El reverendo Teal, capellán anglicano de Oxford, aboga por la “construcción de comunidad” durante el foro de BYU

En un momento global aparentemente definido por la destrucción y la división, un sacerdote anglicano enseñó el martes a los estudiantes de la Universidad Brigham Young lecciones sobre la edificación de “comunidades amadas”.

El reverendo Andrew Teal, capellán y teólogo especializado en historia de la iglesia cristiana en el Pembroke College de Oxford, pronunció el discurso del foro el 26 de octubre en el Marriott Center. El clérigo pasará el otoño en BYU por invitación de su amigo, el élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

“Es un gran privilegio estar aquí ante toda la fuerza verdeante de su juventud y poder reflexionar con ustedes lo que significa para nosotros esforzarnos por construir una comunidad amada”, dijo. “El mes pasado, Martin Luther King III presentó esta serie de foros, reflexionando sobre cómo podríamos convertirnos de mejor manera en una comunidad amada».

El reverendo Teal reconoció que es natural querer ser amado y comprendido por los demás. Pero su primera obligación es expresar su amor por su audiencia.

“En 2 Nefi 1:25, un texto que se ha alojado en mi corazón desde que lo leí por primera vez, deja claro que el testimonio del Libro de Mormón sobre la verdad de Jesucristo no es manipulación, o el deseo de tomar poder y autoridad sobre otros; sino ver y celebrar la gloria de Dios en el servicio y el amor”.

En ese versículo de las Escrituras de los últimos días, el padre Lehi confronta a sus hijos rebeldes por acusar a su hermano menor, Nefi, de buscar poder y autoridad sobre ellos. Más bien, Nefi buscó “la gloria de Dios”. Estaba preocupado por el bienestar eterno de sus hermanos.

Dios está llamando a sus hijos a una comunidad amada, enseñó el reverendo Teal.

“El Señor nos ha llamado a estar juntos porque simplemente no puede dejar de vernos con amor. Así que necesitamos reflejar esa maravilla. Necesitamos mostrar que quienquiera que sea ese alguien — sea cual sea su color, credo, origen, género, orientación sexual — el Señor le ama. Esa es la base. No tenemos que crearla, es un hecho”.

El reverendo Dr. Andrew Teal, capellán anglicano y teólogo del Pembroke College de Oxford, pronuncia un discurso en el foro del 26 de octubre de 2021 en el Marriott Center de BYU.
El reverendo Dr. Andrew Teal, capellán anglicano y teólogo del Pembroke College de Oxford, pronuncia un discurso en el foro del 26 de octubre de 2021 en el Marriott Center de BYU. Crédito: Jaren Wilkey/BYU

Las comunidades religiosas pasadas, en sus diversos matices, a veces han sido demasiado rápidas para hablar y juzgar y demasiado lentas para escuchar y comunicar el amor de Dios.

“Hablamos hoy de una cultura de cancelación, que deliberadamente demoniza y minimiza a aquellos con quienes no estamos de acuerdo. Pero algunos de los enfoques de nuestras diferentes comunidades religiosas hacia las minorías o las personas impotentes han nutrido esta respuesta. Entonces, tenemos que escuchar, aprender y amar”.

Nadie debe resultar herido o lastimado en “la santa montaña del Señor”, añadió. No explotes a los vulnerables ni te confabules con la opresión o la crueldad. Salvaguarda a los vulnerables.

Purgando la contención

El reverendo Teal, que ha leído el Libro de Mormón varias veces, habló del esfuerzo del rey Benjamín por eliminar la contención de la tierra. El rey inspiró a su pueblo a levantar sus tiendas hacia Dios y el templo.

Ser una comunidad amada significa empezar de nuevo todos los días a construir una comunidad amada, dijo, y agregó que puede ser difícil.

“Incluso dentro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, algunas personas pueden desviarse de algunas de las consecuencias de ser una iglesia restaurada con un profeta viviente y no quieren enfrentar la dificultad de negociar un cambio.

“Eso no es nuevo. Piense en las dos declaraciones al final de Doctrina y Convenios — cómo reflejan el gran trauma y la tarea profética del cuidado pastoral de las personas que enfrentan cambios radicales en relación con el matrimonio plural y la raza y el sacerdocio. Hacer frente al cambio juntos es fundamental para esta Iglesia”.

Se han lanzado ataques en Internet contra la Iglesia Católica Romana, el anglicanismo y otras religiones. Una agresión en línea similar se ha centrado en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y BYU.

Siempre tengan cuidado, advirtió el reverendo Teal.

“Si nos convertimos en los acusadores de nuestros hermanos y hermanas, incluso llamando ‘apóstatas’ a los miembros de esta universidad con quienes no estamos de acuerdo — aquí hay una pregunta de prueba simple: en todo lo que hacemos, ¿estamos siendo defensores de nuestros hermanos y hermanas y de la verdad, o hemos caído en el papel y la naturaleza del acusador?

“Recuerden que nuestro Señor es siempre el Abogado; es nuestro enemigo quien siempre es nuestro acusador”.

Los estudiantes de la Universidad Brigham Young asisten el 26 de octubre de 2021, al foro con el reverendo Andrew Teal.
Los estudiantes de la Universidad Brigham Young asisten el 26 de octubre de 2021, al foro con el reverendo Andrew Teal. Crédito: Jaren Wilkey/BYU

En medio de las disputas del día, “nuestra tarea” es compartir el amor y el compañerismo. Descubran formas de hacer de cada momento un medio “para invitar a todas las personas a las verdades más profundas de la vida; en una comunidad amada, que toma incluso nuestras energías y dones inadecuados y construye con ellos un reino con Cristo”.

Hagan de cada momento, añadió, “una puerta por la que pueda entrar el Mesías”. La erudición no debe conducir al cinismo. “Más bien, es una oportunidad para hacer amigos y discutir cosas como adultos”.

El reverendo Teal habló de las divisiones entre los credos religiosos — argumentando, por ejemplo, si el Espíritu procedía o no del Padre y del Hijo, o únicamente del Padre. Pero la erudición compartida puede beneficiar a todos. Puede ir más allá del faccionalismo. Puede basarse en la amistad, el compromiso, la confianza y la verdad.

“La verdadera amistad plantea todo tipo de preguntas — preguntas para las que aún no sabemos las respuestas”, dijo. “Confío en ustedes y les amo y quiero hacerles preguntas durante toda la vida mientras viajo con ustedes, con un corazón anhelante que trae a otros, gente hermosa de mi propia comunidad y de otras comunidades religiosas, junto conmigo; para que puedan compartir algo de la riqueza, la bondad, la veracidad que me ha abrumado”.

Tomando medidas curativas

El sacerdote anglicano dijo que la amabilidad que le mostraron los Santos de los Últimos Días que lo invitaron a su comunidad “viajando juntos” y compartiendo la bendición de la construcción de la comunidad lo ha edificado. Hizo referencia a las posibilidades de una futura “colaboración profunda” entre Pembroke College Oxford y BYU.

El reverendo Teal estuvo hospitalizado durante casi un mes después de sufrir graves quemaduras en los pies cuando caminó descalzo por un patio que reflejaba el calor en Orem, Utah. Necesitó múltiples injertos de piel mientras lo atendían en la unidad de quemados del hospital de la Universidad de Utah. Su asociación inesperada con médicos, enfermeras y otros pacientes profundizó su comprensión de la construcción de una comunidad.

“Ser capaz de amar a las personas que nos ayudan a crecer y que nos acompañan en nuestro dolor es un hermoso ejemplo de la naturaleza y el costo de construir una comunidad amada”.

El reverendo Andrew Teal, capellán anglicano y teólogo del Pembroke College de Oxford, pronuncia un discurso en el foro del 26 de octubre de 2021 en el Marriott Center de BYU.
El reverendo Andrew Teal, capellán anglicano y teólogo del Pembroke College de Oxford, pronuncia un discurso en el foro del 26 de octubre de 2021 en el Marriott Center de BYU. Crédito: Jaren Wilkey/BYU

Las llamadas telefónicas diarias y las múltiples visitas al hospital de su amigo, el élder Holland, también animaron su ánimo.

Sigue sin estar seguro de la recuperación de sus pies. Una solución sencilla — una que resuelva todo ahora mismo — sería ideal.

Pero “ese no es el modelo de unción y sellamiento que tuve la bendición de recibir”, dijo. “Bien puede ser que tenga que regresar al hospital nuevamente y que me extraigan un poco más de tejido, tal vez incluso un dedo pequeño del pie. … No me malinterpreten, me gusta bastante tener el dedo en mi pie, pero habiendo dado los primeros pasos de fe, podemos dar los más empinados”.

Él está aprendiendo que el discipulado cristiano, no es solamente algo que se debe lograr — una posesión única. “Es, más bien, el proceso de aprender a caminar paso a paso. A medida que el camino se vuelve más empinado, estamos más equipados para dar esos pasos difíciles, reconociendo que es un ascenso infinito al ser mismo del Padre en el Hijo por el poder del Espíritu Santo”.

Para concluir, el reverendo Teal dijo que su amor por el Salvador ha crecido gracias a su amistad con la comunidad de los Santos de los Últimos Días.

“Quiero llevar eso a la hermosa y diversa familia de cristianos (y personas de todas las religiones) para que podamos viajar juntos, incluso a través de montañas empinadas, lo que nos llevará a ser bendecidos juntos”.