Scott Taylor: ‘La cara y el alma conocidas’ de la conferencia general

De vuelta en el auditorio del Centro de Conferencias. Autoridades generales y oficiales generales en el estrado, uniéndose a los miembros de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles. Música en vivo del Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo. Y una audiencia presencial.

Por primera vez en dos años hostigados ​​por la pandemia de COVID-19, las sesiones de la conferencia general de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días disfrutaron de su telón de fondo visual tradicional.

“Caras conocidas en lugares conocidos” es la frase del título que utilicé en un resumen de Church News de la primera sesión del 2 de octubre en el Centro de Conferencias.

Al estar allí en persona para la sesión del sábado por la mañana, informé diligentemente todos los detalles pertinentes — un Coro del Tabernáculo reducido a la mitad, colocado a distancias sociales apropiadas; líderes claves y los que ofrecieron los mensajes y las oraciones en la sesión sentados detrás de la Primera Presidencia y los Doce; y la congregación presente en el nivel inferior del Centro de Conferencias, cerrado al público, con capacidad para 21.000 personas pero compuesta por solo varios cientos de personas, incluyendo otras autoridades generales y oficiales generales y un número limitado de familiares e invitados.

Una cara conocida, en efecto — así es como vi la vista de bienvenida dentro del auditorio del Centro de Conferencias al comienzo de la sesión del sábado por la mañana, tubos de órgano, asientos en el estrado, monitores enormes y una colección de líderes, miembros del coro y una congregación (aunque pequeña).

Tomé una foto rápida con mi teléfono inteligente de la vista desde atrás antes de retirarme a la sala de prensa para observar los procedimientos.

Los asistentes están sentados durante la Conferencia General N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City el domingo, 3 de octubre de 2021.
Los asistentes están sentados durante la Conferencia General N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City el domingo, 3 de octubre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Y luego contemplé — ¿una cara conocida? La conferencia general de octubre de 2021 fue más que un simple regreso a confines cómodos y apariencias tranquilizadoras.

La conferencia general no es una “conferencia” por el escenario o por la estética y el entorno.

Más bien, “la conferencia es conferencia” debido a los mensajes y el significado.

La conferencia es una conferencia debido a las enseñanzas y los testimonios del Padre y el Hijo de los profetas, videntes y reveladores, junto con las autoridades generales y los oficiales generales de la Iglesia.

La conferencia es una conferencia por la doctrina enseñada, las invitaciones extendidas y las bendiciones prometidas.

Lea más: ¿Qué enseñó el presidente Nelson durante la conferencia general de octubre de 2021?

Y la conferencia es una conferencia debido a las impresiones, los testimonios y las confirmaciones que provienen del Espíritu Santo.

Esta vez, la conferencia general no fue simplemente “una cara conocida”.

No, alterando la analogía humana, la conferencia general de octubre de 2021 resultó ser “un alma conocida”.

Y para mí, esa “alma” se ha convertido en una parte de mí — primero cuando era un niño, viendo las sesiones de los sábados retransmitidas los domingos en Iowa y haciendo que los miembros locales escribieran cartas de agradecimiento a las estaciones de televisión dándoles las gracias con la esperanza de que continuaran usando el tiempo de servicio público para brindar cualquier cobertura posible de la conferencia general.

La familia Laufatte del Barrio Avera, Estaca Raromatai Tahití, se prepara para ver la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, transmitida el sábado, 2 de octubre de 2021.
La familia Laufatte del Barrio Avera, Estaca Raromatai Tahití, se prepara para ver la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, transmitida el sábado, 2 de octubre de 2021. Credit: Warren Laufatte

Luego, cuando era adolescente, la conferencia incluía sentarse en bancos de madera dura en Colorado, primero tratando de concentrarse en escuchar las transmisiones de audio de circuito cerrado de la sesión del sacerdocio transmitidas a la capilla y luego agregar un componente visual a medida que la conferencia general pasaba a ser televisada a través de transmisión por satélite.

Esa alma creció para mi primera asistencia presencial a la conferencia general — asistir a una sesión del sacerdocio en el Tabernáculo de Salt Lake como estudiante de primer año de la Universidad Brigham Young y durante las décadas siguientes tener palabras personalmente impactantes grabadas en mi memoria por el Espíritu.

Para un misionero que servía en Venezuela en una era predigital, esa alma tenía que ser alimentada de una manera diferente, ya que no teníamos ninguna transmisión de radio o televisión de la conferencia general. En cambio, esperábamos recibir copias de la revista Liahona y Church News con resúmenes de conferencias y discursos de texto completo para estudiarlos durante los seis meses siguientes.

El élder Justin Culebro y el élder William Stroud, misioneros de la Misión México Tuxtla Gutiérrez, miran la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 2 de octubre de 2021.
El élder Justin Culebro y el élder William Stroud, misioneros de la Misión México Tuxtla Gutiérrez, miran la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 2 de octubre de 2021. Credit: Élder Justin Culebro

Para un padre, la conferencia significaba reunir a nuestra familia en Utah, disfrutando de un mayor acceso a las opciones de televisión, radio e Internet. Recuerdo haber visto una conferencia en la televisión de la sala familiar y simultáneamente en las radios en los dormitorios y otras habitaciones, con la música y los mensajes hablados resonando en toda la casa (a veces de manera incómoda debido a los diferentes horarios de los retrasos en las transmisiones).

También significaba llevar a familiares, amigos y parientes al Centro de Conferencias cuando había entradas disponibles para asistir a través de nuestro barrio.

Y ahora, la conferencia significa mucha preparación, informes, cobertura y transmisiones con Church News a través de la web, la aplicación y los canales impresos.

Una cara conocida frente a un alma conocida, pensé en cómo los Santos de los Últimos Días y sus amigos de todo el mundo participan en la conferencia general — no solo en octubre de 2021, sino en el pasado reciente y en el futuro cercano.

El élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, saluda a los miembros en el Centro de Conferencias en Salt Lake City antes de la sesión del domingo por la tarde de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 3 de octubre de 2021.
El élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, saluda a los miembros en el Centro de Conferencias en Salt Lake City antes de la sesión del domingo por la tarde de la Conferencia General Semestral N°191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 3 de octubre de 2021. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Al igual que yo en diferentes momentos, algunos pueden asistir en persona, ver y / o escuchar a través de medios electrónicos, o quedar relegados a los resúmenes impresos y a las conversaciones y mensajes posteriores de la reunión.

Al igual que las interacciones interpersonales, un rostro se puede ver en persona o mediante videoconferencia y otros medios digitales. Pero no todos tendrán acceso a esta cara conocida de la conferencia general de octubre de 2021. Debido a circunstancias u horarios limitados, algunos tendrán que depender de Internet y materiales impresos — o de las palabras de otros — para obtener los textos, anécdotas, instrucciones e invitaciones a actuar.

No era necesario estar presente en el Centro de Conferencias para sentir esa alma conocida de la conferencia general. Esa alma conocida resonará en la Manzana del Templo en todo el mundo en las semanas y meses próximos, a medida que estudiemos y meditemos los mensajes y los escuchemos referenciados y repetidos en los discursos de la reunión sacramental y las discusiones de la reunión dominical.

Sí, la conferencia general de octubre de 2021 fue más que volver a ver una cara conocida. De hecho, fue volver a reunirse con un alma conocida.