Estaca de Nueva Zelanda indexa 1.1 millones de registros — gracias a ‘Indexatón’ de jóvenes

Inspirados por la invitación del presidente Russell M. Nelson el recogimiento de Israel (en inglés) los Santos de los Últimos Días de la Estaca Christchurch Nueva Zelanda establecieron una ambiciosa meta de indexación para 2021.

Cuando alcanzaron su meta de 250.000 récords en mayo, se fijaron una meta más alta de 1 millón — y acudieron a los jóvenes en busca de ayuda.

El presidente de la Estaca Christchurch, Uliki Moea Pongia, asesoró a los líderes de los jóvenes y juntos planearon un “Indexatón”, un cruce entre un maratón e indexación, que se llevaría a cabo durante los Juegos Olímpicos de Tokio, según un comunicado de la Sala de Prensa del Pacífico (en inglés).

Durante un período de dos semanas, se invitó a los jóvenes a indexar tantos nombres como pudieran. Se reunieron en línea para una ceremonia de apertura, para verificar la clasificación y recibir actualizaciones periódicas y aliento de sus líderes.

Los jóvenes indexaron cerca de 300.000 nombres durante el Indexatón. La participación ha acumulado 1.1 millones hasta la fecha. Aquellos que participaron informaron de un fortalecimiento de sus testimonios, sintiendo más el Espíritu y construyendo un sentido de comunidad con otros de su estaca.

“La oración y la esperanza de todo presidente de estaca es que la próxima generación tenga una base sólida en el Señor Jesucristo y tenga oportunidades para fortalecer su testimonio del Evangelio y saber que son amados”, dijo el presidente Pongia en el comunicado de prensa.

El élder Ian S. Ardern, Setenta Autoridad General y presidente del Área del Pacífico, asistió virtualmente a un evento el 7 de noviembre en reconocimiento de los esfuerzos de indexación de los jóvenes.

“Sé que hay muchos, en ambos lados del velo”, dijo el élder Ardern, “que se beneficiarán del tremendo trabajo realizado por aquellos que participaron en el Indexatón. De una manera muy real, los participantes han hecho posible que miles de personas reciban ordenanzas esenciales”.

Tevita Tu’itupou, una joven participante del Barrio Cashmere, dijo: “Me sentí bien porque sabía que estaba haciendo un buen trabajo para ayudar a otros que ya habían atravesado el velo. También sentí que el Espíritu me animaba en mi viaje a través de la indexación”.

Sarah Ormsbya, del Barrio Mona Vale, aprendió que trabajar en grupo con un objetivo común era una gran motivación para realizar la indexación. “Fortaleció nuestros testimonios y nuestras relaciones”, dijo.