Las conexiones históricas de la Iglesia con Washington, D.C.

José Smith experimentó la Primera Visión a más de 482 km al norte de la capital de los Estados Unidos de América. Cuando los miembros de la Iglesia se trasladaron al oeste a Kirtland, Ohio, nuevamente vivieron a más de 482 km de Washington, D.C. Pero eso fue lo más cerca que estuvo la Iglesia — como conjunto — de la capital de la nación.

Pero los vínculos de la Iglesia con el país y el hogar de su gobierno federal pueden no ser conocidos por muchos miembros de la Iglesia en la actualidad.

Emily Utt, conservadora de los sitios históricos del Departamento de Historia de la Iglesia, vivía en el área de Washington, D.C. y participó la semana pasada en los recorridos por el Templo de Washington D.C.

Ella habló con Church News tanto en los terrenos del templo como en el National Mall.

Emily Utt, conservadora de sitios históricos del Departamento de Historia de la Iglesia, frente al Museo Nacional de Historia de los Estados Unidos de la Institución Smithsonian en Washington, D.C., el 21 de abril de 2022.
Emily Utt, conservadora de sitios históricos del Departamento de Historia de la Iglesia, frente al Museo Nacional de Historia de los Estados Unidos de la Institución Smithsonian en Washington, D.C., el 21 de abril de 2022. Crédito: Jon Ryan Jensen, Church News

Lea más: El élder Bednar habla acerca del Templo de Washington D.C.: “No solo se trata de este edificio”

Brigham Young y el Monumento a Washington

De pie frente al Museo Nacional de Historia de los Estados Unidos de la Institución Smithsonian, Utt miró hacia el Monumento a Washington y reflexionó sobre la Iglesia.

“Washington, D.C., en realidad tiene muchas conexiones realmente excelentes con la Iglesia”, dijo. “Hay piezas de Utah literalmente incrustadas en los monumentos de Washington, D.C”.

Ella no estaba hablando de manera espiritual o metafóricamente.

“Cuando estaban construyendo el Monumento a Washington, se invitó a cada estado a donar un trozo de piedra para la construcción del monumento”, dijo Utt.

El Monumento a Washington en Washington, D.C. el viernes, 22 de abril de 2022.
El Monumento a Washington en Washington, D.C. el viernes, 22 de abril de 2022. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Utah no utilizó mármol u otra piedra tradicional para construir el monumento. Había que encontrar una solución diferente.

“Brigham Young decidió enviar un trozo de piedra de la misma cantera con la que eventualmente se construiría el Templo Manti”, dijo Utt.

Sin embargo, Brigham Young, quien fue gobernador del estado además de su papel como presidente de la Iglesia, no solo envió la piedra a Washington, D.C.

“En ese trozo de piedra, escribió: ‘Santidad al Señor’, por lo que dentro del Monumento a Washington hay un pedacito de santidad, un pedacito del templo y un pedacito de Utah”.

Brigham Young en realidad no escribió en la piedra. Un miembro de la Iglesia llamado William Ward talló las palabras en ella. Cuando terminó, el siguiente paso fue llevarlo a la costa este.

La espiga dorada — que unía las vías férreas que conectarían las partes este y oeste del país por ferrocarril — no se condujo en Utah hasta 15 años después. Eso significó que el trozo de piedra tuvo que ser llevado por una yunta de bueyes de regreso a Washington, D.C. Llegó allí después de un viaje de un verano en septiembre de 1853.

Esta piedra y las otras aportadas por otros estados no son visibles públicamente en este momento. Se encuentran en la escalera interior del monumento que se encuentra cerrada por razones de seguridad.

La Historia de la Iglesia en la capital del país

“Algunos de mis artículos favoritos están en el Smithsonian”, explicó. “Tienen una pieza del Templo de Nauvoo llamada la piedra solar”.

Sí, el museo tiene una exhibición que incluye una de las 30 piedras solares originales de 2.5 toneladas del templo de Nauvoo. Cuando esa piedra solar se compró por 100,000 dólares (en inglés) en 1989, fue uno de los precios más altos pagados por la Institución Smithsonian por una pieza que se exhibiría en uno de sus museos.

Esta piedra solar original del Templo de Nauvoo es propiedad de la Institución Smithsonian en Washington, D.C.
Esta piedra solar original del Templo de Nauvoo es propiedad de la Institución Smithsonian en Washington, D.C. Crédito: Kenneth Mays

“Una de las piezas expuestas en este momento es una placa”, dijo Utt.

La placa era un recuerdo conmemorativo encargado por un miembro de la Iglesia, Lucius Scovil, antes de que los santos partieran de Nauvoo en 1839.

Scovil mandó hacer 500 placas, para que los santos pudieran “llevar un pedazo del templo con ellos mientras se dirigían al oeste”, explicó Utt.

Sin fotografías de fácil acceso, esta fue una de las pocas formas en que los santos pudieron recordar la belleza de su arduo trabajo físico y espiritual en la construcción del Templo de Nauvoo.

Una placa también es un recuerdo apropiado para alguien como Scovil ya que él y su esposa, Lury, eran dueños de una panadería en Nauvoo que abrieron en 1843.

Tres años después de abrir la panadería, Lury murió después de dar a luz a mellizos. Los dos bebés tampoco sobrevivieron.

Más tarde ese año, en 1846, dejó Nauvoo y su panadería para viajar al oeste con un grupo de santos. Mientras estaba en camino, Lucius fue llamado a servir en una misión en Inglaterra, donde sirvió desde julio de 1846 hasta julio de 1847. Mientras estaba allí, hizo las placas, dijo Utt.

Un zapato del templo y una placa del Templo de Nauvoo se exhiben en el Museo Nacional de Historia de los Estados Unidos de la Institución Smithsonian en Washington, D.C., el viernes, 22 de abril de 2022.
Un zapato del templo y una placa del Templo de Nauvoo se exhiben en el Museo Nacional de Historia de los Estados Unidos de la Institución Smithsonian en Washington, D.C., el viernes, 22 de abril de 2022. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“Otro artículo que me encanta es un zapato del templo”, dijo Utt.

Los zapatos blancos y la ropa que se usaba en el templo no estaban disponibles a través de las tiendas de distribución de la Iglesia en el siglo XIX. En ese momento, la Sociedad de Socorro era responsable de proporcionar patrones a los miembros que confeccionaban su propia ropa con tela blanca para poder asistir al templo.

“Me gusta mirarlo y compararlo con lo que uso cuando voy al templo. … y pensar en lo similares que somos en realidad a pesar de que estamos separados por el tiempo”, dijo.

Una de las razones por las que este zapato es único es por la costumbre de que las personas sean enterradas después de la muerte con la ropa del templo. Por lo tanto, es difícil encontrar la existencia de estas primeras prendas del templo.

Poco se sabe sobre el dueño original de este zapato, dijo Utt. Pero probablemente se usó en el Templo de St. George alrededor del año 1890. Ese templo fue el primero en ofrecer ordenanzas vicarias además de los bautismos por los muertos.

Otros artículos en el Smithsonian incluyen una impresión de 1921 del Libro de Mormón, una imagen de José Smith dirigiéndose a la Legión de Nauvoo (cortesía de la Biblioteca de Historia de la Iglesia) y una imagen del Templo de Nauvoo después de que fue destruido por un incendio provocado alrededor de 1850 (cortesía de la Biblioteca Harold B. Lee de la Universidad Brigham Young).