todo el mundo era dulce por fuera y por dentro”, dijo el presidente Spackman.

Se hizo más fácil para los misioneros fácilmente reconocibles acercarse a la gente, incluso en las calles. “Simplemente paramos a la gente y les preguntamos, ‘¿Cómo estás?’”, dijo.

La hermana Stoker recuerda que las distinciones políticas o socioeconómicas entre la gente desaparecieron rápidamente. “Todos éramos estadounidenses — y todos sonreían. De repente, todos fueron cálidos y amables entre sí”, dijo, y agregó que unos nueve meses después, “lentamente, todo volvió a ser como antes”.

El plan de salvación — el propósito de la vida y la naturaleza eterna de la vida — se convirtió en un punto de partida en la enseñanza del Evangelio. El presidente Gordon B. Hinckley dirigió la producción de un video sobre ese tema que los misioneros del área de Nueva York podrían compartir con aquellos que habían perdido a sus seres queridos en la tragedia.

Una bandera estadounidense en la zona cero en la noche del 11 de septiembre de 2001 después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en el World Trade Center en la ciudad de Nueva York.
Una bandera estadounidense en la zona cero en la noche del 11 de septiembre de 2001 después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en el World Trade Center en la ciudad de Nueva York. Credit: Mark Lennihan, Associated Press

P.S. — “Y si…”

Cirujano oral, bucal y facial de profesión, el presidente Stoker tenía mucha experiencia en traumatismos. Al establecer la oficina de la misión del Norte como un centro de comando para las comunicaciones, estaba ansioso por enviar misioneros para ayudar con cualquier esfuerzo de emergencia en o alrededor del sitio del ataque. “Tenía esa mentalidad, pero el Señor simplemente no me permitió enviar a los misioneros a la zona cero”.

Más tarde comprendió por qué, al ver que muchos de los socorristas y otros que trabajaban en el lugar del ataque sufrían efectos a largo plazo y, a menudo, fatales, como enfermedades pulmonares, debido a la inhalación de tanto polvo contaminado.

Como presidente de TransCanada Energy y después de haber realizado varios viajes anuales a las Torres Gemelas durante varios años antes de su asignación de la misión, el presidente Spackman temió lo peor cuando vio no uno, sino dos aviones cargados de combustible volar hacia las Torres Gemelas.

“Cuando vi que eso sucedió, me dije a mí mismo que 50.000 personas acababan de morir. Y si las cosas no hubieran salido tan perfectamente como era posible, esa cantidad de gente habría fallecido. Pero resultaron ser menos de 3.000 los que fallecieron.

 “Y uno de ellos fue enviado a una misión”.