El hermano Corbitt explica cómo un principio vital de la fe aplica a los seres queridos, la armonía racial y al éxito en el matrimonio

Durante la conferencia general más reciente en abril, el presidente Russell M. Nelson hizo un llamado inusual a la Iglesia y a todo el mundo, señaló el hermano Ahmad S. Corbitt durante el devocional del campus de BYU-Idaho, el martes, 21 de septiembre.

El hermano Corbitt señaló que el “llamado inusual” del profeta no era una invitación, enseñanza o urgencia, sino un llamado “a comenzar hoy a aumentar su fe”.

Hablando desde el BYU-Idaho Center en el campus de Rexburg, Idaho, durante el primer devocional en vivo desde el inicio de la pandemia, el hermano Corbitt, miembro de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, dijo que se sintió impresionado por ayudar a sus oyentes a continuar aceptando y magnificando el llamado del presidente Nelson.

El hermano Corbitt comenzó sus comentarios haciendo una pregunta aleccionadora: “¿Conocen y aman a alguien que alguna vez tuvo un testimonio del Evangelio restaurado de Jesucristo — un joven aparentemente fuerte o incluso un misionero o un adulto mayor — que abandonó su fe en Cristo y dejó la Iglesia?”

Lamentablemente, dijo el hermano Corbitt, esa experiencia no es nueva.

¿Por qué algunos de los hijos de Dios le dan la espalda después de haber sido iluminados? ¿Y cómo pueden las personas aumentar la fe en Cristo y ayudar a otros a hacer lo mismo? preguntó el hermano Corbitt.

La respuesta, dijo, radica en un principio vital de la fe en Cristo que muy pocos usan, comprenden o incluso conocen.

“Pero les prometo que, si escuchan atentamente, creen y lo aplican con humildad, saldrán de este devocional armados con una mayor fe en Cristo y habiendo respondido hoy al llamado del profeta”, prometió el hermano Corbitt.

Los estudiantes demuestran que están listos para aprender sosteniendo sus escrituras durante el primer devocional en vivo realizado en el BYU-I Center desde el comienzo de la pandemia.
Los estudiantes demuestran que están listos para aprender sosteniendo sus escrituras durante el primer devocional en vivo realizado en el BYU-I Center desde el comienzo de la pandemia. Credit: J. Lawson Turcotte, BYU–Idaho

El principio vital de la fe

Durante su “enseñanza épica” a los zoramitas, el profeta Alma identificó dos niveles de fe. El primero se describe como el principio.

“Esta fe experimenta con la palabra de Dios y llega a aprender que el Evangelio es verdadero”, explicó el hermano Corbitt y citó Alma 32:28-29: “Y al sentir esta sensación de crecimiento, empezaréis a decir dentro de vosotros (y a los demás ) — Debe ser que esta es una semilla buena, o que la palabra es buena (que la Iglesia es verdadera), porque empieza a ensanchar mi alma; sí, empieza a iluminar mi entendimiento”.

Para los seres queridos que se han desviado, “Lamentablemente, su fe nunca alcanzó el siguiente nivel”, dijo el hermano Corbitt. “¿Cuál es el siguiente nivel? Es mirar hacia adelante con el ojo de la fe y ver que la promesa del Señor de la vida eterna ya se ha cumplido en nuestras vidas”.

Mirar hacia adelante con el ojo de la fe es como un curso o clase esencial que se necesita para “graduar” la fe desde el principio hasta lo permanente. “Si no tomamos este curso, nuestra fe no se gradúa”, dijo el hermano Corbitt.

Alma enseña que si las personas no miran hacia adelante con el ojo de la fe, su árbol del Evangelio — o testimonio — no sobrevivirá a la ardiente oposición que todos inevitablemente enfrentan. “Nuestra fe inicial fue simplemente plantar la semilla para saber si el Evangelio y la Iglesia eran verdaderos, no necesariamente para ayudarnos a atravesar el calor de la mortalidad”, dijo el hermano Corbitt. “Alma dijo que una vez que tengamos esta experiencia inicial, ‘(no debéis) dejar de lado vuestra fe’” (Alma 32:38).

Los estudiantes dan la bienvenida a los asistentes al primer devocional en vivo en el BYU-I Center desde el comienzo de la pandemia. El devocional que se llevó a cabo el 21 de septiembre de 2021, contó con la participación del hermano Ahmad Corbitt, de la presidencia general de los Hombres Jóvenes.
Los estudiantes dan la bienvenida a los asistentes al primer devocional en vivo en el BYU-I Center desde el comienzo de la pandemia. El devocional que se llevó a cabo el 21 de septiembre de 2021, contó con la participación del hermano Ahmad Corbitt, de la presidencia general de los Hombres Jóvenes. Credit: Michael Lewis, BYU–Idaho

Mirar hacia adelante con el ojo de la fe

Entonces, ¿qué significa mirar hacia adelante con el ojo de la fe? preguntó el hermano Corbitt. El presidente Nelson ha enseñado “comenzar con el fin en mente”. El presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, ha aconsejado ver “el fin desde el principio”. Cuando el presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia, fue presidente del Ricks College, enseñó a los estudiantes que para vivir en gloria para siempre en familia en la presencia de un Padre Celestial amoroso “requiere de una mirada enfocada”.

O, en las palabras de Alma, el hermano Corbitt dijo, “¿Miráis hacia adelante con el ojo de la fe y veis este cuerpo mortal levantado en inmortalidad, y esta corrupción levantada en incorrupción (en otras palabras, la promesa cumplida), para presentaros ante Dios y ser juzgados de acuerdo con las obras que se han hecho en el cuerpo mortal?» (Alma 5:15-16).

El hermano Corbitt dijo que no conoce una expresión más poderosa de fe “fija” en las promesas de Dios que mirar hacia adelante y ver Sus promesas como ya cumplidas o como un hecho consumado, y actuar en consecuencia.

En ese mismo capítulo, Alma pregunta “¿Podéis imaginaros oír la voz del Señor en aquel día, diciéndoos: Venid a mí, benditos?”

De manera similar, el hermano Corbitt preguntó a los oyentes, “¿Se ‘imaginan’ en lo que se convertirán y cómo serán, especialmente en las eternidades? … ¿Alguna vez se imaginaron cómo se sentirían en la presencia de nuestro Padre Celestial si continúan haciendo todo lo posible para vivir Su evangelio y arrepentirse de los errores?”

Para aquellos que se sienten inseguros de las promesas de Dios o se preguntan si su fe es lo suficientemente fuerte, el hermano Corbitt les prometió: “A medida que vean, imaginen y visualicen las promesas del Señor cumplidas en sus vidas, y trabajen con diligencia y paciencia para cumplirlas, inviten al Consolador para confirmar lo que están experimentando”.

El hermano Corbitt compartió entonces cómo aplicar este principio de fe en Cristo y Sus promesas a tres temas principales: el recogimiento de Israel, la armonía racial y el éxito en el matrimonio.

El recogimiento de Israel

El hermano Ahmad S. Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, habla el 21 de septiembre de 2021 en el primer devocional en vivo en el BYU-Idaho Center desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.
El hermano Ahmad S. Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, habla el 21 de septiembre de 2021 en el primer devocional en vivo en el BYU-Idaho Center desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020. Credit: Michael Lewis, BYU-Idaho

En 2014, mientras el hermano Corbitt y su esposa, la hermana Jayne L. Corbitt, se preparaban para ser líderes de la Misión Santo Domingo Este República Dominicana, los dos asistieron al Seminario para Nuevos Líderes de Misión donde el presidente Nelson les enseñó a enseñar a los misioneros a comenzar con el fin en mente. En otras palabras, a visualizar a aquellos a quienes estaban enseñando el Evangelio como si estuvieran bautizados y sellados como familias.

“Estas enseñanzas encendieron un fuego de fe en Cristo y sus promesas a lo largo de nuestra misión”, dijo el hermano Corbitt. “Permítanles encender ese mismo fuego de fe en Cristo en ustedes mientras miran hacia adelante con el ojo de la fe y ven, imaginan y visualizan a los hijos de Dios, incluyéndose a ustedes mismos, de esta manera maravillosa”

Armonía racial

El hermano Corbitt dijo a los oyentes que tienen un papel fundamental en el establecimiento de una cultura nacional de unidad y armonía desprovista de racismo y contención racial.

“Nuestra unidad como pueblo será una prueba para el país y el mundo de que Jesucristo es realmente el Hijo de Dios, y que Él tiene el poder de unificar a los hijos de Dios de todos los orígenes. Si se lo permitimos, nos usará como ejemplo para Estados Unidos y como estandarte para las naciones de todo el mundo”, declaró el hermano Corbitt.

En 2018, el presidente Nelson, sus consejeros y funcionarios nacionales de la NAACP se unieron y el presidente Nelson dijo: “Sentimos la impresión de hacer un llamado a la gente de esta nación y, de hecho, al mundo entero a demostrar una mayor civilidad, armonía racial y étnica y respeto mutuo…, levantando a nuestros hermanos y hermanas que necesitan nuestra ayuda, tal como lo haría el Salvador, Jesucristo”.

Solo un par de años después del llamado del profeta, el abuso racial y las luchas provocaron una conflagración de contención y violencia en todo el país. “Imagínense si la nación hubiera escuchado el llamado del profeta”, dijo el hermano Corbitt. “¿Cuánto más unidos estaríamos hoy? Imagínense las condiciones del mañana si no prestamos atención a los llamados proféticos de hoy”.

Entonces, ¿qué deberían hacer las personas? El hermano Corbitt animó a sus oyentes a dejar que las diferencias que vean entre los hijos de Dios en el campus y en otros lugares les recuerden su importante papel como catalizadores en la unificación en paz y armonía.

“Evitemos la negatividad y la división y trabajemos hacia la ‘paz y armonía perfectas’ ‘con gran diligencia y con paciencia, mirando hacia adelante a su fruto’ (Alma 32:41). Imagínense cómo podríamos guiar a Estados Unidos para ‘formar una unión más perfecta’ como ‘una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos’”.

Éxito en el matrimonio

¿Cómo se aplica el principio de mirar hacia adelante con el ojo de la fe a la armonía en el matrimonio? preguntó el hermano Corbitt.

“Una de las mayores promesas que Dios hace a Sus hijos es también el mayor de todos Sus dones para nosotros, la vida eterna. Como saben, esto es la exaltación, o la vida que Él mismo vive en el matrimonio y la familia”, dijo el hermano Corbitt.

El hermano Ahmad Corbitt y la hermana Jayne Corbitt.
El hermano Ahmad Corbitt y la hermana Jayne Corbitt. Credit: Richard M. Romney, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Citando el último discurso de la conferencia general del presidente M. Russell Ballard, el hermano Corbitt enseñó cómo los profetas de los últimos días han confirmado que todos los que sean fieles en guardar los convenios del Evangelio tendrán la oportunidad de ser exaltados.

El hermano Corbitt dijo que ve esperanza y poder en tales enseñanzas. “Permiten a todos los fieles, independientemente de si tienen un cónyuge sellado a ustedes o no, mirar hacia adelante con el ojo de la fe y verse exaltados en la presencia de nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador”.

Luego preguntó, “Hermanos, ¿miramos cada uno de nosotros los que están casados ​​hacia adelante y ven a su esposa como una mujer exaltada y gloriosa, de acuerdo con la promesa? ¿Esposas ven a sus maridos como hombres exaltados y gloriosos? ¿Qué podemos hacer para tratarlos más de acuerdo con el ojo de la fe? Si no estamos casados, ¿cómo debemos mirar hacia adelante con el ojo de la fe hacia la exaltación prometida? ¿Cómo deberíamos vernos a nosotros mismos y qué deberíamos hacer? Más importante aún, ¿cómo debemos actuar con nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador, quienes nos han asegurado a cada uno de nosotros — casados ​​y solteros — estas bendiciones y promesas eternas con gran sacrificio personal?”.

En conclusión, el hermano Corbitt repitió su consejo anterior de “ayudar a los demás a comenzar con el fin en mente y ver el fin desde el principio. Ayudemos a ‘nutrir … el árbol a medida que comienza a crecer … [mirando] hacia adelante con el ojo de la fe a su fruto’”.

El hermano Ahmad S. Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, habla el 21 de septiembre de 2021 en el primer devocional en vivo en el BYU-Idaho Center desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.
El hermano Ahmad S. Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, habla el 21 de septiembre de 2021 en el primer devocional en vivo en el BYU-Idaho Center desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020. Credit: J. Lawson Turcotte, BYU–Idaho