Confiar en el Señor durante tiempos poco confiables sigue siendo un ‘hábito sagrado’ del discipulado

En un momento global definido por mensajes diversificados y medios sociales cínicos y ruidosos, la palabra “confianza” se ha vuelto, bueno, poco confiable.

Pero repetidamente en 2021, los líderes de la Iglesia tranquilizaron a una audiencia mundial de personas que enfrentan los desafíos del día con un mensaje reconfortante: Pueden confiar en el Señor.

En un discurso de la conferencia general de abril de 2021, el presidente Russell M. Nelson testificó que poner la confianza en Jesucristo y Su evangelio es lo que se necesita “en este mundo confuso, contencioso y cansado”.

La confianza en el Señor es fundamental para convertirse en un verdadero discípulo. Como con casi cualquier cosa de valor, convertirse en discípulos llenos de confianza requiere esfuerzo.  El presidente de la Iglesia ofreció cinco sugerencias a quienquiera que busque profundizar su fe y su confianza en el Señor:

Primero, estudien las palabras de Cristo, Sus profetas y apóstoles.

“Cuanto más aprendan sobre el Salvador, más fácil será confiar en Su misericordia, Su amor infinito y Su poder fortalecedor, sanador y redentor”, dijo él.  “El Salvador nunca está más cerca de ustedes que cuando están enfrentando o escalando una montaña con fe”.

Segundo, aumenten la confianza al elegir creer en Cristo.

“Estudien con el deseo de creer más que con la esperanza de encontrar un defecto en la estructura de la vida de un profeta o una discrepancia en las Escrituras. Dejen de aumentar sus dudas ensayándolas con otros escépticos. Permitan que el Señor los guíe en su viaje de descubrimiento espiritual”.

Tercero, actúen con fe. “Reciban más fe haciendo algo que requiera más fe”.

Cuarto, participen de las ordenanzas sagradas que desbloquearán el poder de Dios en nuestras vidas. Y quinto, pidan ayuda a nuestro Padre Celestial, en el nombre de Cristo.

“Si todo y todos los demás en el mundo en quienes confían fracasan, Jesucristo y Su Iglesia nunca les fallarán”, agregó el presidente Nelson.  “El Señor nunca descansa, ni duerme.  Es el mismo ayer, hoy y [mañana]. No abandonará Sus convenios, Sus promesas ni Su amor por Su pueblo.

 “Él obra milagros hoy, y hará milagros mañana”.

Demuestren confianza en Dios aceptando su voluntad

El presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks saludan a los estudiantes reunidos en el BYU-Idaho Center para un devocional el martes, 16 de noviembre de 2021.
El presidente Dallin H. Oaks y la hermana Kristen Oaks saludan a los estudiantes reunidos en el BYU-Idaho Center para un devocional el martes, 16 de noviembre de 2021. Crédito: James Turcotte, BYU-Idaho

En su devocional del 16 de noviembre de 2021 para los estudiantes de la Universidad Brigham Young-Idaho, el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, enseñó que ejercer confianza en Dios es sinónimo de ejercer fe en Dios.

Empiecen por confiar en Su tiempo. “Cuando tenemos fe en el Señor Jesucristo, debemos confiar en Él lo suficiente como para estar contentos de aceptar Su voluntad, sabiendo que Él sabe lo que es mejor para nosotros”.

La fuente principal de confianza de uno siempre debe ser el Señor, agregó el presidente Oaks.

“Algunas personas no confían en nadie más que en sí mismas.  Algunos ponen su mayor confianza en un amigo u otro miembro de la familia o incluso en un maestro, científico o líder político.  Pero esa no es la manera del Señor. Él nos dijo que pusiéramos nuestra fe y nuestra confianza en el Señor Jesucristo”.

Confíen en el Señor y sigan Su camino hacia la vida eterna.

“Entonces no importa si son llamados a ser obispos o presidentas de la Sociedad de Socorro, si están casados o solteros, o si mueren mañana.  No saben lo que pasará.  Hagan su mejor esfuerzo y luego confíen en el Señor y en Su tiempo”, dijo el presidente Oaks.

‘Siempre podemos confiar en Dios’

El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Susan Gong, saludan al salir del estrado después de la sesión del domingo por la tarde de la Conferencia General No. 191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 3 de octubre de 2021, en el Centro de Conferencias.
El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Susan Gong, saludan al salir del estrado después de la sesión del domingo por la tarde de la Conferencia General No. 191 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 3 de octubre de 2021, en el Centro de Conferencias. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Durante su mensaje en la conferencia general de octubre de 2021, el élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, reiteró la convicción del presidente Oaks de que esa confianza en Dios es una extensión de la fe.

Confiar en el Señor, enseñó, se vuelve real cuando una persona hace cosas difíciles con fe e invita a las bendiciones del cielo.

“Siempre podemos confiar en Dios. El Señor nos conoce mejor y nos ama más de lo que nos conocemos o nos amamos a nosotros mismos. Su amor infinito y su conocimiento perfecto del pasado, presente y futuro hacen que Sus convenios y promesas sean constantes y seguras”.

Otro aspecto clave de confiar en Dios es confiar en Sus milagros y en Su inspiración para discernir sabiamente.

“Nosotros y nuestras relaciones pueden cambiar”, dijo el élder Gong. “Mediante la expiación de Cristo el Señor, podemos despojarnos de nuestro egoísmo natural y convertirnos en hijos de Dios, mansos, humildes, llenos de fe y con la confianza apropiada.

“Cuando nos arrepentimos, cuando confesamos y abandonamos nuestros pecados, el Señor dice que no los recuerda más. No es que se olvide; más bien, de una manera notable, parece que Él elige no recordarlos, nosotros tampoco necesitamos hacerlo”.

El “viaje de la vida” de uno es individual, agregó el élder Gong. “Pero podemos volver a Dios nuestro Padre y a Su Hijo Amado mediante la confianza en Dios, en los unos a los otros y en nosotros mismos”.

Para los misioneros de tiempo completo que buscan cada día compartir el Evangelio, es absolutamente esencial confiar en Dios. En el mes de noviembre, mientras participaban en una gira virtual del Área Asia, el élder Peter F. Meurs, Setenta Autoridad General y consejero de la presidencia del Área Asia, recordó a los misioneros el poder que se encuentra en confiar en el Señor.

“El resultado de su misión dependerá de las decisiones que tomen”, dijo el élder Meurs.  “Elijan, como Nefi, actuar con fe, confiar en el Señor, buscar Su guía para encontrar a los puros de corazón y ayudarlos a progresar y desarrollar la fe”.

Confíen en el Señor ‘con todo su corazón’

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera.
La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Para los jóvenes Santos de los Últimos Días, confiar en el Señor será un esfuerzo unificador en 2022.

El tema de la juventud de este año se extrae del consejo atemporal que se encuentra en las antiguas escrituras: “Confía en Jehová con todo tu corazón; y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:5-6).

Durante los últimos días de 2021, Church News se reunió con las presidencias generales de las Mujeres Jóvenes y los Hombres Jóvenes para hablar sobre el lema de los jóvenes 2022 y la importancia de confiar en el Señor en todo momento y en todas las cosas.

Confiar en alguien — incluyendo al Señor — es el fruto de una relación amorosa.

“Si voy a confiar en alguien en mi vida, generalmente es porque tengo una gran relación con ellos”, dijo la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon. “Así que espero que este año, ya que los jóvenes lo hacen tan bien, puedan crear un mejor entendimiento de quién es El Salvador”.

La presidencia general de los Hombres Jóvenes. De izquierda a derecha el hermano Ahmad S. Corbitt, el presidente Steven J. Lund, y el hermano Bradley R. Wilcox.
La presidencia general de los Hombres Jóvenes. De izquierda a derecha el hermano Ahmad S. Corbitt, el presidente Steven J. Lund, y el hermano Bradley R. Wilcox. Crédito: Richard M. Romney, revistas de la Iglesia

El hermano Ahmad Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, repitió el consejo profético de que la confianza en el Señor es una extensión de la fe.

“Tenemos fe en que el Señor cumplirá sus promesas. Entonces confiamos en Su tiempo y confiamos en cómo se ve el ‘cumplir Sus promesas’ — que no siempre es como creemos que debería de ser”.

Confiar en el Señor no es algo pasivo, agregó la hermana Michelle D. Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes.  “Confiar requiere que actuemos con fe y que hagamos esas cosas pequeñas y simples que se nos han enseñado a hacer”.

El presidente general de los Hombres Jóvenes, Steven J. Lund, observó que a veces los hijos de Dios no confían en el plan de felicidad del Señor. En vez de eso, deambulan por senderos alternos y peligrosos. Sin embargo, confiar en el camino de Dios ofrece seguridad. “Si vivimos vidas con propósito”, dijo él, “podemos reconocer cuándo estamos caminando en Su senda”

Los líderes de los jóvenes identificaron varias acciones comprobadas — esos “sagrados hábitos del discipulado” — que los Santos de los Últimos Días de cualquier edad pueden utilizar en su vida diaria para generar confianza en Dios: Asistir a las reuniones de la Iglesia; recibir y meditar sobre la bendición patriarcal de uno; aceptar y cumplir con las asignaciones de la Iglesia; y, por supuesto, ser devotos y estudiar las Escrituras.