Jason Swensen: Las promesas de un profeta en horas posteriores al ataque del 11 de septiembre continúan consolando a un papá militar

Hace unos días, me senté a lo largo del borde de Worden Field en Annapolis, Maryland, y vi un desfile formal presentado por la brigada de cadetes navales de la Academia Naval de los Estados Unidos.

He sido testigo de varios de estos desfiles de la Academia Naval. Siempre aprecio la precisión de más de 4.000 cadetes que ejecutan movimientos militares tradicionales como una sola unidad.

Pero en este día, mis ojos se fijaron en el oficial que marchaba al frente de la Compañía N.°16. Con su distintiva mandíbula y su espada ceremonial, mi hijo Christian fue fácil de encontrar, incluso en medio de una brigada de uniformes navales oscuros.

Al ver a mi hijo y el desfile de gala, mi mente regresó a los eventos del 11 de septiembre de 2001. Me maravillé de cómo la trayectoria de la joven vida de Christian todavía estaba siendo dirigida por los eventos de hace 20 años.

Jason Swensen en las oficinas del Deseret News en Salt Lake City.
Jason Swensen en las oficinas del Deseret News en Salt Lake City. Credit: Spenser Heaps, Deseret News

No podría haber previsto nada de esto en ese horrible martes. Christian todavía era un niño en edad preescolar y yo simplemente estaba tratando de procesar, en tiempo real, cómo había cambiado el mundo en un solo día.

Lea más: Cómo el 11 de septiembre cambió para siempre la vida de los Santos de los Últimos Días sirviendo en las fuerzas armadas

Yo también tenía un trabajo que hacer. Como reportero de Church News, fui llamado de inmediato a cubrir una serie de historias del 11 de septiembre de interés para los Santos de los Últimos Días de todo el mundo. Mi día de trabajo, el 11 de septiembre de 2001, terminó en el Tabernáculo en la Manzana del Templo cubriendo al presidente Gordon B. Hinckley mientras presidía un servicio conmemorativo improvisado.

“Nuestros corazones están profundamente conmovidos, al igual que los de todos los estadounidenses y de las personas libres de todo el mundo”, dijo el presidente Hinckley en la reunión. “Este ha sido un día trágico, solemne y oscuro. Se nos ha recordado que el mal todavía está muy extendido en el mundo. Su mano insidiosa y cobarde ha vuelto a golpear de la manera más reprobable”.

Pero la paz de Cristo, aseguró, “descansará sobre nosotros y nos consolará”.

Hace milenios, el profeta Lehi le enseñó a su propio hijo Jacob que “hay oposición en todas las cosas” (2 Nefi 2:11). Las palabras proféticas de ese antiguo vidente se hicieron reales en un momento aparentemente definido por el mal.

Unos días después del 11 de septiembre, mi editora, Gerry Avant, me pidió que escribiera mi Punto de vista para el Church News que capturara la cruda dualidad del día. Comencé mi columna con una pregunta: “¿Qué daríamos por vivir de nuevo el 10 de septiembre de 2001?”

“Para la mayoría fue un lunes lleno de rituales del día lunes: el comienzo de una nueva semana laboral, la noche de hogar, quizás una hora o dos viendo el partido de fútbol. ¿Quién sabía que el lunes sería el día antes de que una nueva generación sufriera su propio día de infamia?

“El martes nos sacó de la comodidad y la rutina del lunes. El mundo fue testigo del horror desde sus salas de casa y lugares de trabajo. Imágenes de aviones y edificios quebrados se extendían a través de las pantallas de televisión, grabando horribles imágenes en nuestras mentes. Secuestradores, terrorismo y muerte marcaron el día. La gente respiró con dificultad, preguntaron por qué y lloraron. Las madres y los padres cumplían con un triste deber de decirles a sus hijos que gente mala había hecho cosas malas. El mal dio una patada rápida”.

Yo era un padre joven el 11 de septiembre. Y como muchos otros padres, acerqué a Christian y a su hermana mayor hacia mí e hice lo mejor que pude para discutir las acciones de personas malas.

Pero, como señaló mi Punto de vista y predijo Lehi, el bien coexistió con el mal.

“Entre las escenas de odio se entretejieron episodios de decencia. Aprendimos historias de hombres y mujeres en las torres del World Trade Center que comenzaron su mañana quizás como comerciantes de acciones o custodios — y luego se pusieron el sombrero de héroes cuando el primer avión secuestrado viró hacia sus oficinas. Hubo relatos de extraños ayudándose unos a otros a bajar escaleras oscuras en una carrera hacia la seguridad. Y un informe en las noticias de una trabajadora del Pentágono herida calmando a sus compañeros en peligro con la única herramienta de rescate en medio de su estremecimiento —una oración.

El presidente Gordon B. Hinckley se dirige al servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.
El presidente Gordon B. Hinckley se dirige al servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Credit: Tom Smart, Deseret News

“Los ejércitos de policías, bomberos y profesionales médicos pronto llegaron a los lugares del desastre. Con conocimientos técnicos y un gran corazón, buscaron sobrevivientes entre los escombros. Decenas de estos socorristas perderían su propia vida.

“Pronto, una nación que gemía de dolor y rabia comenzó a buscar formas de ayudar. Muchos que vivían cerca de Nueva York o Washington, D.C., se dirigieron a la “zona cero” del ataque y encontraron formas de ofrecerse como voluntarios o apoyar a los equipos de rescate profesionales. Otros erigieron memoriales improvisados ​​alrededor de la escena del crimen cargada de polvo, animando a los socorristas que comenzaban y terminaban sus agotadores turnos. Incluso los niños de las escuelas del área de Manhattan ayudaron a los rescatistas hambrientos ofreciéndoles sus propios almuerzos caseros — sándwiches de mantequilla de maní y mermelada metidos en pequeñas bolsas plásticas junto con notas de agradecimiento garabateadas a mano”.

También saludé a los funcionarios electos y “gente de origen partidista” que eligieron “dejar a un lado las diferencias y unirse por el bien común” después del 11 de septiembre.

Garabateando en mi cuaderno de reportero desde mi asiento en el Tabernáculo la noche de los ataques terroristas, subrayé el recordatorio del presidente Hinckley para mí y mi mundo herido de que Cristo está “brillando a través de la pesada nube del miedo y la ira”.

Encontré paz ese martes por la noche escuchando la voz de un Profeta y leyendo la consoladora promesa del Salvador: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28).

“Las próximas semanas, meses o incluso años pueden ofrecer muchos momentos de agobio”, concluyó mi punto de vista. “Nadie necesita soportarlos solo”.

Ver a Christian y sus compañeros cadetes marchar recientemente por Worden Field me recordó que todavía necesito la paz que solo Cristo puede dar.

Mi hijo se graduará de la Academia Naval en unos meses y ocupará su lugar en la flota, sirviendo en un mundo posterior al 11 de septiembre. Las tragedias de las últimas semanas confirman que persisten los peligros, especialmente para los hombres y mujeres que visten el uniforme de su país.

Soy un papá militar. Eso me asusta.

Pero encontraré valor en la bondad y esperanza centrada en Cristo que una vez me elevó a mí y a muchos otros por encima de la desesperación del 11 de septiembre.