Élder Uchtdorf aconseja a los capellanes respaldados por la Iglesia que se asocien con el Maestro Sanador y edifiquen a otros

Los capellanes respaldados por la Iglesia que sirven en todo el mundo trabajan a diario con una variedad de personas marcadas por cicatrices tanto físicas como emocionales.

“Ustedes, los capellanes, son una fuente maravillosa de sanación porque saben dónde está el Maestro Sanador que tiene las respuestas para todas las preocupaciones de la vida”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

El consejo instructivo y edificante del élder Uchtdorf el martes, 5 de octubre, concluyó la Capacitación Eclesiástica de Capellanes 2021 para capellanes Santos de los Últimos Días. Más de 200 capellanes respaldados por la Iglesia y sus cónyuges participaron, presencial o virtualmente, en el seminario anual que tradicionalmente se lleva a cabo junto con la conferencia general de octubre.

La reunión es patrocinada por la oficina de Relaciones Militares y Servicios de Capellanes de la Iglesia.

Los participantes de este año vistieron una variedad de uniformes — incluyendo los de varias ramas de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y otras agencias policiales y departamentos de bomberos. También participaron capellanes civiles patrocinados por la Iglesia que ministran en hospitales, prisiones, colegios y otros lugares.

“Permítanme expresarles mi gratitud a todos ustedes por su maravillosa labor y por lo que hacen por la Iglesia y por las personas de todo el mundo que dependen en gran medida de sus conocimientos y de su disposición para ofrecer tiempo, talentos y amor”, dijo el élder Uchtdorf.

Los miembros de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos posan para una foto en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021.
Los miembros de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos posan para una foto en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Además del élder Uchtdorf, una colección de líderes de la Iglesia, educadores y clérigos ofrecieron instrucción durante la conferencia de tres días que se llevó a cabo en la sede de la Iglesia en Salt Lake City. Entre los presentadores se encontraban un erudito anglicano, el reverendo doctor Andrew Teal, y el jefe de capellanes de la Marina de Estados Unidos, el contralmirante Brent W. Scott.

El élder Uchtdorf dijo que no podía pensar en ningún cargo “tan delicadamente equilibrado entre la iglesia y el estado” como el de capellán militar. “Por un lado, los capellanes militares visten el uniforme de su servicio. Son responsables ante su comandante … [sirviendo en tiempos] de guerra y de paz.

“Como defensores de la Constitución de Estados Unidos, son partidarios de una determinada ‘ciudad de hombres’. Por otro lado, son portavoces designados de la Ciudad de Dios. … Son los representantes de una tradición religiosa que rinde cuentas, sobre todo, al Todopoderoso.

“Su servicio como capellanes preserva el derecho de las personas a ejercer libremente su religión”.

El élder Uchtdorf señaló que, hace siglos, el general del ejército de EE. UU. George Washington declaró que los capellanes militares debían ser servidores de alto carácter que ayudaran a formar “la manera del cuerpo, tanto por precepto como por influencia”.

Además de servir como asesores de sus comandantes, los capellanes militares funcionan principalmente como consejeros espirituales y defensores de hombres y mujeres en uniforme y de sus familias que son de una gran variedad de orígenes y tradiciones religiosas. La Iglesia respalda a aproximadamente 150 capellanes militares y candidatos a capellanes, junto con docenas de capellanes no militares.

Los asistentes escuchan durante el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021.
Los asistentes escuchan durante el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El cónyuge de un capellán, agregó el élder Uchtdorf, es esencial para el servicio de su esposo o esposa.

“Saludo y honro a cada uno de ustedes por aceptar este desafío y me regocijo por las oportunidades que estas circunstancias les ofrecen, como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“Estamos orgullosos de ustedes y de su dedicación a la obra del Señor, a su familia y a su país”.

Los capellanes suelen guiar a las personas y las familias hacia la paz durante los momentos de sus vidas dañados por el caos y la violencia. El combate puede dejar profundas cicatrices, tanto físicas como emocionales, en los uniformados.

El élder Uchtdorf dijo que ha sido testigo de esas cicatrices — pero también ha sido testigo de muchos Santos de los Últimos Días y otras personas que perseveran y sanan gracias al evangelio de Jesucristo “y gracias a la ayuda y el cuidado de personas como ustedes”.

Aconsejó a los capellanes Santos de los Últimos Días que hicieran más que simplemente impartir conocimiento a aquellos a quienes sirven. “Ellos también necesitan sentir que se preocupan por ellos. … Las heridas de la guerra pueden ser profundas y duraderas. El Maestro Sanador es la única esperanza para muchos — y ustedes pueden ayudar a abrir la puerta a Él y a Su poder sanador”.

Los capellanes Santos de los Últimos Días también pueden ser pacificadores y mediadores espirituales, agregó. Muchas de las personas con las que trabajan están resentidas, creyendo que se les ha hecho daño de alguna manera.

“Necesitamos [edificar] y acoger”.

Los capellanes que han sido respaldados por la Iglesia pueden encontrarse sirviendo en zonas de combate. Es un deber aterrador e inquietante. Pero incluso en las tinieblas de la guerra, los capellanes pueden encontrar la paz interior que pueden compartir con los demás.

“Muchas de las personas a las que influirán en su trabajo estarán agradecidas por el ‘instrumento de amor y paz’ ​​que brindan a sus vidas”.

El élder Uchtdorf compartió experiencias de su propio servicio militar como joven piloto de combate en la fuerza aérea de Alemania Occidental durante la frialdad de la Guerra Fría.

El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias de Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021.
El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias de Salt Lake City, el martes, 5 de octubre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Se le pidió que hiciera un juramento de lealtad a la constitución de su país. En aquel momento, ese juramento parecía estar en conflicto con las instrucciones que había leído en las Escrituras sobre la realización de tales juramentos. También le preocupaba que, si estallaba un conflicto, se le podría ordenar que apuntara a algunas de las mismas áreas de Alemania Oriental donde había crecido cuando era niño.

El joven piloto Santo de los Últimos Días no tenía acceso a un capellán militar. Pero sí buscó el consejo de su líder local del sacerdocio.

“Su consejo trajo paz a mi mente, a mi corazón y a mi conciencia y me ayudó a seguir adelante con valor para servir a Dios y al país sin ningún temor, confusión o culpa”.

La Guerra Fría terminó, pero los conflictos permanecen — incluyendo una batalla en curso contra una tenaz pandemia sanitaria. Estos son conflictos “que ustedes pueden ayudar a las personas a superar”.

El élder Uchtdorf habló de su hermano mayor que se alistó en el ejército alemán durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Su hermano tenía solo 16 años cuando fue capturado por las tropas estadounidenses, convirtiéndose en prisionero de guerra. Si bien finalmente regresó a casa, siempre cargó con las cicatrices emocionales de la guerra.

Pero incluso en medio del dolor de la guerra, los Uchtdorf encontraron consuelo a través del evangelio de Jesucristo.

“Aprendimos lo que [el evangelio] puede brindar a nuestras vidas. Nunca subestimen el poder de su influencia y el impacto que puede tener en la vida de las personas”.

El trabajo del capellán es llevar la paz a todos, independientemente de sus circunstancias o antecedentes.

“Debemos ser conscientes de nuestras responsabilidades como cristianos. Las leyes del país deben ser obedecidas. Y las leyes también deben reflejar nuestra voluntad como cristianos de ayudar a los pobres y a los que necesitan consuelo.

“Comprometernos con este tipo de servicio será la mejor manera de expresar el amor puro de Cristo a nuestros semejantes”, dijo.

Incluso durante los momentos de dolor, el Espíritu Santo puede ofrecer consuelo y claridad a los capellanes. Permitan que el sacrificio y la resurrección de Jesucristo se conviertan en piedras angulares firmes en la vida de los demás.

Un uniforme de capellán militar en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City el martes 5 de octubre de 2021.
Un uniforme de capellán militar en el seminario anual de capellanes de la Iglesia en el Teatro del Centro de Conferencias en Salt Lake City el martes 5 de octubre de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“La compasión y la empatía semejantes a las de Cristo por nuestros semejantes nos cambiarán. Brindarán un cambio positivo al futuro del mundo. … Esto bendecirá a las comunidades en las que sirven y traerá la paz de Cristo a las naciones del mundo”.

Para concluir, el élder Uchtdorf invitó a los capellanes Santos de los Últimos Días a permanecer valientes y con esperanza de un futuro pacífico. “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor — y de dominio propio”.

El élder Uchtdorf también elogió las contribuciones de Frank Clawson, quien pronto se jubilará como director de la oficina de relaciones militares de la Iglesia luego de muchos años de servicio y liderazgo.