Lo que la Iglesia hizo para restaurar y renovar el Templo de Washington D.C. y por qué es importante

KENSINGTON, Maryland — En los días previos a la casa abierta del Templo de Washington D.C. en abril — mientras filmaba un recorrido exclusivo por el edificio renovado con un medio de comunicación nacional, el élder David A. Bednar hizo un descubrimiento interesante.

No hay sombras en el Templo de Washington D.C.

“La iluminación del templo parece impregnarlo todo”, dijo el élder Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

En pocas palabras, el élder Bednar y un equipo de noticias de CBS quedaron “impresionados por la luz”.

Los especialistas en medios de comunicación, que trabajaban para producir un informe especial de la mañana de Pascua, Ed O’Keefe (en inglés), normalmente usaban una serie de dispositivos para equilibrar la iluminación de una sala. Pero en el templo, ese equipo no fue necesario, explicó el élder Bednar.

Los motivos abovedados ovalados y de arco puntiagudo culminan en el Salón Celestial del Templo de Washington D.C. Entrar en este espacio sagrado simboliza la última progresión que uno puede lograr hacia el cielo mismo. El candelabro de cristal artesanal austriaco recientemente agregado es un foco central con 12 candelabros de apoyo colocados en sus nichos individuales de arco puntiagudo.
Los motivos abovedados ovalados y de arco puntiagudo culminan en el Salón Celestial del Templo de Washington D.C. Entrar en este espacio sagrado simboliza la última progresión que uno puede lograr hacia el cielo mismo. El candelabro de cristal artesanal austriaco recientemente agregado es un foco central con 12 candelabros de apoyo colocados en sus nichos individuales de arco puntiagudo.

Dan Holt, gerente de proyectos de la Iglesia para la renovación del Templo de Washington D.C., dijo que el equipo estaba asombrado por la iluminación “uniforme y fácil”.

“Cuando caminas por el edificio, sientes una sensación de estar en lo correcto”, dijo Holt. “Se siente bien. No sabes necesariamente por qué todo funciona en conjunto para que sientas que perteneces. No hay nada que llame demasiado la atención. No hay nada que reste valor al resto del diseño. Simplemente encaja”.

Es el diseño moderno por excelencia de mediados de siglo, agregó. “Todo funciona y se siente bien”.

Eso incluye la distribución de la luz, que “viene de todos lados”, dijo. “La luz de Cristo está siempre presente en nuestras vidas. Y disponible para nosotros. Y no esconde nada”.

El Templo de Washington D.C. en Kensington, Maryland, el domingo, 17 de abril de 2022.
El Templo de Washington D.C. en Kensington, Maryland, el domingo, 17 de abril de 2022. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El élder Gerrit W. Gong, también del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo que espera que las personas que vieron el especial de CBS asistan a la casa abierta del templo, la primera vez que el público podrá recorrer el templo desde su dedicación en 1974. Entonces, en los próximos meses y años, cuando vean el edificio icónico en la carretera Capital Beltway, “recordarán que este es un lugar que los conecta con Dios, los conecta entre sí, los conecta con sus propios corazones y con su mejor y más verdadero ser”.

La restauración

El templo, el decimosexto de la Iglesia en funcionamiento y el primero construido en el este de los Estados Unidos, cerró en 2018 para actualizar los sistemas mecánicos y eléctricos, renovar los acabados y el mobiliario, y mejorar los terrenos.

Los equipos redujeron el templo hasta los postes y lo volvieron a colocar en la forma en que fue diseñado — “moderno de mediados de siglo, solo que un poco más moderno”, dijo Holt. “No hubo un espacio que no tocáramos, ni en el interior ni en el exterior”.

Una de las seis salas de instrucción del Templo de Washington D.C. se muestra en julio de 2021. Aquí es donde los devotos Santos de los Últimos Días aprenden sobre la creación de Dios, el propósito de la vida y cómo llegar a ser más como Él y Su Hijo, Jesucristo.
Una de las seis salas de instrucción del Templo de Washington D.C. se muestra en julio de 2021. Aquí es donde los devotos Santos de los Últimos Días aprenden sobre la creación de Dios, el propósito de la vida y cómo llegar a ser más como Él y Su Hijo, Jesucristo.

El espacio mecánico, dijo, está “listo para otros 100 años de mantenimiento y conservación”. Además, las luces LED, las calderas y enfriadores de alta eficiencia y los equipos hacen que el templo sea significativamente más eficiente desde el punto de vista energético que antes de la renovación.

Esto se logró con gran deliberación.

Lea más: El élder Bednar habla acerca del Templo de Washington D.C.: “No solo se trata de este edificio”

Tomemos, por ejemplo, los vitrales exteriores ubicados en los lados este y oeste del templo. Diseñado por Willet Hauser Architectural Glass de Winona, Minnesota, el marco y la resina epoxi entre todo el vidrio se desgastaron y deterioraron con el tiempo. Holt dijo que, como parte del proyecto, los equipos quitaron los paneles y los enviaron a Minnesota, donde los artistas frotaron con carbón las ventanas. Cada pieza de vidrio se limpió y se devolvió exactamente al diseño original, mantenida en su lugar con nueva resina epoxi. “Cada pieza está exactamente donde estaba”, dijo Holt. “Simplemente está restaurada, mejorada y perfeccionada”.

Los vitrales del Templo de Washington D.C. que abarcan las torres este y oeste han sido renovados. Cada pieza de vidrio coloreado fue removida, limpiada y reinstalada en marcos actualizados y aislados contra la intemperie, a mano. El trabajo fue realizado por la misma empresa de artesanos que creó por primera vez el vitral y se muestra en julio de 2021.
Los vitrales del Templo de Washington D.C. que abarcan las torres este y oeste han sido renovados. Cada pieza de vidrio coloreado fue removida, limpiada y reinstalada en marcos actualizados y aislados contra la intemperie, a mano. El trabajo fue realizado por la misma empresa de artesanos que creó por primera vez el vitral y se muestra en julio de 2021.

Aunque menos visibles, Holt dijo que las partes más impresionantes del edificio para él son los “detalles minimalistas de la carpintería” y los paneles de yeso y escayola. Las líneas sencillas del edificio requieren el más alto nivel de artesanía y tomaron tiempo e innovación, explicó.

“En muchos diseños, se pueden ocultar errores en todo tipo de lugares”, dijo, y señaló que los adornos u otros detalles pueden cubrir las imperfecciones. “Con un tipo de diseño moderno de mediados de siglo, no se puede ocultar nada. Tienes un recorrido de 60 m de una sola línea recta de paneles de yeso, y más vale que sea recta. Si no lo es, todos lo sabrán”.

Los escayolistas y los yeseros que trabajaron en el templo también han trabajado en el edificio del Capitolio, la Casa Blanca, el Instituto Smithsonian y otros hermosos edificios en el área. “Tuvimos un gran grupo de personas que tenían experiencia y sabían exactamente lo que estaban haciendo”, dijo Holt.

Los esfuerzos de renovación del templo también afectaron el trabajo en los terrenos del templo, donde las cuadrillas reemplazaron o trasplantaron 260 árboles que fueron recogidos de los estados vecinos. Otros árboles fueron trasplantados a otros lugares en los terrenos del templo. “No perdimos ni un solo árbol”, dijo Holt.

Un lugar emblemático

La hermana Sharon Eubank, de la presidencia general de la Sociedad de Socorro y directora de Latter-day Saint Charities, vivió y trabajó en Washington, D.C. a principios de los años 90. “Este es, por supuesto, un lugar emblemático que todos conocen”, dijo. “Es simplemente impresionante de ver. Es tan limpio, brillante y hermoso y la arquitectura es como un monumento en Washington, D.C. y la artesanía en el interior es tan hermosa”.

Pero el templo “no se trata de la arquitectura, no se trata de la artesanía. Se trata de cómo se siente conectarse con Dios en su corazón”.

Los automovilistas circulan por la autopista Capital Beltway con vistas al Templo de Washington D.C. en Kensington, Maryland, el domingo, 17 de abril de 2022.
Los automovilistas circulan por la autopista Capital Beltway con vistas al Templo de Washington D.C. en Kensington, Maryland, el domingo, 17 de abril de 2022. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

La hermana Reyna I. Aburto, también de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, dijo que fue una lección de humildad ver los esfuerzos de construcción de templos de la Iglesia en todo el mundo. Como miembro del Consejo Ejecutivo de Templo e Historia Familiar de la Iglesia, la hermana Aburto dijo que es hermoso saber que cada vez más Santos de los Últimos Días y más comunidades pueden experimentar la bendición de tener un templo.

Ella dijo que, en el templo, los Santos de los Últimos Días activos pueden dejar el mundo atrás y concentrarse, no en los detalles arquitectónicos del templo, sino en la sensación de paz que se encuentra dentro de las paredes. “Podemos sentir paz en este mundo, aunque tengamos problemas”, dijo ella.

Troy Howard, miembro de otra religión que visitó el templo durante los recorridos VIP, también habló sobre la arquitectura del templo. El centro de visitantes y el templo son “muy limpios, muy puros, muy grandes”, dijo. “Da la sensación de ser acogedor porque el espacio es muy abierto. Te hace sentir como si pudieras simplemente entrar y formar parte de él”.

El exclusivo diseño oval abovedado de la cúpula del templo de Washington D.C. presenta madera de arce y anegre africano y mobiliario moderno de mediados de siglo y se muestra en abril de 2022.
El exclusivo diseño oval abovedado de la cúpula del templo de Washington D.C. presenta madera de arce y anegre africano y mobiliario moderno de mediados de siglo y se muestra en abril de 2022.

Kisha Sogunro, subdirectora de alcance comunitario del área de Norteamérica Noreste de la Iglesia, dijo que mientras caminaba por el templo le llamó la atención la diversidad de las obras de arte que reflejan una Iglesia global. “Cuando ves las obras de arte, ves que, incluso para mí como mujer afroamericana, estoy representada en el templo”, dijo. “Se siente como estar en casa. Se siente acogedor”.

Un lugar de reunión

Cuando se dedicó el Templo de Washington D.C. en 1974, prestaba servicio a todas las unidades de la Iglesia al este del río Mississippi. El élder Bednar y su esposa, la hermana Susan Bednar, vivían en Indiana mientras él completaba sus estudios de posgrado en la Universidad de Purdue, y ese era su distrito del templo. Vivían aproximadamente a 9 horas y 965 km del templo, un centro Santo de los Últimos Días para todo el este de los Estados Unidos.

“Además, tiene a Washington, D.C. como un centro mundial, con personas que vienen por negocios y otras razones profesionales de todo el mundo”, dijo el élder Bednar. “Entonces, históricamente, este ha sido un lugar de reunión notable para que los Santos de los Últimos Días puedan adorar en el templo. Todavía tiene ese mismo atractivo”.

El salón celestial dentro del renovado Templo de Washington D.C. cuenta con paredes adornadas con hojas de oro, un candelabro de cristal central sostenido por 12 candelabros más pequeños en nichos individuales de arco puntiagudo y mobiliario de diseño moderno y se exhibe en julio de 2021.
El salón celestial dentro del renovado Templo de Washington D.C. cuenta con paredes adornadas con hojas de oro, un candelabro de cristal central sostenido por 12 candelabros más pequeños en nichos individuales de arco puntiagudo y mobiliario de diseño moderno y se exhibe en julio de 2021.

El élder Bednar dijo que, durante los recorridos por el templo, una parada importante es en el Salón Celestial. “Invitamos específicamente a las personas a que no digan nada y simplemente entren y se sienten. Y podemos discutirlo después de salir del Salón Celestial, pero no hablamos en el salón”.

La tranquilidad en ese entorno le recuerda al élder Bednar el versículo del Salmo 46:10: “Quedaos tranquilos, y sabed que yo soy Dios”.

“Así que traemos a personas de todo tipo de orígenes religiosos y profesionales, pero durante unos minutos, independientemente de quiénes sean o de dónde vengan, se sientan en el Salón Celestial y se quedan tranquilos y creo que les recuerda que hay es un Dios”, dijo él.

El Templo de Washington D.C. de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Kensington, Maryland.
El Templo de Washington D.C. de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Kensington, Maryland.