Conozca al misionero que ganó 3 medallas en los Juegos Olímpicos Especiales de EE. UU. 2022

Entre los miles de atletas, entrenadores, voluntarios y espectadores en Orlando, Florida, la semana pasada para los Juegos Olímpicos Especiales de EE. UU. 2022 (en inglés) — se destacó un joven que llevaba una placa misional.

El élder Max Reynolds, de 22 años, está sirviendo en una misión de servicio de tiempo completo para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Gilbert, Arizona. También es un muy buen nadador, y fue seleccionado para representar a Arizona y nadar en los juegos del 5 al 12 de junio.

Mientras estuvo allí, ganó tres medallas — una de oro y dos de plata — aunque lo más importante para él fue simplemente nadar lo mejor posible y representar a Jesucristo.

Entonces, ¿cómo se le permite a un misionero nadar de manera competitiva, y más aún a nivel nacional?

Como misionero de servicio, el élder Reynolds tiene una experiencia misional personalizada que se adapta de manera única a sus talentos y habilidades, dijo su madre, Pamela Reynolds. Tiene autismo y sirve según su capacidad y las circunstancias lo permiten, bajo la dirección eclesiástica de su presidente de estaca y los líderes de la misión del Área Misional de Servicio Arizona Chandler. Comenzó su misión en junio de 2021.

Pamela Reynolds dijo que a su hijo no se le permite ir a bailes ni tener citas mientras está en una misión, pero puede nadar todas las mañanas — lo que hace durante aproximadamente una hora y media excepto los domingos — y puede pasar tiempo con la familia incluso ir de vacaciones con ellos.

La semana en Florida para los Juegos Olímpicos Especiales se consideró unas vacaciones familiares y, por lo tanto, cuando el élder Reynolds fue invitado a los juegos, dijo que sí.

Aunque no podía creerlo cuando el entrenador lo apartó en la piscina y le dijo que había sido seleccionado. También había nadado en la competencia nacional de los Juegos Olímpicos Especiales de 2018 en Seattle, Washington.

“Pensé que no lo lograría, me decían que si había ido la última vez, tenías menos posibilidades de volver a ir”, dijo.

Los Juegos Olímpicos Especiales 2022

Cuando habló con Church News antes de viajar a Florida, dijo que los Juegos Olímpicos Especiales lo ayudarían a crecer y aprender de los demás y a desarrollar su habilidad para nadar. “Espero competir en natación y hacer amigos. Estoy agradecido por tener esta oportunidad de ir”, dijo.

Pero agregó, “Mentiría si dijera que no estaba nervioso o emocionado”.

El élder Max Reynolds salta a la piscina para nadar en el evento Mariposa de 91 m en los Juegos Olímpicos Especiales de EE. UU. 2022 en Orlando, Florida, el 8 de junio de 2022.
El élder Max Reynolds salta a la piscina para nadar en el evento Mariposa de 91 m en los Juegos Olímpicos Especiales de EE. UU. 2022 en Orlando, Florida, el 8 de junio de 2022. Crédito: Pamela Reynolds

Los juegos contaron con 5500 atletas y entrenadores de los 50 estados y el Caribe, con 20 000 voluntarios y 125 000 espectadores.

El élder Reynolds compite tratando de batir su propio récord. Y lo hizo en los 91 metros mariposa no una, sino dos veces en Florida. En una serie clasificatoria, nadó 1:02:04. Luego, en la final del 8 de junio, nadó 1:01:29 y ganó la medalla de oro.

Ganó una medalla de plata con el equipo de relevo estilo libre de 45 m de 4 × 50 de Arizona. En el estilo libre de 91 m, no se sentía muy bien y no superó su tiempo personal. Sin embargo, ganó la medalla de plata, lo que emocionó a su familia.

“Lo hiciste muy bien, Max, lo hiciste fantástico”, le dijeron en un video que publicaron en su canal de YouTube (en inglés) desde Florida.

Natación y servicio

El élder Reynolds se despierta todos los días de lunes a sábado a las 4:30 h para nadar en el Mesa Aquatics Club – Masters (en inglés) en Gilbert, Arizona. La natación le brinda comodidad y lo hace sentir feliz, tranquilo y en paz. Lo comparó con leer las Escrituras.

“Te alivia y te desconecta de todas las demás partes del mundo”, dijo. “Solo eres tú y el agua, eso es todo”.

Nadar cientos de vueltas cada mañana no solo significa que hace ejercicio todos los días, sino que también le da un gran impulso de energía para el día siguiente.

Y cada día se mantiene ocupado con sus asignaciones misionales. Los lunes trabaja en los terrenos del Templo de Gilbert Arizona (en inglés). De martes a viernes, trabaja en el Midwest Food Bank (en inglés), haciendo cajas, creando etiquetas y ayudando con el mantenimiento de los registros. Los sábados a menudo incluyen actividades de servicio. Los domingos tiene reuniones de misión y viajes para dar discursos en diferentes barrios. Cada noche a las 21:30 h participa en un pensamiento y oración misionales.

El élder Max Reynolds, quien comenzó a servir en una misión de servicio para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en junio de 2021, pasa los lunes ayudando a embellecer los terrenos del Templo de Gilbert Arizona.
El élder Max Reynolds, quien comenzó a servir en una misión de servicio para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en junio de 2021, pasa los lunes ayudando a embellecer los terrenos del Templo de Gilbert Arizona. Crédito: Pamela Reynolds

“Me encanta el servicio porque me hace sentir feliz y siento una conexión más profunda con mi Salvador”, dijo.

El élder Kent Johansen y la hermana Lisa Johansen fueron llamados a ser sus líderes de misión de servicio hace aproximadamente un mes y dicen que siempre es muy positivo. “Un día fui a visitarlo al banco de alimentos y pude verlo a él y a otro misionero bailando mientras trabajaban y parecía estar pasando un buen rato sirviendo”, dijo el élder Johansen. “Es un gran ejemplo y muy amable con todos los compañeros de trabajo”.

Dijeron que el élder Reynolds ha servido como líder de distrito y líder de zona y ha cumplido fielmente con esas responsabilidades.

Su madre dijo, “Él está trabajando para alcanzar metas para ser el mejor misionero que pueda ser. Servir, estudiar y aprender como si estuviera en una misión proselitista”.

Los otros nadadores de su club y las personas que ha conocido en el banco de alimentos ven su bondad y amabilidad y su ejemplo, dijo su madre. Saben que es miembro de la Iglesia y se alegran por sus éxitos.

“Cuando Max sirve, está sirviendo para el Padre Celestial”, dijo Pamela Reynolds.