La capacidad de los creyentes para servir está ligada a la libertad religiosa, dice el élder Rasband en el Foro Interreligioso del G20

A pesar de la persecución religiosa que han sufrido muchas religiones, incluyendo La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, estos grupos comparten el compromiso de cuidar a los necesitados.

“Cuando la religión tiene la libertad de florecer”, dijo el élder Ronald A. Rasband, “los creyentes de todo el mundo realizan actos de servicio sencillos y, a veces, heroicos”.

El élder Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habló sobre el alcance global de los esfuerzos humanitarios y de servicio de la Iglesia y de otras organizaciones religiosas, y cómo la libertad religiosa permite esa ayuda, en un Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 13 de septiembre.

El G20 es un foro internacional que reúne a las principales economías del mundo. Este foro se ha reunido cada año desde 1999 y ha celebrado una Cumbre anual desde 2008. El Foro Interreligioso del G20 se ha convocado cada año desde 2014 y, según su sitio web, g20interfaith.org, “ofrece una plataforma anual donde una red de instituciones vinculadas a la religión e iniciativas se comprometen con las agendas globales…”.

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y el élder Jack N. Gerard, de los Setenta, conversan con Gady Gronich, de la Conferencia de Rabinos Europeos, durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 13 de septiembre de 2021.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y el élder Jack N. Gerard, de los Setenta, conversan con Gady Gronich, de la Conferencia de Rabinos Europeos, durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 13 de septiembre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“A lo largo de la historia, las personas de fe han sufrido enormemente a manos de otros”, dijo el élder Rasband en su discurso del foro el lunes por la mañana.

Desde que José Smith recibió la Primera Visión en la primavera de 1820 y tradujo un registro antiguo de escritos proféticos conocido como el Libro de Mormón, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días también han sufrido persecución religiosa.

“En la época de José, muchas personas que buscaban a Dios se sintieron atraídas por las enseñanzas únicas de esta nueva religión”, dijo el élder Rasband. Otros no lo hicieron. La oposición, la persecución y la violencia siguieron rápidamente a José y sus seguidores”.

Los miembros de la iglesia fueron asesinados, robados, transgredidos y expulsados a miles de kilómetros. Huyeron de Nueva York a Ohio y luego a Missouri, donde el gobernador emitió una orden de ejecución. Luego, los Santos de los Últimos Días huyeron a Quincy, Illinois, donde sus 1.500 residentes acogieron a 5.000 refugiados, dándoles refugio, comida, ropa y trabajo.

Durante este tiempo, José Smith publicó los 13 Artículos de Fe — principios de la Iglesia en crecimiento — incluyendo, “Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen” (Artículos de Fe 1:11).

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la sesión Libertad de religión y creencias: Protección de las minorías desde el Palazzo Re Enzo durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia el lunes, 13 de septiembre de 2021.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la sesión Libertad de religión y creencias: Protección de las minorías desde el Palazzo Re Enzo durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia el lunes, 13 de septiembre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El ministerio de José Smith fue corto, dijo el élder Rasband. En 1844, fue asesinado mientras estaba detenido por cargos falsos en una cárcel de Carthage, Illinois, cuando una turba de unos 200 hombres irrumpió en el edificio y lo martirizó a él y a su hermano Hyrum Smith.

“Los enemigos pensaron que derribar a Joseph acabaría con la Iglesia”, dijo el élder Rasband. “Pero los fieles continuaron”. Brigham Young guió a miles de miembros de la Iglesia — refugiados religiosos — a 2.092 kilómetros al oeste en lo que ahora es Utah.

“Desde aquellos días de intensa persecución, nuestra Iglesia ha crecido constantemente a unos 17 millones de creyentes, la mitad de los cuales viven fuera de Estados Unidos”, dijo el élder Rasband.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, como muchas otras organizaciones religiosas representadas en el foro del G20, tiene un compromiso con Dios y la caridad. “La verdadera religión nos impulsa a ayudar a los necesitados”, dijo el élder Rasband.

Solo este año, la Iglesia se asoció con otras organizaciones sin fines de lucro en 160 países. Esto incluye contribuciones significativas a COVAX, un esfuerzo mundial para proporcionar 2 mil millones de vacunas contra el COVID-19. En el mismo período de tiempo, la Iglesia ha entregado más de 26 millones de comidas para alimentar a los hambrientos y ha llevado a cabo 294 proyectos para refugiados en 50 países, “ayudando con alojamiento, apoyo sanitario y reasentamiento de refugiados”.

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el segundo desde la derecha, posa para una foto con otros líderes religiosos durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 13 de septiembre de 2021.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el segundo desde la derecha, posa para una foto con otros líderes religiosos durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 13 de septiembre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“Las creencias y prácticas religiosas son excelentes predictores del servicio”, dijo el élder Rasband. Enumeró varias organizaciones religiosas sin fines de lucro que “llevan a cabo esfuerzos esenciales de ayuda y servicios sociales para decenas de millones de personas”.

“La antigua frase judía tikkun olam, que significa reparar o sanar el mundo, se refleja en los esfuerzos de muchas tradiciones religiosas”, dijo.

A medida que cada organización religiosa se esfuerza por hacer el bien, “contribuimos al crecimiento y la estabilidad de diversos países”, dijo el élder Rasband. Citó un estudio de 2016 de la Fundación de la Libertad Religiosa y Negocios, que informó que “la religión aporta aproximadamente US$1.2 billones de valor socioeconómico anualmente a la economía de Estados Unidos”.

“Si ese es el impacto de la fe en Estados Unidos, imaginen lo que la fe puede hacer en todo el mundo”, dijo el élder Rasband. “Por eso es fundamental proteger todas las religiones, incluso las pequeñas minoritarias, como lo éramos y como lo somos. Cuando las personas se sienten seguras de que sus creencias siempre estarán protegidas, se acercarán a los demás de manera significativa”.

La hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, el élder Jack N. Gerard, de los Setenta, y su esposa, la hermana Claudette Gerard, miran la vista desde el Palazzo Re Enzo durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 7 de septiembre de 2021.
La hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, el élder Jack N. Gerard, de los Setenta, y su esposa, la hermana Claudette Gerard, miran la vista desde el Palazzo Re Enzo durante el Foro Interreligioso del G20 en Bolonia, Italia, el lunes, 7 de septiembre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Una sólida libertad religiosa se correlaciona con otros derechos humanos vitales, dijo.

“El bien de la religión, el alcance de la religión y los actos heroicos de amor que inspira la religión solo se multiplican cuando protegemos la libertad religiosa”.

El élder Rasband expresó su esperanza de que la bondad universal impulsada por las tradiciones religiosas sea honrada y admirada. “Las personas de todo el mundo son bendecidas cuando edificamos y alentamos a otros a través de la ayuda para salvar vidas. Que estemos agradecidos por la oportunidad de hacer la diferencia”.