Conozca al nuevo presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall — ex misionero guardián de la libertad académica

Taylor R. Randall está a sólo unas semanas de haber ocupado su posición como presidente de la Universidad de Utah — pero el Santo de los Últimos Días de toda la vida ya ha dado la bienvenida a una nueva clase de estudiantes, organizado los esfuerzos para limitar la propagación de COVID-19 en el campus y, sí, aplaudió a sus Utes que compiten en el campo de juego contra sus rivales vestidos de azul.

(El partido de fútbol americano Utah/BYU 2021, no terminó como Randall quería — pero sus expectativas para la temporada 2021 siguen siendo altas).

“Me siento abrumado en este momento, pero este es un trabajo de ensueño”, le dijo a Church News. “Siempre me ha encantado la Universidad de Utah. La universidad ha tenido un gran impacto en mi desarrollo personal y profesional, y creo en su misión y en su totalidad”.

La universidad pública insignia de Utah y la Iglesia, por supuesto, están vinculadas histórica y culturalmente.

La Universidad de Utah fue fundada en 1850 por el profeta Santo de los Últimos Días Brigham Young.

“Venimos de la herencia pionera de Utah, y todavía se ve esa herencia en el ADN de la Universidad”, dijo. “[Esa herencia pionera] es la voluntad de asumir desafíos insuperables con miras a la innovación. También es la voluntad de probar cosas nuevas y crear nuevos modelos sociales para vivir”.

El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, habla con un grupo de futuros y nuevos estudiantes que recorren el campus de la Universidad de Utah en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021.
El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, habla con un grupo de futuros y nuevos estudiantes que recorren el campus de la Universidad de Utah en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021. Credit: Kristin Murphy, Deseret News

Al mismo tiempo, miles de estudiantes de la Universidad de Utah están inscritos en Institutos de Religión y/o asisten a barrios de la Iglesia para jóvenes adultos solteros y casados ​​del campus.

“Servimos a una gran base de miembros [de la Iglesia] y creo que este es un entorno fantástico para ellos. Se tiene la oportunidad de obtener una diversidad de experiencias y explorar tu disciplina de interés de una manera muy profunda. Sin embargo, al mismo tiempo, se puede obtener una experiencia espiritual muy rica asistiendo a algunos de los barrios y participando en Institutos”.

La Universidad de Utah atrae a estudiantes del estado de la colmena [Utah], el oeste de los Estados Unidos y mucho más allá. Muchos son Santos de los Últimos Días. Randall cree que la escuela que dirige “es una institución acogedora” para personas de todos los orígenes, incluyendo los miembros de la Iglesia.

La religión es una fuerza histórica y contemporánea, agregó. Las decisiones políticas y económicas se toman a menudo debido a la orientación religiosa de un individuo.

El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, y su esposa, Janet, posan durante una sesión de fotos para la Universidad de Utah afuera del edificio Park Building en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021.
El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, y su esposa, Janet, posan durante una sesión de fotos para la Universidad de Utah afuera del edificio Park Building en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021. Credit: Kristin Murphy, Deseret News

“La Universidad de Utah, debido a su lugar aquí en la sede de la Iglesia, tiene una oportunidad única de tener diálogos sobre la religión en general: ¿Cómo puede la religión ser una influencia tanto para el bien como para el mal en la sociedad? Ciertamente esperamos que sea una influencia más positiva”.

La universidad, agregó, ofrece a los estudiantes Santos de los Últimos Días experiencias únicas para “sentarse junto a miembros de otras religiones tradicionales y tener la oportunidad de un diálogo realmente serio”.

Randall cita un vínculo armonioso entre la libertad académica y la libertad religiosa. “Ignorar la libertad religiosa sería contraproducente para los estándares de las libertades académicas que apreciamos mucho”, dijo.

Fuerza impulsada por la fe

Antes de ser nombrado el 17°presidente de la Universidad de Utah el mes pasado, Randall fue decano de la Escuela de Negocios David Eccles durante más de una década. Obtuvo una licenciatura en la Universidad de Utah y títulos de posgrado en Administración de Empresas [de Wharton School of Business] de la Universidad de Pensilvania.

Él y su esposa, Janet — quienes se conocieron en la escuela secundaria Olympus de Utah — son padres de cuatro hijos.

Randall sirvió en una misión en Barcelona, ​​España. Le dijo a Church News que su fe personal “me da una enorme cantidad de fuerza” para afrontar los desafíos de cada día con optimismo.

Ese fortalecimiento espiritual, agregó, lo ayuda a “dirigir una institución y una organización. Mi fe y mi amor por la humanidad también me permiten aceptar a los demás, de cualquier condición social.

“Es la razón por la que la inclusión es el núcleo de lo que queremos hacer”.

Como presidente de la escuela, Randall está entusiasmado por fortalecer las relaciones entre la Universidad de Utah y la vigorosa comunidad de Santos de los Últimos Días de la universidad.

El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, en el centro, hace una señal con una “U” mientras posa para una foto con pasantes presidenciales en la Universidad de Utah en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021. Sanila Math está a la izquierda y Jaina Lee está a la derecha.
El presidente de la Universidad de Utah, Taylor Randall, en el centro, hace una señal con una “U” mientras posa para una foto con pasantes presidenciales en la Universidad de Utah en Salt Lake City, el viernes, 20 de agosto de 2021. Sanila Math está a la izquierda y Jaina Lee está a la derecha. Credit: Kristin Murphy, Deseret News

“Espero que nos reforcemos mutuamente con el éxito del otro”, dijo. “Queremos que [los Santos de los Últimos Días] se sientan cómodos, incluidos y bienvenidos aquí, como lo hacemos con todos los diferentes grupos. … Eso puede sonar idealista, pero ¿no es por eso que existen las universidades? Tenemos la oportunidad de presentar ideales y tratar de avanzar hacia ellos”.

Cuando se le preguntó acerca de las anécdotas de que la Universidad de Utah a veces se mostraba poco amigable con los observantes Santos de los Últimos Días, Randall señala sus propias experiencias como estudiante de la Universidad de Utah después de su misión.

El entorno académico y cultural podía ser un desafío. “Pero no lo encontré amenazante”, dijo. “De hecho, lo encontré estimulante porque podía reexaminar algunas suposiciones básicas del mundo. Creo que eso me hizo una persona más fuerte y con mucha más profundidad”.

Tal tensión, agregó, es un subproducto natural del proceso de aprendizaje. No siempre es una experiencia cómoda, pero puede ser positiva. “A menudo, la investigación espiritual y el aprendizaje espiritual tienen un conjunto de procesos diferentes al de la investigación intelectual. Hay momentos en que esos dos procesos se desafían entre sí”.

Utah/BYU: Rivales atléticos/Compañeros académicos

Randall aprecia la proximidad entre la universidad pública insignia de Utah y BYU, la universidad insignia de la Iglesia. Los Utes y Cougars siguen siendo feroces rivales en las canchas y campos deportivos, pero las dos universidades disfrutan de una rica tradición de colaboración en el ámbito académico.

“Tenemos investigadores que trabajan con individuos en BYU y viceversa. Ese flujo y el estímulo intelectual que recibimos unos de otros han sido muy productivos”.

También existe una tradición de interacción entre estudiantes de las dos instituciones. El Sorenson Impact Center de la Universidad de Utah, por ejemplo, acoge regularmente a estudiantes de investigación de BYU.

A nivel personal, Randall llama al presidente de BYU Kevin J Worthen “una persona extremadamente acogedora” y cuenta a Gary Cornia, ex decano del Colegio de Administración Marriott de BYU, y al élder Kim B. Clark, Setenta Autoridad General y ex presidente de BYU-Idaho, como mentores y amigos de confianza.