Fe en el Señor es sinónimo de confianza en el Señor, enseña el presidente y la hermana Oaks en BYU-Idaho

REXBURG, Idaho — La fe en Cristo “nos prepara para lo que sea que nos depare la vida”, enseñó el martes, el presidente Dallin H. Oaks a los estudiantes de la Universidad Brigham Young en Idaho.

Ejercer la fe — el primer principio del Evangelio — significa confiar en la voluntad de Dios y en su manera de hacer las cosas. Fe significa confiar en Su tiempo.

“Cuando tenemos fe en el Señor Jesucristo, debemos confiar en Él lo suficiente como para estar contentos de aceptar Su voluntad, sabiendo que Él sabe lo que es mejor para nosotros”.

El presidente Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, y su esposa, la hermana Kristen Oaks, compartieron mensajes centrados en la fe durante el devocional estudiantil del 16 de noviembre en el BYU-Idaho Center.

La fe en Jesucristo, dijo el presidente Oaks, lo prepara a uno para aprovechar las oportunidades de la vida — y para perseverar en las desilusiones de las oportunidades perdidas.

“En el ejercicio de esa fe, debemos comprometernos con las prioridades y normas que seguiremos en asuntos que no controlamos, y debemos persistir en esos compromisos, pase lo que pase debido al albedrío de otros o al tiempo del Señor”.

“La fe en Jesucristo y el firme compromiso de poner al Señor en primer lugar en nuestra vida y de guardar Sus mandamientos nos brindarán dirección, paz y coherencia en nuestra vida”.

El presidente Dallin H. Oaks, de la Primera Presidencia, habla a los estudiantes de BYU-Idaho durante un devocional celebrado en el BYU-Idaho Center el martes, 16 de noviembre de 2021.
El presidente Dallin H. Oaks, de la Primera Presidencia, habla a los estudiantes de BYU-Idaho durante un devocional celebrado en el BYU-Idaho Center el martes, 16 de noviembre de 2021. Crédito: James Turcotte, BYU-Idaho

El presidente Oaks compartió un ejemplo de “fe en acción” en la vida de un estudiante de BYU-Idaho que es el único Santo de los Últimos Días en su familia. La familia del estudiante no apoyó la decisión de su pariente de servir en una misión — y hubo demoras en el papeleo del futuro misionero. Pero el estudiante decidió perseverar hasta el final y ejercer la fe. Finalmente, luego de una espera de nueve meses, llegó un llamamiento misional — y el estudiante sirvió en una misión.

“La paciencia es una lección difícil de estudiar para mí, así que todavía estoy aprendiendo hoy”, escribió el estudiante de BYU-Idaho. “Una de las formas en que mantengo la fe cuando la bendición llega más tarde de lo esperado es tratar de no concentrarme en la bendición que estoy esperando, sino concentrarme en confiar en el Señor. La verdad es que Él conoce mejor mis necesidades y está a cargo de todas las cosas”.

El presidente Oaks pidió a su audiencia que considerara qué es la fe.

“Para algunos, la fe no es más que fe en sí mismos. Eso es solo confianza en uno mismo o egocentrismo. Otros tienen fe en la fe, que es algo así como confiar en el poder del pensamiento positivo o apostar en la proposición de que podemos obtener lo que queremos manipulando los poderes dentro de nosotros”.

Pero el tipo de fe que incluye la confianza en el Señor contrasta con muchas imitaciones.

“Algunas personas no confían en nadie más que en sí mismas. Algunos ponen su mayor confianza en un amigo u otro miembro de la familia o incluso en un maestro, científico o líder político. Pero ese no es el camino del Señor. Nos dijo que pusiéramos nuestra fe y nuestra confianza en el Señor Jesucristo”.

Como enseña Proverbios 3:5: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia”.

La fe en Cristo, agregó el presidente Oaks, impulsa a la persona a actuar porque confía en que Dios le conoce, le ama y escucha sus oraciones.

“De hecho, Dios hará más de lo que es mejor para nosotros. Él hará lo que sea mejor para nosotros y para todos los hijos de nuestro Padre Celestial. La convicción y la confianza de que el Señor sabe más que nosotros y que contesta nuestras oraciones de la manera y en el momento que sea mejor para nosotros y para todos Sus otros hijos es una consecuencia e ingrediente vital de la fe en el Señor Jesucristo”.

Los estudiantes participan durante el devocional con el presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks en el BYU-Idaho Center el martes, 16 de noviembre de 2021.
Los estudiantes participan durante el devocional con el presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks en el BYU-Idaho Center el martes, 16 de noviembre de 2021. Crédito: Francisco Fierro, BYU-Idaho

La fe también se define “como una convicción tan fuerte que nos hace actuar de una manera que de otro modo no actuaríamos”. Eso es esencial para que los estudiantes manejen los desafíos de seguir una educación para mejorar su vida. Servir al Señor y guardar Sus mandamientos durante un período de educación superior requiere fe en Cristo y Sus promesas.

“El presidente [Russell M. Nelson] me dijo que pasaron 12 años después de que comenzó su educación médica antes de entregar su primer cobro por sus servicios médicos. … Durante ese tiempo, él y su esposa [Danzel] formaron su familia, que finalmente llegó a tener 10 hijos. Su biografía dice que después de nueve años de matrimonio, mientras caminaban por el sur de Boston, Danzel presionó la nariz contra el cristal de una tienda de muebles y preguntó con nostalgia, “¿Crees que algún día podremos comprar una lámpara?”.

“Muchos de ustedes también pueden sentirse así”.

Las bendiciones pueden venir frente a una enorme oposición, prometió el presidente Oaks, si uno ejerce la fe y sigue al Señor, incluso durante períodos de incertidumbre.

“Casi todos los días nuestros misioneros llegan a países donde tienen poco conocimiento del idioma y donde la comida, la cultura y las condiciones de vida son a menudo muy diferentes a las que están acostumbrados”, dijo. “Y, sin embargo, avanzan con valentía como pioneros modernos, sin temer el viaje, caminando con fe en cada paso para llevar a las personas de todo el mundo las buenas nuevas del evangelio restaurado de Jesucristo”.

Cuando una persona ejerce fe en Cristo y sigue Sus mandamientos, no necesita “planificar cada evento” o sentirse rechazado o deprimido cuando las cosas no suceden en el momento planeado, esperado o por el que se ora.

Los estudiantes se reúnen en el BYU-Idaho Center para un devocional con el presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks el martes, 16 de noviembre de 2021.
Los estudiantes se reúnen en el BYU-Idaho Center para un devocional con el presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks el martes, 16 de noviembre de 2021. Crédito: Michael Lewis, BYU-Idaho

El presidente Oaks compartió el ejemplo de una estudiante de BYU-Idaho cuyo esposo fue rechazado repetidamente para los puestos deseados de profesor universitario. Pero la pareja optó por permanecer en oración y paciencia. Su fe no vaciló. Pronto se abrió un puesto de enseñanza deseado.

Escribió el alumno: “Nos dimos cuenta de que [el] Señor nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos, y si somos pacientes y fieles, el Señor dirigirá nuestros caminos hacia donde Él necesita que vayamos. Solo necesitamos estar abiertos a Su dirección”.

Para concluir, el presidente Oaks desafió a su audiencia en el devocional del martes a comprometerse a poner al Señor en primer lugar en sus vidas, seguir Sus mandamientos y prestar atención al consejo de Sus siervos.

“Entonces tus pies están en el camino a la vida eterna. Entonces no importa si estás llamado a ser obispo o presidenta de la Sociedad de Socorro, si estás casado o soltero, o si mueres mañana. No sabes lo que pasará. Haz tu mejor esfuerzo y luego confía en el Señor y en Su tiempo”.

La fe trae seguridad durante las incertidumbres

También enfocando sus enseñanzas en la fe, la hermana Oaks expresó el amor que ella y su esposo, el presidente Oaks, comparten por los estudiantes de BYU-Idaho.

“Nos encantan especialmente nuestras visitas aquí debido a la medida adicional de espiritualidad que parecen tener”, dijo. “Saben, otro templo está a punto de llegar a Rexburg, y ustedes son gran parte de la razón. El Señor conoce sus corazones, su fe y devoción a Él, y su deseo de estar cerca de Él”.

La hermana Kristen Oaks habla con los estudiantes de BYU-Idaho durante un devocional que se llevó a cabo en el BYU-Idaho Center el martes 16 de noviembre de 2021.
La hermana Kristen Oaks habla con los estudiantes de BYU-Idaho durante un devocional que se llevó a cabo en el BYU-Idaho Center el martes 16 de noviembre de 2021. Crédito: James Turcotte, BYU-Idaho

Los Oaks viven directamente al otro lado de la calle del Templo de Salt Lake. Todas las mañanas observan los esfuerzos de reconstrucción que se llevan a cabo en ese amado edificio. Observan cómo los camiones y las grúas realizan su trabajo diario.

“El templo ahora está escondido detrás de un andamio y es un trabajo en progreso que se está fortaleciendo y estableciendo”.

La sobrina de 10 años de la hermana Oaks, Emma, visitó recientemente. La niña miró el sitio del Templo de Salt Lake desde la ventana de su sala y gritó en voz alta: “¡Oh, no, ven rápido, tía Kristen, el templo ya no está!”

Riendo, la hermana Oaks le explicó a Emma que el templo todavía está allí; simplemente no se puede ver, ya que nuestro Padre Celestial lo está mejorando y preparando para hacerlo más seguro para Su importante obra.

El Templo de Salt Lake, Utah, en la mañana de l 2 de octubre de 2021.
El Templo de Salt Lake, Utah, en la mañana de l 2 de octubre de 2021. Crédito: Vanessa Fitzgibbon

“Nuestros tiempos son únicos porque, al igual que Emma, parece que todo lo que nos rodea está cambiando y las cosas a las que nos aferramos no parecen estar ahí”, dijo. “Este mundo está lleno de sorpresas. La verdad y las doctrinas que conocemos son cuestionadas por todos lados. Nuestras creencias son peculiares, únicas y santas y no son de este mundo, y si realmente queremos la seguridad de nuestro Padre Celestial, tenemos que buscarlo para encontrarlo”.

La hermana Oaks aseguró a los estudiantes de BYU-Idaho que Dios está esperando para conectarse y guiar a Sus hijos. “Solo tenemos que acercarnos a Él para que nos guíe a través de los desafíos que nos esperan, desde el más pequeño hasta el más grande”.

El Señor está siempre presente para inspirar y dirigir a sus seguidores, incluso en sus horas más oscuras.

“Aunque a menudo esa dirección no es inmediata y, a veces, requiere cada gramo de paciencia que podemos ejercer para esperar obtener una respuesta”, dijo. “Puedo prometerles que lo que nos espera a todos requerirá toda la fe que podamos reunir para afrontarlo y, en cada paso, debemos buscar al Señor”.

También testificó que el devocional de BYU-Idaho del martes fue presidido por uno de los apóstoles del Señor — el presidente Oaks. No es una coincidencia, dijo, que los Oaks estuvieran con los estudiantes de BYU-Idaho en este momento crucial de sus vidas.

“Para hacer de este día memorable… recuerden que el lápiz más opaco es mejor que la memoria más nítida. A medida que el presidente Oaks les hable, escriban las ideas que se relacionen con ustedes — y, lo que es más importante, los sentimientos e impresiones que sus palabras traigan a la mente.

“Ese es el Espíritu hablándoles”.

Dos estudiantes en el BYU-Idaho Center.
Dos estudiantes en el BYU-Idaho Center. Crédito: James Turcotte, BYU-Idaho

Elevado y fortificado

Los estudiantes de BYU-Idaho estaban claramente encantados de tener al presidente y a la hermana Oaks en Rexburg. Comenzaron a llenar el BYU-Idaho Center mucho antes de que comenzara el devocional del martes.

Después, dijeron que se sintieron animados y fortalecidos por los mensajes de sus visitantes especiales.

“Aprecié lo que dijo el presidente Oaks sobre tener fe en Jesucristo y anteponer Su voluntad”, dijo Cheng Yang, un estudiante de comunicaciones de Taiwán.

A Amara Alonso de San Antonio, Texas, se le recordó el martes que la fe en el Señor es sinónimo de confianza en el Señor. “Muy a menudo, solo tenemos que confiar en Dios y entender que Él sabe más que nosotros”, dijo.

La amiga de Amara, Inés Morales de Emmett, Idaho, hizo eco de los sentimientos de Alonso de que la fe y la confianza en Cristo forman una combinación poderosa.

Brady Fang, otro estudiante taiwanés, dijo que el consejo compartido entre el presidente y la hermana Oaks de tener fe en el Señor “realmente puede ayudarme cuando tenga dificultades”.