Un llamado profético: Los líderes mayores de la Iglesia enfatizan el servicio misional para los hombres y mujeres jóvenes, y los matrimonios mayores

En su mensaje de apertura de la conferencia general de abril de 2022, el presidente Russell M. Nelson reafirmó firmemente que “ el Señor ha pedido a todo joven digno y capaz que se prepare para una misión y la sirva”. Además, enfatizó que para las “hermanas jóvenes y capaces, una misión es también una oportunidad poderosa, pero opcional”.

En el segundo mensaje de la sesión, el presidente M. Russell Ballard, instruyó a los hombres jóvenes y a las mujeres jóvenes que deseen servir una misión a comenzar ahora mismo a hablar con sus padres sobre el servicio misional

La conferencia comenzó con un par de poderosos anuncios — un llamado profético del Presidente de la Iglesia y un segundo testimonio apostólico ofrecido por el Presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles.

‘Cada uno de ustedes es imprescindible para el Señor’

Al decir que el evangelio de Jesucristo nunca ha sido tan necesario como hoy, y es “la única solución duradera para la paz”, el presidente Nelson añadió que los Santos de los Últimos Días tienen “la sagrada responsabilidad de compartir el poder y la paz de Jesucristo con todos los que lo escuchen y permitan que Dios prevalezca en sus vidas”.

Después hizo el llamado a los jóvenes.

“Hoy reafirmo firmemente que el Señor ha pedido a todo joven digno y capaz que se prepare para una misión y la sirva”, dijo, explicando que, el servicio misional es una responsabilidad del sacerdocio para los jóvenes Santos de los Últimos Días. “Ustedes, jóvenes, han sido reservados para esta época en la que se está llevando a cabo el prometido recogimiento de Israel. ¡Al servir sus misiones, ustedes juegan un papel fundamental en este acontecimiento sin precedentes!

Para las hermanas, esta fue una invitación para su consideración. 

“Para ustedes, hermanas jóvenes y capaces, una misión es también una oportunidad poderosa, pero opcional”, dijo, expresando el amor de los líderes de la Iglesia por ellas y dándoles una calurosa bienvenida. “¡Lo que aportan a esta obra es magnífico! Oren para saber si el Señor quiere que sirvan una misión y el Espíritu Santo se los hará saber a su corazón y a su mente” 

Les recordó a sus “queridos jóvenes amigos” que “cada uno es imprescindible para el Señor”. El presidente Nelson dijo que la decisión de servir una misión — de proselitismo o de servicio —bendecirá a cada individuo y a muchos otros.  

Además, invitó a las parejas mayores para que sirvan cuando las circunstancias lo permitan.

“Todos los misioneros enseñan y dan testimonio del Salvador”, dijo él. “La oscuridad espiritual en el mundo hace que la luz de Jesucristo sea más necesaria que nunca”.

El presidente Russell M. Nelson de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy W. Nelson, saludan a los misioneros en Auckland, Nueva Zelanda, el martes 21 de mayo de 2019.
El presidente Russell M. Nelson de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy W. Nelson, saludan a los misioneros en Auckland, Nueva Zelanda, el martes 21 de mayo de 2019. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Sesión del sábado por la mañana: Vea la galería de fotos y lea el resumen de los discursos de la conferencia general de abril de 2022

‘Comiencen ahora mismo’

El presidente Ballard habló de su servicio como un joven misionero en Inglaterra. “Testifico que fue en mi misión donde llegué a saber que el Padre Celestial y mi Salvador Jesucristo me conocen y me aman”.

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, como un joven misionero en las Islas Británicas, donde sirvió desde 1948 hasta 1950.
El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, como un joven misionero en las Islas Británicas, donde sirvió desde 1948 hasta 1950.

A los jóvenes Santos de los Últimos Días les aguardan oportunidades similares. “El Señor los conoce”, dijo el presidente Ballard. “Cuando estén sirviendo su misión, tendrán experiencias que les ayudarán a conocerle mejor. Crecerán espiritualmente al servirle. …

“Él les dará experiencias con inspiraciones del Espíritu Santo. Podrán demostrarle que Él puede confiar y contar con ustedes”.

“Ahora mismo” es el momento de comenzar a hablar con sus padres sobre el servicio misional y comenzar a hacer compromisos y preparativos. “Comprométanse con ustedes mismos y con el Padre Celestial a que servirán una misión y que desde este momento en adelante se esforzarán por mantener sus corazones manos y mentes limpias y dignas”.

El presidente M. Russell Ballard habla en la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N° 192 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
El presidente M. Russell Ballard habla en la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N° 192 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El presidente Ballard recordó que su servicio como presidente de misión en Toronto, Ontario el cual comenzó en 1974, llegó justo después de que el presidente Spencer W. Kimball diera un memorable discurso misional titulado “Cuando el mundo se convierta”.

El ya fallecido presidente de la Iglesia compartió su visión de cómo se llevaría el evangelio a todo el mundo y pidió muchos más misioneros de todas partes del mundo. Además, enfatizó la expectativa del Señor “de que todo hombre… levante una voz de advertencia a los habitantes de la tierra”.

El presidente Ballard dijo: “La enseñanza del presidente Kimball sobre la expectativa de que los jóvenes sirvan una misión, se convirtió en un tema de conversación en los hogares de todo el mundo. Esa expectativa no ha cambiado. Estoy agradecido de que el presidente Nelson también haya reafirmado esa expectativa del Señor esta mañana”.

El presidente M. Russell Ballard, el élder Quentin L.Cook y el élder Jeffrey R. Holland de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con sus esposas, la hermana Mary Cook y la hermana Patricia Holland, recorren el río Ribble, Inglaterra, el miércoles, 27 de octubre 2021. Muchos conversos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se bautizaron en el río gracias a los primeros esfuerzos misionales.
El presidente M. Russell Ballard, el élder Quentin L.Cook y el élder Jeffrey R. Holland de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con sus esposas, la hermana Mary Cook y la hermana Patricia Holland, recorren el río Ribble, Inglaterra, el miércoles, 27 de octubre 2021. Muchos conversos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se bautizaron en el río gracias a los primeros esfuerzos misionales. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

‘Mi misión moldeó completamente mi vida’

El tema del servicio misional volvió al centro del escenario en la sesión del sábado por la tarde, cuando el élder Marcos A. Aidukaitis resaltó cómo el servir una misión de tiempo completo es clave para el llamado del presidente Nelson de recoger al Israel disperso a ambos lados del velo.

“El mundo trata de distraer a los jóvenes de esta responsabilidad tan sagrada utilizando el miedo y las inseguridades”, advirtió el Setenta Autoridad General, y posteriormente citó los obstáculos que se le interpusieron cuando se preparaba para su llamamiento como misionero.    

Su odontólogo trató de disuadirlo de servir, la universidad en la cual estaba matriculado solo le daría una prórroga de un año a pesar de que el llamamiento era de dos años y, además, tenía interés en una cierta joven y sabía que sus amigos también, así que una ausencia de dos años parecía un gran riesgo.

El élder Marcos A. Aidukaitis habla en la sesión del sábado, 2 de abril de 2022, por la tarde, de la 192º Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
El élder Marcos A. Aidukaitis habla en la sesión del sábado, 2 de abril de 2022, por la tarde, de la 192º Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“Servir una misión de tiempo completo puede parecernos difícil”, dijo el élder Aidukaitis. “Quizás requiera que dejemos de lado cosas importantes por un momento. El Señor ciertamente lo sabe, y siempre estará a nuestro lado”.

Volvió a repasar los obstáculos a su preparación: “¿Mi odontólogo? Conseguí otro. ¿La universidad? Hizo una excepción conmigo. ¿Recuerdan la joven? Se casó con uno de mis buenos amigos”.

Sin embargo, testificó que Dios lo bendijo de verdad, incluso con la comprensión de que las bendiciones del Señor pueden llegar de formas diferentes a las que uno podría esperar.

Entre las “muchas ricas bendiciones” que recibió el élder Aidukaitis se incluyen una mayor fe en Jesucristo y en Su expiación, un conocimiento y un testimonio más sólidos de Sus enseñanzas, haber perdido el miedo a enseñar, tener una mayor capacidad para enfrentar los desafíos con optimismo y la comprobación repetida de que el pecado no trae la verdadera felicidad y que la obediencia a los mandamientos nos ayuda a prosperar temporal y espiritualmente.

“Todas estas cosas fueron decisivas en mi preparación para la vida adulta, como un posible matrimonio y la paternidad, el servicio en la Iglesia y la vida profesional y comunitaria”, dijo, y explicó que después de su misión, compartió el evangelio con una joven que más tarde se convirtió en su esposa.

“Mi misión moldeó completamente mi vida. Comprendí que vale la pena el esfuerzo de confiar en Dios, de confiar en Su sabiduría y misericordia y en Sus promesas.  Después de todo, Él es nuestro padre, y sin ninguna duda, Él quiere lo mejor para nosotros”.

Al servir una misión, a veces se nos presentan desafíos, sin embargo, el Señor es un gran ejemplo y guía en tales circunstancias, dijo el élder Aidukaitis. “Él entiende lo que es una misión difícil. Con Su ayuda, podemos hacer cosas difíciles. Él estará a nuestro lado, y nos dará grandes bendiciones al servirle humildemente”.

El élder Quentin L. Cook El élder de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Mary Cook, caminan cerca del río Ribble, Inglaterra, el miércoles, 27 de octubre de 2021. Muchos conversos de La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días día los santos se bautizaron en el río gracias a los primeros esfuerzos misionales.
El élder Quentin L. Cook El élder de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Mary Cook, caminan cerca del río Ribble, Inglaterra, el miércoles, 27 de octubre de 2021. Muchos conversos de La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días día los santos se bautizaron en el río gracias a los primeros esfuerzos misionales. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

‘Compartir Su evangelio mediante palabras y obras’

En su discurso titulado “Conversión a la voluntad de Dios” al concluir la sesión del sábado por la tarde, el élder Quentin L. Cook del Cuórum de los Doce Apóstoles, reiteró el llamado al servicio de los jóvenes Santos de los Últimos Días que hizo el presidente Nelson y lo puso en el contexto de la conversión personal.

El élder Cook entonces repitió el “Estandarte de la Verdad” escrito por José Smith en 1842, llamándolo “el toque del clarín para las generaciones de Santos de los Últimos Días, especialmente los misioneros”: “Ninguna mano impía puede detener el progreso de la obra: las persecuciones se encarnizarán, el populacho podrá conspirar, los ejércitos podrán juntarse, y la calumnia podrá difamar; mas la verdad de Dios seguirá adelante valerosa, noble e independientemente, hasta que haya penetrado en todo continente, visitado toda región, abarcado todo país y resonado en todo oído, hasta que se cumplan los propósitos de Dios, y el gran Jehová diga que la obra está concluida”.

El Apóstol añadió: “El Señor nos pide a cada uno de nosotros que compartamos su evangelio mediante palabras y obras. Nuestra conversión personal incluye la responsabilidad de compartir el evangelio de Jesucristo con el mundo.

Las bendiciones de compartir el evangelio incluyen aumentar nuestra conversión a la voluntad de Dios y dejar que Dios prevalezca en nuestras vidas, dijo el élder Cook. “Bendecimos a otros para que experimenten ‘un poderoso cambio de corazón’.

Hay un verdadero gozo eterno en ayudar a traer almas a Cristo”.

Lea más sobre la cobertura de la conferencia general de abril de 2022

El élder Jeffrey R. Holland (flecha izquierda) y el élder Quentin L. Cook (flecha derecha) sirvieron como misioneros de tiempo completo en Inglaterra de 1960 a 1962. Fueron compañeros durante el verano de 1962.
El élder Jeffrey R. Holland (flecha izquierda) y el élder Quentin L. Cook (flecha derecha) sirvieron como misioneros de tiempo completo en Inglaterra de 1960 a 1962. Fueron compañeros durante el verano de 1962. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días