Por qué dos mujeres conducen 14 horas para llevar ayuda a un centro de reuniones ucraniano transformado en una estación de paso para refugiados

En los últimos meses, Kym Reichart y Raphaela Hasse, de Schwabmüchen (Alemania), han recorrido una distancia de 14 horas desde el sur de Alemania, pasando por la República Checa y Polonia, hasta llegar a Lviv, donde el centro de reuniones no sólo es un punto de recolección de suministros, sino que se ha transformado en una estación de paso, fundamental para los refugiados que salen de Ucrania.

Ese centro de reuniones — a una hora de camino para Reichart y Hasse una vez que han llegado a Lviv — sirve como un lugar de reunión donde los refugiados “pueden sacar fuerzas antes de continuar hacia la frontera, ya que la mayoría de los refugiados solo se quedan dos o tres noches”, dijo Reichart a la Sala de Prensa de la Iglesia en el Reino Unido en ChurchofJesusChrist.org (en inglés).

Los refugiados que llegan diariamente a Lviv están agotados emocional y físicamente por sus traumáticos viajes, y muchos de ellos están desnutridos y necesitan un lugar seguro y de descanso antes de continuar hacia nuevos destinos.

Un salón de clases en el centro de reuniones de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Lviv, Ucrania, ayuda a albergar a refugiados ucranianos que huyen de zonas de conflicto en la primavera de 2022.
Un salón de clases en el centro de reuniones de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Lviv, Ucrania, ayuda a albergar a refugiados ucranianos que huyen de zonas de conflicto en la primavera de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“Cada salón del edificio de la Iglesia ha sido transformado, incluso el área del salón sacramental, para albergar a los refugiados”, dijo Reichart, líder de la Sociedad de Socorro en su barrio de origen. Incluso la pila bautismal del centro de reuniones de Lviv se ha convertido en un área de ducha, con horarios para su uso.

Los Santos de los Últimos Días locales en Lviv vienen todos los días a limpiar su edificio y ayudar a los invitados. Una mujer que vive en Lviv — sobreviviente del desastre nuclear de Chernóbil de 1986 — limpia todos los días para los refugiados que llegan, a pesar de sus discapacidades.

Reichart respondió a la llamada cuando escuchó de un empresario local sobre la necesidad de conductores para transportar suministros a Ucrania — su padre ayudó con el puente aéreo de Berlín posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Las dos han estado manejando un transporte privado para entregar los suministros — algo fortuito ya que las camionetas alquiladas no pueden cruzar la frontera en Ucrania, dijo Reichart.

Lea más: Cómo la Iglesia, líderes y miembros en Europa están brindando ayuda en la crisis humanitaria causada por el conflicto armado

Ella y Hasse han trabajado con el presidente Aleksander Cheban de la Misión Ucrania Kiev/Moldavia, quien ha identificado las necesidades de los refugiados. Al principio fueron sacos de dormir, colchones, frazadas y rejillas para colgar la ropa; ahora son alimentos enlatados y suministros médicos.

Un autobús desde Polonia ofrece transporte gratuito para los refugiados a ese condado, y la compañía de autobuses les dice a los refugiados que si pueden llegar a Lviv, pueden ser alimentados y albergados en el centro de reuniones de la Iglesia antes de viajar a Polonia.

La pila bautismal en el centro de reuniones de la Iglesia en Lviv, Ucrania, se ha convertido en un área de ducha utilizada por los refugiados que se quedan durante dos o tres días en la primavera de 2022.
La pila bautismal en el centro de reuniones de la Iglesia en Lviv, Ucrania, se ha convertido en un área de ducha utilizada por los refugiados que se quedan durante dos o tres días en la primavera de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Reichart dijo que quiere que los Santos de los Últimos Días de todo el mundo conozcan las circunstancias y las necesidades. “Cuando vivimos seguros”, dijo, “espero que no nos pongámonos cómodos con nuestra seguridad. La necesidad sigue ahí y no desaparece en el primer término. Es un largo camino para muchos”.

Las estacas de Alemania, Suiza y Austria se han asociado con las ramas para satisfacer las necesidades específicas de los refugiados que viajan fuera de Ucrania. Los miembros de la rama se comunican con la estaca asociada para saber lo que se necesita y dónde, y los miembros responden de manera adecuada y rápida.

Dado que los refugiados suelen tomar una ruta hacia el norte, el centro o el sur de Ucrania, se han puesto a disposición centros de reunión cerca o en los puntos fronterizos. Los suministros humanitarios se almacenan en un depósito en Alemania y se transportan según sea necesario.

Las estacas de Europa central están proporcionando transporte, suministros y alojamiento a corto plazo para los miembros voluntarios, y algunos centros de reuniones Santos de los Últimos Días se convierten en lugares para que los miembros de la Iglesia y sus amigos descansen de su huida fuera de Ucrania y comiencen la integración social en las nuevas comunidades.

“Es una lección de humildad ser parte del alfolí del Señor aquí en Europa, lo que permite que el brazo práctico de la Iglesia satisfaga algunas de las necesidades de los miembros y amigos de todo el mundo”, dijo Reichart. “El alfolí del Señor son las personas que voluntariamente dedican su tiempo, talentos, habilidades o medios materiales para ayudar a los demás. Son personas que sirven con compasión y caridad cristiana sin importar la raza, la religión o la situación”.

Lea más: Refugiados ucranianos Santos de los Últimos Días encuentran esperanza en Cristo y en la bondad de los demás