Refugiados ucranianos Santos de los Últimos Días encuentran esperanza en Cristo y en la bondad de los demás

BERLÍN, Alemania — Días antes de Pascua, Liia colgó con entusiasmo coloridos huevos plásticos en las ramas de los árboles afuera de la casa suburbana que ahora llama hogar.

A pesar de su entusiasmo, la niña de 3 años probablemente estaba un poco confundida. Los huevos de Pascua y los conejitos de Pascua eran nuevos para Liia — no son tradiciones que se practiquen en su tierra natal de Ucrania.

La confusión y la novedad han definido gran parte de las últimas semanas para la pequeña Liia y sus dos hermanas, Dasha y Elsza — junto con su madre, Natasha, y la cuñada de Natasha, Diana.

Las dos mujeres y las tres niñas se cuentan entre los casi 5 millones de refugiados ucranianos. “Refugiado” es una clasificación que nunca desearon — y que esperan eliminar pronto. Pero hasta que sea seguro regresar a su país, viven en Berlín.

Cada día que Natasha y Diana pasan viviendo en una ciudad ubicada a casi 1609 km de distancia de su Kiev natal es un día difícil. Ellas se preocupan por su esposo y hermano, John. Oran por la seguridad de sus seres queridos y sus compañeros Santos de los Últimos Días. Miran las noticias del día con temor y orgullo por sus compatriotas que luchan por su libertad.

Los refugiados ucranianos Diana y su cuñada Natasha y Oliver Berndt y Lena Berndt almuerzan juntos en la casa de Berndt en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt recibe a Diana y Natasha que huyeron de Ucrania durante la guerra.
Los refugiados ucranianos Diana y su cuñada Natasha y Oliver Berndt y Lena Berndt almuerzan juntos en la casa de Berndt en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt recibe a Diana y Natasha que huyeron de Ucrania durante la guerra. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

Pero las dos mujeres se apresuran a agregar que no están solas. Se están apoyando en el Evangelio y el apoyo de otros Santos de los Últimos Días en Berlín que, antes del conflicto en curso, eran extranjeros y extraños.

Las dos mujeres están viviendo temporalmente con Oliver y Stephanie Berndt y sus hijos. El presidente Berndt es consejero de la Estaca Berlín, Alemania. Varias familias ucranianas han encontrado refugio y guía similares en las residencias de los Santos de los Últimos Días en Alemania y otras naciones europeas.

“Cuando conocimos a los Berndt por primera vez, inmediatamente nos sentimos como en familia — era como si los hubiéramos conocido de algún lugar hace mucho tiempo”, dijo Diana a Church News. “Son muy amables y solidarios. Traen esperanza a nuestras vidas”.

Diana y su cuñada, Natasha, ambas hablan inglés. Sus habilidades lingüísticas les ayudan a conectarse con su familia anfitriona. “Pero a veces puede ser difícil para mis hijos porque no hablan el idioma”, dijo Natasha. “Pero se sienten seguros aquí en esta casa. Al principio ellos estaban nerviosos, pero rápidamente se relajaron”.

Cuando el élder Erich Kopischke, originario de Alemania, Setenta Autoridad General y miembro de la Presidencia del Área Europa, considera el vínculo entre los refugiados ucranianos y sus familias anfitrionas, recuerda la amistad encontrada en el Libro de Mormón entre Alma y Amulek.

Amulek, señaló el élder Kopischke, había perdido todo lo que poseía, incluyendo su familia y amigos. Fue expulsado de su tierra natal.

Pero “Alma tomó consigo a Amulek y se dirigió a la tierra de Zarahemla, y lo llevó a su propia casa, y lo atendió en sus tribulaciones y lo fortaleció en el Señor” (Alma 15:18).

Alma y Amulek son librados por el poder de Dios (véase Alma 8–15).
Alma y Amulek son librados por el poder de Dios (véase Alma 8–15). Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

“Este atributo, mostrado por los verdaderos seguidores de Cristo al llegar con amor y compasión a quienes necesitan consuelo, es lo que observamos durante esta crisis de diferentes maneras en toda nuestra Área”, dijo el élder Kopischke. “No solo fortalece a los necesitados, sino que también fortalece a los que dan y sirven. Nos hace a todos mejores discípulos de Jesucristo y una luz para el mundo”.

Diana, una Santo de los Últimos Días de toda la vida que sirvió una misión en Nueva Zelanda, estaba fuera de su hogar en Kiev asistiendo a una conferencia de jóvenes adultos solteros en otra parte del país cuando comenzó el conflicto el 24 de febrero.

Su asombro de que la guerra hubiera llegado realmente a Ucrania solo fue igualado por su miedo.

“Me desperté esa mañana con llamadas telefónicas”, dijo ella. “Estábamos siendo bombardeados. Todos estaban asustados. Todos preguntaban ‘¿Qué está pasando?’. No pensamos que esto pudiera suceder en el siglo XXI”.

Diana se quedó con otra familia durante una semana y rápidamente aprendió a correr a un refugio cercano cada vez que el sonido de las sirenas llenaba el aire. Después de varios días, decidió que lo más seguro era salir de Ucrania y dirigirse al oeste.

Su cuñada, Natasha, es una conversa de la Iglesia que sirvió en una misión de tiempo completo en Rusia.

Al igual que Diana, se enteró del conflicto a través de llamadas de teléfono celular y mensajes de texto. En los primeros días del conflicto siguió su impulso natural de servir a los demás. Pasó varios días con sus tres hijas en un refugio improvisado y ayudó a distribuir alimentos y otras provisiones a las personas necesitadas.

“Fue terrible”, dijo ella. “Pero la gente siempre buscaba maneras de ayudar y mantenerse conectada entre sí”.

Al igual que su cuñada, Diana, Natasha se dio cuenta de que lo mejor para ella era llevarse a las niñas y salir temporalmente de Ucrania a un lugar más seguro. “Decidimos que necesitábamos ir por los niños”, dijo ella. “Fue una decisión difícil. Yo tengo una vida normal. Trabajo y mis hijos tienen clases de gimnasia y kárate. Luego, en un día, todo desapareció”.

Stephanie Berndt y Liia decoran el jardín de Berndt con huevos de Pascua en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. Liia, sus dos hermanas, su madre y su tía se quedan con Berndt y su familia mientras la familia busca refugio de la guerra en Ucrania.
Stephanie Berndt y Liia decoran el jardín de Berndt con huevos de Pascua en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. Liia, sus dos hermanas, su madre y su tía se quedan con Berndt y su familia mientras la familia busca refugio de la guerra en Ucrania. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

Salir de Ucrania significaba despedirse de los seres queridos que quedan atrás. El padre de Diana, de 56 años, está sirviendo en el ejército de reserva y está asignado a vigilar un puesto de control en una carretera cerca de la capital. “Siempre estamos preocupados por él. Nunca sabemos lo que sucederá”. Los mensajes de texto con él, agregó ella, brindan consuelo diario.

El esposo de Natasha, John, es un profesional de TI [Tecnología informática]. Pero como tantos otros en Ucrania, la guerra ha obligado a un “cambio de carrera” temporal. Ahora pasa sus días ayudando a recolectar y distribuir medicina y equipo de protección como cascos para los soldados. Natasha dijo que su esposo enfrenta estoicamente los desafíos de cada día. “Él nos dice que todo está bien. Pero cuando habla con nuestras hijas, yo puedo notar que él las extraña y que esto es muy duro para todos ellos. Mis hijas lloran. Todos los días me preguntan: “¿Por qué no vamos a casa con papá?”.

El viaje de la familia los llevó a Polonia y la República Checa y, finalmente, a la casa de los Berndt en Berlín, Alemania. La bondad mostrada a su familia por antiguos extraños ha profundizado la comprensión de Natasha del Evangelio. Ella ha descubierto que es un miembro valioso de la comunidad mundial de Santos de los Últimos Días. “En todo el mundo, hay personas que te ayudarán”, dijo ella. “Estoy tan agradecida de estar en la Iglesia. El Evangelio me ha dado fuerza y ​​sé que el Evangelio bendecirá a Ucrania”.

Los refugiados ucranianos Dasha, Liia, Natasha, Elsza y Diana se encuentran con Alicia Berndt, Stephanie Berndt y Oliver Berndt mientras la familia espera el autobús en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt recibe a la familia mientras buscan refugio de la guerra en Ucrania.
Los refugiados ucranianos Dasha, Liia, Natasha, Elsza y Diana se encuentran con Alicia Berndt, Stephanie Berndt y Oliver Berndt mientras la familia espera el autobús en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt recibe a la familia mientras buscan refugio de la guerra en Ucrania. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News


Miembros de Berlín — y muchos otros — respondiendo al llamado para ayudar a los refugiados

Hace casi cinco meses, el presidente de la Estaca Berlín, Alemania, Rolf Reichardt y sus consejeros, entregaron una carta de Año Nuevo a los miembros de la estaca invitándolos a buscar activamente oportunidades para fortalecer a sus vecinos, poniendo especial énfasis en las oraciones diarias y el estudio de las Escrituras.

“Poco sabíamos cuánto esto sería necesario para preparar nuestras mentes y corazones para lo que estaba por venir — y qué tan pronto”, escribió en un correo electrónico.

Trabajando en estrecha colaboración con los líderes del Área Europa en Frankfurt, los miembros de Berlín organizaron esfuerzos para conectarse y ministrar a miembros ucranianos, incluyendo otros que huyen de Ucrania que no son Santos de los Últimos Días.

“Estamos muy agradecidos por los muchos hogares de miembros dispuestos a brindar alojamiento temporal a los refugiados ucranianos, por las generosas donaciones enviadas a Ucrania, por las muchas iniciativas individuales para apoyar a los refugiados y por las muchas oraciones que son tan importantes”, escribió el presidente Reichardt.

Michael y Uli Gruse posan para un retrato en su casa en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. Han estado ayudando a los refugiados ucranianos en la transición a la seguridad en Berlín.
Michael y Uli Gruse posan para un retrato en su casa en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. Han estado ayudando a los refugiados ucranianos en la transición a la seguridad en Berlín. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

Miembros de la estaca de Berlín, Michael y Uli Gruse, fueron llamados a servir como coordinadores de los esfuerzos de ayuda a los refugiados de la estaca. Los Gruce y otros, incluyendo los misioneros de tiempo completo, han realizado una variedad de servicios, incluyendo la preparación de comidas calientes para los refugiados cuando llegan a Berlín y la organización de familias anfitrionas como los Berndt.

“Al principio, no sabíamos qué hacer; nunca antes habíamos hecho algo así”, dijo Michael Gruse. Pero sus esfuerzos han sido guiados por la oración y el amor. Los Gruse llegaron a conocer a muchos miembros ucranianos durante su servicio en el Templo de Freiberg, Alemania. “Son personas maravillosas, y los amamos”.

Los miembros de la estaca de Berlín han respondido a cada llamado a servir, dijo Michael Gruse. Además de abrir sus casas, han donado suministros necesarios como sacos de dormir, comida y ropa. “Cada uno de los miembros ha querido ayudar y ser parte de este apoyo para estas personas maravillosas. Y no solo para los miembros — para todos los ucranianos”.

Los ojos de Uli Gruse se nublan cuando ella recuerda una campaña local para recolectar alimentos y suministros organizada por la estaca de Berlín.

“Pensamos que tal vez los miembros vendrían y traerían lo que pudieran. Pero trajeron tanto que tuvimos que alquilar un camión [para transportar las donaciones]”.

El conflicto en curso ha separado familias, agregó ella. “Pero tanto miembros como no miembros se han unido para ayudar”.

Mientras tanto, los Berndt dicen que abrir su casa a los refugiados ha sido una bendición.

De izquierda a derecha, Alicia Berndt y los refugiados ucranianos Dasha, Elsza Diana y Natasha, y Oliver Daniel, Lena y Stephanie Berndt almuerzan juntos en la casa de los Berndt en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt es anfitriona la familia ucraniana que huyó de su tierra natal durante la guerra.
De izquierda a derecha, Alicia Berndt y los refugiados ucranianos Dasha, Elsza Diana y Natasha, y Oliver Daniel, Lena y Stephanie Berndt almuerzan juntos en la casa de los Berndt en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. La familia Berndt es anfitriona la familia ucraniana que huyó de su tierra natal durante la guerra. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

“Queremos ayudar y nos sentimos muy afortunados de tener una familia tan increíble en nuestro hogar”, dijo Stephanie Berndt.

“Estoy especialmente agradecido de que mis hijos los hayan acogido con tanta naturalidad”, agregó Oliver Berndt.

Durante las últimas semanas, las dos familias han encontrado paz y alegría en la preparación de comidas juntas y adorar juntos durante los servicios dominicales de la Iglesia. Los niños mayores de Berndt disfrutan de tener a las niñas cerca para jugar y divertirse, a pesar de las barreras del idioma.

Oliver Berndt dijo que está inspirado por la autosuficiencia de las mujeres. Ellas han permanecido lo más independientes posible, incluso en medio de los desafíos de la vida de los refugiados. “Tratamos de ofrecer un espacio seguro”, dijo él. “Cuando se sienten tristes, queremos darles espacio. Si quieren divertirse, entonces nos divertimos con ellos…. Nos reímos mucho juntos”.

Encontrando esperanza a través de Dios — y la bondad de Sus hijos

El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, recientemente pasó un memorable día de reposo con refugiados ucranianos que viven en Polonia. Él reconoció las sombrías realidades del día — pero les aseguró que la esperanza puede ser encontrada por todos los que se vuelven al Salvador.

Como promete el Salmo: “Por la noche durará el llanto, y a la mañana vendrá la alegría” (Salmo 30:5).

Natasha y su cuñada, Diana, han llorado a menudo durante las últimas semanas. Sus pensamientos nunca están lejos de su tierra natal y de las personas que aman y con las que no pueden estar. Pero encuentran la fuerza para resistir — edificados por el amor de los demás y su esperanza en Cristo.

Natasha, una refugiada ucraniana, se emociona al hablar de dejar Ucrania con sus tres hijas y su cuñada en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022.
Natasha, una refugiada ucraniana, se emociona al hablar de dejar Ucrania con sus tres hijas y su cuñada en Berlín, Alemania, el martes 12 de abril de 2022. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

“Algunos de mis amigos que no son miembros de la Iglesia me preguntan: ‘¿Puedes orar por mi esposo? ¿Puedes orar por mis amigos que están luchando?’”, dijo Natasha. “Esta es una oportunidad para compartir el Evangelio. Esta es una oportunidad para dar a la gente esta esperanza.

“Es difícil entender lo que está pasando en nuestro país. Pero todavía tengo esperanza porque nuestros profetas nos han prometido que tendremos [más] templos y que la [Iglesia crecerá] en Ucrania. Simplemente creo en estas palabras. Estas palabras me traen esperanza”. El Padre Celestial conoce y cuida a Su pueblo — a menudo a través de las oraciones y las acciones de los demás, agregó Diana.

Cuando Diana ora, no siempre recibe una respuesta inmediata. “Pero siempre me siento en paz. Sé que todo estará bien, incluso si no sé cuándo será”.