Premio Valores Familiares homenajea a Cónsul Honorario en Filipinas

Si los registros de historia familiar se consideran un tesoro, entonces el Cónsul Honorario Victorino R. Floro Jr. puede ser considerado el mejor cazador de tesoros.

Cuando la recolección de registros familiares comenzó en los años 70, la Iglesia nombró a Floro como el hombre para ese trabajo en Filipinas. Ha viajado a lo largo y ancho a través de montañas, pueblos, ciudades, lugares de conflicto y áreas remotas sin mapas para cumplir con sus deberes y ha sido un contribuyente importante en el rastreo de tan valiosa información.

A través de la microfilmación, usando película para reducir el tamaño del material, se ha recopilado el 80% de los registros y documentos católicos filipinos de escuelas y agencias gubernamentales, siendo Floro un componente clave. Esto también incluye los registros de nacimiento, defunción y matrimonio, lo que resulta en más de 60 millones de documentos filipinos y asiáticos para demostrar sus más de 20 años de servicio.

Inesperadamente para Floro, su trabajo ha influido mucho en otros. “En ese tiempo, no nos dimos cuenta del impacto que tendría nuestro trabajo y ahora estamos agradecidos de que haya ayudado a muchas familias”, dijo Floro en un comunicado de la Sala de Prensa del Área Filipinas (en inglés).

El Cónsul Honorario Victorino R. Floro, Jr. recibió el Premio a los Valores Familiares de la Presidencia del Área Filipinas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el miércoles, 11 de mayo en el Centro de Actividades del CCM, en White Plains, Quezon City.
El Cónsul Honorario Victorino R. Floro, Jr. recibió el Premio a los Valores Familiares de la Presidencia del Área Filipinas de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el miércoles, 11 de mayo en el Centro de Actividades del CCM, en White Plains, Quezon City. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Con razón, Floro fue homenajeado por sus esfuerzos con el premio a los Valores Familiares el 11 de mayo en White Plains, Quezon City. Este premio, otorgado por la Iglesia, reconoce a las personas que dentro de las comunidades se esfuerzan por promover los valores y normas que van de acuerdo con la Iglesia.

El élder Taniela B. Wakolo, Setenta Autoridad General y presidente del Área Filipinas, dijo: “Como Iglesia, valoramos mucho la importancia de la familia y apreciamos a todos los ciudadanos y funcionarios del gobierno responsables, en todas partes, que promueven las medidas diseñadas para mantener y fortalecer a la familia como unidad fundamental de la sociedad”.

Los esfuerzos de Floro han demostrado ser extremadamente beneficiosos para individuos, familias y la Iglesia en su apoyo a la historia familiar y las relaciones familiares. Floro ha mostrado el valor que tiene la conexión familiar e ilustrado que, a través de la obra de historia familiar, un asunto de familia puede ser un asunto mundial.