Una visita a Nauvoo fortaleció la fe de las presidentas Bingham y Johnson al reflexionar sobre la historia y enseñar a otros

NAUVOO, Illinois — Había caído la noche cuando la presidenta general de la Primaria Camille N. Johnson, su esposo, el hermano Douglas R. Johnson, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y su esposo, el hermano Bruce Bingham, llegaron a Nauvoo, Illinois, mientras el exterior de piedra caliza del templo homónimo de la ciudad estaba iluminado con luces.

“Estar aquí fortalece mi fe”, dijo la presidenta Johnson mientras se sentaba en el jardín del Monumento a las Mujeres junto al Centro de Visitantes del Templo de Nauvoo, Illinois. “Me conecta con mis antepasados”.

Sus antepasados ​​vivieron en Nauvoo, construyendo hogares y negocios.

“Mis antepasados ​​hicieron tantas cosas difíciles. Ayudaron a construir el templo. Fueron investidos aquí”, dijo. “Y luego dieron el siguiente paso para cruzar las llanuras y posteriormente empezar a construir otro templo”.

Durante su visita a la histórica cárcel de Nauvoo y Carthege (en inglés) del 24 al 25 de septiembre, los Bingham y los Johnson recorrieron partes de la cárcel, hablaron en una instrucción de liderazgo para los líderes de la Sociedad de Socorro y la Primaria de área, hablaron con los misioneros que prestan servicio en el sitio y exploraron sus conexiones ancestrales con la ciudad que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ayudaron a establecer a fines de la década de 1830 después de mudarse de Misuri y Ohio, antes de mudarse al oeste en la década de 1840.

La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, a la izquierda, y la presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, presentes durante la instrucción de liderazgo en el Centro de Visitantes de Nauvoo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 25 de septiembre de 2021. Se transmitió a 17 estacas en Illinois, Misuri e Iowa.
La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, a la izquierda, y la presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, presentes durante la instrucción de liderazgo en el Centro de Visitantes de Nauvoo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 25 de septiembre de 2021. Se transmitió a 17 estacas en Illinois, Misuri e Iowa. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El poder de los consejos, ministrando y reconociendo el Espíritu

Entre el momento en que fue llamada a ser presidenta general de la Primaria y cuando fue sostenida en la conferencia general de abril de 2021, la presidenta Johnson se despertaba por las mañanas con una pregunta en su mente: “¿Quién está ministrando a los niños?”

Los hermanos ministradores se asignan a las familias, que incluyen a los niños. Como parte de las actualizaciones del Manual General de este verano, se cambió parte de la redacción del capítulo sobre la Primaria para reflejar que los líderes y maestros de la Primaria ayudan a ministrar a los niños, dijo la presidenta Johnson.

La presidenta Johnson y la presidenta Bingham compartieron sobre ministrar, el poder de los consejos y también sobre ayudar a otros a aprender a reconocer el Espíritu durante la instrucción de liderazgo. La reunión del sábado, 25 de septiembre, contó con una audiencia en persona de aproximadamente 200 mujeres y hombres y se transmitió a las personas de 17 estacas en Illinois, Iowa y Misuri. La instrucción incluyó presentaciones de ambos líderes generales, tiempo para preguntas de la audiencia en vivo y también preguntas del élder Jeremiah J Morgan, el Setenta de Área que estaba presentando la capacitación.

La presidenta Bingham señaló que ministrar va más allá de las asignaciones hechas por los líderes de la Sociedad de Socorro y del Sacerdocio de Melquisedec.

“Ministrar es realmente la base de lo que hacemos”, dijo la presidenta Bingham. “Todo lo que hacemos en la Iglesia, cada llamamiento que tenemos tiene un gran elemento de ministrar”.

Los líderes que comienzan por analizar las necesidades de los niños y los jóvenes en un barrio o rama, y asesoran a los líderes de los jóvenes y de la Primaria, también podrán ayudar de manera efectiva a los adultos en el hogar, dijo la presidenta Bingham.

La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y su esposo, el hermano Bruce Bingham, a la izquierda, el hermano Douglas R. Johnson y la presidenta general de la Primaria Camille N. Johnson escuchan mientras el presidente de la Misión de Sitios Históricos de Nauvoo, Stephen Rizley, les da un recorrido por el centro de visitantes el viernes, 24 de septiembre de 2021 en Nauvoo, Illinois.
La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y su esposo, el hermano Bruce Bingham, a la izquierda, el hermano Douglas R. Johnson y la presidenta general de la Primaria Camille N. Johnson escuchan mientras el presidente de la Misión de Sitios Históricos de Nauvoo, Stephen Rizley, les da un recorrido por el centro de visitantes el viernes, 24 de septiembre de 2021 en Nauvoo, Illinois. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El uso eficaz de los consejos como estaca, barrio, presidencia, clase o familia en donde todos se sienten cómodos compartiendo ideas, estando abiertos a nuevas ideas y escuchando a los demás puede ayudar a invitar a la revelación.

“Hay revelación esparcida entre nosotros, ¿no es así?” Dijo la presidenta Johnson.

La presidenta Bingham dijo que el propósito de consultar juntos es buscar la voluntad del Señor.

“Es interesante que no estamos buscando nuestra gran idea”, dijo la presidenta Bingham. “Buscamos encontrar la voluntad del Señor. Así es como encontraremos la revelación que necesitamos para seguir adelante”.

Es un proceso de escuchar a todos y construir ideas juntos. “Para mí, es esta emoción que está combinada con la confianza de que vamos en la dirección correcta”, dijo la presidenta Bingham. “Puede que no tengamos todas las respuestas, pero sabemos que vamos en la dirección correcta. Siempre que estoy en un consejo, así es como se siente”.

Además, hacer un seguimiento de las asignaciones de los consejos o entrevistas de ministración y decidir cómo y cuándo — ya sea una llamada telefónica, un mensaje de texto o un correo electrónico — ayuda a poner en movimiento la revelación recibida en los consejos.

La presidenta Johnson alentó a los líderes a incluir periódicamente a los niños en la agenda del consejo de barrio o rama.

“El consejo y la ministración van juntas”, dijo la presidenta Johnson.

La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, y el hermano Douglas R. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y el hermano Bruce Bingham escuchan a la hermana Kamille Caldwell y a la hermana Emily Austad durante un recorrido por la cárcel de Carthage, el viernes, 24 de febrero de 2021, en Carthage, Illinois.
La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, y el hermano Douglas R. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y el hermano Bruce Bingham escuchan a la hermana Kamille Caldwell y a la hermana Emily Austad durante un recorrido por la cárcel de Carthage, el viernes, 24 de febrero de 2021, en Carthage, Illinois. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La presidenta Bingham sugirió que para aquellos que están luchando con sus asignaciones de ministrar, los líderes pueden animarlos a orar mencionando el nombre de las personas en sus listas de ministración.

Ambas líderes señalaron que se puede ayudar de manera eficaz a otros a reconocer cuándo sienten el Espíritu, desde los niños de la Primaria hasta los miembros — incluyendo a los conversos recientes y a los nuevos líderes — en una variedad de entornos ya sea en el hogar, en el tiempo de música de la Primaria o en un consejo.

Las impresiones y los sentimientos espirituales pueden ser diferentes para cada persona, por lo que identificar los sentimientos de una persona preguntándoles cómo se sienten y conectándolos con el Espíritu puede ayudar a enseñarles la manera de reconocer el Espíritu, dijo la presidenta Johnson.

“Aprovechen la oportunidad para identificar lo que están sintiendo”, dijo.

“¿Qué experiencia se llevarán de Nauvoo?”

Estar en Nauvoo la ha cambiado, dijo la presidenta Johnson a los casi 200 misioneros que sirven en el histórico Nauvoo, incluyendo los misioneros del lugar, los misioneros jóvenes, los matrimonios mayores y los misioneros de administración de instalaciones. Durante la charla fogonera misional del viernes, 24 de septiembre, también hablaron el hermano Johnson, la presidenta Bingham, el hermano Bingham y el élder Morgan.

“Élderes y hermanas, ¿qué experiencia se llevarán de Nauvoo? ¿Dejarán que su experiencia en Nauvoo les cambie?” preguntó la presidenta Johnson, cuya visita anterior a Nauvoo fue en 2009.

Ella compartió sobre sus antepasados, Samuel y Fanny Parrish, y la conversión de su familia a la Iglesia, el traslado a Nauvoo y los esfuerzos para ayudar a completar el templo. Ellos recibieron sus investiduras en el Templo de Nauvoo.

La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, su esposo, el hermano Douglas R. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y su esposo, el hermano Bruce Bingham, hacen una pausa durante un recorrido por la histórica Nauvoo, Illinois, para tomar una fotografía con el Templo de Nauvoo, Illinois de fondo, el viernes, 24 de septiembre de 2021.
La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, su esposo, el hermano Douglas R. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y su esposo, el hermano Bruce Bingham, hacen una pausa durante un recorrido por la histórica Nauvoo, Illinois, para tomar una fotografía con el Templo de Nauvoo, Illinois de fondo, el viernes, 24 de septiembre de 2021. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“Fueron cambiados debido a los convenios y ordenanzas que hicieron en el templo”, dijo la presidenta Johnson. “Eso es algo que se llevaron de su experiencia en Nauvoo. Salieron de esta ciudad dotados de poder para enfrentar los desafíos asociados con su expulsión forzada y migración hacia el oeste”.

Ella relató las interacciones de sus antepasados con el profeta José Smith y su testimonio de él. La presidenta Johnson sugirió a los misioneros que aumentar su testimonio de José Smith y continuar aprendiendo cómo el Espíritu les habla en su trabajo en los sitios históricos son otras dos formas en que estar en Nauvoo puede cambiarlos.

“Por favor, permitan que sus experiencias personales con el Espíritu sean algo que se lleven de Nauvoo”, dijo.

La presidenta Bingham señaló las experiencias de sus cuatros tatarabuelos Freeman y Huldah Nickerson, quienes se unieron a la Iglesia en 1833 en Perrysburg, Nueva York, junto con varios miembros de su familia. Freeman Nickerson, que medía 2.7 metros y pesaba unas 300 libras, fue a Kirtland, Ohio, para pedirle a José Smith y Sydney Rigdon que lo acompañaran a Canadá para compartir el evangelio con sus hijos mayores. Él y Hulda estaban emocionados de compartir el Evangelio restaurado con todos sus conocidos.

Freeman sirvió en varias misiones y fue guardaespaldas de José Smith, y él y dos de sus hijos formaban parte del Campo de Sion. En 1838, fueron a Misuri y luego a Quincy, Illinois, y finalmente a Nauvoo. Allí, Huldah cuidó a familiares enfermos mientras construía una cabaña donde luego establecieron una casa y un huerto.

La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, se detienen ante la estatua de Emma y José Smith durante un recorrido por la histórica ciudad de Nauvoo, Illinois, el viernes, 24 de septiembre de 2021.
La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, a la izquierda, y la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, se detienen ante la estatua de Emma y José Smith durante un recorrido por la histórica ciudad de Nauvoo, Illinois, el viernes, 24 de septiembre de 2021. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Después del martirio de José Smith y el aumento de la hostilidad en Nauvoo, se fueron al oeste. Freeman Nickerson fue uno de los muchos que murieron durante el invierno de 1846. A los 70 años, Huldah Nickerson estaba decidida a llegar al Valle del Lago Salado — y lo hizo.

“Su fe nunca vaciló”, dijo la presidenta Bingham, cuya familia ha visitado Nauvoo muchas veces, la más reciente de las cuales fue hace seis años.

La presidenta Bingham alentó a los misioneros a conservar los recuerdos de las experiencias espirituales que habían tenido y a elegir permanecer en la senda del convenio.

“La maravillosa oportunidad que tienen aquí en la misión de Nauvoo es que el mundo viene a ustedes”, dijo la presidenta Bingham, y señaló que la gente visita Nauvoo y que los misioneros ofrecen recorridos virtuales a los “visitantes” de todo el mundo. “Su privilegio es compartir las buenas nuevas del Evangelio en un lugar que ayuda a las personas a ver los comienzos históricos, así como a sentir el impacto actual de vivir los principios del Evangelio”.

Anclas de Estrella

Mientras estaban en Nauvoo, los Bingham y los Johnson recorrieron el recientemente remodelado Centro de Visitantes de Nauvoo y varias de las casas y edificios históricos, incluyendo los del Distrito del Templo de Nauvoo y la casa de Sarah Granger Kimball; presenciaron actuaciones de los jóvenes misioneros, incluyendo una sobre la organización de la Sociedad de Socorro Femenina de Nauvoo; y ayudaron a sembrar pensamientos(plantas) y otras plantas alrededor de dos árboles de cornejo en flor recién plantados en el jardín del Monumento a las Mujeres. También recorrieron la cárcel de Carthage en la cercana Carthage, Illinois.

La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, con su esposo, el hermano Bruce Bingham, muestran una estrella de metal que se usa para ayudar a asegurar los ladrillos en el exterior de las casas que formaban parte de la casa original de Edward y Anne Hunter durante un recorrido por la histórica Nauvoo. Illinois, el viernes, 24 de septiembre de 2021. Ella es descendiente de los Hunters.
La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, con su esposo, el hermano Bruce Bingham, muestran una estrella de metal que se usa para ayudar a asegurar los ladrillos en el exterior de las casas que formaban parte de la casa original de Edward y Anne Hunter durante un recorrido por la histórica Nauvoo. Illinois, el viernes, 24 de septiembre de 2021. Ella es descendiente de los Hunters. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Los antepasados del presidente Bingham incluyen a Edward y Anne Hunter, cuya casa es una de las varias reconstruidas o renovadas en el Distrito del Templo de Nauvoo, que fue dedicada por el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, en mayo.

Si bien muchas de las piezas del hogar son cuidadosas reproducciones de piezas de esa época, hay una estrella de metal que es original del hogar. Durante los recorridos previos a la dedicación de la casa como parte del Distrito del Templo, Bill Hopp, un descendiente de la familia que vivía en la casa después de que los santos se fueron, trajo un ancla de estrella de metal que había sido parte de la casa original.

Esas estrellas se usaron con frecuencia para ayudar a asegurar los postes que atravesaban las casas y su función era ayudar a estabilizar y mantener unidos los ladrillos exteriores.

“Esa estrella realmente me hace pensar que lo que mantiene unido nuestro testimonio es el conocimiento y el testimonio de nuestro Salvador Jesucristo y del plan de salvación de nuestro Padre Celestial”, dijo la presidenta Bingham. “Espero que mi familia, y espero que todos, tengan en cuenta esos conceptos y mantengan su testimonio firme por el resto de sus vidas”.

Para obtener información sobre el histórico Nauvoo, incluyendo los recorridos virtuales, por favor visite nauvoohistoricsites.org/schedule-virtual-tours (en inglés).