Menú
EN LAS NOTICIAS

La Iglesia dona casi 1 millón de dólares para ayudar después de las inundaciones en Sudáfrica


Las recientes inundaciones generalizadas destruyeron carreteras y edificios y dejaron a miles de familias sin hogar ni medios de subsistencia en KwaZulu-Natal, Sudáfrica.

Ahora, una nueva donación de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ayudará a más de 8700 hogares a obtener alivio.

La Iglesia donó 15 millones de rands sudafricanos — alrededor de 1 millón de dólares estadounidenses — al Departamento de Desarrollo Social el viernes, 17 de junio, informó la Sala de Prensa de la Iglesia en Sudáfrica (en inglés).

Al día siguiente, los líderes locales de la Iglesia entregaron carne, vegetales, frutas, detergentes, artículos de higiene, leche en polvo para bebés, juguetes, botes de gasolina y otros artículos de primera necesidad a una iglesia local donde se alojaban las víctimas de las inundaciones.

Phillip Moatlhodi, quien dirige los esfuerzos humanitarios de la Iglesia en el Área África Sur, dijo que la Iglesia está lista para ayudar con materiales de construcción, alimentos y otras necesidades.

El gerente de bienestar y autosuficiencia del Área África Sur, Phillip Moatlodi, a la izquierda, y el presidente del Área África Sur de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el élder Edward Dube, a la derecha, hablan con el propietario del Ministerio del Evangelio de Jesús, Fikile Zungu, quien abrió su iglesia para las víctimas de las inundaciones en Ensimbini, Cato Manor, Sudáfrica, el 17 de junio de 2022.

El gerente de bienestar y autosuficiencia del Área África Sur, Phillip Moatlodi, a la izquierda, y el presidente del Área África Sur de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el élder Edward Dube, a la derecha, hablan con el propietario del Ministerio del Evangelio de Jesús, Fikile Zungu, quien abrió su iglesia para las víctimas de las inundaciones en Ensimbini, Cato Manor, Sudáfrica, el 17 de junio de 2022.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El élder Edward Dube, Setenta Autoridad General y miembro de la presidencia del Área África Sur, expresó sus más sinceras condolencias a las familias y comunidades que se han visto afectadas por las inundaciones.

“Nuestros pensamientos y oraciones llegan a aquellos que han sufrido a causa de estos devastadores desastres naturales”, dijo. “Lloramos con quienes han perdido a sus seres queridos y les expresamos nuestras más sinceras condolencias”.

La Iglesia ha colaborado con fundaciones locales para brindar más ayuda en casos de desastre en respuesta a las inundaciones.

La organización sin fines de lucro Action Development Agency [Agencia de Desarrollo de Acción] informó que las inundaciones dejaron sin hogar a 6900 personas y afectaron a más de 85 000 personas en la provincia.

Casi dos meses después de las inundaciones, Happiness Vidimela, su esposo y sus tres hijos siguen viviendo en un albergue temporal con otras 50 personas.

El día de las inundaciones, Vidimela dijo que podía ver desde su ventana cómo las chozas cercanas al río eran arrastradas.

“Entonces dije una breve oración en mi corazón pidiéndole a Dios que me protegiera a mí y a mis hijos, sin saber que yo también estaba en problemas. Varias chozas estaban a punto de derrumbarse y caer sobre la nuestra”, dijo.

Las personas afectadas por las inundaciones en Ensimbini, Cato Manor, Sudáfrica, hablan sobre sus necesidades en una sesión de participación el viernes, 17 de junio de 2022.

Las personas afectadas por las inundaciones en Ensimbini, Cato Manor, Sudáfrica, hablan sobre sus necesidades en una sesión de participación el viernes, 17 de junio de 2022.

Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Salieron a salvo de su casa con nada más que la ropa que llevaban puesta. La Sala de Prensa de África informó que la noticia de la donación de ayuda por desastre de la Iglesia provocó una visible emoción en Vidimela.

“No tengo palabras. Simplemente tengo un sentimiento abrumador de gratitud y paz de que el Señor no se ha olvidado de nosotros”, dijo.

Zandile Sigwebela dijo que la donación de la Iglesia le había quitado un peso de encima.

“Finalmente puedo comer y dormir, sabiendo que todos los afectados por las inundaciones estarán bien atendidos”, explicó Sigwebela.