Menú
EN LAS NOTICIAS

Cómo están sirviendo los Santos de los Últimos Días en Polonia durante el conflicto de Ucrania


Muchos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Polonia están dispuestos a servir, desde hospedar a familias ucranianas en sus hogares hasta ayudar con el transporte, la comida y el alojamiento, y facilitar las donaciones a Ucrania, informó Sala de Prensa de la Iglesia en Polonia (en inglés). 

En los tres meses transcurridos desde que comenzó el conflicto, Naciones Unidas estima que 14 millones de personas han abandonado sus hogares en Ucrania. De ellos, unos 6 millones se han trasladado a países vecinos — incluidos más de 3 millones que se encuentran en Polonia.

Los Santos de los Últimos Días RaeAnn Jarvis y su esposo, Sterling, recibieron a una familia de cinco integrantes en su hogar en Varsovia, Polonia. Los nativos de Kiev, Maryna Bovt, su esposo, Serhii, y sus tres hijos necesitaban un lugar donde quedarse después de haber viajado 804 km — y llegar a la puerta de los Jarvis a la 1:00 h. La familia se expandió de ocho a 13 integrantes.

“Al principio, solo era cuestión de asegurarnos de que estuvieran alimentados y protegidos y de ayudar tanto como pudiéramos”, dijo RaeAnn Jarvis mientras estaba sentada junto a los Bovt en su casa. “Pero con el tiempo se convirtió en algo más — un amor y una preocupación genuinos por ustedes”.

Maryna Bovt, su esposo Serhii y sus tres hijos, nativos de Kyiv, han encontrado refugio en Varsovia, Polonia, gracias a la bondad de los Santos de los Últimos Días.

Maryna Bovt, su esposo Serhii y sus tres hijos, nativos de Kyiv, han encontrado refugio en Varsovia, Polonia, gracias a la bondad de los Santos de los Últimos Días.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“Cuando se comparte el amor, éste crece”, dijo Maryna Bovt sobre el ejemplo de servicio de los Jarvis. “Nos hace estar más cerca unos de otros y del Señor”.

Y han visto llevarse bien a los nueve niños de sus familias combinadas.

“Jugaron juntos desde el primer minuto”, dijo Bovt. “No les importan los idiomas. No les importan las diferencias. … Es maravilloso. Estoy tan feliz de ver cómo juegan juntos, sonriendo. Están contentos”.

RaeAnne Jarvis dijo que el ejemplo de sus hijos, así como la generosidad colectiva del pueblo polaco, es un modelo para el mundo.

“Hay un sentimiento de amor y aceptación [en Polonia]”, dijo. “Si todo el mundo actuara como lo hacen los polacos, creo que todo el mundo se daría la vuelta. … Hay tanta bondad aquí. Espero que eso se extienda a todo el mundo”.

Lea más: Lo que la Iglesia está haciendo para ayudar en Europa Oriental

Los antiguos refugiados tienden la mano

Denis y Kateryna Peresada se mudaron a Varsovia desde Kyiv hace siete años. Kateryna fue ella misma una vez una refugiada. Huyó con su familia de la guerra en Georgia a principios de la década de 1990. En 2014, cuando estalló el conflicto en el Donbas (la región de origen de Denis en Ucrania y el lugar donde se casaron), la pareja ayudó a las personas del este de Ucrania a establecerse en Kyiv. Ahora, en mayo de 2022, la familia Peresada está ayudando a sus amigos ucranianos a encontrar amabili…

Denis y Kateryna Peresada se mudaron a Varsovia desde Kyiv hace siete años. Kateryna fue ella misma una vez una refugiada. Huyó con su familia de la guerra en Georgia a principios de la década de 1990. En 2014, cuando estalló el conflicto en el Donbas (la región de origen de Denis en Ucrania y el lugar donde se casaron), la pareja ayudó a las personas del este de Ucrania a establecerse en Kyiv. Ahora, en mayo de 2022, la familia Peresada está ayudando a sus amigos ucranianos a encontrar amabilidad, ropa, mantas, comida y refugio.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Denis y Kateryna Peresada se mudaron a Varsovia desde Kiev hace siete años. Kateryna Peresada fue en su día una refugiada. Huyó con su familia de la guerra en Georgia a principios de la década de 1990. En 2014, cuando estalló el conflicto en el Donbas — de donde es originario Denis y donde se casaron — la pareja ayudó a las personas del este de Ucrania a establecerse en Kiev.

Ahora, la familia Peresada está ayudando a sus amigos ucranianos a encontrar ropa, mantas, comida, refugio — y amabilidad.

“La gente siempre necesita saber que nuestro Padre Celestial nunca los dejará solos”, dijo Denis. “Él siempre los ayudará. No importa en qué situación se encuentren. No importa dónde estén. Él siempre los ayudará. Ese es nuestro testimonio. Lo hemos visto pasar”.

Aprender de los demás

Durante casi 12 semanas, Agnieszka Mazurowska de Varsovia, Polonia, se unió a otros miembros de su congregación para ayudar a los refugiados ucranianos con alimentos y kits de higiene. También les ayudan a aprender polaco ya encontrar trabajo.

Durante casi 12 semanas, Agnieszka Mazurowska de Varsovia, Polonia, se unió a otros miembros de su congregación para ayudar a los refugiados ucranianos con alimentos y kits de higiene. También les ayudan a aprender polaco ya encontrar trabajo.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Durante casi 12 semanas, Agnieszka Mazurowska y otros miembros de su congregación han entregado alimentos y kits de higiene a los refugiados ucranianos. También los están ayudando a aprender polaco y a encontrar trabajo, informó la Sala de Prensa de la Iglesia en Polonia (en inglés). 

Mazurowska ha ayudado a varias familias ucranianas en su hogar con un lugar para dormir y comidas, además de traslados al aeropuerto, asegurando pruebas de COVID-19 y compartiendo el simple consuelo de un abrazo y una palabra de esperanza.

Ella ha podido aprender de las mujeres ucranianas que ha conocido.

“Ellas comparten sus historias y así podemos aprender más”, dijo Mazurowska. “Y esto me ha demostrado que el evangelio es el mismo en todos los países. Y esto es lo que nos está conectando. Nos hemos vuelto más como una familia. Nos conocemos mejor”.

Lea más: Refugiados ucranianos Santos de los Últimos Días encuentran esperanza en Cristo y en la bondad de los demás

‘Una fuerza más allá de nuestras capacidades’

Santos de los Últimos Días en Varsovia, Polonia, cargan alimentos en camiones para refugiados.

Santos de los Últimos Días en Varsovia, Polonia, cargan alimentos en camiones para refugiados.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El élder Brian Baxter y su esposa, la hermana Kristy Baxter, de Utah, han estado ayudando a los refugiados con transporte, comida y refugio.

El élder Baxter dijo que él y su esposa han visto “milagros al encontrar viviendas para estas personas cuando no las había”, así como al adquirir los artículos exactos que se necesitan comprar para los refugiados.

“[Esta experiencia] me ayudó personalmente a comprender que el poder habilitador de la Expiación [de Jesucristo] es real”, dijo el élder Baxter. “Es real para nosotros aquí. Es real para los refugiados. Es real para estos miembros. A todos se nos da una fuerza más allá de nuestras capacidades. Recibimos una sabiduría más allá de nuestra experiencia. Se nos da energía donde pensábamos que no la teníamos”.

Para el élder Lot Smith y su esposa, la hermana Helen Smith, de Idaho, parte de su asignación es comprar comida que luego se llevan en una camioneta a Ucrania. Cuando los conductores regresan, les muestran a los Smith fotos de los destinatarios con la comida.

“Cuando vemos esas fotos de un niño pequeño con un paquete de cereal o de esta abuela en su bicicleta con una lata de duraznos, podemos mirar y decir: ‘Conocemos esa lata de duraznos — compramos esa lata de duraznos’”, dijo el élder Smith. “Se puede ver por sus condiciones, por el fondo de estas imágenes, que sus casas han sido destruidas. Por eso hacemos lo que hacemos — para ayudar a los necesitados. Y estas personas a las que se les va a dar esta comida son definitivamente aquellas personas que lo necesitan”.

Desde fines de febrero de 2022, los Santos de los Últimos Días en Polonia han ayudado a los refugiados con transporte, alimentos y refugio.

Desde fines de febrero de 2022, los Santos de los Últimos Días en Polonia han ayudado a los refugiados con transporte, alimentos y refugio.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Andriy Didushok, un líder de la Iglesia en Rivne, Ucrania, que está a unas cuatro horas al oeste de Kiev, lleva a los refugiados al oeste de Ucrania y Polonia con una camioneta que amigos estadounidenses le ayudaron a comprar para hacerlo. Dijo que miles de refugiados que se dirigían a Europa han descansado en las capillas de la Iglesia en el oeste de Ucrania, informó la Sala de Prensa de la Iglesia en Polonia (en inglés).

Didushok es uno de los conductores que, en su camino de regreso a Ucrania, entrega la comida recolectada por los Baxter y los Smith.

“[Dios] sabe que podemos ayudar a estas personas — no sólo con comida para el cuerpo, sino especialmente para el alma”, dijo Didushok. “No podemos organizar esto [por nuestra cuenta]. No somos profesionales. No somos una empresa de logística. Pero Dios puede hacer esto. He visto la mano fuerte y tierna de Dios en la vida de cada persona que [hemos] ayudado”.