Sirviendo a los que sirven: Cómo la oficina de relaciones militares de la Iglesia se preocupa por los Santos de los Últimos Días en uniforme

En este momento, los Santos de los Últimos Días que sirven en las fuerzas armadas están estacionados o desplegados en casi todos los rincones del mundo. Legiones de miembros devotos visten el uniforme de sus respectivos países.

Muchos están lejos de sus familias y seres queridos. Pero no importa dónde sirvan, nunca están solos.

Independientemente de la nacionalidad de un miembro, el apoyo espiritual y práctico está disponible para él o ella a través de la División de Relaciones Militares y Servicios de Capellanes de la Iglesia.

El director de la división, C. Todd Linton, dijo que la Iglesia está comprometida a cuidar a todos los Santos de los Últimos Días que prestan servicio en las fuerzas armadas — y a sus familias.

C. Todd Linton, que se muestra durante su servicio anterior en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, dirige la División de Servicios de Capellanes y Relaciones Militares de la Iglesia.
C. Todd Linton, que se muestra durante su servicio anterior en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, dirige la División de Servicios de Capellanes y Relaciones Militares de la Iglesia. Crédito: Proporcionado por C. Todd Linton

“Nuestra misión principal es apoyar a los miembros del servicio militar y sus familias — así como a los capellanes y sus familias — para que guarden y hagan convenios con el Salvador y vivan este Evangelio”, dijo Linton, un coronel retirado de la Fuerza Aérea.

“Para nosotros, eso implica brindar el apoyo, la dirección y la orientación que necesitan nuestros miembros — ya sea que esté sirviendo en el ejército o tal vez sirviendo como capellán Santo de los Últimos Días en un hospital”.

Dicho apoyo y orientación se presenta de muchas maneras. Brindando hermanamiento en el Evangelio a, digamos, un infante de marina o marinero de 18 años recién en listado puede hacer una gran diferencia en su transición a la vida militar.

Con ese fin, la Oficina de Relaciones Militares y Servicios de Capellán de la Iglesia ayuda a colocar parejas mayores como misioneros de relaciones militares y misioneros de servicio cerca de las bases militares y campos de entrenamiento de los Estados Unidos. Su proximidad permite que los jóvenes Santos de los Últimos Días que todavía se están acostumbrando a su nuevo entorno militar altamente reglamentado encuentren nuevos amigos y mentores — y un apretón de manos y una sonrisa de bienvenida.

Sonrisas de bienvenida de los misioneros de relaciones militares

Para los jóvenes reclutas que navegan por el ruidoso rigor del entrenamiento básico, un par de horas de adoración pacífica en el día de reposo pueden ayudarles a superar la agotadora semana siguiente. Por lo general, en los días domingo, se le permite entrar a los misioneros de relaciones militares en las bases de entrenamiento y las academias de servicio de los EE. UU. para llevar a cabo las reuniones sacramentales y las clases de Doctrina del Evangelio.

Los misioneros de relaciones militares generalmente provienen de entornos militares. Conocen bien la cultura y el “lenguaje” de las fuerzas armadas.

“Los misioneros también están allí para decir: ‘Oye, aguanta. Yo mismo he pasado por esto’”, dijo Linton. “Esa es una ministración importante en un momento crítico de sus vidas”.

Los recursos de la Iglesia disponibles para los hombres y mujeres militares no terminan con el entrenamiento básico. Pueden comunicarse con la oficina de relaciones militares y capellanes cuando buscan un líder de grupo Santo de los Últimos Días durante un despliegue o para otros servicios de la Iglesia.

“Ahí es cuando podemos hacer las conexiones apropiadas para brindarles el apoyo o la guía para ayudarles a permanecer en la senda del convenio hacia la salvación”, dijo Linton.

Lea más: El élder Uchtdorf aconseja a los capellanes respaldados por la Iglesia que se asocien con el Maestro Sanador y ayuden a otros

Los grupos de servicio patrocinados por la Iglesia que operan en regiones de despliegue o en embarcaciones navales en el mar proporcionan a los Santos de los Últimos Días oportunidades frecuentes de reunirse para servicios de adoración, instrucción del Evangelio, hermanamiento y diversión.

Trabajando en estrecha colaboración con las Presidencias de Área, la oficina de relaciones militares ayuda a establecer y mantener grupos de servicio dondequiera que se encuentren los Santos de los Últimos Días.

“Si un capellán Santo de los Últimos Días o un capellán que puede llevar a cabo los servicios de los Santos de los Últimos Días no está disponible, podemos llamar a los que llamamos ‘líderes distintivos de grupos religiosos’”.

Como ex oficial de la Fuerza Aérea y Santo de los Últimos Días, Linton conoce bien el poder que se encuentra en los grupos de servicio. Él mismo se ha desempeñado como líder de grupo, disfrutando de la afinidad con personas de todos los orígenes.

“Qué bendición fue poder reunirnos con otros los domingos”, dijo él.

El sitio web de la Oficina de Relaciones Militares y Capellanes de la Iglesia (en inglés) ofrece abundantes recursos, incluyendo una variedad de videos para las familias militares Santos de los Últimos Días e incluso un enlace para ver los servicios sacramentales en línea.

“Pero también recomendamos que las personas simplemente se comuniquen con nosotros aquí en las Oficinas Generales de la Iglesia. Comuníquese con los misioneros de servicio mayores y los misioneros de relaciones militares”, agregó Linton. “Descubrirán que nunca están solos. …Podemos reunir las fuerzas del bien en tiempos de necesidad”.

La Oficina de Relaciones Militares y Capellanes de la Iglesia brinda apoyo espiritual y práctico a los Santos de los Últimos Días uniformados y a sus familias.
La Oficina de Relaciones Militares y Capellanes de la Iglesia brinda apoyo espiritual y práctico a los Santos de los Últimos Días uniformados y a sus familias. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Desarrollando y respaldando capellanes Santos de los Últimos Días

Más allá de brindar servicios de apoyo a los militares y sus familias, la Oficina de Relaciones Militares y Servicios de Capellán también desempeña un papel central en la identificación, desarrollo y respaldo de capellanes Santos de los Últimos Días para el servicio en las fuerzas armadas.

La Iglesia, que se remonta a más de un siglo, tiene una rica historia de capellanes Santos de los Últimos Días (en inglés) que prestan servicio en las fuerzas armadas de los EE. UU. Pero en las últimas décadas, la Iglesia ha hecho grandes esfuerzos para fomentar la aceptación de capellanes militares que también son Santos de los Últimos Días practicantes.

En las fuerzas armadas de los EE. UU., capellanes militares de todos los orígenes religiosos están encargados de brindar orientación espiritual a los hombres y mujeres uniformados y sus familias. Siempre que sea posible, también ayudan a facilitar oportunidades de adoración específicas para el personal de servicio.

“Con todo lo que está pasando en el mundo, incluyendo esta pandemia, ha aumentado la necesidad de capellanes”, dijo Linton.

“Y no solo capellanes militares, sino también capellanes civiles. Así que también tenemos capellanes Santos de los Últimos Días que trabajan con las fuerzas policiales. Tenemos capellanes que trabajan con la Patrulla Fronteriza de los EE. UU. Tenemos capellanes que trabajan en hospitales, universidades y otras instituciones donde las personas necesitan de ministración”.

Cuidando de las familias militares

El uniforme militar de un capellán Santo de los Últimos Días. La Iglesia desarrolla y respalda capellanes para el servicio en las fuerzas armadas de varias naciones.
El uniforme militar de un capellán Santo de los Últimos Días. La Iglesia desarrolla y respalda capellanes para el servicio en las fuerzas armadas de varias naciones. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Los Santos de los Últimos Días en uniforme son a menudo hombres y mujeres con familia. Son esposas y esposos — madres y padres. La Oficina de Relaciones Militares y Capellanes está estructurada para apoyar a las familias militares, especialmente durante los despliegues cuando las familias están separadas.

Linton también alienta a las familias de militares a convertirse activamente en parte de su comunidad local de Santos de los Últimos Días, donde sea que estén estacionados.

“Cuando lleguen a un área nueva, busquen la capilla de los Santos de los Últimos Días más cercana y asegúrese de ir a la Iglesia ese primer domingo”, dijo él. “Construirán su familia militar. Ellos serán una fuente de apoyo. Ustedes descubrirán que hay muchas personas que los aman y se preocupan por ustedes. Ellos entienden lo que necesitan y por lo que están pasando.

“Ellos estarán allí para ayudar”.

Linton también aconseja a los Santos de los Últimos Días sin vínculos militares que busquen activamente oportunidades para servir a las familias de militares.

“Recordarlos es fundamental”, dijo él. “No puedo decirle en cuántos despliegues he estado donde recibí una carta al azar de un niño en la escuela primaria agradeciéndome por mi servicio…. Siempre me hizo sentir que le importaba a alguien”.

Esposo y padre de tres hijas, Linton recuerda un despliegue particularmente largo. La separación fue un desafío para todos en la familia.

“Pero nunca olvidaré a la vecina que vino a nuestra casa y le dijo a mi esposa, ‘Creo que necesitas un tiempo a solas. ¿Por qué no me dejas preparar a los niños para ir a la cama y tú puedes ir a leer un libro?

“Esa ministración básica y la bondad cristiana significaron mucho para mi esposa y, en última instancia, para nuestra familia. Era lo que haría el Salvador, simplemente ministrar de una manera amorosa y afectuosa”.