Menú
EN LAS NOTICIAS

Élder Cook dedica el Distrito del Templo de Nauvoo — reflexionando sobre el pasado, mirando hacia el futuro en su primer viaje público desde COVID-19


NAUVOO, Illinois — Reflexionando sobre el “servicio devoto y los sacrificios excepcionales” de los primeros Santos de los Últimos Días durante una época “dulce pero difícil” en la historia de la Iglesia, el élder Quentin L Cook dedicó el Distrito del Templo de Nauvoo, el sábado, 29 de mayo.

Las casas, los paisajes y los pabellones históricos — ubicados al oeste del Templo de Nauvoo, Illinois — “nos ayudan a recordar” y “brindan valor moral y fortaleza espiritual” a los visitantes, dijo el élder Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

Unas 50 personas se reunieron para la dedicación en una mañana tranquila de primavera en un lugar pintoresco entre el templo de Nauvoo y el río Mississippi. Otros cientos de personas participaron en el evento desde otros lugares del distrito histórico, abriéndose a los turistas después de 14 meses definidos por la pandemia COVID-19. La dedicación también marcó la primera asignación pública fuera de Utah para un miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles desde marzo de 2020.

Me encanta la historia de los comienzos de la restauración de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, dijo el élder Cook. “Atesoro los sacrificios y la dedicación de nuestros primeros miembros fieles que trabajaron estrechamente con el profeta José Smith. A pesar de la pobreza y otros desafíos, es inspirador contemplar lo que lograron”.

El élder Cook estuvo acompañado por su esposa, la hermana Mary Cook, y el élder LeGrand R. Curtis Jr., historiador de la Iglesia y Setenta Autoridad General, y su esposa, la hermana Jane Curtis.

Antes del evento, el élder Cook y el élder Curtis saludaron a Lachlan Mackay, un apóstol de la iglesia de la Comunidad de Cristo, y a su esposa, Christin Mackay, directora de la Comunidad de Cristo del Sitio Histórico de José Smith en Nauvoo. Durante la reunión, el élder Cook habló de su “aprecio y gratitud por la tremenda relación” que comparten los Santos de los Últimos Días y la Comunidad de Cristo. “Nos han honrado al venir”, les dijo a los Mackay.

“Compartimos esta herencia en este amado lugar”, dijo el élder Curtis.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Mary G. Cook, recorren el Distrito del Templo de Nauvoo, con Steve Olsen, en el centro, en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021. También en el recorrido están el élder LeGrand R. Curtis Jr., y su esposa, la hermana Jane Curtis, a la izquierda.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Mary G. Cook, recorren el Distrito del Templo de Nauvoo, con Steve Olsen, en el centro, en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021. También en el recorrido están el élder LeGrand R. Curtis Jr., y su esposa, la hermana Jane Curtis, a la izquierda.

Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El élder Cook dijo que la historia de la Iglesia en Nauvoo abarca un período relativamente corto, de 1839 a 1846. José Smith, martirizado el 27 de junio de 1844, dirigió a los primeros Santos de los Últimos Días durante cinco años en Nauvoo. “Aunque el tiempo fue relativamente breve, la guía y la instrucción fueron fundamentales, especialmente en lo que respecta a la restauración de todas las ordenanzas del templo”, dijo el élder Cook.

Al hablar sobre el templo original de Nauvoo en el año del aniversario N°175 de su dedicación y el éxodo de los santos de la ciudad donde el Señor reveló la plenitud de las ordenanzas del templo, el élder Cook dijo que se hicieron “excepcionales sacrificios físicos, temporales y espirituales” para completar el templo de Nauvoo. “Los sacrificios que se hicieron para construir este templo se encuentran entre nuestros mayores patrimonios históricos”, dijo. “Estos sacrificios no solo bendijeron a los participantes, sino también a las generaciones posteriores”.

El templo, dijo, fue financiado por tres tipos de diezmos. El primero, los miembros contribuyeron con una décima parte de sus bienes. Segundo     , contribuyeron con una décima parte de sus ganancias, como lo continúan haciendo los Santos de los Últimos Días en la actualidad. Tercero, los hombres diezmaron sus jornadas laborales. En 1842, hombres de los diez barrios de Nauvoo trabajaron en el templo uno de cada diez días.

“Al pensar en este arreglo para la construcción del templo, comprendemos por qué casi todas las familias que tienen antepasados ​​de este primer período de la Iglesia también tienen un relato verdadero de cómo esos antepasados, con gran sacrificio personal y dedicación, ayudaron a construir el templo de Nauvoo”, dijo. “Esto representó una prueba para los santos en su conjunto y ha bendecido a la Iglesia durante generaciones”.

El élder Cook dijo que es importante comprender cuán importante eran las ordenanzas del templo para los miembros de la Iglesia en Nauvoo. “Los registros muestran que en los dos meses antes de que se cerrara el templo y los santos se vieron obligados a abandonar Nauvoo, unos 6.000 miembros recibieron ordenanzas salvadoras. Estas ordenanzas los sostuvieron durante todas las pruebas y tribulaciones que posteriormente enfrentaron en su éxodo hacia un futuro desconocido”.

El Templo de Nauvoo, Illinois, en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

El Templo de Nauvoo, Illinois, en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El élder Cook recordó la dedicación del templo reconstruido de Nauvoo por el presidente Gordon B. Hinckley, el 27 de junio de 2002, el aniversario del martirio del profeta José. “En esa oración dedicatoria dijo: ‘En este mismo lugar, en el año 1841, tu pueblo, bajo la dirección del profeta José Smith y en obediencia a tu revelación, comenzó la construcción de un templo para el Altísimo. … Que esta casa sagrada sea un monumento a aquel que vivió aquí y fue enterrado aquí, José Smith, el gran profeta de esta dispensación, y su hermano Hyrum, a quien amaba”.

Dos grandes prioridades proféticas ocurrieron al mismo tiempo en la historia de Nauvoo, dijo el élder Cook. “Se enviaban misioneros por todo el mundo y se estaba construyendo el templo de Nauvoo para proporcionar ordenanzas sagradas salvadoras para los vivos y los muertos”.

Las casas que ahora se levantan en el Distrito del Templo de Nauvoo representan estas prioridades proféticas, y el élder Cook dedicó lo siguiente:

  • La casa reconstruida de William y Esther Gheen. La familia Gheen acogió el Evangelio y se reunió en Nauvoo para ayudar en la construcción del templo.
  • La casa de William y Caroline Weeks, donde William Weeks, el arquitecto de la Iglesia, diseñó el templo de Nauvoo bajo la dirección del profeta José.
  • La casa de Edward y Anne Hunter, donde el Profeta escribió epístolas inspiradas a los Santos de los Últimos Días.
  • El pabellón de piedra construido en lo que era propiedad de William y Elizabeth Jones.
  • La Arboleda del Oeste, donde el profeta José Smith pronunció numerosos sermones.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la dedicación del histórico Distrito del Templo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la dedicación del histórico Distrito del Templo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Además del Distrito del Templo, el élder Cook dedicó la casa de Orson y Marinda Hyde, que ha sido renovada y destaca las misiones apostólicas de los líderes de la Iglesia durante el período de Nauvoo.

“Te damos gracias por el rico legado de los miles de santos que se reunieron aquí y se establecieron en Nauvoo”, oró el élder Cook. “Estamos agradecidos por la revelación que le diste al profeta José de que te construyeran una casa en este lugar. Nos maravillamos de sus sacrificios y dedicación durante varios años para dar prioridad a la construcción del templo. Estamos agradecidos por la fe y la laboriosidad de estos primeros santos al establecer una ‘ciudad del templo’, un lugar de refugio donde las santas ordenanzas del templo fueron plenamente reveladas a Tus hijos”.

Durante sus comentarios, la hermana Cook habló de sus antepasados ​​que se unieron a la Iglesia en sus comienzos y contribuyeron al establecimiento de Nauvoo. “Sufrieron persecución y muchas dificultades mientras se mantuvieron fieles y dedicados al testimonio del Espíritu que tenían cuando se bautizaron”, dijo.

Su tatarabuelo, Edward Hunter, vivió con sus tíos — Edward y Anne Hunter — en una de las casas del Distrito del Templo de Nauvoo.

“Expreso gratitud por la herencia pionera que tengo”, dijo la hermana Cook. “Todos nos apoyamos en los hombros de los que nos precedieron. Siento una deuda y un gran sentido de agradecimiento por los maravillosos santos que establecieron este legado en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Estoy agradecida por el profeta José Smith y por todas las ordenanzas y convenios que se han restaurado mediante el poder del sacerdocio”.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la dedicación del histórico Distrito del Templo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la dedicación del histórico Distrito del Templo en Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo de 2021.

Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

La hermana Curtis también habló de algunos de sus antepasados ​​que “caminaron, adoraron y murieron” en Nauvoo — incluyendo a aquellos que recibieron las bendiciones del templo en el templo original de Nauvoo.

“Nauvoo se combina con las palabras ‘la Hermosa’, que es una descripción perfecta de este lugar”, dijo. “Sus edificios, su lugar en la historia religiosa y sus fieles que iban y venían, y la hicieron hermosa a muchos ojos y corazones”.

El élder Curtis dijo que el nombre del área, el “Distrito del Templo de Nauvoo”, es apropiado por dos razones. “En primer lugar, como pueden ver, el área que estamos dedicando está bastante cerca del templo y pueden referirse apropiadamente como parte del mismo distrito”, dijo. “En segundo lugar, las estructuras que estamos dedicando en el distrito están todas relacionadas con la construcción del templo de Nauvoo”.

La Iglesia da la bienvenida a las casas, paisajes e instalaciones nuevas y restauradas, dijo. “Honramos a quienes construyeron Nauvoo y atesoramos el legado que dejaron”.

Al concluir el servicio dedicatorio, un coro de misioneros interpretó “O, mi Padre”; el himno se originó a partir de un poema escrito por Eliza R. Snow en 1845 mientras vivía en el Distrito del Templo de Nauvoo.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.