Menú
EN LAS NOTICIAS

Lo que la presidenta Porter aprendió sobre las etiquetas después del fallecimiento de su esposo


Después del fallecimiento de su esposo, la nueva presidenta general de la Primaria, Susan H. Porter, se dio cuenta de que tenía una nueva etiqueta — viuda. Aunque era alguien que había experimentado el fallecimiento de un cónyuge, sentía que esa etiqueta no la definía.

“Me dije a mí misma, eso no es lo que soy”, dijo a Church News en una entrevista de podcast reciente. “Esa es una experiencia que he tenido, una experiencia muy importante, una experiencia muy profunda. Pero quien soy, soy Susan”.

La presidenta Porter dijo que darse cuenta de eso la ayudó a replantear lo que piensa sobre las experiencias de la vida y cómo interactúa con los demás. Se le recordó que hay identificadores universales que son más importantes y que no dependen de lo que sucede en la vida — en primer lugar, que ella es una hija de Dios.

Es una verdad que ha enseñado a los niños de todo el mundo durante el último año mientras servía como primera consejera en la presidencia general de la Primaria y continuará subrayando cuando comience su servicio como presidenta general de la Primaria el 1 de agosto. 

“Espero que en nuestras interacciones con los demás... usemos la invitación reciente del presidente [Russell M.] Nelson cuando habló sobre los tres identificadores más importantes”, dijo, refiriéndose al mensaje del profeta a los jóvenes adultos sobre quiénes son como hijos de Dios, hijos del convenio y discípulos de Jesucristo. 

El fallecimiento de su esposo

El esposo de la presidenta Porter, el élder Bruce D. Porter, luchó contra la insuficiencia renal durante casi 15 años antes de morir en diciembre de 2016. Era un Setenta Autoridad General que presidía el Área Europa Oriental.

La presidenta Porter se había bautizado y recibido el don del Espíritu Santo a los 8 años. “Nunca en mi vida eso había significado más para mí que en el momento en que falleció mi esposo”, dijo. “Sentí literalmente la fuerza de ese don. Sentí que estaba siendo sostenida en las manos amorosas de nuestro Padre Celestial a través de ese don del Espíritu Santo”.

Durante los años en que el élder Porter experimentó serios problemas de salud y, desde su fallecimiento, la presidenta Porter dijo que ha llegado a comprender el dolor que hay en los corazones de los miembros de la Iglesia cuando la vida no se desarrolla como ellos esperaban.

d456b1a8962cc94ddf76760e84f9666318535260newGAs.chn_SW_00050_1024x780_1.jpg

La presidenta Susan H. Porter, presidenta general de la Primaria de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, posa para una fotografía en el Edificio de las Oficinas Generales de la Iglesia en Salt Lake City el lunes 4 de abril de 2022.

Scott G Winterton, Deseret News

“Al haber hablado en varios lugares durante el año pasado, [he visto que] la gente quiere conexión”, dijo. Varias hermanas se acercaron a ella y le han hablado sobre sus desafíos — como perder a su esposo, perder a un hijo, tener un miembro de la familia que se alejó de la Iglesia, o no tener la oportunidad de casarse.

“Quieren conectarse con alguien que pueda saber lo que se siente al no tener quizás todas las bendiciones que desean en ese momento concreto de su vida. Y ver que aún podemos seguir adelante, y que aún podemos ofrecer algo a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Las 3 etiquetas más importantes

La presidenta Porter es madre de cuatro hijos y abuela de 12. Es esposa e hija. Se crio en una familia parte miembro, donde su madre le enseñaba el evangelio de Jesucristo y su padre no era miembro de la Iglesia. En diferentes momentos de su vida ha sido estudiante, asistente de laboratorio, profesora de matemáticas y voluntaria. Ahora será la presidenta general de la Primaria.

Aunque reflejan experiencias de vida, estas designaciones no son las etiquetas más importantes de la presidenta Porter.

Como enseñó el presidente Nelson: “…Ningún identificador debería desplazar, reemplazar o tener prioridad por sobre estas tres denominaciones perdurables: ‘hijo de Dios’, ‘hijo del convenio’ y ‘discípulo de Jesucristo’”.

Estas “tres denominaciones perdurables” se aplican a todos los que han sido bautizados y han hecho convenios con Dios — independientemente de su edad, estado civil, nacionalidad o cualquier otro identificador.

“Lo más importante es cómo honramos esas tres etiquetas más importantes”, dijo la presidenta Porter. “Lo más importante no es si he tenido la oportunidad de casarme o si he tenido la oportunidad de tener hijos. Es como honramos esas etiquetas más importantes de ser un hijo de Dios. ¿Cómo estamos honrando nuestros convenios? ¿Cómo estamos siendo discípulos de Cristo?

“Dejemos que esos sean preeminentes, y luego otras experiencias de vida ciertamente informan nuestras vidas y nuestras perspectivas y nuestras experiencias, pero eso no es realmente lo que somos”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.