Dos mensajes reconfortantes del presidente Hinckley después de los ataques terroristas del 11 de septiembre

El 11 de septiembre de 2001, el Coro del Tabernáculo en la Manzana del Templo, entonces conocido como Coro del Tabernáculo Mormón, estaba programado para dar un concierto para la Asociación Nacional de Aseguradores y Suscriptores Financieros.

Pero luego de los trágicos ataques terroristas en la costa este, el concierto se cambió a un servicio conmemorativo, en el que habló el presidente Gordon B. Hinckley.

“Hoy ha sido un día que se recordará siempre en los anales de nuestra amada nación”, dijo. “Ha sido un día en el que el feo rostro del odio se ha manifestado con terror, muerte y destrucción. Ha sido un día en el que innumerables personas inocentes han perecido y sus seres queridos han quedado abandonados. Muchos han resultado heridos y ésta, nuestra nación, ha sido gravemente herida e insultada”.

El presidente Hinckley dio la bienvenida a los asistentes al Tabernáculo de Salt Lake, “un edificio dedicado al evangelio de la paz”, y esperaba que “se unan a nosotros en el espíritu de esta ocasión solemne”.

El coro abrió con el himno nacional de los Estados Unidos, “The Star-Spangled Banner”, e interpretó canciones de consuelo, alivio, esperanza, seguridad y América.

“Nuestros corazones están profundamente conmovidos, al igual que los de todos los estadounidenses y de las personas libres de todo el mundo”, dijo el presidente Hinckley. “Este ha sido un día trágico, solemne y oscuro. Se nos ha recordado que el mal todavía está muy extendido en el mundo”

Luego, el presidente de EE. UU., George W. Bush había dicho que habría detección y castigo, dijo el presidente Hinckley. “Pero eso no traerá de vuelta a los muchos cuyas vidas han sido arrebatadas ni aliviará el dolor de los heridos”.

El presidente Gordon B. Hinckley se reúne en la Casa Blanca con el presidente Bush el 20 de septiembre de 2001 y otros líderes religiosos en relación con el ataque del 11 de septiembre de 2001 a Estados Unidos.
El presidente Gordon B. Hinckley se reúne en la Casa Blanca con el presidente Bush el 20 de septiembre de 2001 y otros líderes religiosos en relación con el ataque del 11 de septiembre de 2001 a Estados Unidos.

A pesar de la oscuridad de la hora, el presidente Hinckley dijo, “hay un brillo a través de la pesada nube del miedo y la ira; la imagen solemne y maravillosa del Hijo de Dios, el Salvador del mundo, el Príncipe de Paz, el Ejemplo del amor universal, y es a Él a quien miramos en estas circunstancias”.

Para terminar, pidió que la paz de Cristo brinde consuelo y tranquilidad a todos, y que el Señor “consuele los corazones de todos los que lloran”.

El presidente Bush declaró el 14 de septiembre de 2001 como un día nacional de oración y remembranza. Ese día, se llevó a cabo un servicio conmemorativo en el Tabernáculo de Salt Lake y se transmitió a los centros de reuniones de todo el país. El presidente Hinckley y sus consejeros de la Primera Presidencia, el presidente Thomas S. Monson y el presidente James E. Faust, ofrecieron oraciones durante el servicio.

El presidente Gordon B. Hinckley prepara un discurso en el servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001.
El presidente Gordon B. Hinckley prepara un discurso en el servicio conmemorativo en honor a los que murieron en el ataque terrorista en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. Credit: Tom Smart, Deseret News

“Nuestros corazones están quebrantados, nuestro espíritu está subyugado” dijo el presidente Hinckley. “Nos postramos ante el Todopoderoso con reverencia y nos acercamos a los que han perdido la vida, a sus familias y a los que resultaron heridos en los ataques contra nuestra amada nación”.

Estados Unidos se había hundido en el dolor a través de “increíbles actos de infamia”, dijo. “No podemos regresar a los muertos ni aliviar los dolores de los heridos, pero en esta hora solemne pedimos a nuestro Padre Eterno que brinde consuelo, solaz y tranquilidad a quienes han sufrido mucho”.

Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a la Tierra y dio Su vida para que todos los hijos de Dios pudieran tener vida eterna, y es a Él a quien uno debe mirar durante este tiempo oscuro y sombrío.

“Que la paz del Redentor descanse sobre nosotros”, dijo el presidente Hinckley. “Que su poder sanador repare los corazones quebrantados y dé fuerza a los cuerpos y mentes heridas de todos los que han pagado un precio tan alto por los actos malvados de aquellos que nos han herido y traicionado a todo el mundo civilizado”.

La ventana de Meier & Frank en Main Street en el centro de Salt Lake City el 14 de septiembre de 2001, rinde homenaje a las víctimas estadounidenses en el ataque terrorista de Nueva York.
La ventana de Meier & Frank en Main Street en el centro de Salt Lake City el 14 de septiembre de 2001, rinde homenaje a las víctimas estadounidenses en el ataque terrorista de Nueva York. Credit: Michael Brandy, Deseret News

Expresó su gratitud por “esta buena tierra de América”, sus padres fundadores, la Constitución y “la mano del Todopoderoso sobre este, nuestro amado país”.

“Que la mano segura de la Providencia guíe los destinos de nuestra nación, para que siga siendo una tierra de libertad, paz, buena voluntad y, aún, una nación de poder y fuerza”, dijo.

El presidente Hinckley también pidió que nuestro Padre Celestial bendiga a cada persona “con una mayor medida de amor y esa paz que solo proviene de Él”.

Él oró “para que nuestro Padre Celestial apresure el día en que los hombres de toda esta amplia tierra ‘forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces: no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra’” (Isaías 2:4).