¿Cuáles son los emblemas de pertenencia y logros del programa Niños y Jóvenes?

Estamos familiarizados con la letra del himno de Canciones para los niños: “Yo soy de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Yo sé quien soy; sé el plan de Dios. Lo seguiré con fe”. La invitación del Salvador a seguirlo es una invitación para todos — no solo para venir a Él, sino también para pertenecer a Su Iglesia, Su gran familia eterna.

Cuando las mujeres jóvenes participan en el programa Niños y Jóvenes, aprenden a edificar la fe en Jesucristo, progresan en Su senda del convenio y enfrentan los desafíos de la vida con fe. Los emblemas de pertenencia asociados con este programa son recordatorios poderosos para centrarse en el Salvador.

Cada una de las jóvenes recibe un hermoso medallón del templo, un emblema de pertenencia que simboliza nuestro enfoque en la obra del Señor: la obra de salvación y exaltación. La imagen del templo es un recordatorio de nuestros esfuerzos personales por vivir el Evangelio, que siempre nos llevan al templo. También nos recuerda la invitación del presidente Russell M. Nelson de ayudar al recogimiento de Israel: “Cada vez que hacen algo que ayuda a alguien … a dar un paso hacia hacer convenios con Dios … están ayudando al recogimiento de Israel”.

Mei Koyama, a la izquierda, y Hikari Nataga de la Estaca Okayama Japón, sostienen sus medallones de Mujeres Jóvenes.
Mei Koyama, a la izquierda, y Hikari Nataga de la Estaca Okayama Japón, sostienen sus medallones de Mujeres Jóvenes. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Nos encanta especialmente el cristal brillante del collar que nos recuerda que debemos buscar la luz y compartir — la luz del Salvador — con los demás. Mediante la bondad y el compartir podemos ayudar a las personas a acercarse a Jesucristo. Qué hermosa bendición para nosotros ser parte de esta gran obra.

Mei Koyama, de 17 años, y Hikari Nagata, de 17, de la Estaca Okayama Japón en el Barrio Yonago, atesoran usar sus medallones de Mujeres Jóvenes. Dijeron, “Cuando usamos nuestros medallones, nos recuerda que debemos pensar en el templo. Cuando estamos pasando por una prueba, sentimos que tenemos el amor y el apoyo de otras mujeres jóvenes que tienen los mismos valores y eso nos hace sentir que pertenecemos. La piedra preciosa de cristal nos recuerda que debemos ser siempre tan puras y hermosas como ella”.

Cuando se les pregunta qué le dicen a alguien que les pregunta sobre sus medallones, responden, “Nos encanta el templo, es un lugar de adoración, un lugar de paz donde las familias se sellan para siempre”. Mei y Hikari entienden la belleza de ser un ejemplo para quienes las rodean, de saber en qué dirección van y de sentir el amor del Salvador al vivir el evangelio de Jesucristo.

Esperamos que cada vez que una mujer joven use su medallón, le recuerde su valor divino, su propósito eterno y su papel en la obra del Señor. Las mujeres jóvenes han sido extraordinarias al aceptar la invitación del presidente Nelson para ayudar en el recogimiento de Israel. Cada preciosa hija es maravillosa y cada una es necesaria.

Los emblemas de pertenencia de Niños y Jóvenes se introdujeron en 2020. Cada mujer joven que ingresa al programa de las Mujeres Jóvenes recibe de su obispo una funda para la recomendación del templo. También recibe un medallón de la presidencia de su clase. Las mujeres jóvenes que cumplen 18 años reciben otro emblema de pertenencia: un hermoso dije grabado con la aguja de un templo.

El cristal de Niños y Jóvenes y el certificado de la Primera Presidencia que los jóvenes pueden recibir de su obispo durante el año en que cumplen 18 años.
El cristal de Niños y Jóvenes y el certificado de la Primera Presidencia que los jóvenes pueden recibir de su obispo durante el año en que cumplen 18 años. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Los jóvenes también pueden recibir un emblema de logros — el cristal de Niños y Jóvenes — que contiene una hermosa imagen del Salvador y un certificado firmado por la Primera Presidencia. Los emblemas de logros son una celebración culminante del desarrollo de una persona al esforzarse por llegar a ser más como el Salvador.

Para recibir los emblemas de logros, los jóvenes deben estudiar las Escrituras y orar a diario, ser dignos de una recomendación para el templo de uso limitado, participar en las reuniones del día de reposo y seminario, trabajar en las metas en cada área de crecimiento y servir a los demás. Lo ideal es que las mujeres jóvenes reciban estos emblemas cuando se gradúan del bachillerato o escuela secundaria, mientras se preparan para ingresar a la Sociedad de Socorro, o antes de mudarse de casa, si eso ocurre antes de los 18 años. Ella (con sus padres si lo desea) tiene la oportunidad de reunirse con el obispo para discutir su progreso.

El dije que las jóvenes reciben cerca del comienzo del año en que cumplen 18 años.
El dije que las jóvenes reciben cerca del comienzo del año en que cumplen 18 años. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Mosíah 18:8 invita a todos a “entrar en el redil de Dios y ser llamados su pueblo”. El sentimiento de seguridad y la paz de la pertenencia traen felicidad. Nos da un sentido de dirección. Necesitamos la brújula del Evangelio para recordarnos quiénes somos y a dónde queremos ir. El programa Niños y Jóvenes puede ayudarnos en este viaje de comprensión y ayudarnos a encontrar un lugar de pertenencia.

Cuando Jesús invitó a sus discípulos a participar de los emblemas de su cuerpo y sangre (3 Nefi 18:3-5), fueron “llenos” — llenos del espíritu del cielo, llenos del espíritu de esperanza, llenos de un conocimiento más certero de quiénes eran realmente — “herederos de Dios y coherederos con Cristo”. Ese mismo espíritu nos da testimonio todavía de que somos “hijos de Dios” (Romanos 8:6-17).

Al ser parte de esta gran obra, damos testimonio de que, mediante el evangelio de Jesucristo, podemos aprender quiénes somos y cómo seguir Su plan. Los emblemas de pertenencia le recuerdan a cada joven que debe vivir el Evangelio, compartir sus creencias e invitar a otras personas a seguir al Salvador.

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera.
La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días