Deliberar en consejo en clases de las Mujeres Jóvenes y en cuórums del Sacerdocio Aarónico

¿En quiénes hemos estado pensando últimamente? ¿Cómo podemos ayudar a esas personas?

¿Quién necesita nuestra ayuda y nuestras oraciones? ¿Qué se sienten inspirados a hacer para ayudarles?

¿Cómo podemos tender la mano a las personas de una manera semejante a la de Cristo cuando vemos una necesidad y no sabemos qué decir?

Estas preguntas son ejemplos de la sección “Deliberar en consejo” del bosquejo de las lecciones de “Ven, sígueme” para las Mujeres Jóvenes y el Sacerdocio Aarónico. Piensen en las poderosas conversaciones que podrían tener lugar en una clase o cuórum después de preguntas como estas. Hacer este tipo de preguntas abiertas ayuda a toda la clase a centrarse en los demás y abre los corazones y las mentes a la revelación.

El Señor utiliza a Sus jóvenes para obrar milagros en el recogimiento de Israel. Las mujeres y los hombres jóvenes valoran las oportunidades de contribuir a la obra de salvación y hacer una diferencia en la vida de sus compañeros, barrios y comunidades. La sección “Deliberar en consejo” de la reunión dominical es una oportunidad para que los jóvenes se unan en la causa de Cristo para traer almas a Él.

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera.
La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Deliberar en consejo puede a veces ser encontrado con un silencio incómodo. A veces, los líderes adultos toman el tiempo para sugerir cosas que los jóvenes podrían o deberían hacer o les preguntan sobre lo que ha pasado durante la semana — lo bueno y lo malo. Otras veces, se pasa rápidamente o incluso se salta para llegar a la lección. Como resultado, muchos se han preguntado, “¿Cuál es el propósito de la sección ‘Deliberar en consejo’? ¿Y cómo usamos este tiempo de manera más efectiva?”  

El propósito

A medida que las presidencias de clase consideren cómo involucrar a los miembros de su clase en la obra de salvación y exaltación — “vivir el evangelio, cuidar de los necesitados, invitar a todos a recibir el evangelio y unir a las familias por la eternidad” (Manual General 1.2) — experimentarán la revelación y sentirán el gozo de ser instrumentos en las manos del Señor. Dedicar tiempo para enseñar a los jóvenes cómo deliberar en consejo y luego permitirles que lo hagan generará valiosos dividendos en su crecimiento espiritual y los preparará para futuras oportunidades de liderazgo. 

Cómo usar el tiempo de manera efectiva

Permitan que las presidencias de clase y de cuórum determinen cómo utilizar el tiempo y en qué centrarse. Esto se hace en la reunión de presidencia. La preparación previa para dirigir la sección “Deliberar en consejo” aumentará su confianza y los ayudará a dirigir la conversación de una manera inspirada. Al final, el silencio incómodo desaparecerá.

El plan de estudios para jóvenes de “Ven, sígueme” proporciona ejemplos de preguntas que pueden ayudar a los líderes jóvenes a dirigir la discusión. Enséñenles cómo hacer preguntas adicionales — esta es la mejor manera de tener conversaciones que sean relevantes y satisfagan las necesidades. Entonces se pueden hacer asignaciones significativas. Recuerden que las preguntas que se hacen no son tan importantes como el resultado: fortalecer la fe en Jesucristo y llevar a cabo la obra de salvación y exaltación. 

Poner al Salvador en el centro

El elemento más importante al deliberar en consejo es buscar la voluntad del Padre Celestial y de Jesucristo. Ayuden a los líderes jóvenes a enfocarse en hacer Su obra a Su manera. Consideren hacer preguntas como, “¿Cómo procuraría el Salvador llevar a cabo esta tarea? ¿Qué sabemos ya acerca de Él que podría ayudarnos a enfrentar este desafío? ¿Cómo nos ayudará Él a cumplir esta tarea, aunque estemos ocupados?”. Mientras procuramos llevar a cabo Su obra, debemos recordar que “Todo lo [podemos] en Cristo que [nos] fortalece” (Filipenses 4:13). 

¿Será perfecto? No. ¿Esta rendición de cuentas permitirá que haya tareas incumplidas y silencios incómodos? Sí. ¿Será necesario continuar ayudando a los jóvenes a llevar a cabo la obra del Señor? Siempre. ¿Habrá crecimiento en los jóvenes? Lenta y constantemente. ¿Habrá revelación y mayor fe en Jesucristo y poderosos milagros? Sin duda.

El deliberar en consejo traerá grandes bendiciones. El Señor está interesado en el éxito de estas discusiones. Él los bendecirá y los magnificará a medida que ayuden a las presidencias de clase y de cuórum a dirigir de manera más eficaz la sección “Deliberar en consejo” de sus clases y reuniones de cuórum. Juntos pueden descubrir lo que Dios quiere que hagan. Recuerden, habrá milagros.