El élder Bednar se dirige al National Press Club, detalla los esfuerzos de la Iglesia y responde preguntas

WASHINGTON, D.C. — El propósito básico de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es ayudar a las personas a aprender sobre la naturaleza y los atributos de Dios— amar a Dios, convertirse en discípulos de Su Hijo Jesucristo y amar y servir a los hijos de Dios, dijo el élder David A. Bednar en el National Press Club.

“Creemos que Dios puede cambiar nuestros corazones y hacer de nosotros más de lo que podemos hacer de nosotros mismos”, dijo el élder Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles. “Y también creemos que muchas veces se requiere un cambio de afuera hacia adentro”.

Al hablar a 135 representantes de los medios de comunicación el 26 de mayo, el élder Bednar se dirigió a “una obra de los últimos días”.

La invitación del élder Bednar al club de prensa marcó la segunda vez que un líder de la Iglesia se dirige a la audiencia única en el lugar. El difunto presidente Gordon B. Hinckley, entonces de 89 años, se dirigió a una audiencia similar desde el National Press Club — ubicado a una cuadra de la Casa Blanca en Washington, D.C. — hace 22 años en el año 2000.

El élder Bednar comenzó sus comentarios elogiando a los medios de comunicación, quienes, como “representantes del cuarto poder”, transmiten las historias importantes de nuestros días. “Lamentablemente, las noticias de nuestros días están llenas de dolor”, dijo, haciendo referencia al tiroteo masivo en Texas que dejó 19 niños y dos maestros muertos.

“Lloramos con los que lloran y oramos por todos los afectados por este acto de violencia sin sentido”, dijo. “Mi ruego y mi bendición es que seamos guiados, consolados y ayudados en nuestra importante labor, y que a las víctimas, familias y naciones se les conceda la ‘paz que sobrepasa todo entendimiento’ — la paz que viene de Jesucristo”.

Dirigiéndose a los periodistas y otras personas que no están familiarizadas con la obra, el élder Bednar habló del esfuerzo de la Iglesia para edificar y fortalecer a los hijos de Dios.

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, responde preguntas en el National Press Club en Washington, D.C., el jueves 26 de mayo de 2022.
El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, responde preguntas en el National Press Club en Washington, D.C., el jueves 26 de mayo de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“A menudo, el mundo funciona de afuera hacia adentro. Cambiar las circunstancias y el entorno de una persona puede considerarse el mejor método para cambiarla. Este enfoque ciertamente es importante…

“Pero Dios normalmente trabaja de adentro hacia afuera a través de un renacimiento espiritual. Si una persona le permite a Dios cambiar su corazón, entonces esa persona está capacitada de maneras notables para cambiar sus circunstancias y su entorno”.

El élder Bednar dijo que tanto el cambio temporal — de afuera hacia adentro — como el cambio espiritual — de adentro hacia afuera — son necesarios y útiles en diferentes situaciones.

“Pero hemos aprendido que una persona con un corazón nuevo, una persona cambiada de adentro hacia afuera, sirve y bendice a la familia, amigos, vecinos, congregaciones y comunidades de manera poderosa”, explicó. “Aprenden a ver a los demás por lo que son y, por lo tanto, se tratan respetuosamente”.

Así es como la comunidad de fe de los Santos de los Últimos Días se ha expandido a todas partes del mundo, incluyendo el Medio Oriente, el este de Asia y el este de Europa, continuó. “Para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, acercarse a Dios a través de nuestra adoración en el templo es un cambio de vida”, dijo.

Al dirigirse a los periodistas, el élder Bednar destacó algunas de las preguntas que los líderes de la Iglesia han recibido mientras participaban en la casa abierta del Templo de Washington D.C.

“Algunas preguntas se centran en nuestras creencias y en el templo, otras se relacionan con los problemas de nuestros días, como el papel de la mujer en la Iglesia, las relaciones raciales y los problemas que afectan a nuestros miembros y amigos LGBTQ”, dijo. “Quizás la pregunta más frecuente es por qué abrimos ahora el templo, si solo los miembros pueden entrar después de la rededicación. La respuesta sencilla es que lo que hacemos en nuestros templos no es un secreto; es sagrado”.

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el National Press Club en Washington, D.C. el jueves, 26 de mayo de 2022.
El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el National Press Club en Washington, D.C. el jueves, 26 de mayo de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Los templos son mucho más que hermosos edificios, continuó. “Los compromisos que hacemos en nuestra adoración en el templo nos ayudan a ver más allá de nuestro propio interés, egocentrismo y egoísmo. Nuestros corazones cambian y se vuelven hacia el exterior a medida que aprendemos sobre el plan de Dios para nuestro destino y felicidad eternos. Nuestro amor por Dios crece a medida que aprendemos sobre el papel redentor de Su Hijo, Jesucristo, y nuestro deseo de amar y servir a nuestros hermanos y hermanas aumenta”.

Hablando de las mujeres, el élder Bednar hizo referencia a la Sociedad de Socorro y sus 7.1 millones de miembros.

La Iglesia, dijo, tiene más de 31 000 congregaciones en todo el mundo, y cada una tiene una presidenta local de la Sociedad de Socorro. Son 31 000 mujeres (y cada presidenta tiene dos consejeras – un total de 93 000 mujeres) que ayudan a liderar y dirigir la obra de la Iglesia en sus congregaciones locales.

“Todas las mujeres y todos los hombres de nuestra Iglesia tienen la responsabilidad de enseñar, ministrar y servir a nuestros hermanos y hermanas”, dijo.

Sobre el tema de la raza, dijo, la Iglesia enseña que todas las personas son hijos o hijas amados de Dios, quien ama a todos sus hijos por igual.

En referencia a los miembros y amigos LGBTQ, el élder Bednar hizo referencia al papel de la Iglesia en 2015 al aprobar legislación en Utah para proteger a las personas LGBTQ de la discriminación en materia de vivienda, empleo y otros derechos. Ellos, a su vez, apoyan asegurar la libertad de creencia que tanto apreciamos.

“También deben saber que, a nivel federal, hemos estado trabajando con nuestros aliados LGBTQ para avanzar en una legislación de naturaleza similar”, dijo. “Estamos orgullosos de apoyar a nuestros hermanos y hermanas LGBTQ – algunos de los cuales están con nosotros hoy – en este importante esfuerzo. Es un trabajo duro y un objetivo por el que vale la pena luchar. Si bien es posible que no estemos de acuerdo en todo, seguramente estamos construyendo una base de respeto y comprensión mutuos”.

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el National Press Club en Washington, D.C. el jueves, 26 de mayo de 2022.
El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en el National Press Club en Washington, D.C. el jueves, 26 de mayo de 2022. Crédito: Captura de pantalla de YouTube

Actualmente, la Iglesia tiene casi 300 templos en funcionamiento, anunciados, en diseño o en construcción. El presidente Nelson ha anunciado 100 de esos templos en sus cuatro años muy ocupados como presidente de la Iglesia. Estas hermosas estructuras están ubicadas en 74 países.

“Los templos, una vez que se dedican, se reservan para los miembros de la Iglesia que estén preparados para participar en nuestros ritos y ordenanzas más sagrados. … Estas ceremonias edifican, inspiran, ennoblecen y cambian a los participantes a medida que aceptan la responsabilidad individual de seguir las enseñanzas y el ejemplo de Jesucristo”. En la actualidad, la membresía de la Iglesia es de casi 17 millones en todo el mundo, dijo. “Tenemos más de 31 000 congregaciones. Más de nuestros miembros viven fuera de los Estados Unidos que dentro del país. Los miembros de la Iglesia hablan más de 160 idiomas. Si bien estamos creciendo en los EE. UU., nuestra mayor expansión actualmente se está produciendo en África”.

Además, dijo, la Iglesia se une a la comunidad mundial para erradicar el hambre, administrar vacunas que salvan vidas, brindar movilidad en sillas de ruedas a quienes están inmovilizados y capacitar a los profesionales de la salud para que brinden apoyo físico, mental y emocional”.

En todo el mundo, la Iglesia ayuda a cavar pozos y proporcionar agua limpia, una necesidad común y crítica en las partes más pobres del mundo.

En 2020 y 2021, en respuesta a los problemas de suministro experimentados durante la pandemia, se entregaron 2800 camiones llenos de productos del sistema de almacenes de la Iglesia a casi 400 bancos de alimentos, refugios para personas sin hogar y otras organizaciones benéficas en los EE. UU. Esto equivale a más de 82 millones de comidas para los necesitados. Fuera de Norteamérica, la Iglesia trabaja con cadenas de supermercados locales para ayudar a proporcionar alimentos a los miembros que lo necesitan.

“Como organización, nuestros esfuerzos humanitarios están guiados por nuestro compromiso de vivir el segundo gran mandamiento de Dios; amar a nuestro prójimo”, dijo.

En 2021, la Iglesia apoyó 135 proyectos de movilidad, como sillas de ruedas, en 57 países y territorios, organizó 3000 campañas de donación de sangre que dieron como resultado la donación de 100 000 unidades y ayudó a 7 campañas importantes de vacunación, incluyendo importantes donaciones financieras para ayudar a UNICEF a llevar las vacunas COVID-19 a docenas de países, agregó.

Y el año pasado, los miembros de la Iglesia donaron millones de horas de servicio voluntario, incluyendo la mano de obra en las granjas, huertos y fábricas de conservas de la Iglesia; proyectos de servicios caritativos en 85 países; y proyectos de servicio comunitario después de desastres naturales.

Además, informó, la Iglesia actualmente tiene más de 91 000 misioneros sirviendo en todo el mundo, principalmente hombres y mujeres jóvenes.

“Los misioneros enseñan el evangelio de Jesucristo y ayudan a otros en su camino espiritual para llegar a ser más como el Salvador”, dijo. “Cada misionero aprende la lección que cambia la vida de que él o ella es parte de algo más grande y más importante que uno mismo”.

Un principio fundamental de nuestra fe es la importancia de la educación, agregó.

“Curiosamente, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de las pocas religiones donde mientras más educación recibes, más comprometido estás con la religión. Pew Research encontró que más del 80 por ciento de los graduados universitarios Santos de los Últimos Días describen su religión como ‘muy importante’.

“Damos una atención, energía y recursos significativos a la educación de nuestros jóvenes. Toda la educación secular y espiritual se encuentra bajo el paraguas de nuestro Sistema Educativo de la Iglesia, y casi un millón de estudiantes están inscritos”.

El élder Bednar continuó diciendo que las creencias básicas de la Iglesia alimentan el interés entusiasta de sus miembros en la genealogía. “Aprender sobre nuestros antepasados estaba antes reservado a una pequeña población, a menudo de edad avanzada”, dijo. “Hoy, un pasatiempo se ha convertido en una gran búsqueda mundial”.

Para concluir, el élder Bednar dijo que ha tratado de describir algunas de las cosas que “apreciamos y nos esforzamos por hacer como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Luego abordó una pregunta final: ¿Por qué los miembros de su Iglesia hacen todas estas cosas?

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, responde preguntas en el National Press Club en Washington, D.C., el jueves 26 de mayo de 2022. Los asistentes incluyeron al Senador Mitt Romney (segundo desde la izquierda) y Ken Niumatalolo, Annapolis, Maryland Presidente de estaca y entrenador en jefe del equipo de fútbol americano de la Academia Naval de EE. UU. (a la derecha del podio)
El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, responde preguntas en el National Press Club en Washington, D.C., el jueves 26 de mayo de 2022. Los asistentes incluyeron al Senador Mitt Romney (segundo desde la izquierda) y Ken Niumatalolo, Annapolis, Maryland Presidente de estaca y entrenador en jefe del equipo de fútbol americano de la Academia Naval de EE. UU. (a la derecha del podio) Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“La fe en el Señor Jesucristo es mucho más que una creencia pasiva o un asentimiento”, dijo. “La fe en el Salvador es un principio de acción y de poder. La fe es evidente en nuestras prioridades y en cómo vivimos.

“A medida que aprendemos y vivimos de acuerdo con las enseñanzas de Jesús, somos bendecidos con capacidad, poder y fortaleza más allá de los nuestros. Nuestros corazones son cambiados, cambiamos de adentro hacia afuera y nos convertimos en nuevas criaturas en Cristo”.

Para ser claros, agregó, los Santos de los Últimos Días no creen que nuestras obras los salven, y agregó que solo la gracia de Jesucristo puede permitir que los hijos de Dios superen las muchas influencias negativas del mundo. “Pero nuestra fe activa la responsabilidad espiritual de trabajar, bendecir y servir. No buscamos las bendiciones sólo para nosotros mismos. Más bien, las bendiciones que recibimos nos permiten servir a otras personas con mayor eficacia”.

El élder Bednar señaló que, si bien destacó muchos aspectos del alcance humanitario de la Iglesia, la Iglesia no es principalmente una organización humanitaria.

“Somos la Iglesia de Jesucristo, restablecida o restaurada sobre la tierra en los últimos días en preparación para la segunda venida del Señor Jesucristo. Hacemos todas estas cosas porque como sus discípulos lo amamos y queremos seguir su ejemplo en nuestras vidas”.

La presentación completa del élder Bednar y la posterior sesión de preguntas y respuestas están disponibles en YouTube (en inglés).