Presidente Ballard comparte respuesta a los conflictos al dirigirse a obreros del templo de Manti

La respuesta a los conflictos y divisiones en el mundo es volverse al Salvador Jesucristo y seguir Su ejemplo, dijo el presidente M. Russell Ballard.

“Mientras escucho y leo las noticias, me digo a mí mismo, ‘Si tan solo aceptaran al Salvador, si permitieran que Jesucristo fuera parte de sus vidas, la mayor parte de toda esta maldad desaparecería’”.

Al dirigirse a los obreros del Templo de Manti, Utah, en el centro de estaca de Ephraim, Utah, el 22 de agosto, el presidente Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, instó a los Santos de los Últimos Días a salvaguardar todo lo que es “sagrado y querido en nuestra vida”.

El discurso del presidente Ballard se produjo pocas semanas antes de que el quinto templo de la Iglesia — que se puede ver a kilómetros de distancia en Sanpete Valley, Utah — se cierre por renovaciones el 2 de octubre.

En mayo, el presidente Russell M. Nelson anunció que, durante el proceso histórico de renovación, la Iglesia preservará la “artesanía, las obras de arte y el carácter pionero” del templo de 6.948 metros cuadrados. El presidente Nelson también anunció los planes de la Iglesia de construir un segundo templo en el área de Ephraim, Utah.

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, se dirige a los obreros del Templo de Manti, Utah, en un devocional que se llevó a cabo el 22 de agosto de 2021 en el centro de estaca de Ephraim, Utah.
El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, se dirige a los obreros del Templo de Manti, Utah, en un devocional que se llevó a cabo el 22 de agosto de 2021 en el centro de estaca de Ephraim, Utah. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Los primeros líderes Santos de los Últimos Días anunciaron por primera vez los planes para construir el templo de Manti el 25 de junio de 1875. El presidente de la Iglesia, Brigham Young, inició la construcción el 25 de abril de 1877, y el presidente Wilford Woodruff, entonces presidente del Cuórum de los Doce Apóstoles, dedicó el templo el 21 de mayo de 1888. “Favorece a todos los que han ayudado a impulsar esta obra con buenos deseos, buenas palabras o buenas obras”, oró.

Casi un siglo después, el presidente Gordon B. Hinckley, entonces consejero de la Primera Presidencia, volvió a dedicar el templo después de la renovación, en junio de 1985. Al pedirle al Señor que santificara el templo, oró para que “todos los que entren en él a través de los años sientan la presencia de Tu Espíritu y reconozcan que están en recintos santos”.

Durante sus comentarios recientes, el presidente Ballard elogió a los Santos de los Últimos Días “gloriosos y maravillosos” que viven en Sanpete Valley — un núcleo de la Iglesia. Recordó haber visitado el valle con frecuencia a lo largo de su vida para ver el espectáculo anual al aire libre realizado por miembros locales en las colinas cubiertas de hierba al frente del Templo de Manti, Utah.

Iniciado en 1967, el espectáculo al aire libre contó con historias de la Restauración del Evangelio, la aparición del Libro de Mormón y el viaje de fieles pioneros a Sanpete Valley. Después de 52 temporadas, el espectáculo al aire libre de Manti terminó después de sus presentaciones de 2019.

En junio de 2016, cuando los miembros locales celebraban el 50° aniversario del espectáculo al aire libre, el presidente Ballard habló en un devocional especial. El espectáculo ocupa un lugar especial en el corazón del presidente Ballard, dijo entonces. Su tía, Macksene Rux, dirigió el espectáculo de 1969 a 1988 y lo llamaba cuando necesitaba ayuda. Además, el padre del presidente Ballard, Melvin Russell Ballard Sr., grabó la voz del profeta del Libro de Mormón, Mormón, que se presentó durante algunos años en el espectáculo.

Durante su reciente discurso en el devocional, pronunciado apenas unas semanas antes de su cumpleaños N°93, el 8 de octubre, el presidente Ballard reflexionó sobre su misión en las Islas Británicas, el gozo de la vida familiar y las bendiciones del Evangelio de Jesucristo. “Mis queridos hermanos y hermanas, estoy envejeciendo, lo que les va a pasar a todos”, bromeó. “Lo siento, no puedo evitarlo”.

El Templo de Manti, Utah, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es fotografiado en Manti, el sábado, 1 de mayo de 2021.
El Templo de Manti, Utah, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es fotografiado en Manti, el sábado, 1 de mayo de 2021. Credit: Spenser Heaps, Deseret News

Sin embargo, mirando hacia atrás, el presidente Ballard dijo que ha sido una gran bendición servir al Señor de diferentes maneras.

“Estoy abrumado por Su bondad y la confianza que Él tiene en ustedes y en mí”, dijo. “Todos somos, me gusta usar el término, ‘variedad del jardín’ de miembros de la Iglesia. Ninguno de nosotros somos superestrellas. Somos simplemente hijos de Dios tratando de hacer lo correcto por la razón correcta. Estamos tratando de criar a nuestras familias de la manera correcta para que amen al Señor y quieran esforzarse por guardar Sus mandamientos. En el proceso, tenemos maravillosos privilegios y oportunidades de elección”.

El presidente Ballard dijo que una de las grandes bendiciones de su vida ha sido la oportunidad de “ir al mundo y testificar del Señor Jesucristo, el Salvador y Redentor del mundo”.

El presidente Ballard dijo que se entristece cuando cualquier testimonio de Jesucristo se debilita.

Es difícil envejecer y no meditar sobre las grandes bendiciones que se reciben al ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, dijo el presidente Ballard.

“Cuán bendecidos somos, mis amados hermanos y hermanas, por tener una comprensión y una relación personal con Dios, nuestro Eterno Padre Celestial”, dijo. “Qué maravilloso es poder arrodillarnos y dirigirnos al Padre Celestial y saber que Él es nuestro Padre Celestial, que somos Sus hijos e hijas espirituales y que Él nos ama y nos conoce. Él nos sonríe mientras nos esforzamos por hacer las cosas correctas”.

El presidente Ballard dijo que el templo de Manti será preservado y embellecido.

“Han sido muy bendecidos, muchos de ustedes, por haber tenido el privilegio de trabajar en el templo. Han ofrecido su tiempo como voluntarios. Han participado en las sagradas ordenanzas de la Casa del Señor, una y otra vez…”.

“El Señor sonríe por sus obras y todo lo que han hecho para servirle”.

Al hablar del plan de salvación, el presidente Ballard volvió a enfatizar el maravilloso don de conocer a Jesucristo y servirle.

Cada día, continuó, es una oportunidad para tocar una vida, “para llegar a alguien que los necesita y ofrecer una palabra de aliento”.

Ephraim, Utah, es fotografiada, el sábado, 1 de mayo de 2021. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunció que construirá un nuevo templo en la ciudad.
Ephraim, Utah, es fotografiada, el sábado, 1 de mayo de 2021. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunció que construirá un nuevo templo en la ciudad. Credit: Spenser Heaps, Deseret News

El presidente Ballard dijo que cree que cuando los hijos de Dios tengan la oportunidad de dar cuenta de su mayordomía en la vida terrenal, “no será el número de reuniones a las que asistimos, no será el número de reuniones que llevamos a cabo, probablemente no serán todas las visitas que hicimos”. En cambio, dijo el presidente Ballard, cree que el Señor agradecerá profundamente a quienes busquen y ayuden a otros en la senda del convenio.

El presidente Ballard dijo que cuando habla en las reuniones con los misioneros, siempre hace la pregunta: “¿Aman al Señor?”

La respuesta de los misioneros siempre es “Sí”. Luego hace la pregunta de seguimiento: “¿Qué pueden hacer por el Señor?”

Haciendo referencia a Doctrina y Convenios 18, el presidente Ballard le dijo a la congregación que el gozo del Señor es grande por cada alma que viene a Él.

El presidente Ballard habló de su esposa, Barbara Bowen Ballard, quien murió en octubre de 2018 después de 67 años de matrimonio.

“Han sido tres largos años y una casa muy vacía”, dijo. “A veces, la casa se anima con mis nietos, y cuando vienen los bisnietos, realmente se anima. Me toma una hora volver a poner todas las cosas en su lugar, pero vale la pena. Saber que ella está allí esperándome, si puedo aguantar hasta el final, lo hace factible y posible”.

Para terminar, el presidente Ballard testificó que su amor por el Señor Jesucristo no tiene límites. “Él es nuestro mejor amigo. Él es nuestro hermano que nos ama. Nos ha mostrado el camino. Las cosas que ustedes y yo necesitamos para encontrar la felicidad están contenidas en esforzarnos por guardar Sus mandamientos y esforzarnos por ser como Él tanto como podamos”.