Los últimos 2 años han sido ‘sin precedentes’, ‘locos’ e ‘inspiradores’ en los sitios históricos de la Iglesia

“Sin precedentes” es un término que muchos, incluyendo el presidente Russell M. Nelson, han utilizado para describir el tiempo transcurrido desde que la propagación del coronavirus comenzó a interrumpir las operaciones normales de empresas, organizaciones, escuelas, iglesias e individuos.

Esa palabra ciertamente se aplica a los últimos dos años en los sitios históricos de la Iglesia. Los líderes del Departamento de Historia de la Iglesia esperaban que 2020 fuera uno de los años más ocupados en muchos de los sitios históricos de la Iglesia, ya que los Santos de los Últimos Días estarían celebrando el bicentenario de la Primera Visión del profeta José Smith.

En cambio, en marzo de 2020, la Iglesia anunció que, como precaución ante la pandemia de COVID-19, los sitios históricos de la Iglesia cerrarían (en inglés) — algo que nunca había sucedido.

Cuando Gary Boatright, quien ha trabajado con los sitios históricos de la Iglesia durante aproximadamente 15 años, piensa en los últimos 20 meses de la pandemia, la primera palabra que le viene a la mente es “alocado”.

“Realmente ha sido un año muy, muy alocado”, dijo Boatright recientemente a Church News.

Poco después del cierre de los sitios, se enviaron a casa a muchas parejas de misioneros mayores, que constituyen gran parte del personal de apoyo en los sitios pero que estaban en mayor riesgo de contraer el virus. Las jóvenes hermanas misioneras internacionales fueron reasignadas a sus países de origen. Al mismo tiempo, los sitios también tuvieron una afluencia de hermanas misioneras jóvenes, y tanto los directores de los sitios como los líderes del Departamento de Historia de la Iglesia se preguntaron “¿Cómo vamos a mantenerlos ocupados?”

Afortunadamente, los responsables de los sitios y los misioneros innovaron y respondieron ofreciendo recorridos virtuales de estos espacios sagrados. En pocas semanas, la mayoría de los sitios históricos ofrecían recorridos en video en vivo a personas desde Utah hasta Alaska, Francia, Surinam y Filipinas. Y eso fue solo en 2020.

La hermana Karly Robison y la hermana Meg Taylor, misioneras sirviendo en los sitios históricos de Nauvoo, ofrecen un recorrido virtual frente al Templo de Nauvoo, Illinois. Debido a la pandemia del COVID-19, los sitios históricos de la Iglesia han estado cerrados desde marzo de 2020.
La hermana Karly Robison y la hermana Meg Taylor, misioneras sirviendo en los sitios históricos de Nauvoo, ofrecen un recorrido virtual frente al Templo de Nauvoo, Illinois. Debido a la pandemia del COVID-19, los sitios históricos de la Iglesia han estado cerrados desde marzo de 2020. Crédito: Cortesía: Sitios Históricos de Nauvoo

Lea más: Cómo los sitios históricos de la Iglesia están cumpliendo su propósito durante la pandemia (en inglés)

“No sabíamos qué esperar en 2021”, dijo Boatright.

En el último año, los sitios comenzaron a reabrirse nuevamente a los visitantes presenciales, pero con las precauciones de COVID-19 en su lugar. La Iglesia también anunció amplios planes para rehabilitar el sitio histórico del cerro Cumorah, y en mayo se dedicó una nueva área histórica de la antigua Nauvoo — el Distrito del Templo de Nauvoo. Mientras tanto, los sitios han seguido ofreciendo recorridos virtuales a personas de todo el mundo que nunca hubieran podido viajar hasta allí.

La retrospectiva siempre es buena, señaló Boatright, pero al mirar hacia atrás a toda la “locura” y las dificultades, especialmente de esos primeros meses de 2020, “está claro que la mano del Señor estaba guiando todo el camino”.

Como director de operaciones de los sitios históricos, Boatright ha tenido un asiento en primera fila ante la incertidumbre y los desafíos presentados por la pandemia de COVID-19, pero también ante los milagros, la resiliencia y las innovaciones que han surgido — razón por la cual la segunda palabra que le viene a la mente para describir los últimos dos años es “inspirador”.

“Realmente ha sido una bendición mirar atrás y ver la mano del Señor en ello”, dijo Boatright.

La hermana Sarah Sun muestra ropa auténtica mientras que la hermana Pamela Wach la graba durante un recorrido virtual por el sitio histórico del Batallón Mormón. Debido al COVID-19, los sitios históricos de la Iglesia han estado cerrados para los visitantes presenciales desde marzo de 2020.
La hermana Sarah Sun muestra ropa auténtica mientras que la hermana Pamela Wach la graba durante un recorrido virtual por el sitio histórico del Batallón Mormón. Debido al COVID-19, los sitios históricos de la Iglesia han estado cerrados para los visitantes presenciales desde marzo de 2020. Crédito: Cortesía del sitio histórico del Batallón Mormón

Lecciones aprendidas

Mirando hacia atrás, una de las grandes lecciones de la pandemia fue el poder de los recorridos virtuales, dijo Boatright.

Este último año, los sitios recibieron el mismo número de visitantes virtuales y presenciales. “Este año y el pasado fue la primera vez que la Iglesia pudo llevar los sitios históricos a la Iglesia mundial. Y la retroalimentación que hemos recibido ha sido fenomenal”.

Boatright ha recibido correos electrónicos y comentarios de miembros de la Iglesia de todo el mundo que están muy agradecidos de poder experimentar estos lugares. “La Primera Visión y la Arboleda Sagrada es un sitio importante y sagrado para todos los miembros de la Iglesia en todo el mundo, ya sea un Santo de los Últimos Días de tercera generación en Utah o un Santo de los Últimos Días de primera generación en África Occidental”.

Una familia camina cerca de la granja de la familia de Joseph Smith en el sitio histórico de la Arboleda Sagrada en Palmyra, Nueva York, en agosto de 2018.
Una familia camina cerca de la granja de la familia de Joseph Smith en el sitio histórico de la Arboleda Sagrada en Palmyra, Nueva York, en agosto de 2018. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Otra lección de la pandemia, continuó Boatright, fue la necesidad de ser flexible. “Aprendimos que realmente debemos ser flexibles en lo que respecta a lo que hacemos en los sitios históricos”.

Un buen ejemplo de ello es la creación de los recorridos virtuales. Cuando la pandemia llegó, el Departamento de Historia de la Iglesia ya había estado experimentando con recorridos virtuales. Normalmente, la implementación de algo así requeriría aprobaciones, debates y comités, lo que lleva tiempo.

En cambio, la pandemia actuó como un impulso. Los responsables del sitio experimentaron y resolvieron las cosas rápidamente, y pasaron de las pruebas a la realidad en cuestión de días.

En el último año, a medida que los sitios se volvieron a abrir a los visitantes presenciales, tuvieron que hacer malabarismos con las diferentes restricciones locales y los requisitos del COVID-19 así como con la fluctuación del personal y el número de visitantes.

“Hemos aprendido que podemos hacer las cosas de manera diferente a como lo hacíamos antes”, dijo Boatright.

Siguiendo adelante

A principios de este año, Benjamin Pykles, conservador de los sitios históricos de la Iglesia (en inglés), señaló en un artículo de Church News que todavía tienen mucho trabajo que hacer para continuar llegando a su audiencia mundial. Un recorrido pregrabado podría servir en áreas del mundo que nunca tendrán una zona horaria igual a las horas de vigilia que cualquiera de los sitios históricos que se encuentran en todo Estados Unidos. En este momento, los sitios también tienen limitaciones en cuanto a los idiomas en los que pueden ofrecer un recorrido en vivo y sitios específicos, como el Mormon Trails Site [el sitio de senderos mormones] en Wyoming, tienen dificultades para ofrecer recorridos virtuales debido a problemas de conexión.

“Solo estamos arañando la superficie y estamos emocionados de seguir trabajando para lograr esos objetivos”, dijo Pykles.

La hermana Olivia Graysen, a la izquierda, y la hermana Marissa Bischoff presentan un recorrido por el interior de la casa histórica de José y Emma Smith en el sitio de la Restauración del sacerdocio en Oakland Township (Susquehanna), Pensilvania, el domingo, 29 de agosto de 2021. A la derecha está el élder Neil L. Andersen y la hermana Kathy Andersen.
La hermana Olivia Graysen, a la izquierda, y la hermana Marissa Bischoff presentan un recorrido por el interior de la casa histórica de José y Emma Smith en el sitio de la Restauración del sacerdocio en Oakland Township (Susquehanna), Pensilvania, el domingo, 29 de agosto de 2021. A la derecha está el élder Neil L. Andersen y la hermana Kathy Andersen. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

A medida que más personas se preparan para visitar muchos de estos lugares el próximo año, Boatright espera que sigan siendo pacientes y comprensivos a medida que cada sitio trata de gestionar las pautas locales fluctuantes del COVID-19 y, en algunos casos, la falta de personal.

Al mirar hacia adelante y al hablar de lo que espera de los visitantes, tanto presenciales como virtuales, Boatright compartió una lección que aprendió recientemente de David L. Frischknecht, director de asuntos temporales de los sitios históricos de la Iglesia. En cuanto a los sitios históricos, “eran sagrados entonces y lo son ahora”.

Boatright explicó: “Estos lugares se hicieron sagrados por la fe y la dedicación de los primeros santos y también por los milagros que ocurrieron en esos lugares. Ahora son sagrados por una serie de cosas: por el sacrificio y la dedicación de los misioneros, que son llamados a servir en estos lugares; … Por las vidas que son cambiadas, por los miembros de la Iglesia que van allí y su fe y testimonio se fortalece; por aquellos de otras religiones que vienen y aprenden más sobre la historia, y se van con el sentimiento y la comprensión de que lo que acaban de visitar es un lugar santo y sagrado”.

Los sitios de la historia de la Iglesia deben ser experimentados, no solo vistos y marcados en una lista, dijo Boatright.

Si los visitantes se toman el tiempo para conectarse y experimentar realmente estos espacios sagrados, ya sea presencial o virtualmente, “sus vidas cambiarán”, prometió Boatright. “Se irán con una relación más estrecha con su Padre Celestial. Se irán con una mejor comprensión de la historia de la Iglesia. Se irán con un testimonio más firme de la restauración del evangelio”.