Élder Pieper identifica 3 maneras en que estudiantes y profesores de BYU pueden fortalecer la comunidad universitaria

La Universidad Brigham Young es una institución única con una “comunidad incomparable de excelencia académica y espiritual que solo podría ser posible como resultado de la Restauración”, dijo el élder Paul B. Pieper, Setenta Autoridad General.

“Al elegir la Universidad Brigham Young y en virtud de su aceptación, los estudiantes, profesores y administradores acuerdan formar parte de una comunidad académica religiosa unida por un compromiso común de buscar el aprendizaje tanto secular como religioso por el estudio y también por la fe”, dijo.

Durante un devocional en el campus en el Marriott Center el martes, 21 de septiembre, el élder Pieper enfatizó que la decisión de unirse a la comunidad de BYU desencadena tanto el acceso a los beneficios como la responsabilidad de honrar el compromiso de mantener sus valores y propósitos.

Invitó a estudiantes y profesores a preguntarse: “¿Qué puedo hacer para fortalecer la Universidad Brigham Young?” e identificó tres maneras en las que pueden “trabajar como uno solo” para darse cuenta de todo el poder y la fuerza de BYU.

1. Trabajen para mantener el Espíritu Santo presente todos los días en cada aspecto de la vida

Una de las características más distintivas de BYU es reconocer e incorporar el papel esencial del Espíritu Santo en los modelos de enseñanza y aprendizaje de la universidad, dijo el élder Pieper.

“Consideren cuánta más luz e inteligencia están disponibles para fluir hacia nuestros corazones, hogares y aulas a medida que los estudiantes y profesores trabajan para tener la compañía del Espíritu Santo con ellos cada minuto de cada día”.

Como estudiante hace más de 40 años, recuerda a profesores y compañeros de estudios enseñando y aprendiendo con el poder del Espíritu. “Los temas eran seculares pero el aprendizaje era espiritual”, dijo.

Los estudiantes de BYU se reúnen en el Marriott Center mientras el élder Paul B. Pieper, un Setenta Autoridad General, habla durante un devocional en el campus el 21 de septiembre de 2021.
Los estudiantes de BYU se reúnen en el Marriott Center mientras el élder Paul B. Pieper, un Setenta Autoridad General, habla durante un devocional en el campus el 21 de septiembre de 2021. Credit: Jaren Wilkey/BYU

“A medida que trabajamos para mantener nuestra vida limpia al vivir los principios del Evangelio, el Espíritu Santo vendrá a avivar, vigorizar, agrandar y expandir nuestra mente y nuestra capacidad intelectual, aprovechando al máximo el entorno de aprendizaje único de BYU”. 

2. Edifiquen y demuestren confianza los unos en los otros y en Dios

Citando los hallazgos de encuestas recientes, el élder Pieper enfatizó que una mayor confianza trae un mayor sentido de pertenencia y una mayor pertenencia crea un sentido de comunidad más fuerte. “Una comunidad más fuerte acelera el aprendizaje y el crecimiento”, dijo.

Al comienzo del semestre, el presidente de BYU Kevin J Worthen, anunció la nueva Oficina de Inclusión para apoyar este esfuerzo. “Quizás más importante que la creación de una nueva oficina es lo que cada uno de nosotros puede hacer individualmente para generar una mayor confianza dentro de la comunidad de BYU”, dijo el élder Pieper.

Lea más: el presidente Worthen comparte su visión de cómo crear una comunidad de inclusión, con ‘corazones entretejidos con amor’

La sociedad ha sido “absorbida por un vórtice gigante” de conductas que destruyen la confianza, como el egoísmo, la burla, la imposición de la voluntad de uno sobre los demás y el uso de información errónea para desacreditar a los demás y promover la propia posición. Estas tácticas, dijo el élder Pieper, han sido utilizadas por Satanás desde antes de la fundación de la tierra.

“Hoy les imploro que no se dejen arrastrar por las tácticas de Satanás para destruir la confianza solo porque eso es lo que está haciendo el resto del mundo, especialmente contra los miembros de la comunidad de BYU. Los discípulos de Jesucristo usan Sus medios para lograr Sus fines”, declaró el élder Pieper.

El élder Pieper animó a sus oyentes a orar diariamente por los miembros de la comunidad de BYU y por los líderes de la Iglesia, en particular aquellos que tienen responsabilidad sobre BYU. “Puedo prometerle que su confianza aumentará a medida que lo hagan”.

También los animó a “cumplir con exactitud” el compromiso de uno de vivir el Código de Honor y “confiar en los demás como quisieran que otros confiaran en ustedes”.

Los músicos actúan durante un devocional en el campus de BYU con el élder Paul B. Pieper, Setenta Autoridad General, el 21 de septiembre de 2021.
Los músicos actúan durante un devocional en el campus de BYU con el élder Paul B. Pieper, Setenta Autoridad General, el 21 de septiembre de 2021. Credit: Jaren Wilkey/BYU

“Si sienten que su confianza en los demás ha sido demasiado dañada como para permitirles confiar, entonces ponga su confianza en su Padre Celestial. … Esta es Su universidad. Son sus hijos. Él les conoce mejor que nadie. Confíen en Él completamente mientras continúan generando confianza en los demás”, dijo el élder Pieper.

3. Ayuden a cada miembro de la comunidad a sentirse respetado

Mostrar respeto es mostrar confianza, y se requiere intencionalidad para desarrollarse, dijo el élder Pieper. “La falta de respeto separa y divide. El respeto une y fortalece”.

Hizo referencia a una declaración que compartió la hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, al citar a su recién llamada presidenta de la Sociedad de Socorro de barrio: “Algo que les puedo […] prometer […] es que mantendré su nombre a salvo […]. Las veré como la mejor versión de ustedes mismas […]. Nunca diré nada sobre ustedes que sea cruel, que no las eleve. Les pido que hagan lo mismo por mí, porque, sinceramente, me aterra decepcionarlas”.

El élder Pieper agregó: “El respeto motiva a cada miembro de una comunidad a mantener seguros los nombres de los otros miembros, a vernos de la mejor manera posible, a no decir nada que no eleve y a tener miedo de decepcionarse”.

En conclusión, el élder Pieper testificó de los profetas, videntes y reveladores que Dios ha llamado: “Sé que el presidente Russell M. Nelson es llamado por Dios y es Su portavoz en la tierra hoy. Soy testigo de que sus consejeros y los miembros de los Doce son los siervos que Dios ha llamado para dirigir Su Iglesia. Son una parte importante de la comunidad de BYU en virtud de sus llamamientos”.