Presidente Eyring anima a los estudiantes de BYU-Idaho a ‘permanecer pacientemente en lugares santos’

En el devocional de apertura de la universidad para el semestre de otoño, el presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, reconoció la frustración que sintieron muchos estudiantes después de mucho sufrimiento y paciencia demostrada durante cinco semestres de interrupciones relacionadas con la pandemia.

Después de describir muchos de los protocolos de seguridad promovidos por la universidad para el próximo semestre — incluyendo el requisito de máscaras en los edificios del campus y alentar a los estudiantes a vacunarse — el presidente Eyring elogió la fe, la paciencia y el optimismo mostrados por la comunidad del campus.

“Muchos de ustedes han aguantado más de un semestre de desilusiones y dificultades”, dijo el presidente Eyring durante su discurso el martes, 14 de septiembre. “A pesar de los mejores esfuerzos de ustedes, de sus compañeros de cuarto, de los maestros universitarios, de los líderes de la Iglesia y de su familia, este ha sido un momento de formación de carácter y, a menudo, un tiempo frustrante. Gracias por su constancia”.

Esperar más de lo que uno elegiría es típico de las esperanzas que tenemos de la vida, dijo el presidente Eyring. “Es parte de la naturaleza humana querer caminos directos y cortos hacia la realización de nuestros sueños. Sin embargo, nuestra existencia terrenal es una oportunidad divinamente preparada para aprender a tener paciencia mientras nos esforzamos por mejorar”.

El presidente Eyring señaló que el término “esperar” aparece en las Escrituras más de 160 veces.

Las Escrituras, continuó, muestran a muchos personajes que han esperado fiel y pacientemente, como Isabel, que estaba en su vejez cuando dio a luz a Juan el Bautista, y Moroni, a quien se le dio la responsabilidad de salvaguardar el registro de las Escrituras.

El presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, habla durante un devocional en el campus el martes, 14 de septiembre de 2021.
El presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, habla durante un devocional en el campus el martes, 14 de septiembre de 2021. Credit: Captura de pantalla de byui.edu

El presidente Eyring compartió que en el panel de discusión devocional de BYU-Idaho, muchos estudiantes compartieron experiencias en cuanto a ser pacientes a través de las dificultades y luego darse cuenta de grandes bendiciones. Uno, Joseph Kemper, compartió cómo le tomó 12 años después de su misión casarse. “No fue porque no estuviera teniendo citas o porque no quisiera casarme; así es como sucedieron las cosas. Tenía citas con tanta regularidad como podía, con la esperanza de casarme”, escribió Kemper.

A medida que pasaban los años, empezó a preguntarse si él era el que tenía algún problema. “Gracias a la inspiración del Espíritu, me di cuenta de algo maravilloso. Fui y soy un miembro de la Iglesia digno del templo y que asiste al templo y que tiene derecho a todas las bendiciones que Dios está dispuesto a dar. Luego me di cuenta de que Dios tenía en mente una línea de tiempo diferente para mí”.

En cada caso, había un propósito divino en la espera, dijo el presidente Eyring. Por ejemplo, en el caso de María e Isabel, “fue necesario un milagro de concepción y paciencia para unir a Juan y Jesús como primos de edad similar y predicadores conjuntos del evangelio, dos poderosos testigos proféticos para el pueblo escogido del Señor. El precio de eso, sin embargo, fue la angustiosa esperanza y espera de Elizabeth y Zacarías”.

La paciencia y la longanimidad no son algo natural para la mayoría, dijo el presidente Eyring. El apóstol Tomás fue valiente en la causa del evangelio, hasta el punto de arriesgar su vida (ver Juan 11). Sin embargo, a pesar de su celo y valentía, Tomás luchó más tarde para creer que el Salvador había resucitado después de Su muerte en la cruz.

Vigésimo aniversario de BYU-Idaho: cómo su creación es ‘uno de los eventos educativos más importantes de la Restauración’

El presidente Eyring, dijo que en su propia vida a veces ha luchado con el escepticismo. “Debemos tener cuidado de protegernos del pesimismo. Nuestras mentes y corazones deben refrenar nuestros miedos e instintos humanos”.

Tener una predisposición, o tendencia, a la paciencia y el optimismo no es solo una forma de sentirse más feliz. A pesar de los desafíos de la vida, “la verdad es que este mundo está mejorando de muchas maneras”.

El desafío de mirar el lado más brillante y verdadero de las cosas puede ser difícil, en parte porque las noticias tienden a “enfatizar eventos negativos y personas infelices”, dijo.

“Por el contrario, las buenas noticias — como la amabilidad hacia los miembros de la familia, los amigos e incluso los extraños, se aprecian en privado — pero rara vez se promueven públicamente. El efecto en general es una tendencia a ver el mundo como competitivo, egoísta y lleno de conflictos y mala voluntad.

La realidad divina es que el Padre Celestial y el Salvador Jesucristo han creado un mundo que está prediseñado para proporcionar un entorno de aprendizaje ideal para todos los hijos de Dios que aceptaron el plan de felicidad del Salvador, dijo el presidente Eyring. “Ustedes y yo tenemos la bendición de estar en un entorno rico para desarrollar capacidades individuales y colaborar con otros estudiantes. No hay mejor momento para estar en la Tierra, con cosas mayores por venir”.

Al enfrentarse a decisiones importantes o “crisis de confianza”, el presidente Eyring alentó a sus oyentes a esperar pacientemente la dirección del Espíritu.

“En mis mejores días, espero pacientemente a que actúen las impresiones del Espíritu, buscando paz en la mente y el corazón. En Lucas 21:19, Jesús aconseja: ‘Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas’. Intentar poseer mi alma me da tiempo para esperar y ver lo que el Cielo tiene reservado”, dijo el presidente Eyring.

Las percepciones espirituales e intelectuales se acumulan con el tiempo y la experiencia, dijo, pero a lo largo del proceso “el Espíritu Santo puede consolar y fortalecer. Mientras estamos en lugares santos, Él puede aliviar nuestros corazones y aclarar nuestras mentes”.

Para concluir, testificó: “Mientras permanecemos pacientemente en lugares santos, de hecho, podemos ganar nuestras almas”.

La hermana Kelly C. Eyring, esposa del presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, habla durante un devocional en el campus de BYU-Idaho el 14 de septiembre de 2021.
La hermana Kelly C. Eyring, esposa del presidente de BYU-Idaho, Henry J. Eyring, habla durante un devocional en el campus de BYU-Idaho el 14 de septiembre de 2021. Credit: Captura de pantalla de byui.edu

La primera dama de BYU-Idaho, la hermana Kelly Eyring, relató un incidente que les sucedió el verano pasado mientras ella y su familia caminaban, sus pensamientos se remontaron a un incidente que había ocurrido con un oso el año anterior. De repente, una ardilla se apresuró a cruzar el sendero y la hermana Eyring gritó.

“Dejé que mi mente se dirigiera a un lugar de preocupación y miedo, por lo que el movimiento de la ardilla creó una respuesta desproporcionada. No esperaba que los arbustos crujieran y una pequeña criatura peluda se cruzara en mi camino”, recordó.

Si bien este semestre de otoño es diferente de lo que muchos esperaban, la hermana Eyring dijo: “Sé que preocuparme por lo que podría suceder, o incluso por lo que está sucediendo, no es productivo ni me hace feliz. Simplemente me pone nerviosa y me hace temerosa de cada pequeña cosa que se cruza en mi camino”.

El mejor “spray para osos” para los pensamientos se encuentra en el mandamiento de “ama a Dios y ama a tu prójimo”.

“Podemos demostrar nuestro amor por Dios tratando de ser más como Él”, dijo la hermana Eyring. “Podemos amarnos mejor este semestre. Podemos dar más amor y paciencia a nuestros compañeros de cuarto, cónyuges e hijos. Podemos mantener nuestros pensamientos muy ocupados con estas dos ideas aplicables”.