Foro Interreligioso G20 tiene que ver con conexiones y la solución de problemas mundiales, dicen líderes religiosos

BOLOGNA, Italia – En un palacio italiano de 775 años de antigüedad y un hotel histórico vecino aquí durante el fin de semana, un apóstol Santo de los Últimos Días se reunió con el Obispo Auxiliar del catolicismo de Bagdad, el Gran Mufti del Cáucaso del Islam y el ministro de Asuntos Religiosos de Sudán, quien asumió el cargo después de una revolución.

Conexiones notables ilustran el creciente impacto del Foro Interreligioso anual del G20, que comenzó el domingo con un mensaje del Papa Francisco y discursos del presidente de Eslovenia, el primer ministro de Sri Lanka y el presidente del Congreso Judío Mundial, entre otros.

Es una de las razones por las que durante cuatro años consecutivos la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con sede en Salt Lake City, Utah, ha enviado a un apóstol para hablar y participar en el Foro Interreligioso, que promueve las asociaciones entre religión y gobierno y busca influir en la reunión anual del G20 mostrando la fuerza que los líderes religiosos mundiales aportan para resolver los mayores problemas de la sociedad. La Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20 de este año está prevista para finales de octubre en Roma.

“Esta es la primera vez en mis 21 años de servicio como autoridad general que todo mi enfoque durante 11 días está en las relaciones gubernamentales y las relaciones interreligiosas”, dijo el élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

Los oradores del domingo se centraron inmediatamente en el tema de este año para el foro, “Tiempo de sanar: paz entre culturas, entendimiento entre las religiones”, y señalaron que también se refirió a la pandemia de COVID-19.