Profesora de BYU comparte 6 formas de combatir la soledad y aumentar la conexión social

Aunque compleja y multifacética, la conexión social afecta a casi todos los sectores de la sociedad, dijo Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología y neurociencia de la Universidad Brigham Young.

“Nos necesitamos el uno al otro”, dijo. “He aprendido … cuán divinamente esenciales son nuestras relaciones para cada aspecto de nuestra vida”.

Holt-Lunstad ha pasado dos décadas investigando los efectos de la conexión social en la salud a largo plazo. Recientemente se unió al podcast de Church News para discutir la importancia de la conexión humana y compartir formas de luchar contra la soledad individual y colectivamente.

En 2015, analizó datos de 148 estudios diferentes en todo el mundo y descubrió que la falta de conexión “conllevaba un riesgo similar a fumar hasta 15 cigarrillos por día”, dijo. “También fue comparable o excedió el riesgo asociado con el consumo excesivo de alcohol, la inactividad física, la obesidad y la contaminación del aire”.

Las relaciones afectan la salud de múltiples formas, según Holt-Lunstad. Por ejemplo, los familiares o amigos cercanos “velarán por nuestro bienestar” fomentando comportamientos saludables, como dormir lo suficiente o consultar a un médico.

Después de meses definidos por la pandemia de COVID-19, millones de personas en todo el mundo anhelan una conexión social.
Después de meses definidos por la pandemia de COVID-19, millones de personas en todo el mundo anhelan una conexión social. Credit: panitan-stock.adobe.com

Las conexiones sociales también tienen un impacto biológico — la falta de proximidad con personas de confianza puede desencadenar un estado fisiológico elevado de alerta y amenaza, que luego puede conducir a un aumento de señales en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, hormonas del estrés o inflamación. Cuando la inflamación aumenta de forma crónica, “puede ponernos en mayor riesgo de una serie de enfermedades crónicas”, dijo Holt-Lunstad, “pero también puede aumentar su riesgo de problemas de salud mental como depresión y problemas de salud cognitiva, como leves deterioros cognitivos, demencia y enfermedad de Alzheimer”.

Dado que la pandemia de COVID-19 ha dejado a millones de personas en todo el mundo aisladas y sin interacciones sociales típicas, los investigadores han examinado hasta qué punto este aislamiento condujo a un aumento de la soledad. Un análisis de 32 estudios encontró que las personas no solo aumentaron en la severidad de su soledad, sino que hubo un aumento en más personas que también informaron estar solas. La investigación también ha encontrado que algunas personas son más vulnerables que otras. “Esto es realmente importante para comprender qué factores contribuyen a la capacidad de recuperación y cómo podemos usar esta información … para ayudar a las personas”.

Ayudar a otros

“Brindar apoyo a otros, en algunos casos, puede tener un beneficio aún mayor (que recibir apoyo), lo que creo que podría sorprender a algunas personas”, dijo Holt-Lunstad. “Pero lo que sugiere es que una de las mejores formas de ayudarnos a nosotros mismos es ayudando a los demás”.

Escuche el Episodio 48 del podcast de Church News con Julianne Holt-Lunstad [en inglés]

El episodio 48 del podcast Church News presenta a Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología y neurociencia de la Universidad Brigham Young, quien aborda los efectos a largo plazo de la conexión social en la salud.
El episodio 48 del podcast Church News presenta a Julianne Holt-Lunstad, profesora de psicología y neurociencia de la Universidad Brigham Young, quien aborda los efectos a largo plazo de la conexión social en la salud. Credit: Gráfico de Church News

Ella cree que ayudar a los demás es beneficioso debido al sentido de significado y propósito que proporciona, y también porque puede conducir a un mayor vínculo social y a crear una relación más fuerte.

Sea genuino

Al acercarse a otros a través de la ministración o cualquier otra relación, es crucial ser genuino en lugar de hacerlo mecánicamente. La construcción de lazos de confianza ocurre “a través del tiempo, la sinceridad y la capacidad de respuesta”, dijo Holt-Lunstad. “La medida en que lo hagamos de manera eficaz dependerá, en cierto sentido, de cómo contribuyamos nosotros mismos a esa relación”.

Encuentre el grupo correcto

“Tienes que encontrar el grupo correcto al que sientes que perteneces”, dijo. “Al igual que si comparamos la actividad física con la actividad social, sabemos que la actividad física es importante para su salud, pero algunas personas prefieren caminar a nadar … y, por lo tanto, también debemos pensar en qué coincide con los medios, los anhelos y los deseos de la persona, así como las barreras que pudieran existir”.

Exprese gratitud

Lo que el presidente Russell M. Nelson llamó “el poder curativo de la gratitud” en noviembre de 2020 es otra forma comprobada de combatir la soledad, dijo Holt-Lunstad. Expresar gratitud y aprecio aumenta la vinculación y fortalece las conexiones, lo que conduce a niveles más bajos de soledad.

Actos de servicio

Holt-Lunstad y sus colegas realizaron un estudio en el que pidieron aleatoriamente a las personas que hicieran pequeños actos de bondad por los demás, y encontraron que aquellos que realizaron los actos de bondad mostraron reducciones significativas en la soledad durante cuatro semanas.

Priorizar el contacto y las relaciones significativas y positivas

Tener más y mejores relaciones protege, mientras que tener pocas y relaciones de mala calidad puede ser perjudicial. “Lo que queremos hacer no solo es aumentar nuestros contactos sociales, sino asegurarnos de que ese contacto sea positivo, de calidad y de relaciones profundas y significativas para tener realmente los tipos positivos de beneficios”, dijo.