Carole Mikita: Conectándome con los misioneros que enseñaron a mi madre

En diciembre pasado, recibí una hermosa tarjeta de Navidad de mis amigos de muchos años, Clarence y Dana Johnson, que viven en Maryland. En su nota, expresaron su entusiasmo por la rededicación del Templo de Washington D.C. No mucho después del Año Nuevo, mi supervisora, Angie Denison, me preguntó si me gustaría crear un especial para KSL-TV sobre ese templo, para la conferencia. Cuando mencioné a los Johnson, Angie preguntó si deberíamos entrevistarlos. Entonces le conté la historia.

Clarence Johnson es de Nuevo México y fue el misionero que confirmó a mi madre, Mildred Mikita, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en noviembre de 1960.

Su carrera había llevado a su familia a la costa este y yo sabía que había servido como presidente de estaca, pero su entusiasmo por la rededicación del templo se debía a que él es un sellador allí.

Dr. William B. Mikita y Mildred Mikita con sus cuatro hijos, incluyendo Carole Mikita. Vivían en Ohio en 1960 cuando los misioneros, los élderes Clarence Johnson y Wayne Lewis, enseñaron a Mildred sobre el Evangelio y ella se bautizó.
Dr. William B. Mikita y Mildred Mikita con sus cuatro hijos, incluyendo Carole Mikita. Vivían en Ohio en 1960 cuando los misioneros, los élderes Clarence Johnson y Wayne Lewis, enseñaron a Mildred sobre el Evangelio y ella se bautizó. Crédito: Proporcionado por Carole Mikita

Entonces, tuvimos una entrevista encantadora y luego Clarence nos llevó a mí y al fotógrafo Eric Betts a otra habitación para contarnos sobre una pintura de Al Rounds. Esta muestra el Templo de Kirtland al fondo y un aserradero al frente. El hombre que era dueño de ese aserradero — Joel Hills Johnson — es el tatarabuelo de Clarence. Era un converso que se mudó de Amherst, Ohio, a Kirtland, construyó ese nuevo aserradero para ayudar en la construcción del templo y finalmente se mudó a Nauvoo, Illinois, y ayudó en la construcción de ese templo.

“El templo ha sido una parte bastante importante de mi ascendencia”, me dijo Clarence. “Y espero que siga siendo parte de nuestra familia a medida que nuestros nietos crecen cada vez más”.

De repente, allí estaba yo parada junto a un hombre que es un vínculo literal con los cimientos de la Restauración. Nunca supe la historia de su familia. Yo siempre he estado agradecida y orgullosa de mis abuelos y un grupo de bisabuelos que valientemente dejaron a sus padres y sus hogares en Europa del Este para venir a Estados Unidos a principios del siglo XX. Sentí que ellos estuvieron inspirados. Mi familia simplemente sonríe porque lo digo con tanta frecuencia: “¡No hay coincidencias en el evangelio de Jesucristo!”

Wayne Lewis, originario de Arizona, ahora vive en Centerville, Utah, y fue el misionero que bautizó a nuestra madre. También intercambiamos tarjetas navideñas con él y su esposa, Bev.

En la década de 1960, los misioneros se capacitaban brevemente en una Casa de la Misión en el centro de Salt Lake City. Los apóstoles apartaban a cada misionero. Fue el entonces élder Gordon B. Hinckley quien apartó como misionero a Wayne Lewis y le dijo que bautizaría a alguien en su misión que se convertiría en un amigo para toda la vida. Esa resultó ser mi madre.

Wayne Lewis, de Arizona, sirvió como misionero en Ohio en 1960 y le enseñó el Evangelio a la madre de Carole Mikita.
Wayne Lewis, de Arizona, sirvió como misionero en Ohio en 1960 y le enseñó el Evangelio a la madre de Carole Mikita. Crédito: Proporcionado por Carole Mikita

Wayne nos envió este mensaje especial en la Navidad de 1983, después de que nuestro padre, el Dr. William B. Mikita, se uniera a la Iglesia:

“Dos jóvenes misioneros fueron asignados a Steubenville, Ohio. Su objetivo: compartir las buenas nuevas; ¡el plan exacto del evangelio enseñado por el Maestro, con todas sus bendiciones, ha sido restaurado a la tierra! Inseguros pero esperanzados, estos dos fueron de casa en casa deseosos de compartir un mensaje específico… los cielos no están sellados… el Señor es el mismo ayer, hoy y para siempre. Él ha hablado hoy de la misma manera que habló ayer… por medio de un profeta… [y] el Señor ha llamado a un profeta. ¿Quién escucharía? La mayoría fueron amables, muchos curiosos… pero ¿quién los escucharía? ¿El corazón de quién estaría realmente listo? ¿Habría personas viviendo en esta comunidad del río Ohio con oídos para oír y corazones para saber la verdad de este mensaje? Una calle tras otra. … Un rostro cálido y sonriente mira inquisitivamente … y dice: ‘Quiero escuchar su mensaje’. El resto es historia”.

El élder Clarence Johnson, de Nuevo México, sirvió como misionero en Ohio en 1960 y enseñó el Evangelio a la madre de Carole Mikita.
El élder Clarence Johnson, de Nuevo México, sirvió como misionero en Ohio en 1960 y enseñó el Evangelio a la madre de Carole Mikita. Crédito: Proporcionado por Carole Mikita

Nuestra madre habló en una charla fogonera en Pittsburgh, Pensilvania, en 1985 y dijo lo siguiente sobre su conversión: “En ese momento, recuerdo que quería esto solo para mí — lo necesitaba, lo deseaba. No me había pasado por la mente que mi familia se embarcara en esta nueva aventura de emprender una nueva religión. Fue suficiente para mí manejar mis propios pensamientos y los problemas que los acompañaban. Luego, cuando me confirmaron, lo único que recuerdo es que fui bendecida por traer a mi familia a la Iglesia”.

Entonces, incluso después de que ella falleciera en 1987, nos mantuvimos en contacto con Wayne, pero perdimos el contacto con Clarence.

43 años después

Yo había hablado en el entonces LDS Business College y con esa charla había un bosquejo biográfico que incluía mi ciudad natal de Steubenville, Ohio, y que tenía 9 años cuando mi madre se convirtió en un Santo de los Últimos Días. Clarence Johnson vio esa información mientras leía sobre la Iglesia y me escribió una carta. Esta llegó a mi buzón de correo en el trabajo, una carta de Maryland. Cuando la abrí, una fotografía se cayó — ¡mi madre estaba de pie junto a Clarence Johnson! Él escribió “¿Eres la hija de la mujer a la que enseñamos en 1960?” Tuve que sentarme, estaba llorando de gratitud. ¡Reunidos otra vez!

Y eso fue lo que sucedió ese verano cuando Clarence y Dana vinieron a Salt Lake City para servir en una misión en la sede de la Iglesia. Invité a Wayne y Bev, Clarence y Dana a cenar a nuestra casa. Esos dos ex misioneros no se habían visto en más de 40 años. Se abrazaron y de nuevo, las lágrimas llenaron mis ojos.

Carole Mikita habla con Clarence Johnson, al centro, y Wayne Lewis, quienes fueron los misioneros Santos de los Últimos Días que enseñaron a su madre en 1960, en una entrevista de 2011.
Carole Mikita habla con Clarence Johnson, al centro, y Wayne Lewis, quienes fueron los misioneros Santos de los Últimos Días que enseñaron a su madre en 1960, en una entrevista de 2011. Crédito: Proporcionado por Carole Mikita

Estos dos queridos hombres son importantes para nuestra historia familiar y nuestro testimonio familiar. Wayne Lewis y Clarence Johnson ejercieron su fe y valor para servir en misiones. Ellos no se habían conocido antes de que el presidente de misión los asignara como compañeros en Steubenville, Ohio. Y poco después del bautismo de nuestra madre, fueron reasignados a otros compañeros y otras partes de la misión.

Clarence escribió: “Nunca he conocido a alguien a quien el Señor haya preparado tanto para el Evangelio como Él había preparado a Mildred Mikita. El élder Lewis y yo solo servimos en Steubenville por un corto período de tiempo. Vinimos a Steubenville al mismo tiempo y servimos durante unos meses y luego nos fuimos al mismo tiempo. Realmente creo que fuimos enviados allí porque el Señor estaba bien consciente de su madre. … Me siento muy honrado de que yo fuera uno de esos misioneros enviados allí”.

Nosotros, sus hijos, Carole, Bill, Steve y Judith, estamos convencidos de que el Señor los juntó y los envió a buscar a nuestra madre. Ella reconoció que “el verdadero sacerdocio” del evangelio restaurado de Jesucristo entró en nuestro hogar cuando la visitaron y le enseñaron por primera vez. Ella había orado fervientemente por respuestas a muchas preguntas sobre la fe y ahí estaban.

Ahora, tres generaciones después, ¡aquí estamos! Mis hermanos y yo estamos eternamente agradecidos por lo que hicieron y por los hombres en los que se han convertido. Todavía los conocemos y todavía estamos aprendiendo de ellos y todo está destinado a ser.

— Carole Mikita es la corresponsal principal de proyectos especiales de KSL-TV.