La comisión interreligiosa de la ciudad de Nueva York recorre la sede de la Iglesia y participa en la revisión de libertad religiosa de BYU

Unas pocas palabras se muestran sobre el arca que contiene los rollos sagrados de la Torá en las sinagogas judías:

“Da Lifnei Mi Atah Omed”.

Las palabras traducidas significan: “Conoce ante quién estás”.

El mensaje, dijo el rabino Joseph Potasnik — un rabino principal de la ciudad de Nueva York que participó en un panel en la Universidad Brigham Young el jueves, 16 de junio por la noche — es que “todos somos responsables de nuestro comportamiento y, por lo tanto, tenemos que mantenernos firmes en lo que creemos que es correcto.”

El rabino Potasnik es parte de un grupo único de líderes religiosos de Nueva York que visitaron la sede de la Iglesia esta semana y se reunieron con la Primera Presidencia y otros líderes importantes de la Iglesia; recorriendo la Biblioteca de Historia Familiar, el Centro de Conferencias y Welfare Square [complejo donde se producen productos para brindar asistencia a los pobres]; y participaron en la Revisión Anual de Libertad Religiosa 2022 en BYU.

“Tenemos diferentes formas de adoración, tenemos diferentes prácticas, pero… hay suficiente lugar en nuestra sociedad para que todos practiquemos libremente”, dijo el rabino Potasnik, vicepresidente de la Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York.

La comisión es un cuerpo de líderes religiosos de numerosas tradiciones en la ciudad de Nueva York — incluyendo la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días — quienes reconocen la interfaz entre la religión y el gobierno, dijo el rabino Potasnik. “No es suficiente orar por la paz, tenemos que buscarla…”, dijo. “No estamos separados de la sociedad, somos parte de la sociedad”.

La comisión ha trabajado para reducir las tasas de mortalidad materna, influir en la reforma penitenciaria, apoyar a los marginados, compartir una voz basada en valores y fe con los gobiernos locales y luchar contra la inseguridad alimentaria en la ciudad de Nueva York y sus alrededores. El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo que la colaboración interreligiosa es un modelo de cómo la religión puede hacer una diferencia positiva.

El rabino Joseph Potasnik de Nueva York saluda al presidente Russell M. Nelson en el Edificio de Administración de la Iglesia el jueves, 16 de junio de 2022.
El rabino Joseph Potasnik de Nueva York saluda al presidente Russell M. Nelson en el Edificio de Administración de la Iglesia el jueves, 16 de junio de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Comisión de Líderes Religiosos

El reverendo A.R. Bernard, presidente de la comisión, dijo que, a lo largo de la historia, en todas las culturas del mundo, existen tres sistemas — el sistema político o de gobierno, el sistema económico o empresarial y el sistema moral.

“Y el pilar del sistema moral, además de la educación, son nuestras instituciones religiosas”, dijo. “Somos la conciencia, la voz de la conciencia, dentro del alma de una sociedad. Instamos al gobierno y las empresas a medir sus juicios, a medida que legitiman el poder [ley], distribuyen el poder, validan el poder, producen bienes y servicios y persiguen el interés propio. Los instamos — con una voz moral muy fuerte y poderosa — a medir esos juicios, esas decisiones, de acuerdo con la perspectiva de Dios”.

El reverendo Bernard, fundador del Centro Cultural Cristiano en Brooklyn, y el rabino Potasnik estuvieron acompañados por otros cuatro miembros de la comisión durante el viaje a Utah: la reverenda Que English, directora del Centro de Asociación del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.; Monseñor Kevin Sullivan, director ejecutivo de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Nueva York; el obispo Dr. Victor A. Brown, pastor principal de la Iglesia Unida Cristiana Mt. Sinai en Staten Island; y el élder David A. Buckner, Setenta de Área. También participaron con el grupo la rabina Diana Gerson, vicepresidenta ejecutiva asociada de la Junta de Rabinos de Nueva York, y Annette Bernard, directora ejecutiva de Asuntos Comunitarios del Centro Cultural Cristiano.

El élder Cook fue el anfitrión del grupo y moderó un panel de discusión en BYU entre el reverendo Bernard, el rabino Potasnik, la reverenda English y el élder Buckner.

El panel exploró cómo las personas de diversas religiones benefician a las comunidades, tanto a través de la responsabilidad religiosa como de los servicios prácticos y las contribuciones sociales que las religiones facilitan y fomentan.

La ciudad de Nueva York, en muchos sentidos, es un ejemplo de la diversidad religiosa que existe en este país, dijo el élder Cook.

“Estados Unidos es una tierra de inmigrantes. Muchos han emigrado aquí para escapar de la persecución — incluyendo protestantes, católicos, judíos, musulmanes, hindúes, budistas y otros. Existe una fuerte tradición, con fundamentos constitucionales históricos, para proteger los derechos religiosos básicos. Esto ha sido una gran bendición en este país y ha sido reconocido desde la fundación del país”.

Al presentar el panel, el élder Cook enfatizó dos de los beneficios de la libertad religiosa. Primero, dijo, es la forma en que la responsabilidad religiosa beneficia a la sociedad secular. Segundo, es la multitud de buenas obras que la religión inspira a las personas de fe a realizar en nombre de los demás.

Los asistentes escuchan mientras el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, modera un panel de líderes religiosos en la Universidad Brigham Young en Provo, el jueves, 16 de junio de 2022.
Los asistentes escuchan mientras el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, modera un panel de líderes religiosos en la Universidad Brigham Young en Provo, el jueves, 16 de junio de 2022. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

‘Poder en la unidad’

El élder Buckner fue invitado a unirse a la comisión en los últimos años porque, dijo, los otros miembros entendieron que escuchar todas las voces e incluir todos los lentes fortalece al todo. El grupo se convirtió inmediatamente en familia. “Hay poder en la unidad, pero también hay respeto por la individualidad”, dijo el élder Buckner. Los líderes gubernamentales y comunitarios a menudo recurren a las voces confiables de la comisión para trabajar en situaciones difíciles y trágicas, dijo.

Por ejemplo, en julio de 2014, Eric Garner, un afroamericano de 43 años, murió asfixiado por agentes de la policía de la ciudad de Nueva York después de vender cigarrillos ilegalmente. El problema tenía el potencial de incitar a la violencia de las turbas en la ciudad.

“Reunimos a todos los líderes religiosos para que se solidarizaran”, dijo el rabino Potasnik. “Dijimos, ‘esta es nuestra ciudad, este es nuestro problema’. Y no podemos llegar a una conclusión constructiva a menos que todos hablemos unos con otros”.

El obispo Brown invitó a la familia Garner y a la policía a reunirse en un lugar de adoración.

“Cuando oramos por la paz, la paz está incompleta a menos que oremos unos por otros. No puedo simplemente decir que quiero la paz para mi pueblo e ignorar el pueblo de otra persona”, dijo el rabino Potasnik.

La Rev. English dijo que tener un frente unificado es esencial.

La Rev. Que English, directora del Centro de Asociación del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., habla con los medios de comunicación durante una reunión con miembros de la Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York en el Edificio Joseph Smith Memorial en Salt Lake City, el jueves, 16 de junio de 2022.
La Rev. Que English, directora del Centro de Asociación del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., habla con los medios de comunicación durante una reunión con miembros de la Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York en el Edificio Joseph Smith Memorial en Salt Lake City, el jueves, 16 de junio de 2022. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

Hubo un tiempo en que los líderes de la ciudad de Nueva York consideraron legalizar la prostitución, dijo él. Sabiendo que la legalización podría conducir a un aumento de la violencia en la ciudad y de jovencitas que son víctimas en el negocio, el grupo — “tuvo que actuar”, y decidió abordar el problema juntos. “Con ese fin, redactamos una carta para el gobernador”, recordó la reverenda English. “Todos la firmaron”.

La comisión fue una voz solitaria que influyó en la detención del movimiento. El proyecto de ley no fue aprobado. “¿Por qué?” preguntó la reverenda English. Porque el grupo de rabinos, de reverendos y de Santos de los Últimos Días se reunió con “una sola voz, que no podía ser ignorada por el gobierno”.

‘Qué puedo ofrecer’

Las casas de adoración necesitan “comenzar a pensar en nosotros como iglesias sin muros”, dijo ella. “Porque si podemos vernos a nosotros mismos como una iglesia sin paredes, entonces quizás podamos ver a la comunidad. Cuando podemos ver la comunidad, podemos ver la necesidad.

Entonces podemos comenzar a satisfacer intencionalmente esas necesidades”. El élder Buckner dijo que sentarse alrededor de la mesa de las comisiones no significa que todos compartan la misma opinión. El poder llega cuando los que están sentados alrededor de la mesa preguntan: “¿Qué puedo ofrecer?”

“Cuando el gobierno está allí, lo primero que usted podría querer hacer, es decir, ‘¿Qué podemos exigir en este momento único que tenemos con el comisionado? ¿Qué podemos exigir en esta hora que tenemos con el alcalde?’ Usted no escucha eso. Cada conversación es ‘alcalde, ¿qué necesita? ¿Cómo podemos dar voz a esto? ¿Dónde es más apropiado que una voz religiosa y confiable brinde consuelo? Y eso eleva la conversación cada vez. La aleja del compromiso religioso táctico y transaccional y la eleva a un nivel más alto de propósito”.

El reverendo A.R. Bernard, presidente de la Comisión de Líderes Religiosos y fundador, director ejecutivo y pastor principal del Centro Cultural Cristiano, habla con la rabina Diana Gerson, vicepresidenta ejecutiva asociada de la Junta de Rabinos de Nueva York, antes de un almuerzo para miembros de la Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York en el Edificio Joseph Smith Memorial en Salt Lake City, el jueves, 16 de junio de 2022.
El reverendo A.R. Bernard, presidente de la Comisión de Líderes Religiosos y fundador, director ejecutivo y pastor principal del Centro Cultural Cristiano, habla con la rabina Diana Gerson, vicepresidenta ejecutiva asociada de la Junta de Rabinos de Nueva York, antes de un almuerzo para miembros de la Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York en el Edificio Joseph Smith Memorial en Salt Lake City, el jueves, 16 de junio de 2022. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News

Al ofrecer consejos a otros que desean formar un consejo interreligioso, el rabino Potasnik dijo que es fácil de replicar. “Ustedes tienen el talento. Ustedes tienen a la gente. Cuando tienen un sistema de creencias que es fuerte y bueno, no retroceden, no desisten”.

Había una revista llamada ‘Life’ [Vida]. Después de Life fue ‘People’ [Gente], luego ‘Us’ [Nosotros], luego ‘Self’ [Yo]. Lo que comenzó con ‘Vida’, terminó con ‘Yo’.

Luego, haciendo referencia a la tradición judía de leer hebreo de derecha a izquierda, el rabino Potasnik agregó que todos pueden comenzar con ‘Yo’. “Como saben, se trata de todos nosotros, como un solo pueblo, tratando de hacer que la vida sea lo más significativa posible para todas las personas. La Comisión de Líderes Religiosos [CORL por sus siglas en inglés] es un ejemplo. Pueden crear muchas otras en sus comunidades.