La confianza en Dios le permite al ex misionero y jugador de Utah, Devaughn Vele, tener éxito en el campo de juego

Después de haberlo visto recientemente enganchar una anotación espectacular que cambió el juego, cualquiera que no esté familiarizado con la historia del receptor de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, podría haber hecho algunas suposiciones falsas (aunque comprensibles).

Primero, reiniciemos con el “enganche”.

El 9 de octubre, cuando quedaban segundos en la primera mitad en Los Angeles Memorial Coliseum, los Utes se aferraban a una estrecha ventaja sobre su rival en la liga, la Universidad del Sur de California. En el cuarto intento, el mariscal de campo de Utah Cam Rising lanzó un pase de anotación de 37 yardas a Vele, un espigado y súper atlético Santo de los Últimos Días.

Y con eso, los Utes se pusieron en marcha — derrotando finalmente a USC 42-26. Algunos han sugerido que la anotación sorpresa de Vele alteró la temporada de Utah; los Utes están clasificados a nivel nacional y se están preparando para recibir a uno de los mejores equipos de fútbol americano universitario, Oregon, el sábado, 20 de noviembre.

El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, realiza una recepción de touchdown durante la primera mitad del juego de fútbol americano universitario contra el sur de California el sábado, 9 de octubre de 2021 en Los Ángeles.
El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, realiza una recepción de touchdown durante la primera mitad del juego de fútbol americano universitario contra el sur de California el sábado, 9 de octubre de 2021 en Los Ángeles. Crédito: Marcio Jose Sanchez, Associated Press

Ahora, volvamos a las posibles suposiciones falsas sobre Vele.

Un receptor en su primer año de juego que recibió la confianza de sus entrenadores y compañeros en un momento tan crítico de un partido clave de la liga seguramente debió haber tenido una trayectoria muy conocida en su camino hacia el fútbol americano universitario. Pero no fue así.

Como el afable Vele le dijo a Church News, su ruta futbolística hasta Salt Lake City — comenzando en San Diego y pasando por Samoa — no fue nunca clara ni sencilla. Ha recorrido su camino con medidas iguales de paciencia y humildad. Y, dijo, puede ver la mano del Señor en cada paso.

Confiando humildemente en Dios

Hijo de Afagaila y Efaraima Vele, el joven Devaughn creció en un hogar bastante típico Santo de los Últimos Días — participaba en actividades para los jóvenes, asistía a Seminario y disfrutaba de las conexiones de su rica herencia polinesia. También era un atleta talentoso.

Había planeado continuar su carrera futbolística inmediatamente después de graduarse del bachillerato del colegio Rancho Bernardo de San Diego. La misión no estaba incluída en esos planes. “No estaba realmente comprometido con la Iglesia … simplemente actuaba por inercia”, dijo sobre sus años de adolescente.

El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, cumplió una misión en Samoa antes de comenzar su carrera en el fútbol universitario.
El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, cumplió una misión en Samoa antes de comenzar su carrera en el fútbol universitario. Crédito: Universidad de Utah

En el campo de juego de la escuela secundaria, fue un receptor de renombre e incluso completó un pase de anotación de 45 yardas. Inteligente, rápido y de más de 1.82 metros de alto, Vele parecía cumplir con todos los requisitos que los reclutadores de fútbol de la División 1 buscaban en un receptor. 

“Pero realmente no tuve tantas ofertas”, dijo. “Eso realmente me hizo humilde hasta el punto de tener que volverme al Señor. Fue entonces cuando recibí la respuesta de que necesitaba servir una misión. … Estoy muy agradecido de haberlo hecho, porque mi misión me ayudó a crecer mi testimonio de la Iglesia. “Ya no me apoyo únicamente en los testimonios de mis padres”.

Servir en su tierra natal ancestral, Samoa, fue una bendición. “Cuando recibí el sobre que contenía mi llamamiento misional, recuerdo que pensé: ‘Por favor, que sea Samoa’”, dijo riendo. “Estaba emocionado y traté de entregar todo mi corazón al Señor cuando serví en Samoa”.

Vele sabía algunas palabras en samoano, pero aún tuvo que estudiar el idioma y practicar continuamente para enseñar de manera eficaz y establecer relaciones con sus investigadores y los miembros locales. Incluso enseñó y bautizó a un familiar en Samoa. “Eso”, dijo, “fue una experiencia increíble”.

Compartir el Evangelio en Samoa y ser un receptor en el fútbol americano universitario pueden parecer actividades diametralmente opuestas — pero Vele puede detectar vínculos. “Hay innumerables lecciones que aprendí como misionero que son aplicables a lo que estoy haciendo ahora como jugador de fútbol americano”.

Una misión, dijo, lo ayudó a madurar y a ser más independiente y motivado. También le enseñó a ser siempre humilde, estar preparado y confiar en el Señor.

El líder del sacerdocio de Vele, el obispo Alexander Salima del Barrio 1 JAS de Salt Lake, dice que el joven jugador de fútbol americano es “un joven excelente que merece todas las bendiciones que está recibiendo”. El obispo agregó que el carácter respetuoso de Vele hacia su familia y los demás lo convierte en un ejemplo para todos, sin importar si son fanáticos del fútbol americano.

El receptor abierto de Utah, Devaughn Vele (17), atrapa la pelota sobre el defensor de los Sun Devils de Arizona State, Timarcus Davis (7), en Salt Lake City, el sábado, 16 de octubre de 2021. Vele es un ex misionero.
El receptor abierto de Utah, Devaughn Vele (17), atrapa la pelota sobre el defensor de los Sun Devils de Arizona State, Timarcus Davis (7), en Salt Lake City, el sábado, 16 de octubre de 2021. Vele es un ex misionero. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Perseverando en las dificultades — dentro y fuera del campo de juego

Después de regresar a casa de su misión, entró a la Universidad de Utah. La escuela era una buena opción para Vele. Tenía muchos familiares en el área, y su primo Isaac Asiata había sido un liniero ofensivo estrella para los Utes. También había muchas conexiones de Santos de los Últimos Días en la universidad en Salt Lake City.

Sin embargo, como estudiante sin experiencia, no tenía ninguna promesa de una beca o de jugar en los partidos. No había garantías. “Pero sabía que mi tiempo iba a llegar. Aprendí en mi misión a confiar en el Señor y en Sus procesos”. El potencial y el atletismo de Vele fueron rápidamente evidentes para los entrenadores y compañeros de equipo durante las prácticas. También se comprometió a siempre dejarse entrenar. Estudió los partidos filmados, aprendió las distintas posiciones y se preparó para esos momentos en los que más se le necesitaba.

Los Utes tuvieron problemas para abrir la temporada 2021, perdiendo dos de sus primeros tres partidos. Pero el equipo se ha recuperado, ganó seis de sus últimos siete partidos y está de regreso en la clasificación nacional. Vele, por su parte, es el segundo del equipo en yardas por recepción, con un promedio de 18 yardas.

“La aparición de Devaughn Vele ha sido muy positiva para nosotros”, dijo recientemente el entrenador de Utah, Kyle Whittingham, a Deseret News.

Los altibajos suelen definir una temporada de fútbol americano universitario. Hay victorias. Hay derrotas. Hay atrapadas de anotaciones que se vuelven virales. Hay pases perdidos. Pero Vele y sus compañeros de equipo han tenido que enfrentar desafíos mucho más allá de la clasificación y las estadísticas de la liga.

El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, celebra su touchdown durante el juego Rojo y Blanco en Salt Lake City el sábado, 17 de abril de 2021. Vele es uno de varios misioneros en el equipo de fútbol de Utah.
El receptor abierto de la Universidad de Utah, Devaughn Vele, celebra su touchdown durante el juego Rojo y Blanco en Salt Lake City el sábado, 17 de abril de 2021. Vele es uno de varios misioneros en el equipo de fútbol de Utah. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El año pasado, el corredor estrella de Utah, Ty Jordan, murió por un disparo accidental. Después, el 26 de septiembre, el defensor Aaron Lowe murió de un disparo. Junto a sus compañeros Utes, Vele lamenta la pérdida de sus compañeros y amigos.

“Esas tragedias nos han unido a todos”, dijo Vele. “Estamos dedicando esta temporada a nuestros hermanos caídos. Nos hemos convertido en un grupo muy unido. … Todos nos aseguramos de cuidarnos unos a otros”.

Cuando Church News se puso al día con Vele, su atención se centró en prepararse para el juego de Oregon. Una atrapada de anotación (¿o dos, tal vez?) Contra los Ducks de Oregon sería enorme. Pero estaba feliz de volver a vivir, por un breve momento, esa anotación contra la USC.

“Fue increíble, especialmente para un chico de California. … Pero a pesar de lo grandioso que fue ese momento, seguí recordándome a mí mismo lo que me llevó allí. Todo gracias al Señor, porque no hubiera estado allí sin Él”.