Martin Luther King III explica a los estudiantes de BYU cómo crear la “comunidad amada” descrita en el discurso “Tengo un sueño” de su padre

El 28 de agosto de 1963, el activista estadounidense de derechos civiles y ministro bautista Martin Luther King Jr. se paró en las escaleras del Lincoln Memorial en Washington, D.C., y pronunció su famoso discurso “Tengo un sueño” a más de 250.000 simpatizantes.

En ese discurso icónico, compartió su visión de la “amada comunidad” en la que “personas de todas las razas, religiones y naciones podrían vivir juntas en paz y armonía y trabajar juntas para el progreso común de la humanidad”.

En declaraciones a la comunidad del campus de la Universidad Brigham Young el martes, 28 de septiembre, el hijo mayor del Dr. King, Martin Luther King III, habló nuevamente de la esperanza de su padre para la comunidad amada y luego hizo un llamado a los estudiantes.

“Estudiantes de la Universidad Brigham Young, este es su momento y su cita con la historia está llegando rápidamente”, dijo King. “Levántense y respondan al llamado, al igual que una generación anterior de jóvenes se levantó, respondió al llamado de la historia y ayudó a obtener las victorias históricas del movimiento de derechos civiles. La antorcha del liderazgo se está transmitiendo a su generación, y el mundo cuenta con ustedes para iluminar el camino hacia un futuro más brillante”.

King fue el primero de una serie de foros de seis partes en BYU sobre “Creando la comunidad amada”. En sus comentarios, King no solo describió cómo debería ser la comunidad amada, sino, qué pueden hacer las personas para construirla.

“En la comunidad amada del sueño de mi padre, la pobreza, el hambre y la falta de vivienda no serán tolerados porque los estándares de la decencia humana no lo permitirán”, dijo King. “El racismo y todas las formas de intolerancia y prejuicio serán reemplazados por un espíritu inclusivo de hermandad y compañerismo”.

Martin Luther King III habla en el Marriott Center en el campus de BYU en Provo, Utah, el martes, 28 de septiembre de 2021, como parte del foro de BYU sobre “Creando la comunidad amada”.
Martin Luther King III habla en el Marriott Center en el campus de BYU en Provo, Utah, el martes, 28 de septiembre de 2021, como parte del foro de BYU sobre “Creando la comunidad amada”. Credit: BYU Photo

Creando la comunidad amada se trata de crear esperanza para los olvidados, desfavorecidos y marginados, independientemente de su raza, y construir puentes de mayor comprensión y cooperación mutua “a través de los abismos de sospecha y desconfianza que dividen nuestras comunidades”, explicó King. “Se trata de sanar las heridas de la historia con la luz de la verdad y la compasión”.

Convertirse en la comunidad amada también se trata de “elevar los valores de dignidad, respeto y buena voluntad para todas las personas, independientemente de su raza, religión, etnia, género, orientación sexual, edad, discapacidad física o mental” y hablar en contra de la intolerancia.

Para construir la comunidad amada, las personas deben acoger la creencia de que todos son hermanos y hermanas en la gran familia humana, dijo King. “Significa trabajar juntos para crear comunidades que no tengan barreras entre el negro, el blanco, el rojo, el café y el amarillo. Todos somos miembros de la misma familia porque todos somos hijos del mismo Dios. Nuestro concepto de familia debe trascender las distinciones de raza, religión, cultura e incluso las fronteras nacionales”.

King explicó además que la comunidad amada no es un lugar, sino un estado de corazón y mente o un espíritu de esperanza y buena voluntad que trasciende las fronteras.

El amor, continuó, puede inspirar transformaciones milagrosas, romper barreras y superar obstáculos entre individuos, grupos y naciones. “Aquellos que aprenden a expresar el amor de manera creativa son los sanadores y líderes que abren el camino hacia la comunidad amada”.

Este tipo de amor que comparten todas las grandes religiones se resume en 1 Juan 4: 7-8,12: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no conoce a Dios; porque Dios es amor. … Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”.

King declaró: “Como mi padre, creo que el amor es la base esencial de la comunidad amada”.

King alentó a los oyentes a convertirse en líderes para el mejoramiento de la sociedad y la humanidad. “El liderazgo requiere que hablemos de la justicia y la igualdad. Significa que nos convertimos en defensores de los menos afortunados. Significa que nos convertimos en ejemplos inspiradores de valor y compasión en nuestras familias, comunidades, nuestra nación y el mundo. No tienen que ser famosos para hacer esto”.

Estudiantes se reúnen en el Marriott Center en el campus de BYU para escuchar un foro con Martin Luther King III el martes, 28 de septiembre de 2021, como parte de una serie sobre “Creando la comunidad amada”.
Estudiantes se reúnen en el Marriott Center en el campus de BYU para escuchar un foro con Martin Luther King III el martes, 28 de septiembre de 2021, como parte de una serie sobre “Creando la comunidad amada”. Credit: BYU Photo

Una de las responsabilidades de ser ciudadano de la comunidad amada es la obligación espiritual de servir a la humanidad. King dijo que le animó aprender el fuerte énfasis que se pone en el servicio como parte de la experiencia de los estudiantes de BYU. Luego describió cómo su primer encuentro con La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días llegó a través del servicio.

Después de que una pequeña comunidad de Luisiana fue disminuida luego de una serie de desastres naturales, incluyendo un huracán, una gran cantidad de voluntarios Santos de los Últimos Días vino a servir. “Ese compromiso es asombroso”, dijo King.

El servicio puede ser una poderosa fuerza curativa. “Es una poderosa fuerza de transformación porque establece una conexión entre el servidor y aquellos a los que se sirve”, explicó King.

Algunas personas cruzan los límites autoimpuestos de la cultura para crear amistades con personas de diferentes grupos. “Necesitamos más — mucho más …”, dijo King y animó a su audiencia a buscar compañerismo multicultural. “Una de las mejores cosas de involucrarse en el servicio comunitario es que no tiene que hacerlo sólo. Pueden encontrar todo tipo de personas maravillosas con quien trabajar, y es una forma excelente de conocer gente de calidad y hacer amigos nuevos e interesantes”.

King también alentó a sus oyentes a ser cívicamente responsables y recordar los sacrificios de las generaciones pasadas. “Necesitamos crear una masa crítica de visionarios activos, personas de todas las razas, religiones y grupos culturales que no sólo crean que el sueño de Martin Luther King Jr. es alcanzable, sino que también estén listos para trabajar, sacrificarse y sufrir, si es necesario, para hacerlo realidad”.

Si bien soñar es importante, “llega un momento en que tenemos que levantarnos del sueño y ponernos a trabajar para cumplir el sueño”, dijo King.

A medida que las personas acepten el desafío del liderazgo creativo con valor y compromiso, “no sólo cumpliremos el sueño de Martin Luther King Jr., sino que seremos un ejemplo radiante de amor y hermandad que resultará irresistible para las personas de todo el mundo”, prometió King.

Mientras los ciudadanos de la comunidad amada trabajan, oran y luchan juntos en los meses y años venideros, King señaló que habrá ocasiones en las que estarán en desacuerdo sobre muchos temas importantes. “Pero nunca nos dejemos arrastrar hacia un odio polarizador y paralizante. En cambio, asegurémonos siempre de estar en desacuerdo con nuestros adversarios como hermanos y hermanas en un espíritu de cortesía que beneficie al pueblo de una gran democracia”.