Menú
EN LAS NOTICIAS

Élder Uchtdorf responde 3 preguntas sobre cómo buscar la ayuda del Padre Celestial


El Padre Celestial ama y se preocupa por cada uno de Sus hijos y está dispuesto a ayudarlos y bendecirlos, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, en un devocional el domingo, 9 de enero.

“Dios, nuestro Padre Celestial, nos conoce a cada uno de nosotros personalmente, está interesado en cada uno de nosotros y se preocupa por nuestro bienestar y progreso”, dijo. “Y nuestro Padre Celestial siempre está ahí para nosotros. ¿No es asombroso y maravilloso?”

El élder Uchtdorf fue uno de los seis miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles que habló a los jóvenes adultos de todo el mundo. El élder Uchtdorf y su esposa, la hermana Harriet R. Uchtdorf, hablaron con adultos jóvenes en las áreas de Asia, Asia Norte, Filipinas y el Pacífico que cubren aproximadamente la mitad de la población mundial. Sus mensajes están disponibles en inglés, tagalo, samoano, tongano, mandarín, cantonés, coreano, japonés, camboyano, tailandés, mongol, indonesio y fiyiano.

El élder Uchtdorf preguntó y compartió respuestas a tres preguntas: “¿Por qué necesitamos la ayuda de Dios?” “¿Dios todavía ayuda a sus hijos?” “¿Cómo podemos aprovechar la fuente del poder divino de Dios?”

¿Por qué necesitamos la ayuda de Dios?

Desde sentirse perdido o indefenso y experimentar pérdida o soledad hasta buscar respuestas a las preguntas importantes de la vida, “necesitamos la ayuda de Dios”, dijo el élder Uchtdorf. La ayuda de Dios también es necesaria cuando las cargas y los obstáculos parecen demasiado pesados ​​o demasiado grandes.

“¿Buscan la verdad y el conocimiento? ¿Curación? ¿Alivio? ¿Sabiduría? ¿Paz? ¿Perdón? ¿Sienten que necesitan ayuda divina?” preguntó. “Hoy les ofrezco un mensaje de seguridad y esperanza. … Nuestro Padre Celestial responde a las oraciones de Sus hijos. Dios responde a sus oraciones y a las mías”.

Nuestro Padre Celestial ha enviado a Su hijo, Jesucristo, como Salvador y Redentor, quien ayudará a sanar heridas y responderá preguntas.

“En los tiempos oscuros de la vida, Él da paz. Él concede esperanza. Él aligera las cargas y abre puertas que conducen a su glorioso destino y diseño divino”, dijo el élder Uchtdorf. “Él refina, perdona y redime”.

¿Dios todavía ayuda a sus hijos?

“La respuesta corta es un rotundo ‘¡sí!’”, dijo el élder Uchtdorf, y agregó que lo ha visto muchas veces en su propia vida.

“Mis queridos amigos, Dios los ayudará”, dijo. “En el momento en que se permitan creer esa simple respuesta, comienzan a abrir las ventanas del cielo e invitan a las bendiciones de Dios”.

Élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, con su esposa, la hermana Harriet R. Uchtdorf, sonríen durante un devocional para jóvenes adultos en las áreas de Asia, Asia Norte, el Pacífico y Filipinas que se transmitió el domingo, 9 de enero, 2022.

Élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, con su esposa, la hermana Harriet R. Uchtdorf, sonríen durante un devocional para jóvenes adultos en las áreas de Asia, Asia Norte, el Pacífico y Filipinas que se transmitió el domingo, 9 de enero, 2022.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El élder Uchtdorf animó a los oyentes a tener esperanza en nuestro Padre Celestial y Su amor y a acercarse a Dios guardando los mandamientos y acogiendo Su camino. Luego, pueden aprender y ver cómo el Padre Celestial los guiará.

“La autoproclamada declaración de misión de Dios — Su razón y propósito de ser, Su obra y Su gloria — se centra en hacer posible que vivamos con Él a lo largo de las eternidades y seamos herederos de Su grandeza y gloria”, dijo el élder Uchtdorf. “Solo piénselo, el ser más poderoso y capaz del universo tiene como Su mayor propósito ser mentor de Sus hijos y proporcionarles la manera de vivir un día con Él en la gloria por toda la eternidad”.

Eso está disponible para todos. Las bendiciones no dependen de la apariencia física, el lugar donde vive una persona o el seguimiento de las redes sociales.

“Cómo los ve el mundo no significa nada para Dios. Dios mira su corazón y es consciente de los deseos de nuestro corazón”, dijo él. “Su misión es guiarnos y animarnos de tal manera que podamos vivir con Él en mundos de gloria celestial sin fin.

“Dios está a su lado. Quiere que tengamos éxito. … Dios los ama”.

Cómo recibir la ayuda de Dios

Nuestro Padre Celestial desea que Sus hijos elijan ellos mismos su destino y su camino para llegar allí. El principio de elegir es fundamental para el plan de salvación.

“Nuestro Padre Celestial valora tanto nuestra capacidad de tomar nuestras propias decisiones que no impondrá Su voluntad sobre nosotros”, dijo el élder Uchtdorf, incluso cuando esas decisiones significan que las personas pueden rechazar a Dios o causar daño aquí en la tierra y en la eternidad.

El élder Uchtdorf compartió tres pasos para recibir la ayuda de Dios. El primero es estar anclado en la roca que es Jesucristo.

“Permanezcan erguidos como Sus discípulos de Cristo, amen a Dios. Muestren su amor guardando Sus mandamientos. Amen a su prójimo”, dijo él. Además, ayuden a fortalecerse unos a otros, para lo cual necesitarán algo de creatividad debido a la pandemia, y acojan la enseñanza y el aprendizaje del Evangelio convirtiéndolos en una parte diaria de la vida.

Élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla durante un devocional para jóvenes adultos en las áreas de Asia, Asia Norte, Pacífico y Filipinas que se transmitió el domingo, 9 de enero de 2022.

Élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla durante un devocional para jóvenes adultos en las áreas de Asia, Asia Norte, Pacífico y Filipinas que se transmitió el domingo, 9 de enero de 2022.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Segundo es “saber que se les necesita”. Para aquellos en áreas donde el número de Santos de los Últimos Días puede ser pequeño, el élder Uchtdorf les recordó que la restauración de la Iglesia comenzó con un pequeño número.

Tercero es “confiar en que Dios les guiará”. Dios ha enviado al Espíritu Santo como Consolador para ayudar a enseñar y conectarse con el cielo.

“Su andar valiente e intencional como discípulo de Jesucristo traerá grandes cosas a su propia vida personal y bendecirá a sus familias, comunidades y la gente”, dijo el élder Uchtdorf.

Jesucristo está en el centro

La hermana Uchtdorf animó a los jóvenes adultos a defender lo que creen y a concentrarse en las cosas sagradas.

Se unió a la Iglesia cuando era una adolescente en Alemania y asistía a una escuela para niñas donde sus amigas eran luteranas o católicas. Fue intimidante compartir el Evangelio con otros.

La hermana Harriet R. Uchtdorf habla durante un devocional que se transmitió el 9 de enero de 2022 a los jóvenes adultos de las áreas de Asia y el Pacífico con el mensaje del élder y la hermana Uchtdorf disponible en inglés, tagalo, samoano, tongano, mandarín, cantonés, coreano, japonés, camboyano, tailandés, mongol, indonesio y fiyiano.

La hermana Harriet R. Uchtdorf habla durante un devocional que se transmitió el 9 de enero de 2022 a los jóvenes adultos de las áreas de Asia y el Pacífico con el mensaje del élder y la hermana Uchtdorf disponible en inglés, tagalo, samoano, tongano, mandarín, cantonés, coreano, japonés, camboyano, tailandés, mongol, indonesio y fiyiano.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Pero una vez que lo hizo, y a pesar de algunas experiencias de prueba, vio cómo aumentaba su autoestima y fortalecía sus amistades.

“Recuerden, Cristo está en el centro de Su obra, de Su Iglesia, y Él es el centro de las ordenanzas y los convenios. Él es el centro de todo”, dijo la hermana Uchtdorf.

Ella señaló el uso del folleto “Para la fortaleza de la juventud” para ayudar a guiarlos, además de dar prioridad a la Santa Cena en sus vidas, hacer del plan de felicidad su plan, ser bondadosos y mentores de los demás y prepararse para ir al templo.

“Piensen, reflexionen y oren sobre el panorama general de su vida — no se preocupen demasiado por todos los pequeños detalles, que pueden distraer mucho. Adopte la visión práctica y gloriosa del plan de salvación”, dijo la hermana Uchtdorf. “Les prometo que acogiendo el plan de felicidad hará que sus decisiones diarias sean mucho más fáciles”.